Guerra sueco-danesa, 1657-58

Guerra sueco-danesa, 1657-58

Guerra sueco-danesa, 1657-58

La Guerra Sueco-Danesa de 1657-58 fue parte de la Guerra del Norte más amplia de 1655-60. Esa guerra había comenzado con un período de éxitos dramáticos para Carlos X de Suecia en Polonia-Lituania, pero en 1657 la recuperación polaca estaba bien encaminada. El tratado de Viena del 27 de mayo de 1657 había dado un impulso a esa recuperación gracias a una alianza con el emperador Leopoldo.

Cuando la noticia de este tratado llegó a Federico III de Dinamarca, inmediatamente declaró la guerra a Suecia (junio de 1657). En 1657 Dinamarca todavía tenía varias provincias alrededor del extremo sur de la península de Scandenavian, incluidas Scan, Bohuslän y Blekinge. Hasta 1645 también había ocupado Halland, dejando a los suecos con un estrecho punto de apoyo en el Mar del Norte en Gothenberg y la isla de Gotland en el Báltico, ambas perdidas durante la Guerra de Torstensson. Dinamarca también se unió a Noruega.

Frederik abrió las hostilidades con una invasión de las posesiones alemanas de Suecia en Bremen Verden, atacando desde Holstein. En julio, las fuerzas danesas invadieron Jämtland (al este de Trondheim), también perdieron ante Suecia en 1645 y Västergötland, el área al noreste de Gotemburgo, amenazando las comunicaciones terrestres entre Gotemburgo y Estocolmo.

Desde principios de 1657, Carlos había estado haciendo campaña en Polonia-Lituania con su aliado George Rákóczi, príncipe de Transilvania. La noticia de las invasiones danesas lo obligó a abandonar esa campaña y, junto con ella, sus mejores posibilidades de victoria en Polonia. Rákóczi pronto sufrió la derrota a manos de los polacos y se vio obligado a rendirse.

Charles tuvo más éxito en Dinamarca. Al frente de un ejército de poco menos de 13.000 hombres, invadió Holstein desde el este. Un destacamento al mando de Karl Gustav Wrangel restauró rápidamente la situación en Bremen, mientras el ejército principal avanzaba hacia la fortaleza de Fredriksodde. Esa fortaleza resistió hasta octubre, cuando fue asaltada por los suecos. El mes anterior había visto a la armada sueca librar una batalla inconclusa con los daneses en Møn, sin lograr el control de los cinturones (el área del mar que separaba la isla de Zelanda de Jutlandia.

Charles ahora ocupaba Jutlandia, pero parecía que había perdido la oportunidad de cruzar a Zelanda. Resolvió este problema cruzando a las islas sobre el mar helado en los Pequeños y Grandes Cinturones. El 9 de febrero de 1658, el ejército sueco cruzó el Little Belt hasta la isla de Fyn, derrotando a una pequeña fuerza danesa en el camino. Luego giró hacia el sureste, usando las islas de Langeland, Lolland y Falster para cerrar la brecha con Zelanda. Este fue un movimiento muy atrevido, la brecha entre Langeland y Lolland tiene más de seis millas de ancho, y le dio a Charles una victoria dramática. El 25 de febrero, los daneses encontraron un ejército sueco de 5.000 efectivos a las puertas de Copenhague.

Federico III se vio obligado a aceptar todas las demandas de Carlos (Paz de Roskilde, 8 de marzo de 1658). Esto vio a Dinamarca entregar todas sus provincias en el extremo sur de Escandinavia (Scania, Bohuslän y Blekinge), así como la isla de Bornholm en el extremo occidental del Báltico y Trondheim en la costa noruega. Los daneses también debían proporcionar a Carlos 2000 soldados y pagar los gastos de su ejército hasta mayo.

La paz no duró mucho. El repentino final de la guerra contra Dinamarca dejó a Charles con un problema. Necesitaba mantener intacto su ejército para protegerse contra un ataque polaco o moscovita, pero otra campaña en Polonia sería impopular y probablemente costosa, mientras que una campaña en Livonia sería difícil. En julio de 1658, Carlos encontró suficientes excusas para declarar la guerra a Dinamarca (Guerra sueco-danesa, 1658-60).


Ejército Real Danés

los Ejército Real Danés (Danés: Hæren, Feroés: Herurin, Groenlandés: Sakkutuut) es la rama terrestre de la Defensa Danesa, junto con la Guardia Nacional danesa. Durante la última década, el Real Ejército Danés ha experimentado una transformación masiva de estructuras, equipos y métodos de entrenamiento, abandonando su función tradicional de defensa antiinvasión y, en cambio, se ha centrado en operaciones fuera del área mediante, entre otras iniciativas, la reducción del tamaño de los componentes reclutados y de reserva y el aumento del componente activo (ejército permanente), cambiando de 60% de estructura de apoyo y 40% de capacidad operativa, a 60% de capacidad operativa de combate y 40% de estructura de apoyo. Cuando se implemente por completo, el ejército danés será capaz de desplegar 1.500 soldados de forma permanente en tres continentes diferentes de forma continua, o 5.000 soldados durante un período de tiempo más corto, en operaciones internacionales sin necesidad de medidas extraordinarias como la aprobación parlamentaria de un proyecto de ley de financiación de la guerra.


Referencias variadas

La historia del pueblo de Dinamarca, como la de toda la humanidad, se puede dividir en épocas prehistóricas e históricas. No se dispone de suficientes fuentes históricas escritas para la historia danesa antes del establecimiento de las instituciones eclesiásticas medievales, en particular los monasterios, donde los monjes registraron oralmente ...

En Dinamarca, el gobierno pronunció en 1683 que el indigente tenía el derecho legal al alivio: podía trabajar en la recuperación de tierras o en la construcción de carreteras. Diferente fue el enfoque de Vicente de Paúl (1581-1660), cuyas instrucciones a las Hermanas de la Caridad, fundadas para ayudar a “nuestros señores ...

Dinamarca también se había vuelto en la dirección absolutista. La retirada forzosa de la Guerra de los Treinta Años (en 1629) puede que no haya sido un desastre para Dinamarca, pero la pérdida de las provincias de Scanian a Suecia (1658) sí lo fue: la pérdida del control del Sonido era una situación ...

Grevens Fejde, (1534-1536), la última guerra de sucesión danesa, que resultó en el fortalecimiento de la monarquía y en el establecimiento del luteranismo danés, así como en un cambio en el equilibrio de poder báltico. La guerra deriva su nombre del Conde Cristóbal de Oldenburg. Christopher lideró sin éxito el ...

Las reformas liberales de Johann Struensee en Dinamarca (1771-1772) representaron, además de su propia excentricidad, un resentimiento justificable por un régimen pietista opresivo. Los cambios constitucionales que siguieron a la primera partición de Polonia en 1772 fueron dictados tanto por la necesidad de sobrevivir como por el idealismo imaginativo del rey Stanisław. A pesar de ella ...

… Al traer la Reforma a Dinamarca.

En Escandinavia, Dinamarca jugó con romper con Roma ya en la década de 1520, pero no fue hasta 1539 que la iglesia danesa se convirtió en una iglesia nacional con el rey como cabeza y el clero como líderes en asuntos de fe. Noruega siguió a Dinamarca. La dieta…

En Bélgica, los Países Bajos y Dinamarca se manifestó en reformas pacíficas de las instituciones existentes, pero estallaron insurrecciones democráticas en las capitales de las tres grandes monarquías, París, Viena y Berlín, donde los gobiernos, impotentes por su miedo a " la revolución ”, hicieron poco para defenderse. La Revolución…

… Sistema de gobierno sueco, Skåne pertenecía a Dinamarca cuando comenzó la Edad Media (C. 500). Los daneses controlaban así el pasaje entre el Báltico y el Mar del Norte, y esto explicaba en gran parte el estatus de gran potencia de Dinamarca. Skåne fue codiciada por otras potencias bálticas al menos desde el siglo XIV, cuando los daneses perdieron por completo ...

… 1625 El rey Christian IV de Dinamarca vio la oportunidad de ganar un valioso territorio en Alemania para equilibrar su anterior pérdida de las provincias bálticas a manos de Suecia. La derrota de Christian y la Paz de Lübeck en 1629 acabaron con Dinamarca como potencia europea, pero Gustav II Adolf de Suecia, habiendo puesto fin a una guerra de cuatro años ...

... el líder fue Christian IV de Dinamarca (1588-1648), uno de los gobernantes más ricos de la cristiandad, que vio la oportunidad de extender su influencia en el norte de Alemania al amparo de defender "la causa protestante". Invadió el imperio en junio de 1625.

Invasiones inglesas

Un gran ejército danés llegó a East Anglia en el otoño de 865, aparentemente con la intención de conquistar. En 871, cuando atacó por primera vez Wessex, ya había capturado York, había sido comprada por Mercia y había tomado posesión de East Anglia. Se libraron muchas batallas en Wessex, ...

... dos serios ataques de los daneses, que destruyeron Winchester en 860, a pesar de la resistencia de los ealdormen Osric y Aethelwulf. En 865, los daneses devastaron Kent.

… Una larga lucha contra los daneses. En el año de su sucesión, una gran fuerza danesa desembarcó en East Anglia, y en el año 868 Aethelred y su hermano Alfred fueron a ayudar a Burgred de Mercia contra este ejército, pero los mercianos pronto hicieron las paces con sus enemigos. En 871 ...

… Inglaterra de caer en manos de los daneses y promovió el aprendizaje y la alfabetización. La compilación de la Crónica anglosajona comenzó durante su reinado, alrededor del año 890.

Relaciones Extranjeras

… Con el rey Valdemar II de Dinamarca, quien en 1219 desembarcó con un fuerte ejército en la costa norte, en el sitio de Tallin.

… Con Novgorod vía Gotland, y Dinamarca intentó establecer bases en el golfo. Según los informes, los daneses invadieron Finlandia en 1191 y nuevamente en 1202 en 1209 el Papa autorizó al arzobispo de Lund a nombrar un ministro destinado en Finlandia. El rey sueco contraatacó y en 1216 recibió la confirmación ...

… Federico V), los Países Bajos y Dinamarca (cuyo rey protestante, Christian IV, tenía amplios intereses territoriales en el norte de Alemania, ahora amenazado por los ejércitos católicos). En 1625 Christian IV inició las hostilidades. Se le opuso una fuerza imperial muy ampliada bajo la figura más extravagante de la guerra, Albrecht von Wallenstein, un empresario militar con ...

… Gobernados por el rey de Dinamarca pero que estaban vinculados política y étnicamente a Alemania. Cuando el gobierno de Copenhague trató de hacer de Schleswig una parte integral del estado danés en 1863, el sentimiento nacionalista en Alemania se indignó. Guillermo le propuse a Francis Joseph que las dos potencias principales ...

En 1979, el gobierno danés otorgó autonomía a Groenlandia. Según este acuerdo, Groenlandia seguía siendo parte del reino danés, y cada groenlandés era un ciudadano danés que disfrutaba de los mismos derechos que todos los demás daneses. Dinamarca retuvo el control de los asuntos constitucionales, las relaciones exteriores y la defensa de la isla, mientras que Groenlandia ...

Después de la Reforma, el tesoro real confiscó todas las tierras que habían pertenecido a los monasterios islandeses. Los comerciantes alemanes fueron expulsados ​​en el siglo XVI, y en 1602 todo el comercio exterior en Islandia fue monopolizado por un decreto real y ...

… Lucha por el autogobierno islandés bajo Dinamarca.

… Se solicitó la sanción del rey de Dinamarca para una bandera islandesa local. La aprobación real estaba disponible con la condición de que la bandera fuera diferente de cualquier bandera existente y siempre ondeara subordinada a la bandera nacional de Dinamarca. A la bandera azul con una cruz escandinava blanca propuesta por…

... las empresas en la India incluían una Compañía Danesa de las Indias Orientales, que operó intermitentemente desde 1616 desde Tranquebar en el sur de la India, adquiriendo Serampore (ahora Shrirampur) en Bengala en 1755, y la Compañía Ostende de comerciantes austriacos holandeses de 1723, un serio rival hasta que fue eliminado por medios diplomáticos en 1731. Esfuerzos de los suecos ...

En 1784 se construyó un fuerte danés en el lugar, y en 1850, cuando Keta se convirtió en colonia británica, los daneses vendieron el fuerte a los británicos. Hasta que el puerto de Tema comenzó a operar hacia el oeste en 1962, Keta sirvió como un puerto de rada abierta.

... 1773 Kiel pasó a formar parte de Dinamarca, que cedió Noruega a Suecia por el Tratado de Kiel en 1814. La ciudad pasó a Prusia en 1866 junto con el resto de Schleswig-Holstein y se convirtió en la capital de esa provincia en 1917. Después de 1871 también se convirtió en una importante base naval ...

... acceso de Margarita I de Dinamarca al poder en 1387, se sentaron las bases para la unión política con Dinamarca. Adoptó a su sobrino nieto Erik de Pomerania (más tarde Erik VII), entonces de seis años, como su heredero, y en 1388 también fue aclamada reina de Suecia. El próximo año…

… Las reclamaciones y reconvenciones de Dinamarca, Suecia, el Sacro Imperio Romano Germánico, Prusia y Austria. La región ha tenido minorías danesas en áreas predominantemente alemanas y minorías alemanas rodeadas de daneses y, en consecuencia, su historia ha sido una de disputas fronterizas y de soberanía y, más recientemente, acomodaciones.

pregunta, Controversia del siglo XIX entre Dinamarca, Prusia y Austria sobre el estatus de Schleswig y Holstein. En ese momento, la población de Schleswig era danesa en la parte norte, alemana en el sur y mixta en las ciudades y el centro del norte. La población

... los ducados estaban en unión con Dinamarca Schleswig, sin embargo, tenía una gran población alemana, y Holstein era miembro de la Confederación Alemana.) Cuando el rey danés actuó precipitadamente, Bismarck se aseguró de que fueran Prusia y Austria en lugar de la Confederación Alemana las que representaba los intereses alemanes. Líderes liberales como Rudolf ...

… Años después, los reyes de Dinamarca y Noruega atacaron a Suecia en su nombre. Birger fue nuevamente reconocido rey de Suecia en una paz concluida en 1310 con Dinamarca y Noruega, pero se vio obligado a transferir la mitad del reino a sus hermanos como feudos. El territorio de Erik, junto con su ...

Animada por estas promesas, Dinamarca se embarcó en la política que condujo a la guerra entre Dinamarca y Prusia de 1864. El gobierno sueco, sin embargo, se negó de mala gana a cumplir la promesa del rey. Posteriormente, la unidad escandinava sufrió una derrota decisiva y dejó de ser la luz guía de la política exterior sueca.

Ese año Dinamarca reclamó a Santo Tomás, y en 1684 reclamó a San Juan.

Thomas fue ocupada por Dinamarca, que cinco años más tarde fundó allí una colonia para abastecer a la madre patria de azúcar, algodón, índigo y otros productos. Los esclavos de África se introdujeron por primera vez en Santo Tomás en 1673 para trabajar los campos de caña, pero el primer envío regular de esclavos lo hizo ...

Tratados

… (1660), tratado entre Suecia y Dinamarca-Noruega que concluyó una generación de guerras entre las dos potencias. Junto con el Tratado de Roskilde, el tratado de Copenhague fijó en gran medida las fronteras modernas de Dinamarca, Noruega y Suecia.

… Tratado que puso fin a las hostilidades entre Dinamarca y Suecia durante las Guerras Napoleónicas. Mediante el tratado, Dinamarca cedió Noruega a Suecia, poniendo así fin a la unión iniciada en 1380 y reduciendo aún más el estatus de Dinamarca como potencia báltica y europea. Con la adhesión de Noruega, Suecia fue parcialmente compensada por la pérdida ...

… La campaña se estancó, Carlos atacó audazmente a Dinamarca (1657), conquistando rápidamente la provincia de Jutlandia y amenazando a Sjælland. Por el Tratado de Roskilde (1658), Dinamarca cedió todas sus propiedades en el sur de Suecia, el condado de Trondheim en Noruega y la isla de Bornholm. Los suecos vieron el tratado como un ...

… El norte de Schleswig fue devuelto a Dinamarca. En el este, Polonia resucitó, se le dio la mayor parte de la antigua Prusia Occidental alemana y Poznań (Posen), se le dio un "corredor" al Mar Báltico (que separaba Prusia Oriental del resto de Alemania), y se le dio parte de la Alta Silesia después de un plebiscito. Gdańsk (Danzig) fue…

Segunda Guerra Mundial

… Los alemanes ocuparon Dinamarca el 9 de abril, enviando buques de tropas, cubiertos por aviones, al puerto de Copenhague y marchando sobre la frontera terrestre hacia Jutlandia. Esta ocupación era obviamente necesaria para la seguridad de sus comunicaciones con Noruega.

… Al ocupar ese país y Dinamarca en abril de 1940. Hitler se interesó personalmente por esta atrevida operación. A partir de ese momento, su intervención en el detalle de las operaciones militares fue aumentando progresivamente. El segundo fue la importante adopción por Hitler del plan del general Erich von Manstein para un ataque a través de ...

La Dinamarca ocupada por los alemanes rescató a la mayoría de sus propios judíos llevándolos a Suecia por mar en octubre de 1943. Esto fue posible en parte porque la presencia alemana en Dinamarca era relativamente pequeña. Además, mientras que el antisemitismo en la población general de muchos otros países llevó a la colaboración con ...

... La destitución por parte de los alemanes del gobierno legal danés en 1943 dio lugar a un consejo unificado de grupos de resistencia que pudo montar una interferencia considerable con la retirada de las divisiones alemanas de Noruega el invierno siguiente. Los comunistas dominaron el movimiento de resistencia en el norte de Francia (ocupada), aunque tanto allí como en ...


Por qué el 90 por ciento de los judíos daneses sobrevivieron al Holocausto

Un conductor de ambulancia danés se acurrucó sobre una guía telefónica de Copenhague, rodeando con un círculo los nombres judíos. Tan pronto como se enteró de la noticia de que todos los judíos de Dinamarca serían deportados por los nazis al día siguiente, supo que tenía que advertirles.

El hombre era solo uno de los cientos, quizás miles, de daneses normales que entraron en acción a fines de septiembre de 1943. Su objetivo era simple: ayudar a sus amigos y vecinos judíos. Pronto, los judíos salieron a escondidas de Copenhague y otras ciudades, se dirigieron hacia las costas danesas y se dirigieron a las abarrotadas bodegas de pequeños barcos de pesca.

Dinamarca estaba a punto de llevar a cabo una hazaña espectacular: el rescate de la gran mayoría de su población judía. A las pocas horas de enterarse de que los nazis tenían la intención de acabar con los judíos de Dinamarca y de la década de 1920, casi todos los judíos daneses se habían escondido. En cuestión de días, la mayoría de ellos había escapado de Dinamarca a la neutral Suecia. El rescate aparentemente milagroso de más del 90 por ciento de los judíos daneses ocurrió gracias a los daneses comunes, & # xA0, la mayoría de los cuales se negaron a aceptar el crédito por las vidas que salvaron & # xA0.

Soldados nazis marchando por Dinamarca el 9 de abril de 1940.

En abril de 1940, las fuerzas alemanas invadieron Dinamarca. No encontraron mucha resistencia. En lugar de sufrir una derrota inevitable al contraatacar, el gobierno danés negoció para aislar a Dinamarca de la ocupación. A cambio, los nazis acordaron ser indulgentes con el país, respetando su dominio y neutralidad. Sin embargo, en 1943, las tensiones habían llegado a un punto de ruptura.

Los trabajadores habían comenzado a sabotear el esfuerzo bélico y la resistencia danesa había intensificado sus esfuerzos para luchar contra los nazis. En respuesta, los nazis le dijeron al gobierno danés que instituyera un estricto toque de queda, prohibiera las reuniones públicas y castigara a los saboteadores con la muerte. El gobierno danés se negó, por lo que los nazis disolvieron el gobierno y establecieron la ley marcial.

Los nazis siempre habían sido una presencia imponente en Dinamarca, pero ahora dieron a conocer su presencia. Los judíos daneses estuvieron entre sus primeros objetivos. El Holocausto ya estaba en pleno apogeo en toda la Europa ocupada, y sin la protección del gobierno danés, que había hecho todo lo posible para proteger a los judíos de los nazis, la población judía de Dinamarca estaba en peligro.

Luego, a finales de septiembre de 1943, los nazis recibieron noticias de Berlín de que era hora de librar a Dinamarca de sus judíos. Como era típico de los nazis, planearon la redada para que coincidiera con una festividad judía importante y, en este caso, Rosh Hashaná, el Año Nuevo judío. Marcus Melchior, un rabino, se enteró del pogromo que se avecinaba y, en la sinagoga principal de Copenhague, interrumpió los servicios.

& # x201C No tenemos tiempo ahora para continuar con las oraciones, dijo Melchor. & # x201C Tenemos noticias de que este viernes por la noche, la noche entre el 1 y el 2 de octubre, la Gestapo vendrá y arrestará a todos los judíos daneses. & # x201D Melchor le dijo a la congregación que los nazis tenían los nombres y direcciones de todos los judíos en Dinamarca, y los instó a huir o esconderse.

A medida que la población judía de Dinamarca entró en pánico, también lo hicieron sus gentiles. Cientos de personas comenzaron espontáneamente a contarles a los judíos sobre la próxima acción y ayudarlos a esconderse. Fue, en palabras de la historiadora Leni Yahil, & # x201Ca muro viviente levantado por el pueblo danés en el transcurso de una noche & # x201D.

El pueblo danés no tenía planes preexistentes diseñados para ayudar a los judíos. Pero la cercana Suecia ofrecía un refugio obvio a quienes estaban a punto de ser deportados. Neutral y aún desocupado por los nazis, el país era un aliado feroz. También estuvo cerca & # x2014 en algunos casos, a poco más de tres millas de la costa danesa. Si los judíos pudieran cruzar, podrían solicitar asilo allí.

La cultura danesa ha sido marinera desde la época de los vikingos, por lo que había muchos barcos de pesca y otras embarcaciones para llevar a los judíos a Suecia. Pero los pescadores daneses temían perder sus medios de vida y ser castigados por los nazis si los atrapaban. En cambio, los grupos de resistencia que se formaron rápidamente para ayudar a los judíos lograron negociar tarifas estándar para los pasajeros judíos y luego reclutar voluntarios para recaudar el dinero para el pasaje. El precio medio del pasaje a Suecia cuesta hasta un tercio del salario anual de un trabajador.

& # x201C Entre los pescadores hubo algunos que explotaron la situación, así como es igualmente claro que hubo más que actuaron sin tener en cuenta el beneficio personal & # x201D, escribe el historiador Bo Lidegaard.

Un barco lleno de gente para escapar de los nazis en Dinamarca en 1943. Se utilizaron barcos para unos 7.000 judíos daneses que huyeron a un lugar seguro en la vecina Suecia.

El paso fue una prueba terrible. Los judíos se congregaban en pueblos de pescadores y luego se escondían en pequeñas embarcaciones, por lo general de 10 a 15 a la vez. Les dieron a sus hijos pastillas para dormir y sedantes para evitar que lloraran, y lucharon por mantener el control durante la travesía de una hora. Algunos barcos, como el Gerda III, fueron abordados por patrullas de la Gestapo. Otros navegaron con gasolina obtenida mediante un cuidadoso racionamiento en ciudades como Elsinore, donde el & # x201CElsinore Sewing Club & # x201D, una unidad de resistencia, ayudó a unos cientos de judíos a cruzar.

Los rescates no siempre fueron exitosos. En Gilleleje, un pequeño pueblo pesquero, cientos de refugiados fueron atendidos por lugareños. Pero cuando llegó la Gestapo, un colaborador traicionó a un grupo de judíos que se escondían en la iglesia del pueblo y en el ático. Fueron arrestados ochenta judíos. Otros nunca se enteraron de las próximas deportaciones o eran demasiado mayores o estaban incapacitados para buscar ayuda. Cerca de 500 judíos daneses fueron deportados al gueto de Theresienstadt.

Aún así, fue la acción más exitosa de su tipo durante el Holocausto. Unos 7.200 judíos daneses fueron transportados a Suecia, y de los 500 que fueron deportados al gueto de Theresienstadt, solo 51 no sobrevivieron al Holocausto.

El rescate pareció milagroso, pero algunos factores llevaron a su éxito. Werner Best, el alemán que había sido puesto a cargo de Dinamarca, aparentemente alertó a algunos judíos sobre la próxima acción y socavó sutilmente los intentos nazis & # x2019 de evitar que los daneses ayudaran a los judíos daneses. Y Dinamarca era uno de los únicos lugares de Europa que había integrado con éxito a su población judía. Aunque hubo antisemitismo en Dinamarca antes y después del Holocausto, la guerra de los nazis y # x2019 contra los judíos fue vista en gran medida como una guerra contra la propia Dinamarca.

Después de la guerra, la mayoría de los daneses se negaron a atribuirse el mérito de su trabajo de resistencia, que muchos habían realizado con nombres falsos. & # XA0 Personas ordinarias que nunca se consideraron parte de la Resistencia danesa transmitieron mensajes, recolectaron alimentos, dieron escondites o custodiaron las posesiones. de los que se fueron hasta que regresaron a casa de la guerra.

El rescate de los judíos de Dinamarca & # x2019s fue una hazaña extraordinaria & # x2014, una que no habría sido posible sin la gente común & # xA0.


Grandes eventos históricos que se vieron afectados significativamente por el clima: 3, el frío invierno de 1657-1658, el ejército sueco cruza las áreas marinas heladas de Dinamarca

En el verano de 1657, Dinamarca lanzó acciones hostiles contra Suecia. Carlos X, rey de Suecia, que en ese momento estaba en guerra en Polonia, marchó con su ejército a gran velocidad hacia Jutlandia, la parte más occidental de Dinamarca. La conquista de Jutlandia se completó en noviembre de 1657, pero en ausencia de una fuerza naval adecuada, Carlos X no pudo llevar su campaña a Zelanda, la isla en la que se encuentra Copenhague. Inesperadamente, el severo invierno de 1657-1658 acudió en su ayuda. En febrero de 1658, el Pequeño Cinturón (que separa Jutlandia de la isla de Fünen) y el Gran Cinturón (que separa Fünen de Zelanda) se congelaron por completo y, aparentemente, a una profundidad suficiente para que el ejército sueco pudiera cruzar el mar helado. áreas desde Jutlandia hasta Zelanda y obligan a los daneses a pedir la paz. El hielo también jugó un papel importante en la historia escandinava anterior.

Se citan algunos extractos de la literatura contemporánea (y diarios) que describen la dureza del invierno de 1657-1658 en otros países europeos. No solo se congelaron los ríos, incluidos los principales ríos y lagos, sino también las aguas costeras de Flandes y los Países Bajos, así como las zonas marítimas danesas. También se proporciona una estimación de la temperatura del aire durante el invierno de 1657-1658 en los Países Bajos.

1 La Parte 1, "Las invasiones mongoles de Japón", se publicó en el Boletín de noviembre de 1975 (56, 1167-1171) La segunda parte, "El año que condujo a la revolución de 1789 en Francia", se publicó en el Boletín de febrero de 1977 (58, 163–168).

En el verano de 1657, Dinamarca lanzó acciones hostiles contra Suecia. Carlos X, rey de Suecia, que en ese momento estaba en guerra en Polonia, marchó con su ejército a gran velocidad hacia Jutlandia, la parte más occidental de Dinamarca. La conquista de Jutlandia se completó en noviembre de 1657, pero en ausencia de una fuerza naval adecuada, Carlos X no pudo llevar su campaña a Zelanda, la isla en la que se encuentra Copenhague. Inesperadamente, el severo invierno de 1657-1658 acudió en su ayuda. En febrero de 1658, el Pequeño Cinturón (que separa Jutlandia de la isla de Fünen) y el Gran Cinturón (que separa Fünen de Zelanda) se congelaron por completo y, aparentemente, a una profundidad suficiente para que el ejército sueco pudiera cruzar el mar helado. áreas desde Jutlandia hasta Zelanda y obligan a los daneses a pedir la paz. El hielo también jugó un papel importante en la historia escandinava anterior.

Se citan algunos extractos de la literatura contemporánea (y diarios) que describen la dureza del invierno de 1657-1658 en otros países europeos. No solo se congelaron los ríos, incluidos los principales ríos y lagos, sino también las aguas costeras de Flandes y los Países Bajos, así como las zonas marítimas danesas. También se proporciona una estimación de la temperatura del aire durante el invierno de 1657-1658 en los Países Bajos.

1 La Parte 1, "Las invasiones mongoles de Japón", se publicó en el Boletín de noviembre de 1975 (56, 1167-1171) La segunda parte, "El año que condujo a la revolución de 1789 en Francia", se publicó en el Boletín de febrero de 1977 (58, 163–168).


Guerra sueco-danesa, 1657-58 - Historia

La mayoría de los libros de texto se refieren a dos series diferentes de eventos como la "Guerra de los Treinta Años". Uno ocurre en la primera mitad del siglo XVII y el otro a mediados del siglo XVIII. Debe estar seguro de no confundir estos dos eventos. A continuación se presenta un resumen de ambas guerras. Utilice esta página para ayudar a mantener claras las ideas y los eventos.

Las guerras de los treinta años 1618-1648

Los orígenes del conflicto

La Paz de Augsburgo de 1555 había traído una tregua temporal en el conflicto religioso en los estados alemanes. Este asentamiento había reconocido sólo a los luteranos y católicos romanos, pero el calvinismo posteriormente había logrado avances en varios estados. Los calvinistas comenzaron a exigir el reconocimiento de sus derechos. Sin embargo, la Guerra de los Treinta Años comenzó como resultado directo de un conflicto en el Reino de Bohemia gobernado por Habsburgo.

El período bohemio (1618-1625)

En 1617, la Dieta bohemia eligió a Fernando de Estiria rey de Bohemia. Fernando, miembro de la familia Habsburgo, se convirtió en emperador del Sacro Imperio Romano Germánico dos años más tarde, como Fernando II (r. 1619-1637). Fue un ferviente partidario de la causa católica.

La elección de Fernando alarmó a los calvinistas bohemios, que temían la pérdida de sus derechos religiosos. En mayo de 1618, comenzó la revuelta calvinista cuando los rebeldes arrojaron a dos miembros católicos del consejo real de Bohemia desde una ventana a unos veinte metros del suelo. Ambos concejales cayeron sobre un montón de estiércol y solo sufrieron heridas leves. Este incidente se conoció como la Defenestración de Praga.

El emperador Fernando II ganó el apoyo de Maximiliano I (1573-1651) de Baviera, el líder de la Liga Católica. Las tropas del Sacro Imperio Romano Germánico y Bavari al mando del Barón Tilly (1559-1632) invadieron Bohemia. Tilly obtuvo una victoria decisiva sobre las fuerzas de Fredreick V en la Batalla de la Montaña Blanca, cerca de Praga. Frederick huyó a Holanda.

El emperador Fernando II recuperó el trono de Bohemia, Maximiliano de Baviera adquirió el Palatinado. La fase bohemia de la Guerra de los Treinta Años terminó así con una victoria católica y de los Habsburgo.

El período danés (1625-1629)

El período danés del conflicto comenzó cuando el rey Christian IV (r. 1588-1648), el gobernante luterano de Dinamarca, apoyó a los protestantes en 1625 contra Fernando II.

El rey Christian también fue duque de Holstein y príncipe del Sacro Imperio Romano.

Ferdinand consiguió la ayuda de Albrecht von Wallenstein (1583-1634), quien levantó un ejército independiente de 50.000. Las fuerzas combinadas de Wallenstein y Tilly derrotaron a Christian en 1626 y luego ocuparon el ducado de Holstein.

Tomando el control de Praga, los rebeldes declararon depuesto a Fernando y eligieron un nuevo rey, Federico V (1596-1632), elector del Palatinado en Alemania occidental y calvinista. La Unión Protestante Alemana, encabezada por Federico, brindó alguna ayuda a los rebeldes de Bohemia.

El Tratado de Lübeck de 1629 restauró a Holstein a Christian IV, pero el rey danés se comprometió a no intervenir más en los asuntos alemanes. El período danés de la guerra, como el período bohemio, terminó así con una victoria católica y de los Habsburgo.

El período sueco (1630-1635)

Las victorias católicas alarmaron a los protestantes en casi todas partes. Las victorias del emperador pusieron en peligro la independencia de los príncipes alemanes, mientras que los Borbones franceses estaban preocupados por el crecimiento del poder de los Habsburgo.

El nuevo líder protestante se convirtió en el rey Gustavo Adolfo (r. 1611-1632) de Suecia. En el verano de 1630, los suecos se trasladaron a Alemania. Más adelante en el año, Francia y Suecia firmaron una alianza y Francia entró en la guerra contra los Habsburgo.

La Guerra de los Treinta Años había comenzado principalmente como un conflicto alemán por cuestiones religiosas. El conflicto se convirtió ahora en una guerra europea más amplia, que se libró principalmente por cuestiones políticas, ya que la Francia católica y la Suecia protestante unieron fuerzas contra los Habsburgo católicos.

Durante las primeras etapas del conflicto, los suecos obtuvieron varias victorias notables. Tilly, el comandante imperial, cayó en batalla en 1632.

El emperador Fernando II pidió a Wallenstein que formara un nuevo ejército. En noviembre de 1632, en la batalla de Lutzen, los suecos derrotaron a Wallenstein, pero Gustavus Adolphus murió en la lucha.

Cuando Wallenstein entró en negociaciones secretas con Suecia y Francia, fue asesinado unos días después. El ejército del emperador derrotó decisivamente a los suecos en Nordlingen, en el sur de Alemania.

Las muertes de Gustavus Adolphus y Wallenstein, junto con el agotamiento tanto del emperador del Sacro Imperio Romano Germánico como de los príncipes protestantes alemanes, pusieron fin al período sueco de la guerra. El Tratado de Praga de 1635 fortaleció en general a los Habsburgo y debilitó el poder de los príncipes alemanes.

El período francés (1635-1648)

El acuerdo alcanzado en el Tratado de Praga fue arruinado por la decisión francesa de intervenir directamente en la guerra. Cardinal Richelieu (1585-1642), the chief minister of King Louis XIII (r. 161

1643) of France wanted to weaken the power of the Hapsburgs and take the province of Alsace from the Holy Roman Empire. In addition, Richelieu was plotting against Spain and its Hapsburg king, Philip IV (r. 1621-1665).

Both in Germany and in the Franco-Spanish conflict, the fortunes of war fluctuated. For a time, the forces of the Holy Roman emperor, aided by King Maximilian of Bavaria and other Catholic princes, more than held their own against the Swedes and German Protestants. France's success against Spain, enabled the French to send larger forces into Germany. This helped tip the balance in favor of the emperor's foes.

Emperor Ferdinand II died in 1637 and was succeeded by his son, Ferdinand III (r. 1637-1657). Peace negotiations began in 1641, but made little progress until the death of Cardinal Richelieu in 1642 and the French occupation of Bavaria in 1646.

The Peace of Westphalia (1648)

The Peace of Westphalia of 1648 ended the Thirty Years' War. Sweden acquired western Pomerania, Eastern Pomerania was assigned to Brandenburg. France annexed part of Alsace and some nearby territory.

The settlement formally recognized the independence of the Dutch Republic and Switzerland and granted the German states the right to make treaties and alliances, thereby further weakening the authority of the Holy Roman emperor.

In religious affairs, the Peace of Westphalia expanded the Peace of Augsburg to include Calvinists, as well as Catholics and Lutherans.

The Peace of Westphalia ended the Holy Roman emperor's hope of restoring both his own power and the Catholic faith throughout the empire. The empire was now fragmented into a number of virtually independent states.

The end of the Thirty Years' War left Hapsburg Spain isolated.

The French war against Spain continued until 1659, when the Treaty of the Pyrenees awarded France part of the Spanish Netherlands and some territory in northern Spain. King Philip IV of Spain agreed to the marriage of his daughter Maria Theresa to King Louis XIV (r. 1643-1715) of France.

Together, the Peace of Westphalia and the Treaty of the Pyrenees established France as the predominant power on the European continent.

The Thirty Years' Wars 1733-1763

This conflict includes three wars:

1. The War of Polish Succession 1733-1739

2. The War of Austrian Succession 1740-1748

Known in America as King George's War

3. The Seven Years' War 1756-1763

Known in America as the French and Indian War

War of Polish Succession 1733-1739 was fought not in Poland but in Belgium, Lorraine, Lombardy, Naples and Sicily. The conflict began over Polish succession but ended in an attempt to partition Austria and ended with Treaty of Vienna 1736. The terms of this treaty included:

1. Augustus should be king of Poland

2. Austria should give up Naples and Sicily and Spanish Prince Don Carlos should be their king

3. Austria should have Duchy of Tuscany in Italy in return for which they would allow France to have the territory of Lorraine.

War of Austrian Succession began in 1740 when Frederick the Great invaded Silesia . The event was precipitated when King Charles VI of Austria died in October 1740 leaving no son to succeed him. Charles had gove to great lengths to assure that his throne would go to Maria Theresa , his daughter. But Bavaria disagreed. During the internal conflict which followed, Frederick took Silesia. Frederick allied himself with Bavaria and invited France and Spain to take what ever they wanted from Austria. England allied with Austria because they, traditionally, not like France.

Peace was finally made in 1745 with the Peace of Aix-la-Chapelle

1. Maria was recognized as ruler of Austria

2. Austria ceded Silesia to Frederick

3. Parma was ceded to Spain (from Austria)

4. Lombardy was ceded to Sardinia

5. all other conquered lands were restored to their pre-1740 condition.

The French and Indian War (in the Americas) or The Seven Years' War (in Europe)

On the American continent, the French fort, Duquesne, on the Upper Ohio River near modern Pittsburgh, was attacked by George Washington. Meanwhile in Europe the conflict revolved around an attempt to take as much of Prussia from Frederick as possible.

The conflilct ended with the Peace of Paris 1763 and the Treaty of Hubertsburg

1. Frederick was allowed to keep Silesia

This in spite of the fact that he had to fight against Austria, Russia and England

2. although thousands had died not a hamlet had changed hands in terms of territory.

3. This war determined the future of Prussia. Instead of being destroyed as it

could have been it was allowed to become one of the great powers of Europe.

1. France gave England all territories in New World east of the Mississippi but not New Orleans

2. West Indies islands were also given to England

3. France gave Spain as a compensation for Florida New Orleans and all French territory west of the Mississippi

4. In India the French east India company was permitted to keep 5 trading posts but was to keep out of native


Historic Arms: The Swedish Mausers in 6.5x55mm — the crown jewels of Europe

The latter part of the 19th Century was a busy time for firearms development. All of Europe was beginning to rearm and replace their outdated rifles with one nation after another playing a lethal game of keeping up with the Joneses. In less than two decades, the entire continent would be engulfed in a war unlike anyone had ever seen before and even the more remote European nations were not immune to this ramp-up

Fondo

In 1891 the Swedish-Norwegian Rifle Commission started working on a replacement for their obsolete Gevar m/1867 Remington Rolling Block. This gun had already been re-chambered from its original 12.7mm blackpowder round to 8x58R Danish Krag and the commission tested out a variety of cartridges and designs before choosing a 6.5mm (.264) diameter round. This was considered somewhat unusual at the time, even among countries who were leaning towards 7mm and 8mm diameter cartridges.

The new bullet was fit in a brass case that was 55mm in length and the commission made the decision very carefully, scrutinizing every angle of the case before coming upon a final design. Where Sweden and Norway differed was on their choice of rifle. Norway went with their native son and adopted a Krag-Jorgensen rifle chambered in the new round whereas Sweden, like so many other countries, went to see Paul Mauser and his new bolt action rifle design.

A Swedish soldier manning an anti aircraft machine gun is seen with a Karabin m/94 slung over his shoulder.

Development, production and variants

The Swedish half of the commission chose a rifle that was based on the Mauser 1895 action it had a one piece bolt, dual locking lugs and a straight bolt handle. It could also hold five rounds in the integral magazine, definitely an improvement over the single shot Gevar m/1867.

The first gun adopted was the short m/94 carbine in 1894, known as the Karabin m/94. Shorter even for its day than most other carbines, the m/94 had a 17.5 inch barrel with a full length stock that extended to the end of the barrel. The overall length of the Karabin m/94 was only 37 inches, shorter than a Winchester 94 carbine. The first rifles were actually not produced in Sweden but in Germany at the Oberndorf factory before the Swedish started making their own. The Karabin m/94 was made up until 1933, and of the 127,000 that were made, only 12,000 were produced outside of Sweden.

Only 2 years after the Karabin was developed, the Gevar m/96 infantry rifle debuted. Much longer than the Karabin with its 29-inch barrel, it had an overall length of 50 inches. Before Swedish production took over in 1900 after some delays, there were some 45,000 rifles produced in Germany. Nearly 500,000 m/96 rifles were made overall.

For the first four years of production, the m/96 rifles were made in Germany and after that in Sweden. (Photo: David LaPell)

By 1938 it was realized that the length of the m/96 rifles was too long and out of date for the tactics of the day, so some 55,000 of them were taken and had their barrels trimmed down to 23 inches. They are easily recognizable with their straight bolt handles and are known as Gevar 96/38 rifles. Later new m/38 rifles were produced, distinguished by turned down bolt handle.

Sweden also made a rare sniper variant from hand-selected m/96 rifles. These were fitted with Swedish made AGA 3x scopes and have a turned down bolt handle as well. Only 5,500 were ever made. Oddly enough except for ceremonial purposes, the sniper variants, known as the m/1941, were the last Swedish Mausers to be retired, having seen use by the Swedish Hemvarnet (Home Guard) until 1995.

History of the 6.5x55mm “Swede”

In the beginning, the round that was fed through these rifles, known today of course as the 6.5x55mm, was loaded by both Sweden and Norway and called the skarp patron m/94 projectil m/94. It featured a 156 grain long round nose bullet that had a muzzle velocity of 2,379 fps out of the 29-inch barrel of the Gevar m/96. Sweden replaced the round in 1941 with the skarp patron prickskytte m/41 which is the round we all commonly know today. It uses a 140 grain spitzer bullet and was a vast improvement at 2,625 fps from the same 29-inch barrel.

Factory ammunition for the 6.5 x 55mm is readily available like Winchester (left) or Remington (right). (Photo: David LaPell)

Servicio

All variants of the Swedish Mausers are probably the most well known Mausers to see the least amount of active combat — although some of them actually did from time to time. One case was in the hands of Swedish volunteers helping out the Finnish forces during the Winter War against the Soviet Army. Consequently, some 8,000 Swedish Mausers were left behind in Finland and taken up again by the Finnish forces against the Soviets during the Continuation War. It was these Finnish used Swedish guns that gave that country its first taste of the round that would become a favorite to this day for hunting reindeer and moose.

While Sweden remained neutral in both World Wars, during the German invasion of Norway, the Swedes supplied some rifles to Norwegian forces when they fled to that country, returning with these weapons after the German occupation of Norway ended. Swedish Mausers also found their way into the hands of the Danish resistance who were fighting the Germans in their home country. It was all of these leftover rifles after the war had ended that gave the Swedish Mauser and its 6.5x55mm round a second life as a hunting rifle in the far northern forests of Europe.

A Swedish Volunteer during the Winter War examines a knocked out Soviet tank, he is carrying a m/94 Karabin.

Viniendo a America

While big game hunters across Scandinavia were discovering that the same mild recoiling round that performed so well in combat did just as well on large game, for many years it was almost ignored here in the United States. Slowly it gained a following, even though other small caliber rounds like the .257 Roberts, .243 Winchester and the .25-06 were making serious inroads against bigger caliber rifles.

Occasionally a company would produce a commercial rifle in 6.5x55mm but it only seemed to last a short while and then it would be discontinued. Still the Swede remained popular with those who shot it, because of its ability to adapt to handloads and its long bullet which bestowed it with a fabled ballistic coefficient over ranges out to 200-300 yards. The North American hunter who gave the 6.5 Swedish Mauser a chance quickly found out that it worked very well on deer sized game and larger when kept within reason.

Swedish soldiers on bicycles are seen with m/96 rifles slung.

To this day sadly, American rifle makers tend to ignore the 6.5x55mm now intent on focusing on the new 6.5 Creedmoor despite the fact that they are very close when it comes to performance. Still, guns are being produced by Howa, Tikka, CZ, and Sako. Factory ammunition is also readily available from Hornady, Remington and Winchester in loads from 120 up to 160 grains and of course, handloading for the 6.5 Swede is pretty straightforward (although if you are using a surplus military rifle, take care to keep the pressures within the safe limits).

Rendimiento

It is with one with those many surplus rifles that I found out the joy of shooting not only the Swedish Mauser but the 6.5x55mm round. My first was years ago when I found an original m/96 rifle that was well worn but shot well. I traded it off at one time because I wanted something a little more practical to shoot and hunt with, but I was always looking for another. Several months ago I got my chance when I found a German-made 1900 Swedish Mauser m/96.

All the numbers matched, though at one time the barrel had been cut back a couple of inches, supposedly because it had a bad bore. The original front sight had been replaced by something that did not fit at all with the gun, so I had the barrel cut back again (seeing as there is no collector value) to an even 20 inches. I also had the forearm cut even with the handguard so I could keep the sling swivel and it gave the rifle a cleaner look. I also put on a different front sight with a new ramp and a Skinner front sight blade which also I think gives it a clean look and works well with the original ladder rear sight.

What I found with the 6.5x55mm Swede in any form is that even with the metal military style buttplate, it doesn’t punish you like if you were shooting something like an 8mm Mauser or 7.62x54mm round. This is impressive, especially since this gun is now fairly light after all that cutting and is the same overall length as a new Marlin 336 carbine.

I have experimented with handloads but I have found it shoots factory ammunition quite well. My last time to the range I got a three shot group of 1.5 inches from the 50 yard line with Remington 140 grain rounds — not bad with a gun that is 117-years old, supposedly had a bad bore at one time and using open sights. A gun like this would make a perfect Scout rifle project since, like all the military Swedish Mausers, it can be fed through a five round stripper clip which are very common and plentiful. Not to mention you can carry a fair amount of 6.5×55 ammo on hand without it getting too heavy or cumbersome.

All of the Swedish Mausers were capable of using five round stripped clips. (Photo: David LaPell)

Getting one

As far as cheap hunting rifle, you can find all original m/96 or m/38 Swedish mausers for $400-$500 depending on rarity and condition. An original m/94 Karabin is much more but sporterized guns often go for next to nothing, certainly less than most new bolt action rifles.

Conclusión

The Swedish Mauser and the 6.5×55 round have both survived for well over 100 years. They developed a following even though they never saw a great deal of military service in any wars. No, they never became war prizes brought home by American solders after either World War, yet their popularity spread by experience and word of mouth. Hunters in Europe started with them first and they started to trickle into this country. Later that turned into a deluge. The 6.5 Swede left the confines of military surplus and is mainstream even though it might not be as highly regarded as it should be. Still, there is no denying that it is the best of all the Mauser rounds to come out of Europe.


A brief history of Sweden’s breathtaking capital city: Stockholm

A visit to Stockholm today will reveal a cosmopolitan city that is built on a series of islands.

The waterways have been uniquely melded into the everyday lives of the Swedes who live there, with a city connected by bridges, quaint little alleyways and bustling bike paths.

It’s renowned for its stunning architecture, and the way the traditional meets the modern.

But back in 1252 it was just a town, built by the Swedish ruler Birger Jarl. Although it didn’t officially become Sweden’s capital city until 1436, it was a thriving hub, especially with the trading partnership set up with German merchants who traded and settled in the city.

A notable time in Stockholm’s history were the years of the Kalmar Union, a period when the kingdoms of Sweden, Norway and Denmark united under one royal rule. As is the result in times of power, corruption and inequality, this was ultimately not a happy union for Sweden.

They were turbulent times and Stockholm saw much conflict and bloodshed, such as the mass execution of Swedish nobles, people and clergy by the Danish King Christian II. This would go down in history as the Stockholm Bloodbath.

After further fighting and rebellion from Sweden, the union was dissolved in 1523 and the reign of the Vasa kings began.

If you visit Stockholm and want to explore the original parts of the city, you’d best find your way to Gamla Stan (Old Town), which officially includes Stads Island, Helgeands Island and Riddar Island. Many buildings here are from the Middle Ages and it gives you a chance to take a walk through Swedish history, as everything has been so carefully preserved.

Another reason why Stockholm has been fortunate enough to retain much of its rich heritage could be the neutrality of Sweden during the World Wars, keeping it safe from warfare.


The King who stood up to the Nazis: Haakon VII of Norway

At the start April 1940, the Kingdom of Norway was a neutral country as Europe descended into the Se c ond World War. War had been declared in September 1939 by the United Kingdom and France against Germany after the latter invaded Poland and refused to withdraw. War had broken out in the east but not so much in the west. This was the so-called ‘phony war.’ The British had decided to start placing mines in Norwegian waters to halt potential Nazi expansion. In April 1940, Nazi Germany sent military forces into both Denmark and Norway. Denmark surrendered without a fight. Norway was an altogether different story. Though Norway was (and still is) a parliamentary democracy, the Norwegian monarchy has always had symbolic power. This was, perhaps, never more true that in the mid-twentieth century.

The figurehead king who became a symbol of Norwegian liberty was not someone born to the role. He was born to the Danish royal family and originally known as Prince Carl of Denmark. Son of King Frederick VII of Denmark (r.1906–1912), he was the younger brother of the crown prince. Norway, at this time, was an autonomous kingdom in a personal union with the Kingdom of Sweden (known as Sweden-Norway). The king of Sweden was also the king of Norway. This arrangement ended in 1905 with a referendum in which the Norwegian people voted overwhelmingly for dissolving the political union with Sweden. That same year, the Norwegian people voted overwhelmingly for a constitutional monarchy rather than a republic. Prince Carl was invited to become king of Norway. He did so, taking the name Haakon VII.

Norway kept its 1814 constitution intact and King Haakon VII became king in November 1905. Haakon VII was formally crowned in an elaborate coronation ceremony the following year. This was the last such ceremony for any Norwegian monarch as the requirement for a formal coronation with the monarch in regalia was abolished a couple years later. After Haakon VII, monarch have had simpler ceremonies to celebrate their accession.

King Haakon VII reigned from 1905 to 1957, the first independent king of Norway in centuries. All of this makes King Haakon VII notable for Norwegians, a strong national symbol. Events in the latter part of his reign would test his character and reveal what a leader he was. Though his power was almost entirely symbolic, the life and reign of King Haakon VII shows what an ideal leaders does in a time of national emergency. In short, King Haakon VII was the ideal constitutional monarch and ideal head of state.

Back to April 1940 — Norway, being a country rich in iron, was a key target for the Nazis. The Nazi Government leaders hoped to faced no real resistance, extract resources, and install favorable governments. On 9 April 1940, the Germans sent military forces into both Norway and Denmark. The German invasion of Denmark lasted less than six hours. The Danish government capitulated in exchange for retaining independence and not having the Luftwaffe bomb Copenhagen. In contrast to Denmark, the Norwegians did not capitulate. It was Hitler’s desire to have a Nazi-friendly government in Norway under Vidkun Quisling, something the Norwegian people were not in favor of.

In the Battle of Drøbak Sound (depicted in the movie The King’s Choice), the Norwegians temporarily halted a German advance into Norway. Though this campaign did not stop the German advance (the Germans increased their military presence as they sought to gain control of the country), it did buy enough time for King Haakon VII and the Norwegian government to get out of Oslo. Later on, King Haakon VII met with a German diplomat who tried to pressure the king to accept Quisling as prime minister. This failed. King Haakon VII, arguing that Quisling was deeply unpopular and not the choice of a free people, threatened to abdicate rather than recognize a Quisling-led government. The Germans retaliated with bombing campaigns. King Haakon VII ultimately evacuated the country with government leaders, forming a Norwegian government in exile. During this time King Haakon VII made speeches to his people through the BBC radio service.

The Nazi-installed government in Oslo declared Haakon VII deposed, after the king refused their request that he abdicate. From 1940–1944, wearing images of the king’s monogram became a form of resistance against the fascist government. King Haakon VII in June 1945, greeted by cheering crowds. The Nazi threat was over and the country free once again. King Haakon VII would reign for another twelve years. He reigned over his people from the time of dissolution with Norway in 1905 through the dark years of the Second World War and proved to be one of the best national leaders of the first half of the twentieth century.


Into the Darkness review – a Danish family at war as the Nazis roll in

V eteran film-maker Anders Refn has had top-billing as a director on a few films that aren’t terribly well known beyond his native Denmark. His reputation is mostly built on his long service as an editor with a very impressive filmography, having cut such films as Breaking the Waves and Antichrist for Lars Von Trier, as well as Sally Potter’s Ginger & Rosa. He also happens to be the father of a more famous film-maker, the flamboyantly talented Nicolas Winding Refn (The Neon Demon, Drive). But judging by Into the Darkness, a historical drama directed and co-written by the elder Refn, father and son couldn’t have more different sensibilities.

Not that this second world war-set family saga is at all bad it’s just very conventional, and feels like it might have been originally conceived as a multi-part drama for television. At its best, the film’s soapy immersion in local history recalls the German epic TV show Heimat. At its worst, it’s a little dry and thumpingly didactic as the various members of the haut-bourgeois Skov family experience the consequences of their moral choices played out as war rages on, even in their relatively quiet corner of occupied Denmark.

Patriarch Karl (the great Jesper Christensen) runs a factory that is doing well enough to keep his alcoholic wife, Eva (Bodil Jørgensen), in pretty frocks and nice tableware while their numerous children have pretty much everything they want. But once the Nazis roll into town, the family is fractured along ideological lines, making for some very awkward Christmas Eves. Ne’er-do-well eldest Aksel (Mads Reuther) finds himself more sympathetic to anti-Nazi leftists: at first because of his friendship with the housekeeper’s son (Cyron Melville) and later because he fancies a pretty Bolshevik (Kathrine Thorborg Johansen). Meanwhile, another son (Gustav Dyekjær Giese) joins the Danish army and fights side by side with the Germans, and naive daughter Helene (Sara Viktoria Bjerregaard) is smitten with a dashing German U-boat officer, much to the disgust of her mother. Assorted Jewish friends are carted off and killed, leaving various members of the family questioning their choices.

If you have 152 minutes to sink into this morass of moral complexity and finely observed period detail, then it may well be worth it, although the ending is bizarrely, perplexingly abrupt. Perhaps there will be a follow-up feature.


Ver el vídeo: Evento del Círculo de 143 hombres en Suecia