Antecedentes de las elecciones de 2004

Antecedentes de las elecciones de 2004

Las elecciones presidenciales de 2004 estaban programadas para el martes 2 de noviembre. Kerry, demócrata de Massachusetts. Ralph Nader, ex candidato del Partido Verde (2000), se postuló de forma independiente en 2004. Se mantuvo en la tradición de los candidatos de terceros partidos sin ganar que, sin embargo, han influido el resultado de numerosas elecciones presidenciales. Para ganar la nominación de sus respectivos partidos, los dos principales contendientes se presentaron en una serie nacional de primarias y caucus. Para el retador, el esfuerzo fue arduo. primario es una elección a nivel estatal en la que los votantes eligen a un candidato afiliado a un partido político para competir contra un candidato afiliado a otro partido político en las elecciones generales de noviembre. Una primaria puede ser abierto - permitir que cualquier votante registrado en un estado vote por un candidato que represente a un partido político, o cerrado - Permitir que solo los votantes registrados que pertenezcan a un partido político en particular voten por un candidato de ese partido. camarilla es una reunión informal con candidatos y votantes potenciales en la que los participantes discuten su preferencia por un determinado candidato, y los delegados, comprometidos con un candidato en particular, son seleccionados para asistir a las convenciones de los partidos. Un caucus es la forma más local de política electoral, en la que los votantes participan directamente en el proceso. Entre los delegados se incluyen superdelegados que son funcionarios electos o líderes de partidos políticos designados para las convenciones del partido fuera del sistema de primarias y caucus. Los republicanos no los llaman superdelegados, pero los miembros del Comité Nacional Republicano serán delegados automáticos en la convención de este año. Además del senador Kerry, los demócratas que compiten por la nominación de su partido incluyen al representante de Ohio Dennis Kucinich y al reverendo Al Sharpton. Otros que se postularon fueron el general retirado Wesley Clark, el líder de la minoría de la Cámara de Representantes Richard Gephart, el senador retirado de Florida Bob Graham, el senador de Connecticut Joe Lieberman, la exsenadora de Illinois Carol Moseley Braun, el exgobernador de Vermont Howard Dean y el senador estadounidense de Carolina del Norte John Edwards.



George W. Bush

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

George W. Bush, en su totalidad George Walker Bush, (nacido el 6 de julio de 1946 en New Haven, Connecticut, EE. UU.), 43º presidente de los Estados Unidos (2001–09), quien dirigió la respuesta de su país a los ataques terroristas del 11 de septiembre en 2001 e inició la guerra de Irak en 2003. Estrechamente ganando el voto del colegio electoral en 2000 sobre Vicepresidente. Al Gore en una de las elecciones más cercanas y controvertidas en la historia de Estados Unidos, George W. Bush se convirtió en la primera persona desde Benjamin Harrison en 1888 en ser elegido presidente a pesar de haber perdido el voto popular a nivel nacional. Antes de su elección como presidente, Bush era un hombre de negocios y se desempeñó como gobernador de Texas (1995-2000).

¿Cómo era la familia de George W. Bush?

George W. Bush era el mayor de seis hijos de George H.W. Bush, quien se desempeñó como el 41º presidente de los Estados Unidos (1989-1993), y Barbara Bush. Su abuelo paterno, Prescott Bush, fue senador de Estados Unidos por Connecticut (1952–63).

¿Dónde se educó George W. Bush?

De 1961 a 1964, George W. Bush asistió a la Phillips Academy en Andover, Massachusetts, el internado en el que su padre, George H.W. Bush, se había graduado. Recibió una licenciatura en historia de la Universidad de Yale, el alma mater de su padre y abuelo, en 1968 y un MBA de la Universidad de Harvard en 1975.

¿Qué logró George W. Bush?

Un presidente de Estados Unidos, George W. Bush inició lo que llamó la "guerra contra el terrorismo", retratada como una campaña antiterrorista global liderada por Estados Unidos lanzada en respuesta a los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. Incluidos estaban Afganistán (2001-14) e Irak (2003-2011). Además, su administración patrocinó reformas de Medicare y del sistema educativo de Estados Unidos.


Los cerebros

En la temporada de elecciones de otoño de 1970, un querubín adolescente con gafas se presentó en la sede de la campaña de Chicago de Alan Dixon, un demócrata que se postulaba para tesorero estatal en Illinois. Nadie le prestó mucha atención al recién llegado cuando llegó o cuando se fue poco después. Tampoco nadie en la oficina hizo la conexión entre el misterioso voluntario y 1,000 invitaciones en papel de la campaña que comenzaron a circular en el distrito rojo de Chicago y los comedores populares, prometiendo "cerveza gratis, comida gratis, chicas y un buen momento para nada" para todos. -llegados a la sede de Dixon.

En lo que respecta a los trucos políticos sucios, se trataba de ligas menores. Cientos de bebedores empedernidos y personas sin hogar de la ciudad se presentaron en una elegante recepción en Dixon en busca de alcohol gratis. Dixon estaba avergonzado, pero el complot no pudo detener su impulso: fue elegido tesorero del estado y se convirtió en senador. Pero el adolescente que robó sus membretes, Karl Rove, ha ido aún más lejos.

Durante la semana pasada, Rove, que ahora tiene 53 años, estuvo en su oficina de la Casa Blanca supervisando la estrategia de reelección de 150 millones de dólares de George Bush. El bando de Bush se contentó con mantener la pólvora seca mientras los demócratas seleccionaban a su candidato, pero ahora que se ha elegido oficialmente a John Kerry, ha comenzado la campaña republicana propiamente dicha.

Dirigiéndolo, y constantemente al hombro de Bush, está el "asesor político" del presidente, Rove. El luchador político nerd con solo una educación secundaria es ahora el hombre que al presidente le gusta llamar su "niño genio", un testimonio del papel de Rove en orquestar el ascenso de Bush de un mocoso político irresponsable y bebedor a gobernador de Texas a presidente en apenas una década. Y a diferencia de otros svengalis electorales que lo han precedido, Rove ha llevado su poder intacto desde el autobús de campaña a la Casa Blanca.

"Creo que es una posición de poder enorme, y es difícil exagerar. Creo que es único en la presidencia moderna", dice Lou Dubose, periodista texano y biógrafo de Rove. La oficina de Rove no dice nada sobre el alcance de sus funciones, pero las pocas memorias no examinadas que se han escapado de esta administración tan disciplinada lo han retratado como la figura más poderosa en ella, con las (posibles) excepciones del presidente. y vicepresidente.

"Karl es enormemente poderoso, tal vez la persona más poderosa en la era moderna posterior a Hoover que haya ocupado un puesto de asesor político cerca de la Oficina Oval", escribió John DiIulio, un exasesor presidencial, en un correo electrónico notoriamente franco a un periodista. de la revista Esquire, después de dimitir en 2001. "Poco ocurre en cualquier tema sin el visto bueno de Karl, ya menudo él aporta la sustancia política que publica la administración".

A principios de este año, por ejemplo, Paul O'Neill, exsecretario del Tesoro de Bush, dio un relato de una reunión fundamental del gabinete a fines de 2002 para discutir una segunda ronda de recortes tributarios profundos, en la que el presidente aparentemente tuvo dudas acerca de concentrarse tanto. de los beneficios para los ricos. "¿No les dimos ya un descanso en la cima?" Bush pregunta, según el relato de O'Neill. Rove vuelve a poner en orden al presidente, instándolo a "ceñirse a los principios". Rove ganó el día y O'Neill se vio obligado a salir del gabinete.

Según él mismo, las miras de Rove están puestas aún más en el futuro que la reelección de Bush. Ha hablado sobre los cambios estratégicos de poder que ocurren cada cierto tiempo en la historia de Estados Unidos. El precedente al que a menudo se refiere fue establecido hace más de un siglo por William McKinley, otro republicano con asesores brillantes, que derrotó por poco a un demócrata populista (William Jennings Bryan) en 1896 y estableció una hegemonía republicana que duró más de tres décadas.

Los republicanos controlan ahora la presidencia, el senado y la cámara de representantes. La tarea de Rove ahora es consolidar ese dominio de la Casa Blanca y el Capitolio y luego usarlo para reformular la tercera fuente de poder de Washington, la corte suprema, de su actual conservadurismo cauteloso a un republicanismo más sanguinario.

Para lograrlo, Rove tiene que ganar las elecciones de noviembre para los republicanos. Tienen todas las ventajas de ocupar el cargo, pero hay desilusión en el aire por el desempleo y la guerra de Irak, y un partido demócrata recientemente unido detrás de Kerry está logrando avances en las encuestas. Por otro lado, los republicanos tienen a Rove, a quien ningún otro estratega de campaña se le acerca.

Rove se preparó para los extremos más duros de la política estadounidense sobreviviendo a su juventud. Nacido el día de Navidad de 1950 en Denver, Colorado, creció en o cerca de las Montañas Rocosas, donde su padre trabajaba como geólogo. El día que cumplió 19 años, su padre lo abandonó. Poco después, se enteró de que, después de todo, no era su padre, la noticia pasó a una conversación de mesa entre su tía y su tío. Doce años después, sola en Reno, su madre se suicidó.

En la escuela secundaria en Utah, Rove era conocido como un nerd y un boca motorista, impopular pero irreprimiblemente obstinado. Mientras sus compañeros estaban obsesionados con las niñas, él se obsesionó con la política escolar, haciendo campaña para puestos de estudiantes con una chaqueta y una corbata precoces. Aunque sus padres eran apolíticos, él fue un firme partidario de Nixon desde los nueve años.

Como Dick Cheney, evitó el reclutamiento de Vietnam con un aplazamiento universitario, pero renunció a su educación para trabajar en campañas republicanas y nunca obtuvo un título. Lanzó su carrera política arrebatándose el control de los universitarios republicanos, un grupo radical en la era Nixon. Fue un asunto desagradable. En un interesante precursor de la batalla de Florida 17 años después, Rove se enfrentó a su oponente, Robert Edgeworth, principalmente por motivos de procedimiento, desafiando las credenciales de cada uno de los delegados de Edgeworth a la convención universitaria republicana de 1973 y presentando un delegado rival.

Las tácticas agresivas le valieron a Rove, de 22 años, un papel en la saga de Watergate que estaba consumiendo a la nación. Se publicó un informe en el Washington Post el 10 de agosto de 1973, titulado "[Partido Republicano] Sondea oficial como maestro de trucos", relataba, basado en grabaciones, cómo Rove y un colega habían estado recorriendo el país dando a los jóvenes Entrenamiento de combate político de los republicanos, en el que recordaron sus hazañas, como el atraco de Rove en Chicago en la sede de Dixon.

En ese momento, Rove afirmó que la cinta había sido manipulada para excluir una advertencia a la audiencia de que no tratara de emular ninguna de sus fechorías pasadas. Otros presentes simplemente recuerdan una advertencia para que no los atrapen. La publicidad obligó a la intervención del Comité Nacional Republicano y de su presidente, un excongresista de Texas aferrado a su carrera política: George Herbert Walker Bush. Después de considerar el caso, Bush padre tomó medidas. Expulsó a Edgeworth de la fiesta bajo sospecha de haber filtrado las cintas y contrató a Rove, llevándolo a Washington.

El incidente marcó la génesis del eje Rove-Bush y fue en Washington donde Rove conoció al joven Bush. Se enamoró, políticamente hablando. "Enormes cantidades de carisma, arrogancia, botas de vaquero, chaqueta de vuelo, sonrisa maravillosa, solo carisma, ya sabes, guau", recordó Rove años después. En 1977, Rove fue enviado a Texas, en teoría para dirigir un comité de acción política, pero según un consultor político texano que lo conocía en ese momento, "fue realmente para cuidar a Bush cuando Bush estaba bebiendo".

Mientras hacía eso, Rove descubrió su verdadera vocación. Estableció una operación de "correo directo", Rove + Company [sic], identificando a los posibles votantes republicanos y enviándoles cartas de recaudación de fondos o de registro de votantes escritas específicamente para atraer al público objetivo.

En ese momento, se casó con Valerie Wainright, una rica mujer de Houston del círculo social de Bush, pero el matrimonio no pudo resistir su devoradora preocupación por la política (se casó con su segunda esposa, Darby, en 1986).

Rove se encontraba en Texas en un punto de inflexión en su historia política. La hegemonía de los demócratas, heredada de la era de la guerra civil, se estaba desmoronando, ya que el partido se movió hacia la izquierda y los norteños republicanos se mudaron a los suburbios de la ciudad del estado. Elección por elección, correo por correo, los republicanos comenzaron a apoderarse del estado y Rove estaba allí para ayudarlos.

La carrera para gobernador de 1986 fue un buen ejemplo. La contienda entre el cliente republicano de Rove, Bill Clements, y el titular demócrata, Mark White, fue cuerpo a cuerpo, cuando Rove anunció que había encontrado un dispositivo de escucha electrónico en su oficina y gritó mal. El furor llevó las elecciones a Clements y hasta el día de hoy los demócratas texanos están convencidos de que Rove inventó todo el episodio.

Ocho años después, otra demócrata, Anne Richards, ocupó la mansión del gobernador, pero Rove estaba promocionando a otro candidato republicano, George W. Bush. Los asesores del gobernador Richards se rieron abiertamente del desafío, pero se sorprendieron. "No creíamos que Bush fuera tan disciplinado como él. Fue extremadamente disciplinado", recuerda George Shipley, quien entonces era el asesor de campaña de Richards. "Karl le dio 10 fichas y le dijo: 'Esto es lo que vas a decir. No te confundas con los problemas'. Es el modelo para la presidencia ".

En sus últimos días, la campaña de 1994 también se volvió desagradable. Los votantes texanos comenzaron a recibir llamadas de "encuestadores" que les hacían preguntas como: "¿Sería más o menos probable que votara por la gobernadora Richards si supiera que su personal está dominado por lesbianas?" En el negocio, se llama "encuestas rápidas" y Shipley no tiene ninguna duda de quién estaba detrás de ello. "Rove ha utilizado este tipo de trucos sucios en todas las campañas que ha realizado".

Solo la evidencia circunstancial vincula a Rove con las encuestas push. De hecho, sus huellas dactilares no se han encontrado en ningún truco sucio desde sus días como republicano universitario. Ray Sullivan, un consultor político que trabajó para Rove en una serie de campañas, sostiene que Rove es el objetivo de la "historia revisionista" que retrata cada golpe bajo en cada campaña a su orquestación. "Puede ser duro", dice Sullivan, pero insiste en que siempre fue justo. "La política en Texas es un deporte de contacto. Es duro y tambaleante, pero aquellos que toman atajos y no respaldan las afirmaciones con hechos no duran mucho y Karl ha durado más que nadie".

Sin embargo, el año pasado, el gusto de Rove por la política personal lo enredó en un extraordinario escándalo de espías. Se informa que hizo llamadas a periodistas de Washington en julio pasado para identificar a una agente encubierta de la CIA, Valerie Plame, que estaba casada con Joseph Wilson, un ex embajador que había cuestionado las afirmaciones de la administración sobre el supuesto programa nuclear de Irak. Rove supuestamente les dijo a los periodistas que Plame era "un juego limpio" porque su esposo había hecho públicas sus críticas.

Un gran jurado está investigando la filtración del nombre de Plame, un delito federal. Rove ha negado ser su fuente, y Wilson cree que ahora pudo haber intentado impulsar la historia solo después de que su nombre ya había sido publicado. Rove aún no ha comparecido ante el gran jurado, pero ha contratado a un costoso abogado de Washington.

Es un momento peligroso para Rove, pero ha escapado de una letanía de escándalos políticos ileso, e incluso potenciado. El otro apodo de Bush para el niño genio es "Turd Blossom", un texanismo para una flor que florece a partir de excrementos de ganado. Este año, debería haber muchas oportunidades para que se gane el título.


Hechos de las elecciones presidenciales

Con más de dos siglos & # x2019 de elecciones presidenciales de EE. UU., El libro de contabilidad histórico está lleno de una variedad de hechos. Por ejemplo, cuando Donald Trump fue nombrado el 45 ° presidente, en realidad era solo el 44 ° presidente porque Grover Cleveland se cuenta dos veces. Y con el Artículo II, Sección 1, Cláusula 5 de la Constitución de EE. UU. Que establece que un ciudadano debe tener al menos 35 años para convertirse en presidente, John F. Kennedy se acercó más a ese límite al ganar la elección a los 43 años. único soltero para ser elegido presidente, los cuatro candidatos que han ganado el voto popular y perdido las elecciones y más.

Las elecciones de 2000 y 2016 no fueron las únicas ocasiones en que un candidato ganó el voto popular, sino que perdió la elección. Ha sucedido cinco veces en la historia de nuestra nación & # x2019s:

  • En 1824, Andrew Jackson ganó el voto popular pero obtuvo menos del 50 por ciento de los votos electorales. John Quincy Adams se convirtió en el próximo presidente cuando fue elegido por la Cámara de Representantes.
  • En 1876, Samuel Tilden ganó el voto popular pero perdió las elecciones cuando Rutherford B. Hayes obtuvo 185 votos electorales contra Tilden & # x2019s 184.
  • En 1888 Grover Cleveland ganó el voto popular pero perdió las elecciones cuando Benjamin Harrison obtuvo 233 votos electorales frente a Cleveland & # x2019s 168.
  • En 2000, Al Gore ganó el voto popular pero perdió las elecciones ante George Bush. En la elección más disputada de la historia moderna, la Corte Suprema de los Estados Unidos detuvo el recuento de votos de Florida, otorgando a Bush el estado y los 25 votos electorales para un total de 271 contra los 255 de Gore.
  • En 2016, Hillary Clinton ganó el 48,2 por ciento del voto popular total frente a Donald Trump y un 46,1 por ciento, pero perdió la elección ante Trump. Trump ganó 306 votos electorales para Clinton y aposs 232.

MIRA: & aposThe Presidents & apos en HISTORY Vault

Grover Cleveland fue elegido presidente (1884), luego perdió su campaña de reelección (1888) y regresó nuevamente para ganar la presidencia por segunda vez. (1892)

Donald Trump es el 45o presidente de la nación, pero en realidad solo ha habido 44 presidentes. Grover Cleveland se cuenta dos veces como nuestro 22º y 24º presidente porque fue elegido para dos mandatos no consecutivos.


Ted Glick

(La breve descripción que se muestra a continuación está extraída en gran parte de dos libros, "The Great Wells of Democracy", de Manning Marable, y "Nixon's Piano: Presidents and Racial Politics from Washington to Clinton", de Kenneth O'Reilly. Esta es una versión modificada de una presentación que hice en una reunión del 31 de enero en Atlanta, Georgia, que desarrolló planes para una Vigilancia de Racismo de 2004).

El racismo dentro de las instituciones, la ley y la cultura estadounidenses está profundamente arraigado en la historia y la realidad de los Estados Unidos que se remonta al siglo XVII, pero en el siglo XX se inició el uso deliberado y abierto del lenguaje y las posiciones codificadas por razas en las campañas presidenciales. en 1968 por la campaña de Richard Nixon. Incluso Barry Goldwater, republicano conservador que era, llegó a un acuerdo en 1964 con Lyndon Johnson para mantener la raza fuera de la contienda presidencial entre ellos.

“'Si nos atacamos unos a otros', explicó Goldwater, 'el país se dividiría en diferentes campos y podríamos presenciar un derramamiento de sangre'. Sensibles a la carga lanzada 'una y otra vez. . . que yo era un racista ", se mantuvo fiel a su palabra incluso en los últimos días desesperados de la campaña, cuando el asesor marginal F. Clifton White produjo un documental destinado a exacerbar los temores de los blancos a la violencia urbana negra. Goldwater condenó la película y ordenó que se suprimiera ". (O'Reilly, pág. 251)

Pero en 1968, con la dramática propagación del movimiento por la libertad negra en todo el país y los levantamientos en las ciudades, y con la aparición de George Wallace dirigiendo una campaña racista del Partido Independiente Estadounidense de terceros, la multitud de Nixon tomó una decisión muy consciente de completamente abandonar las raíces antiesclavistas del Partido Republicano. (Abraham Lincoln ganó la presidencia en 1860 en una carrera a tres bandas como candidato del recién formado Partido Republicano, algo antiesclavista.) En palabras de Manning Marable, “(Dwight D.) Eisenhower había recibido el apoyo de 39 por ciento del electorado afroamericano en su exitosa campaña de reelección de 1956, y en ese momento el Partido Republicano tenía un ala liberal fuerte que estaba presionando a la Casa Blanca para que tomara medidas más audaces en política racial ". (p. 118) Doce años más tarde, ese legado histórico fue deliberadamente descartado y, en cambio, "la ley y el orden", sacar a los "vagabundos del bienestar" del bienestar y la oposición a los autobuses se convirtieron en los principales problemas para Nixon, el candidato a vicepresidente Spiro Agnew y de su calaña. “'Puedes olvidarte de la guerra de Vietnam como un problema', dijo un encuestador de la NBC a un asistente de la Casa Blanca [a Lyndon Johnson]. "La raza es el tema dominante sin ninguna duda". (O'Reilly, p. 274)

Nixon apenas logró el 43.4% del voto popular en 1968, pero en 1972 el "notable realineamiento racial dentro del Partido Demócrata nacional [a través de la afluencia de votantes afroamericanos] desafortunadamente creó el contexto para la transformación ideológica y organizativa del Partido Republicano". así como. El escenario para el triunfo del conservadurismo racial en el Partido Republicano lo preparó Nixon, quien armó con éxito una coalición de centro-derecha, la llamada 'Mayoría Silenciosa', ganando un poco más del 60% del voto popular contra los liberales demócratas. el candidato presidencial George McGovern en 1972. El escándalo de Watergate desaceleró, pero no detuvo, la aceleración de los republicanos hacia la extrema derecha, especialmente en cuestiones de raza. Los ex Dixiecrats [del Partido Demócrata] y los partidarios de George Wallace se inclinaron hacia el Partido Republicano y en una década comenzaron a asumir posiciones de liderazgo en el Congreso ". (Marable, pág.72)

La aplastante victoria de Nixon en 1972 afectó a los demócratas. En 1976, Jimmy Carter, cristiano evangélico del sur, ganó la carrera presidencial sobre Gerald Ford. Aunque más liberal que Ford, “Carter también envió mensajes contradictorios durante la campaña de 1976 por la Casa Blanca. Los más controvertidos fueron sus comentarios sobre el transporte en autobús y el uso de la frase "pureza étnica" para describir enclaves étnicos blancos y escuelas de vecindario. . . Preguntas de seguimiento . . . condujo a advertencias adicionales del candidato sobre 'grupos alienígenas' e 'intrusión negra'. 'Interrumpir en [una comunidad] un miembro de otra raza' o 'un tipo de familia diametralmente opuesto' o un 'tipo diferente de persona' amenazaba lo que Carter llamó el admirable valor de la "pureza étnica". (O'Reilly, pág. 339)

Las declaraciones de Carter, sin embargo, fueron fácilmente superadas por el enfoque similar al de Nixon utilizado por Ronald Reagan en 1980. Reagan inició oficialmente su campaña en Filadelfia, Mississippi, en el condado de Neshoba, en un recinto ferial utilizado como lugar de reunión por el KKK y otros racistas. grupos. Esta fue también la parte del estado donde, en 1964, fueron asesinados los trabajadores de derechos civiles Andrew Goodman, Michael Schwerner y James Chaney, sobre lo cual Reagan no dijo nada.

Como explica Marable, “Reagan nunca usó un lenguaje descaradamente racista, porque no tenía que hacerlo. Como astutamente observó el sociólogo Howard Winant, el enfoque de la Nueva Derecha del discurso público sobre la raza se caracterizó por una `` versión autoritaria del daltonismo '', una oposición a cualquier política gubernamental diseñada para reparar los agravios de los negros o para compensarlos por los problemas históricos. o los efectos contemporáneos de la discriminación y la manipulación sutil de los temores raciales de los blancos. El discurso de la Nueva Derecha se esforzó por proteger los privilegios y el poder de los blancos pretendiendo que la desigualdad racial ya no existía ". (pág.73)

Durante toda la década de los 80, con el dominio de los reaganistas y el surgimiento del Consejo de Liderazgo Democrático de centro-derecha dentro del Partido Demócrata, los poderes fácticos dentro de ambos partidos siguieron guiones similares durante las campañas presidenciales. Michael Dukakis, el abanderado demócrata en 1988, siguió el ejemplo de Reagan y fue al condado de Neshoba, a principios de agosto, poco después de la Convención Nacional Demócrata en Atlanta. Como Reagan, no mencionó a Goodman, Schwerner y Chaney. Hizo esto a pesar de la fuerza de la campaña primaria presidencial de Jesse Jackson y la existencia de la Coalición Nacional del Arco Iris.

Pero fue el director de campaña de George Bush en 1988, Lee Atwater, a quien se le ocurrió probablemente el uso más infame y moderno del racismo durante una campaña presidencial, la escandalosa vinculación de Dukakis con Willie Horton.

La indignación de Willie Horton

Irónicamente, fue el demócrata de DLC Al Gore, en abril durante el debate primario del Partido Demócrata, quien mencionó por primera vez el caso Horton. William J. Horton, Jr. era un hombre afroamericano en prisión por asesinato que, mientras estaba en su noveno permiso de la prisión en Massachusetts, saltó el permiso. Finalmente fue arrestado en Maryland y acusado de asalto, secuestro y violación de dos ciudadanos de Maryland.

“Atwater lo llamó 'Willie' (un nombre por el que Horton nunca pasó), con la esperanza de obtener más millaje racial. . . Atwater se aseguró de que Dukakis, como gobernador de Massachusetts, tuviera la culpa de los últimos crímenes de Horton. . . "Todas las mujeres de este país", se jactó un estratega de Bush ante Elizabeth Drew, "sabrán cómo es Willie Horton antes de que terminen las elecciones". Atwater repitió esa jactancia una y otra vez. . . 'Willie Horton', dijo en una reunión de la Unidad Republicana, 'será [pronto] un nombre familiar'. Un mes después, el 9 de julio, alertó a los líderes republicanos en Atlanta sobre un avistamiento de Jesse Jackson 'en la entrada de su casa de Dukakis. ] a casa 'y luego ofreció esta especulación:' Tal vez ponga a Willie Horton en el boleto después de que todo esté dicho y hecho '. Ese mismo día, Atwater le contó a la prensa sobre' un tipo llamado Willie Horton que, por lo que sé, podría terminar siendo el compañero de fórmula de Dukakis. ”En ese momento, Bush tenía dieciocho puntos menos que el gobernador de Massachusetts en las encuestas. . .

“Para cuando la campaña regular de Bush publicó [un] anuncio de televisión en el que aparecían estafadores blancos y negros que se dirigían a la cárcel a través de un torniquete y luego volvían a la sala de estar de Estados Unidos, Willie Horton ya estaba firmemente establecido en la mente del público. El anuncio oficial no mencionaba a Horton. Simplemente enfatizaba la justicia de la "puerta giratoria" e insinuaba (falsamente) que Dukakis había enviado a 268 asesinos en primer grado con "pases de fin de semana" para violar, secuestrar y matar.

“Dukakis permaneció extrañamente silencioso durante la mayor parte de esto. Ocasionalmente respondió citando estadísticas áridas con más frecuencia, no en absoluto. . . Dukakis permaneció en silencio durante los tres meses que le tomó a Lee Atwater convertir a Willie Horton en su compañero de fórmula por una variedad de razones. . . “Los blancos podrían desanimarse. . . si "nos quejamos" de racismo "[aconsejaron algunos asesores]. Sin embargo, con toda probabilidad, Dukakis guardó silencio porque quería desvincular su candidatura de la reputación [liberal] de su partido. Permaneció en silencio por la misma razón por la que no mencionó a Schwerner, Chaney y Goodman el 4 de agosto cuando habló en la Feria del Condado de Neshoba, un silencio que Marian Wright Edelman calificó como el momento más vergonzoso de la campaña ". (O'Reilly, p. 381-388)

Cuando el miembro de DLC, Bill Clinton, se convirtió en el candidato del Partido Demócrata contra Bush en 1992, pronto demostró que era un tipo de candidato muy diferente al de Michael Dukakis.

“A fines de mayo de 1992, Bill Clinton casi había sembrado la nominación presidencial de su partido, pero en las encuestas nacionales tenía un pobre tercio en las elecciones generales proyectadas que estaban a solo unos meses de distancia, detrás del presidente en ejercicio, George Bush, y del candidato independiente H Ross Perot. Lo que Clinton necesitaba era un evento para distinguirse como un "tipo diferente de demócrata". Siguiendo el modelo de Reagan, decidió manipular la política racial. . . Clinton tenía previsto hablar antes de la convención nacional de la Rainbow Coalition y, sin informar a Jackson de antemano, decidió distanciarse de la comunidad negra. Aunque el discurso se diseñó para centrarse en cuestiones como las zonas empresariales urbanas y el crédito fiscal por ingresos del trabajo, Clinton atacó inesperadamente la invitación de Rainbow Coalition a la artista de rap Sister Souljah para hablar la noche anterior. "Tuviste una cantante de rap aquí anoche llamada Sister Souljah", dijo Clinton. "Sus comentarios antes y después de [los] Los Ángeles [disturbios civiles tras los veredictos de Rodney King de no culpabilidad] estaban llenos de una especie de odio que no honras hoy y esta noche". . . La maniobra retórica de Clinton fue paralela al ataque de Ronald Reagan contra las "reinas del bienestar" y los anuncios de "Willie Horton" de George Bush. Fue un truco planeado estratégicamente y funcionó. Clinton siguió con entrevistas nacionales, explicando que 'si quieres ser presidente, tienes que defender lo que crees que es correcto' ”(Marable, págs. 79-80).

Pero este no fue el único caso de complacencia racial. En enero, Clinton dejó New Hampshire antes de la votación primaria para regresar a Arkansas para presidir la ejecución de Rickey Ray Rector, un hombre negro que había matado a un oficial de policía 11 años antes pero que se había disparado en la cabeza después, dejándolo con la capacidad mental de un niño. In March he posed with fellow DLC-er and Georgia Senator Sam Nunn for pictures in front of forty mostly black prisoners in their prison uniforms. “Jesse Jackson called it a moderately more civilized ‘version of the Willie Horton situation.’ Two weeks later, on the day after the Illinois and Michigan primaries, Clinton again showed he was a different type of Democrat by golfing nine holes, accompanied by a television camera crew, at a segregated Little Rock country club.” (O’Reilly, p. 410)

“Bill Clinton calculated that he could not win in 1992 unless he used Sister Souljah to bait Jesse Jackson, put a black chain gang in a crime control ad, golfed at a segregated club with a TV camera crew in tow, and allowed that search for a serviceable vein in Rickey Ray Rector’s arm.” (O’Reilly, p. 420)

Clinton had a much easier opponent in 1996, Bob Dole, but he wasn’t going to take any chances, so he “decided to use the issue of welfare as the vehicle to shore up his support among white male voters. Only days before the 1996 Democratic National Convention, Clinton signed the ‘Personal Responsibility and Work Opportunity Act,’ with the stated goal of ‘ending welfare as we know it.’ . . . Clinton repeatedly criticized the lack of ‘personal responsibility’ of those on public assistance.” (Marable, p. 82)

2000 brought us Bush and Gore, or as some called it, Gush and Bore. The most memorable thing about their three Presidential debates and their campaigns in general was how similar they were on the issues, how little Democrat Gore tried to draw out major areas of disagreement with Republican Bush. “The greatest tragedy of the 2000 presidential race, from the vantage point of the African-American electorate, was that the black vote would have been substantially larger if the criminal-justice policies put in place by the Clinton-Gore administration had been different. . . more than 4.2 million Americans were prohibited from voting in the 2000 presidential election because they were in prison or had in the past been convicted of a felony. . . In effect, it was the repressive policies of the Clinton-Gore administration that helped to give the White House to the Republicans.” (Marable, pps. 88-89)

Of course, the U.S. Supreme Court had much to do with the Bush victory, building upon the deliberate removal from the voter roles of literally tens of thousands of eligible black voters by Jeb Bush and Katherine Harris in Florida. And, over three years later, the Democratic Party has done virtually nothing to challenge that disenfranchisement or even to make it an issue during this 2004 election year.

“Neither the Republican nor the Democratic Party, as a political organization, is interested in transforming the public discourse on race, though for different reasons. The Republicans deliberately use racial fears and white opposition to civil rights-related issues like affirmative action to mobilize their conservative base. The national Democratic Party mobilizes its black voter base, in order to win elections, but in a way that limits the emergence of progressive and Left leadership and independent actions by grassroots constituencies. . .

“What we need is to revive the vision of what the Rainbow Coalition campaigns of 1984 and 1988 could have become. A multiracial, multiclass political movement with strong participation and leadership from racial minorities, labor, women’s organization and other left-of-center groups could effectively articulate important interests and concerns of the most marginalized and oppressed sectors of society. It would certainly push the boundaries of political discourse to the left. . . " (Marable, pps. 89-91)

2004 Racism Watch is being established for the explicit purpose of helping broad sectors of the progressive movement get organized and prepared to speak up and take action in opposition to the use of racism during the Presidential and other electoral campaigns this year, and to make issues of racial justice a part of this year’s political debate. We hope that 2004 can be the year that we make visible an explicitly multi-cultural network of activists who understand the obligation to confront racism whenever and wherever we find it. We can put those who use racism for divisive and destructive ends on the defensive and help to get better candidates elected, while building for the future.


Sonia Gandhi Elections result

How did Sonia Gandhienter politics

Sonia Gandhi led a quiet life as a housewife, away from public eye and politics. She got connected with Indian public life during her husband’s election as Prime Minister. This was the aftermath of the assassination of the then Prime Minister Indira Gandhi, who was the mother of Rajiv Gandhi. In 1984, Sonia Gandhifor the first time campaigned actively against Maneka Gandhi, her sister-in-Law (wife of Sanjay Gandhi, the younger brother of Rajiv Gandhi), who was contesting against Rajiv Gandhi in Amethi. Rajiv Gandhi won the election and became the Prime Minister of India.

Sonia Gandhiplayed the perfect official hostess as his wife and also travelled with him on several state visits. Unfortunately Rajiv Gandhi was assassinated in 1991. Soon after this, the party invited Sonia Gandhito join as a member and take up the post of Prime Minister, which she refused. After her disinclination the party chose P. V. Narasimha Rao as their leader and as the Prime Minister of India. The Congress party lost the elections in 1996 and continued to dwindle, when senior leaders, including P. Chidambaram, Madhavrao Scindhia, Arjun Singh, Rajesh Pilot and Mamata Banerjee showed their resentment for the then incumbent President of the party- Sri Sitaram Kesari. Congress saw several splits during this period.

Entry in Politics

Initially, Sonia Gandhi led a quiet life as a housewife, away from public eye and politics. She got connected with Indian public life during her husband’s election as Prime Minister. This was in the aftermath of the assassination of the then Prime Minister, and Sonia's mother-in-law, Indira Gandhi. In 1984, Sonia Gandhi campaigned actively for the first time against Maneka Gandhi, her sister-in-law (wife of Sanjay Gandhi, the younger brother of Rajiv Gandhi). Maneka was contesting against Rajiv Gandhi in Amethi. Rajiv Gandhi won the election and became the Prime Minister of India.

Sonia Gandhi played the perfect official hostess as his wife and also travelled with him on several state visits. After the assassination of Rajiv Gandhi in 1991, Sonia Gandhi was invited to join the party and take up the post of Prime Minister, which she refused. After her disinclination, the party chose P. V. Narasimha Rao as their leader and as the Prime Minister of India.

The Congress party lost the elections in 1996 and continued to dwindle, when senior leaders, including P. Chidambaram, Madhavrao Scindia, Arjun Singh, Rajesh Pilot and Mamata Banerjee showed their resentment against the then incumbent president of the party, Sitaram Kesari. The party underwent several splits during this period.

In 1997, Sonia Gandhi joined Congress in the Calcutta Plenary Session as a primary member to revive the position of the party. Soon after this, in 1998, she became the party leader.


NOW on PBS

Innovative approaches to create jobs and build prosperity in our new economy.

Trailer: Fixing The Future

A bank cultivates prosperity by lending locally and giving profits back.

Banking on the Locals

Economist Jane Dɺrista says retirement funds can be invested locally, avoiding Wall St.

Economist: 401K Meet Local Co-op

US Editor of The Economist says fix captialism by ending obesession with stock values.

Economist Editor: Think Long-Term

Independent journalism investigating today's national and international issues. More More

Hosted by veteran journalist David Brancaccio, NOW on PBS goes beyond the noisy churn of the news cycle to probe the most important issues facing democracy and give viewers the context to explore their relationship with the larger world.

Hosted by veteran journalist David Brancaccio, NOW on PBS goes beyond the noisy churn of the news cycle to probe the most important issues facing democracy and give viewers the context to explore their relationship with the larger world.

Innovative approaches to create jobs and build prosperity in our new economy.


2004 Debates

There were three presidential debates and one vice presidential debate during the 2004 general election.


Courtesy of Reuters

General Election Presidential Debate

George W. Bush (R), President and
John F. Kerry (D), United States Senator (MA)

Commission on Presidential Debates

62.4 million (Data provided by Nielsen Media Research)

90-minute debate with candidates standing at podiums. Candidates questioned in turn with two-minute responses, 90-second rebuttals and, at moderator’s discretion, discussion extensions of one minute.

Pool coverage provided by: FOX


Courtesy William Archer

Vice Presidential Debate

Dick Cheney (R), Vice President and
John Edwards (D), United States Senator (NC)

Case Western Reserve University

Commission on Presidential Debates

Domestic and Foreign Policy

43.5 million (Data provided by Nielsen Media Research)

90-minute debate with candidates seated at a table with the moderator. Candidates questioned in turn with two-minute responses, 90-second rebuttals and, at moderator’s discretion, discussion extensions of one minute.

Pool coverage provided by: ABC

General Election Presidential Debate

George W. Bush (R), President and
John F. Kerry (D), United States Senator (MA)

Washington University in St. Louis

Commission on Presidential Debates

Domestic and Foreign Policy

46.7 million (Data provided by Nielsen Media Research)

90-minute town hall meeting debate. Candidates questioned by uncommitted voters identified by the Gallup Organization. Two-minute responses, 90-second rebuttals and, at moderator’s discretion, discussion extensions of one minute.

Pool coverage provided by: NBC

General Election Presidential Debate

George W. Bush (R), President and
John F. Kerry (D), United States Senator (MA)


Latest Developments 

You&aposve surely seen Facebook in the headlines a lot recently - probably for the fact that their stock is on the rocks and that Zuckerberg, along with other tech-heads, had to testify before Congress. But following documents provided by Facebook to the Senate Judiciary Committee and the Senate Committee on Commerce, Science, and Transportation in June,�ook (including other social networking sites) still seems to be on thin ice. 

So, what&aposs going on with Facebook right now? 

Congressional Hearings

Following Zuckerberg&aposs earlier appearance before Congress in April,�ook COO Sheryl Sandberg went before Congress in September alongside Twitter CEO Jack Dorsey to discuss recent controversies facing the networking giants.

Congress questioned Sandberg and Dorsey over issues like hate speech, foreign interference, user privacy, and abuse. Sandberg concurred with Zuckerberg&aposs earlier comments by admitting Facebook had been "too slow to act" in preventing misuse of the site, digressing that "that is on us." 

Facebook is allegedly making changes to improve security by hiring more security experts.

Congress largely suggested regulation to solve some of the problems of bad actors using the sites. Sandberg agreed, with a caveat.

"We don&apost think it&aposs a question of ya sea regulation," Sandberg said. "We think it&aposs a question of the right regulation." 


Campaign-Finance Reform: History and Timeline

By Beth Rowen

Enlaces relacionados

Over the past several decades, political campaigns in the U.S. have become increasingly costly and unsavory. Nevertheless, campaign finance remains a divisive issue. Proponents of campaign finance limits argue that wealthy donors and corporations hold too much sway in elections and as a result, corrupt campaigns. Those favoring less regulation contend that campaign donations are a form of free speech.

Campaign finance legislation dates to 1867, but the regulation of campaign fundraising didn't become a major issue until the early 20th century, prompted by the presidential election of 1896, which introduced a new era of campaign advertising and the custom of seeking donations from businesses.

The Whiff of Corruption in Campaigns Not a New Phenomenon

Patronage was prevalent in early campaigns, and the spoils system was in full swing by the time Andrew Jackson took office in 1828. Jackson was famous for appointing contributors to plum positions in his administration. The spoils system factored into the assassination of James Garfield. One of the president's supporters and speech writers, Charles Guiteau, shot and killed Garfield after being denied a post in his administration. The assassination led to passage of the Pendleton Act of 1883, which required that civil service positions be filled based on merit and exam results rather than party affiliation.

Vote-buying was another form of corruption in early presidential races. Political parties and candidates printed their own ballots and often paid voters to submit them. The government didn't take responsibility for printing ballots until 1896.

The movement to rein in campaign fundraising and spending gathered steam once again after Watergate, when corruption in politics reached its peak and public confidence in public officials hit a nadir.

Below is a timeline of campaign-spending regulations.

  • institutes disclosure requirements for federal candidates, political parties, and political action committees of donations more than $100.
  • sets spending limits for candidates and their family members: $50,000 cap for presidential and vice presidential candidates, $35,000 for Senate candidates, and $25,000 for House candidates.
  • requires disclosure of contributions above $100. Contributions above $5,000 had to be reported within 48 hours of receipt.
  • allows union officials to establish and solicit contributions from union members for a political fund.
  • sets caps on television advertising to $.10 voter in the previous election or $50,000.

Rather than having one body charged with oversight over the law, the Clerk of the House, the Secretary of the Senate, and the Comptroller General of the United States General Accounting Office (GAO) monitored compliance, which made enforcement difficult.


Ver el vídeo: Crónicas de Campañas - Episodio 6 - Elecciones 2004