Los perros de Nimrud

Los perros de Nimrud

En 612 a. C., el Imperio neoasirio cayó ante las fuerzas invasoras de babilonios, persas, medos y escitas. El imperio se había expandido en todas direcciones desde el reinado de Adad Nirari II (c. 912-891 a. C.) y se hizo más poderoso bajo grandes reyes como Tiglat Pileser III (745-727 a. C.), Salmanasar V (727-722 a. C.) , Sargón II (722-705 a. C.), Senaquerib (705-681 a. C.) y Esarhaddon (681-669 a. C.) hasta que, en la época de Ashurbanipal (668-627 a. C.), había crecido demasiado para gestionarlo de forma eficaz. Ashurbanipal fue el último de los reyes asirios que tenía el poder personal y la habilidad para administrar un imperio, y después de su muerte, los estados vasallos reconocieron su oportunidad de liberarse. Las muchas regiones que se habían mantenido tan fuertemente bajo el control asirio se apoderaron de la debilidad del imperio en fractura y, uniéndose, marcharon para destruirlo.

Todas las grandes ciudades asirias, muchas de las cuales habían resistido durante milenios, fueron saqueadas y sus tesoros llevados, destruidos o descartados en varios sitios. Los asirios habían tenido la región bajo un control tan fuerte que, una vez que se aflojó, los antiguos estados-sujetos no conocieron ninguna restricción para desahogar sus frustraciones y buscar venganza por las injusticias del pasado. Grandes ciudades como Nínive, Kalhu y Ashur fueron saqueadas, y Nínive fue tan completamente destruida que las generaciones futuras ni siquiera pudieron decir dónde había estado.

Excavaciones y descubrimiento

En Kalhu, sitio de una de las antiguas capitales del imperio, las arenas de Mesopotamia cubrieron gradualmente las ruinas, y la ciudad probablemente habría sido olvidada si no fuera por la mención prominente de ciudades mesopotámicas como Babilonia y Nínive en la Biblia. En el siglo XIX EC, exploradores europeos, en busca de evidencia histórica de narrativas bíblicas, descendieron sobre Mesopotamia y recuperaron estas ciudades perdidas. Entre ellos se encontraba Austen Henry Layard (1817-1894 EC), quien fue el primero en excavar sistemáticamente Kalhu, posteriormente conocido como Nimrud.

Layard y los demás fueron patrocinados por organizaciones y museos europeos que esperaban que sus esfuerzos descubrieran evidencia física que probara la exactitud histórica de la Biblia, específicamente los libros del Antiguo Testamento. Sin embargo, estas expediciones tuvieron un efecto completamente diferente al que se pretendía. Antes de mediados del siglo XIX EC, la Biblia se consideraba el libro más antiguo del mundo y se pensaba que las narraciones eran obras originales; los arqueólogos descubrieron que, contrariamente a esta creencia, Mesopotamia había creado narrativas del Gran Diluvio y la Caída del Hombre siglos antes de que se escribiera cualquiera de los libros bíblicos.

Estos descubrimientos aumentaron el interés europeo en la región y se enviaron más arqueólogos y académicos. Cuando Layard comenzó su trabajo en Kalhu, ni siquiera sabía qué ciudad estaba excavando. Creía haber descubierto Nínive y, de hecho, publicó su libro más vendido sobre la excavación, Nínive y sus restos, en 1849 EC, todavía confiado en sus conclusiones. Su libro fue tan popular y los artefactos que descubrió tan intrigantes que rápidamente se financiaron otras expediciones a la región. El trabajo posterior en la región estableció que las ruinas que Layard había descubierto no eran las de Nínive, sino las de Kalhu, que los eruditos de la época asociaron con la Nimrud bíblica, el nombre por el que se conoce al sitio desde entonces.

Los marfiles de Nimrud

El trabajo de Layard fue continuado por William K. Loftus (1820-1858 CE), quien descubrió los famosos marfiles de Nimrud (también conocidos como los marfiles de Loftus). Estas increíbles obras de arte habían sido arrojadas a un pozo por las fuerzas invasoras y perfectamente conservadas por el barro y la tierra que las cubría. La historiadora y curadora Joan Lines del Metropolitan Museum of Art describe estas piezas:

¿Historia de amor?

Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico.

Los objetos más llamativos de Nimrud son los marfiles: cabezas exquisitamente talladas que alguna vez debieron haber ornamentado muebles en los palacios reales; cajas con incrustaciones de oro y decoradas con procesiones de pequeñas figuras; placas decorativas; pequeños animales delicadamente tallados. (234)

El descubrimiento de los marfiles sugirió que podría haber hallazgos aún mayores enterrados en los antiguos pozos, criptas y edificios en ruinas de las ciudades y se financiaron más expediciones a Mesopotamia. Durante el resto del siglo XIX y hasta el siglo XX EC, arqueólogos de todo el mundo trabajaron en los sitios de la región, descubriendo las ciudades antiguas y recuperando artefactos de las arenas.

En 1951-1952 EC, el arqueólogo (y esposo de la escritora de misterio Agatha Christie) Max Mallowan (1904-1978 EC) llegó a Nimrud y descubrió incluso más marfiles que Loftus. Los descubrimientos de Mallowan, de hecho, se encuentran entre los más reconocibles de las exhibiciones y fotografías de los museos. Los marfiles se citan habitualmente, naturalmente, como el mayor hallazgo de Mallowan en Nimrud, pero un descubrimiento menos conocido es de igual importancia: los perros de Nimrud.

Perros y Magia

Los perros ocuparon un lugar destacado en la vida cotidiana de los mesopotámicos. El historiador Wolfram Von Soden señala esto, escribiendo:

El perro (nombre sumerio, ur-gi; nombre semítico, Kalbu) fue uno de los primeros animales domésticos y sirvió principalmente para proteger rebaños y viviendas contra enemigos. A pesar de que los perros deambulaban libremente por las ciudades, el perro en el antiguo Oriente estaba en todo momento atado por lo general a un solo amo y él lo cuidaba. (91)

Los perros se mantenían como mascotas, pero también como protectores y, a menudo, se representaban en compañía de deidades. Inanna (más tarde Ishtar), una de las diosas más populares de la historia de Mesopotamia, fue representada con frecuencia con sus perros, y Gula, diosa de la curación, estaba estrechamente asociada con los perros debido al efecto curativo de su saliva. La gente notó que cuando un perro resultaba herido, se lamía para curarse; la saliva del perro se consideraba una sustancia medicinal importante y el perro un regalo de los dioses. El perro, de hecho, se convirtió en un símbolo de Gula desde el Antiguo Período Babilónico (c. 2000-1600 a. C.) en adelante.

Las estatuillas de perros no representaban a las mascotas queridas, sino a la protección divina. Fueron creados para mantener a salvo a las personas a las que uno cuida.

Sin embargo, el perro como protector era tan importante como su función de sanador. Durante la época del reinado de Hammurabi (1792-1750 a. C.), las figurillas de perros se fundían regularmente en arcilla o bronce y se colocaban debajo de los umbrales como entidades protectoras. El erudito EA Wallis Budge, escribiendo sobre los descubrimientos en la ciudad de Kish, señala cómo "en una habitación se encontraron dos figuras de arcilla de Papsukhal, mensajero de los dioses, y tres figuras de perros: los nombres de dos de los perros están inscritos en ellos, a saber, 'Mordedor de su enemigo' y 'Consumidor de su vida' "(209). Después de una ceremonia de 'despertar' su espíritu, estos perros fueron colocados en edificios para defenderse de fuerzas sobrenaturales. Joan Lines describe con más detalle el propósito de estas figuras:

Tales figurillas, hechas de arcilla o bronce, eran símbolos de Gula-Ninkarrak, diosa de la curación y defensora de los hogares. Fueron enterrados debajo del piso, generalmente debajo de la puerta, para ahuyentar a los espíritus malignos y demonios, y durante la ceremonia se recitó un encantamiento llamado "Perros Feroces". Muchas de las efigies de perros tenían inscritos sus nombres. (242-243)

Estas estatuillas de perros son importantes para comprender el concepto mesopotámico de magia y protección mágica. Los mesopotámicos creían que las personas colaboraban con los dioses para mantener el orden contra las fuerzas del caos. Se ocuparon de las tareas para las que los dioses no tenían tiempo. A cambio, los dioses les dieron todo lo que necesitaban en la vida. Sin embargo, había muchos dioses en el panteón mesopotámico, y aunque uno pudiera referirse a una persona solo como lo mejor, otro podría haberse ofendido por sus pensamientos o acciones. Además, había fantasmas, espíritus malignos y demonios a tener en cuenta. Los mesopotámicos, por lo tanto, desarrollaron hechizos, amuletos, hechizos y rituales de protección, y entre estos estaban las estatuillas de perros.

Los mesopotámicos creían que sus acciones, por pequeñas que fueran, eran reconocidas y recompensadas o castigadas por los dioses y lo que hacían en la tierra importaba en los cielos. La creación de las estatuillas de perros se basó en el poder protector del espíritu del perro como una entidad eterna y poderosa y, a través de los rituales observados en su creación, las figuras fueron imbuidas de este poder. La erudita Carolyn Nakamura comenta sobre esto:

A través de esta producción de figurillas, los rituales apotropaicos neoasirios [que evitan el mal] trazan relaciones complejas, e incluso desorientadoras, entre humanos, deidades y varios seres sobrenaturales en el espacio y el tiempo ... la creación de poderosos seres sobrenaturales en arcilla diminuta la forma imita la creación divina del ser a partir de arcilla primordial. (33)

Así como los dioses habían creado a la humanidad, los humanos ahora podían crear sus propios ayudantes. Una vez creados, los perros realizaban su importante función de protección junto con otros artefactos mágicos. En Nimrud, Mallowan descubrió cajas mágicas en las habitaciones de las casas que también servían para proteger a los habitantes. Las cajas se colocarían en las cuatro esquinas de una habitación y, a menudo, en los cuatro puntos donde habría descansado una cama, y ​​se tallaron con amuletos para proteger contra los espíritus malignos y los demonios. Los perros, enterrados debajo de las entradas a la casa, eran la primera línea de defensa contra peligros sobrenaturales y las cajas amuletas dentro de la casa proporcionaban un grado adicional de comodidad y seguridad.

Los perros de Nimrud

Los rituales que rodean a las figurillas de perros se ejemplifican con la ubicación de un conjunto de cinco de estas figuras descubiertas por Layard en el siglo XIX EC en Nínive. Todos estos se encontraron debajo de una puerta del Palacio Norte, y esto está de acuerdo con la práctica descrita anteriormente. Para garantizar la máxima protección, se recomendó que uno enterrara dos juegos de cinco de esas figuras a cada lado de una puerta o debajo de la entrada.

En Nimrud, Mallowan encontró las estatuillas de perros en un pozo en la esquina de una habitación del Northwest Palace. El descubrimiento es descrito por la erudita Ruth A. Horry:

El equipo de Mallowan se encontró con un pozo profundo en la esquina de la habitación NN que estaba lleno de lodo que Mallowan describió como "la consistencia del yeso de París". No había bombas eléctricas disponibles para excavar el pozo, por lo que los obreros tuvieron que sacar el agua y el lodo a mano, ayudados únicamente por el equipo de cabrestante de alta resistencia prestado de la Iraq Petroleum Company. Era un trabajo difícil y peligroso ya que el fondo del pozo se llenaba repetidamente de agua ... [sin embargo] el lodo había proporcionado las condiciones ideales para preservar materiales que de otro modo se habrían descompuesto, como fragmentos de cuerdas asirias y equipos de pozos de madera que se habían caído accidentalmente pulg. (1-2)

Entre estos otros objetos estaban los que habían sido arrojados intencionalmente al pozo durante el saqueo de la ciudad, y se incluyeron en ellos los marfiles y la estatuilla del perro. Mallowan interpretó estas piezas como desechadas durante la destrucción de Nimrud, en lugar de simplemente arrojadas al pozo por sus dueños, basándose en otros artículos, como arneses de caballos extranjeros, que se encontraron con ellos.

Cinco de las figuras de perros eran claramente caninos y algunas tenían sus nombres inscritos en ellas (al igual que las encontradas en Nínive), pero la sexta no tenía nombre y, además, se parecía más a un gato. Sin embargo, el gato nunca se consideró una entidad protectora en Mesopotamia, y los gatos no están representados por amuletos o estatuas. Horry escribe:

Los presagios retratan [a los gatos] como animales salvajes, en el mejor de los casos indomables, que entraban y salían de las casas a voluntad. Los humanos y los gatos vivían uno alrededor del otro pero no se involucraban directamente ... en otras palabras, los habitantes de Kalhu, incluso el rey en su palacio, no podían confiar en los gatos para proteger un edificio, ya fuera de ratones o de fuerzas más sobrenaturales. (2-3)

Mallowan tuvo dificultades para interpretar la pieza por esta razón: aunque parecía un gato, no había ningún precedente para las figuras de gatos o para los gatos representados en imágenes amuletas. En sus informes iniciales, cita el descubrimiento de cinco estatuillas de perros y otra que tenía "carácter felino" (Horry, 5). La preponderancia de la evidencia, sin embargo, argumentó en contra de interpretar la figura como un gato, y Mallowan más tarde parece haber creído que era un perro con una "apariencia felina" (Horry, 5). Mallowan entregó sus hallazgos a las autoridades iraquíes y, de acuerdo con su contrato, algunos fueron al Museo Iraquí y otros a otras instituciones. La figura del 'gato' fue reinterpretada por los eruditos británicos en Cambridge como un gato y permaneció así hasta 2013 EC cuando las figuras se estudiaron como un grupo y se reconoció que la figura del gato era otro perro.

Los perros de hoy y su importancia

Las figuras de perros que se encuentran en Nínive se encuentran hoy en el Museo Británico, mientras que los Perros de Nimrud se pueden encontrar en los museos de Bagdad, Irak; Cambridge, Inglaterra; Nueva York, Estados Unidos y Melbourne, Australia. Las figuras del Museo de Irak se dejaron intactas en el saqueo de 2003 EC y siguen siendo parte de la colección permanente.

Los visitantes de estos museos se maravillan con razón con las exhibiciones de arte mesopotámico, como los famosos marfiles de Nimrud, pero a menudo pasan por alto las figurillas de perros. Incluso en aquellas exhibiciones donde se cuenta su historia, la atención se centra principalmente en su descubrimiento con solo una breve mención de lo que significaron para las personas que las crearon. A menudo, al parecer, los visitantes interpretan a los perros pequeños como representaciones de mascotas antiguas. Sin embargo, las estatuillas de perros no representaban a las mascotas queridas, sino a la protección divina. Fueron creados para mantener a salvo a las personas a las que uno cuida. Hace siglos, la gente creaba las figuras de los perros, les daba vida a través del ritual y las enterraba debajo de la puerta para su tranquilidad.

De la misma manera, una persona que viva hoy en día podría instalar un sistema de seguridad en el hogar, asegurarse de que las puertas y las cerraduras estén seguras, tal vez incluso colgar un símbolo religioso o un talismán totémico cerca de la puerta. Los perros Nimrud son artefactos importantes porque son muy personales. Nakamura comenta sobre su creación y uso, señalando cómo "un idioma de protección surge en la promulgación material de la memoria" (33). La "puesta en acto de la memoria" en el pasado tenía que ver con el despertar del espíritu del perro en la figurilla. Hoy, sin embargo, los Perros Nimrud evocan el espíritu del pasado y la memoria de quienes crearon las figuras para protegerse a sí mismos y a sus seres queridos de cualquier daño.


XKV8R: El blog (retirado) de Robert R. Cargill, Ph.D.

La Sociedad de Arqueología Bíblica se complace en anunciar la publicación de los siguientes artículos en la edición de mayo / junio de 2019 de Revisión de arqueología bíblica (BAR) Volumen 45, Número 3:

"Dentro de la sinagoga Huqoq"
Por Jodi Magness, Shua Kisilevitz, Matthew Gray, Dennis Mizzi, Karen Britt y Ra‘anan Boustan
Temporada tras temporada, los arqueólogos han descubierto impresionantes mosaicos en la sinagoga de Huqoq en Galilea. Desde escenas bíblicas hasta el primer episodio histórico encontrado en una sinagoga, los temas de los mosaicos nunca dejan de sorprender y sorprender. Únase a nosotros en un recorrido por la sinagoga de Huqoq, ¡con sus vívidos mosaicos y mucho más!

"Influencias artísticas en los mosaicos de la sinagoga: poner la sinagoga Huqoq en contexto"
Por Karen Britt y Ra‘anan Boustan
¿Cómo se comparan los mosaicos de la sinagoga de Huqoq con los mosaicos de otras sinagogas romanas tardías en Galilea y en todo el mundo mediterráneo? Sus similitudes y diferencias revelan tendencias culturales y artísticas de este período.

"De mascotas a médicos: perros en el mundo bíblico"
Por Justin David Strong
¿Qué papel jugaron los perros en el mundo bíblico? Un estudio de las representaciones de los perros en las antiguas culturas del Cercano Oriente y el Mediterráneo muestra que, lejos de ser percibidos como "inmundos", los perros servían como compañeros, perros guardianes, perros pastores, cazadores y, sorprendentemente, médicos. Estos diversos roles informan nuestra comprensión de la famosa parábola del hombre rico y Lázaro (Lucas 16: 19–31).

"¿Quiénes eran los asirios?"
Por Christopher B. Hays
Los asirios a los que se hace referencia en la Biblia hebrea eran una fuerza poderosa que ejerció poder sobre gran parte del Cercano Oriente, incluidos Israel y Judá, entre los siglos IX y VII a. De la E.C. Conozca sus comienzos más de un milenio antes de que aparecieran en la Biblia y cómo expandieron su imperio desde Urartu a Egipto.

PRIMERA PERSONA
"¿Quién es dueño de la historia?"
Por Robert R. Cargill

ESQUINA CLÁSICA
"Comprobación de bibliotecas romanas"
Por Christina Triantafillou

VISTAS BÍBLICAS
"Paul, la niña pitón y la trata de personas"
Por John Byron

VISTAS ARQUEOLÓGICAS
"Herodes el gran jardinero"
Por Kathryn L. Gleason

OPINIONES
"El cuidadoso diálogo entre arqueología y la Biblia"
La Biblia y la arqueología por Matthieu Richelle
Revisado por Eric H. Cline


El Obelisco Negro de Salmanasar III

Este monumento de piedra de dos metros de altura está inscrito con palabras e imágenes que celebran los éxitos militares del rey Salmanasar III. Después de su descubrimiento en 1846, el Obelisco rápidamente se hizo famoso por contener la representación más antigua de un rey de Israel & # 160PGP & # 160. Ahora se exhibe en muchos museos de todo el mundo, incluido el Museo Británico & # 160TT & # 160 en Londres.


El 'servicio de cena' del gobernador de la ciudad

Imagen 3 : Alijo de cerámica de alta calidad que se encuentra en un pedestal de ladrillos de barro en la Sala S del Palacio del Gobernador. Ver imagen grande. Foto: BSAI / BISI.

En 1950-51 se descubrieron vasijas de excelente calidad, similares a las del Palacio Noroeste, en la residencia del gobernador de la ciudad de Nimrud (3). Los excavadores de BSAI descubrieron una mesa de adobe en la Sala S, cubierta con alrededor de 100 platos de cerámica de alta calidad, copas de vino, botellas y copas (Imagen 3). El vaso de precipitados D 1953.16 de MAA forma parte de este grupo. Las vasijas fueron enterradas cuando el edificio fue saqueado por los invasores en el 612 a. C.

Mallowan apodó imaginativamente a esta colección de vasijas recién descubierta el "servicio de cena del gobernador":

"La última fase en la vida del palacio fue ilustrada por un descubrimiento dramático. Se trataba de una mesa de adobe en una de las habitaciones. Que contenía un conjunto de casi un centenar de vasijas palaciegas bellamente hechas. Servicio de cena: platos y copas de vino, copas y otros recipientes yacían amontonados en un gran pedestal de adobe enterrado bajo los escombros de las paredes derrumbadas ". (4)

En otros lugares de la residencia del gobernador se encontraron otros ejemplos de cerámica asiria de excelente calidad del siglo VII a. C. La vajilla de palacio con hoyuelos & # 160TT & # 160 se llama así debido a los distintivos hoyuelos alrededor de la base, que fueron hechos por las yemas de los dedos del alfarero pellizcando la arcilla húmeda durante la producción. También de la residencia del gobernador se encuentra el vaso de precipitados de cerámica del palacio de MAA D 1953.12, que se encuentra en la Sala Y. La ubicación exacta del hallazgo o el punto de hallazgo & # 160TT & # 160 se escribió con tinta en este objeto mientras aún se encontraba en el sitio de campo en Nimrud (Imagen 4).

Imagen 4 : 'ND 49 PAL Rm Y en relleno sobre el piso 1': uno de los miembros del equipo de excavación escribió el punto de hallazgo en el vaso de precipitados MAA D 1953.12 del palacio mientras aún estaba en Nimrud. La abreviatura '49 PAL 'significa el Palacio del Gobernador, que inicialmente fue designado como el "edificio de 1949" por los excavadores (5). Este vaso de precipitados se encontró en la Sala Y, en la capa de relleno sobre el nivel del primer piso encontrado. Ver imagen grande.


El canal de arqueología

Un cineasta relata la notable historia de la recuperación de los tesoros de Nimrud en el Banco Central de Irak y comenta la crisis patrimonial de Irak.

La entrevista:

Los tesoros de Nimrud, joyas y otros artefactos preciosos recuperados a fines de la década de 1980 de las tumbas reales asirias cerca de Mosul en el norte de Irak, se han comparado con el contenido de la tumba de Tutankamón. A raíz del saqueo que tuvo lugar en Bagdad tras la desaparición del régimen de Saddam Hussein, muchos temieron que esta colección se perdiera para siempre junto con otros innumerables objetos de valor incalculable del Museo Nacional de Irag y de otras partes del país. A principios de junio de 2003, el cineasta Jason Williams y su equipo de cámaras de National Geographic lograron localizar y recuperar los tesoros de Nimrud y otros objetos preciosos del patrimonio en el Banco Central de Irak, donde en 1990 habían sido depositados para su custodia. Mientras tanto, se informa que continúan los saqueos en sitios arqueológicos en otras partes del país. En esta entrevista, grabada por teléfono el 31 de julio de 2003, el Sr. Williams relata esta notable historia y ofrece sus perspectivas sobre la crisis del patrimonio en Irak.

Acerca de Jason Williams:

Jason Williams es el presidente de JWM Productions. Su trabajo ganador de múltiples premios Emmy se ha visto en BBC, CBS, UK Channel 4, UK Channel 5, CNN, Discovery, Le Cinq, National Geographic, NBC, PBS, TBS y TLC, así como en numerosas transmisiones, enchufes de cable y satélite en todo el mundo. Jason ha producido y dirigido programas en treinta países y en seis continentes. Ha realizado películas sobre temas tan diversos como historia natural, antropología, actualidad, historia antigua y tecnología marina.

Su carrera comenzó como antropólogo, pero, en 1985, se cambió al periodismo, produciendo noticias en vivo y programación de actualidad para CNN. Productor sénior de TBS Productions a finales de la década de 1980, se convirtió en vicepresidente de desarrollo y producción de Time-Life en 1991. Como productor de la serie y productor de la serie histórica, Civilizaciones perdidas, ganó el Primetime Emmy a la mejor serie informativa en 1996. Ese mismo año, fundó JWM Productions con Bill Morgan. Su compañía ahora tiene su sede en Takoma Park, Maryland, y ha producido más de 120 horas de programación durante los últimos seis años.

Actualmente en producción hay un nuevo formato de reality para History Channel, Time Titans Los ladrones de Bagdad para Ultimate Explorer de National Geographic, Gran Premio Nazi para el Canal 4 (Reino Unido) yPecadores natos para Animal Planet. Otras producciones recientes incluyen Secuelas para Discovery Health Secretos de Turquía para Animal Planet Los buscadores de tesoros para National Geographic La guerra inconclusa para CNN 24/7 para TLC y Granada Mundos ocultos para viajes y vida en el tiempo Batiendo el tiempo para Discovery Health Biomas y eco-sistemas de amplificador para niños para Schlessinger Media Desafiador:Ir a lanzar para Discovery y la BBC, y Hombre del milenio para PBS y Canal 4.

Las producciones pasadas incluyen programación contemporánea e histórica como ¡Tesoro !, detrás de la insignia y Dentro del Infierno para la programación de expediciones y aventuras de TLC como Descubrimiento de expedición para Discovery y Grandes parques nacionales del mundo para The Reader's Digest y películas de historia natural como Underdogs: Prairie Dogs Under Attack (Perros de la pradera bajo ataque) y ¡Tigre! para Turner Original Productions y la Federación Nacional de Vida Silvestre, así como para The Asesino de terciopelo y la ganadora del premio Emmy Salvando a JJ para National Geographic Explorer.


Nimrud: las fotos muestran la destrucción de la antigua ciudad iraquí por parte del EI

Gran parte del área se encuentra en escombros, con estatuas destrozadas y un zigurat reducido a una fracción de su tamaño.

El Estado Islámico distribuyó imágenes de video que mostraban a militantes haciendo explotar o destrozando monumentos y artefactos el año pasado.

Las fuerzas gubernamentales recuperaron Nimrud como parte de un asalto más amplio a Mosul, el último bastión importante del EI en Irak.

Una fuente de alto nivel en el comando de operaciones de Nínive del ejército iraquí y # x27 informó avances significativos en la ciudad el martes.

Aviones de combate bombardearon posiciones del Estado Islámico en Mosul y el aeropuerto de Mosul, en las afueras del sur, mientras unidades de élite de la División de Respuesta Rápida rodeaban la cercana aldea de Albu Saif.

Mientras tanto, el personal del Servicio contra el Terrorismo libró feroces batallas con militantes de ISIS en el distrito oriental de Qadisiya al-Thaniya, según la fuente.

La ciudad de Nimrud, a unos 32 kilómetros (20 millas) al sur de Mosul, fue fundada hace más de 3.300 años. Entonces conocida como Kalhu, fue una capital del imperio asirio.

El sitio cubría unos 3,5 kilómetros cuadrados (1,35 millas cuadradas) e incluía un prominente montículo en forma de `` ciudadela '', los palacios y tumbas de los reyes asirios, templos a sus dioses, estatuas colosales que representan leones y toros alados y frescos muy venerados.

Los militantes de ISIS capturaron Nimrud en junio de 2014, poco después de que invadieron Mosul, derrotando al ejército iraquí.

En marzo de 2015, el Ministerio de Turismo iraquí informó que los militantes habían utilizado excavadoras y otros vehículos pesados ​​para destrozar el lugar.

Un mes después, IS publicó un video que mostraba a militantes rompiendo estatuas y frescos con mazos antes de volar gran parte de lo que quedaba.

El martes, un comandante de una milicia tribal progubernamental que visitó el lugar por primera vez en dos años le dijo a la agencia de noticias AFP: “Cuando viniste aquí antes, podías imaginar la vida como solía ser. Ahora no hay nada ''.

"El cien por ciento ha sido destruido", agregó Ali al-Bayati. "Perder a Nimrud es más doloroso para mí que incluso perder mi propia casa".

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) describió la destrucción de Nimrud el año pasado como un "crimen de guerra" y dijo que el Estado Islámico estaba "claramente decidido a borrar todo rastro de la historia del pueblo de Irak".

El grupo yihadista ha denunciado el arte y la arquitectura preislámicos como idólatras y ha destruido varios otros sitios antiguos en Irak y la vecina Siria.


Perros y dioses

Una placa que data del reinado del rey babilónico Nabu-mukin-apli, 978-943 a. C., que muestra a Gula con uno de sus perritos. (Fuente)

En su libro La diosa curativa Gula: hacia una comprensión de la antigua medicina babilónica, Barbara Böck escribe sobre Lamashtu, un demonio cuya & # 8220especialidad es matar bebés & # 8221, entre otras cosas horribles. Para proteger a sus bebés de Lamashtu, los mesopotámicos acudieron a Gula y a sus perros.

Gula, entre otras cosas, era la diosa de la curación y los perros. Siempre se la representa con un perro a su lado (como se muestra arriba) o como un perro ella misma. Fue durante el Período Babilónico Antiguo (c. 2000-1600 a. C.) cuando su símbolo se convirtió simplemente en el perro.

Cuando se llamó a Gula a través de un encantamiento para evitar que Lamashtu le arrebatara un bebé, sus perros se enfrentaron al demonio y la amenazaron:

& # 8220 No somos un perro cualquiera, somos perros de Gula, preparados para despellejar tu cara, hacerte pedazos la espalda y lacerarte los tobillos. & # 8221 (Fuente)

Notarás que Gula es principalmente la diosa de la curación, aunque usa algunos sombreros más, incluido el de ser la diosa de los perros, pero ¿qué tienen que ver esas cosas entre sí para que existan en una deidad?

Bueno, los perros eran los compañeros sagrados de Gula porque ellos mismos eran curanderos. La saliva de los perros, que según los mesopotámicos podía curar heridas, se valoraba como medicina.

Otra parte de Gula de la que se basó la visión mesopotámica de los perros es el hecho de que la diosa también estaba asociada con el inframundo y la transformación, cosas que la gente experimenta después de la muerte. Los perros en este contexto eran los compañeros de los muertos en su viaje al más allá, donde podrían tener que enfrentarse a demonios u otros personajes desagradables de los que necesitan protección.

Es algo muy agridulce, las alturas que alcanzó la relación entre perros y humanos, especialmente si se tiene en cuenta que fueron los niños a quienes más acompañaron los perros en sus viajes al más allá. (No, no estoy llorando, usted están.)

Volviendo a la parte de que ella es la diosa de los perros, Gula los protegió (junto con los gatos y esta diosa es mi tipo de diosa), y como escribe Böck, una oración parcialmente preservada a Gula deja en claro que no hacer lo correcto por un perro, vivo o muerto, realmente no está bien con ella:

& # 8220Ha mostrado una gran falta de respeto que antes de Gula ...

[Vio…] pero fingió no darse cuenta. Vio un perro herido pero fingió [no darse cuenta].

Vio [un ... perro] pero fingió no darse cuenta. Los perros [estaban] peleando ...

[… Estaban esperando y él lo vio pero fingió no darse cuenta…

[Vio un perro muerto] pero no lo enterró y lo tiró al suelo…

... los perros estaban peleando pero él no los sacó ... & # 8221 (Fuente)

Tenga en cuenta que estamos hablando de una deidad asociada con el inframundo, lo que significa que es mejor no enojarla, o es posible que deba encontrar otra forma de protegerse del daño. Y también podrías olvidarte de un perro que viene a rescatarte entonces.


Vilificados en la Biblia, el rey Acab y la reina Jezabel, como se ve en esta pintura de Frederic Leighton, alrededor de 1863, estuvieron entre los primeros gobernantes de Israel como un verdadero reino.

El rey Salomón, hijo del legendario asesino de gigantes David, ha sido considerado durante mucho tiempo como el fundador del primer reino israelita. Sin embargo, la evidencia histórica y arqueológica muestra que este no fue el caso.

Al rey Salomón se le ha dado crédito por muchos de los impresionantes proyectos de construcción que realmente sucedieron durante la dinastía Omride.

Un verdadero reino, con proyectos de construcción monumentales, un ejército profesional y burocracia, no apareció en la escena del antiguo Cercano Oriente hasta principios del siglo IX a. C., durante lo que se conoce como la dinastía Omride.

Esto no les sentará bien a los literalistas bíblicos, dado que las figuras más famosas de esta línea son el rey Acab y su famosa esposa, Jezabel, una princesa demonizada de Fenicia.

Jezabel, en una pintura de 1896 de John Liston Byam Shaw, no sería la primera mujer en tener una mala reputación en la Biblia. (Por cierto, originalmente la pintaron desnuda, pero el trabajo no se estaba vendiendo, por lo que Byam Shaw agregó ropa).

El mal rap de Acab y Jezabel

La pareja de Omride más famosa (¿o debería decir "infame"?), El rey Acab y la reina Jezabel, está acusada de "cometer repetidamente algunos de los pecados bíblicos más grandes: introducir el culto de dioses extranjeros en la tierra de Israel, asesinar a sacerdotes fieles y profetas de YHWH, confiscando injustamente la propiedad de sus súbditos y violando las tradiciones sagradas de Israel con arrogante impunidad ”, explican Israel Finkelstein y Neil Asher Silberman en La Biblia desenterrada: la nueva visión de la arqueología del antiguo Israel y los orígenes de sus textos sagrados.

A juzgar por la evidencia, los autores de la Biblia podrían haber dicho en cambio que Acab fue “un rey poderoso que primero trajo el reino de Israel a la prominencia en el escenario mundial y que su matrimonio con la hija del rey fenicio Etbaal fue un golpe brillante de la diplomacia internacional ”, escriben los autores. “Podrían haber dicho que los Omrid construyeron magníficas ciudades para servir como centros administrativos de su reino en expansión”.

Parte de su éxito se debió ciertamente al hecho de que tenían uno de los ejércitos más poderosos de la región.

Omri, el fundador de la dinastía, y su hijo Ahab no eran particularmente piadosos y actuaron brutalmente en ocasiones. "Pero lo mismo podría decirse de prácticamente todos los demás monarcas del antiguo Cercano Oriente", dicen Finkelstein y Silberman.

El rey Omri fundó la primera dinastía israelita poderosa, ¡lo siento, rey David!

Israel contra Judá: el norte contra el sur

La Biblia nos dice que el reino israelita de Judá se desarrolló en el sur, hogar de la ciudad de Jerusalén. Pero en realidad fue la región norte de Israel la que progresó más rápido.

“Judah was always the most remote part of the hill country, isolated by topographical and climatic barriers,“ write Finkelstein and Silberman. “By contrast, the northern part of the highlands consisted of a patchwork of fertile valleys nestled between adjoining hilly slopes.”

That northern region, Israel, was a more productive area, allowing for grain growing as well as the cultivation of olive orchards and vineyards. With the specialization of oil and wine, some villages turned to trade to get the grain and animal products they needed.

“The result was increasing complexity of the northern highland societies and, eventually, the crystallization of something like a state,” write Finkelstein and Silberman. “Export trade to the people of the lowlands and, more important, to the markets in the great cities of Egypt and the ports of the Phoenician coast pushed things still further.“

King David didn’t rule over a powerful kingdom — he was a mere hill country chieftain.

A Look at the Evidence

The story of Ahab and Jezebel’s bad behavior was written over 200 years after their deaths. “The biblical narrative is so thoroughly filled with inconsistencies and anachronisms, and so obviously influenced by the theology of the seventh century BCE writers, that it must be considered more of a historical novel than an accurate historical chronicle,” write Finkelstein and Silberman.

In the 9th century BCE, we finally have firsthand testimonies of events and personalities from the Old Testament in the records of the Assyrians and other neighboring powers. Omri is mentioned in the Mesha stele, found in 1868 in Jordan, at the site of biblical Dibon, the capital of the kingdom of Moab.

Most famously, the Monolith Inscription, discovered in the 1840s at the ancient Syrian site of Nimrud, mentions how fierce an enemy Ahab was.

The archaeological evidence shows that Omri and his court arrived at Samaria, what would become their capital city, around 880 BCE. The remains of an impressive palace have been unearthed there.

“For visitors, traders and official emissaries arriving at Samaria, the visual impression of the Omrides’ royal city must have been stunning,” write Finkelstein and Silberman. “Its elevated platform and huge, elaborate palace bespoke wealth, power and prestige.”

The cities of Megiddo, Hazor and Jezreel followed. The architectural styles all follow certain patterns and were built during Omride rule — and not a century before by King Solomon, as had been previously supposed.

The Monolith of Shalmaneser III mentions a battle the Assyrian army fought against “Ahab the Israelite.”

On top of this, there’s the pottery. You'd be amazed by how much archaeologists can learn from broken pots. They’re all distinct in their way and help pinpoint dates and populations in the various layers of ancient sites. The shards of pottery at these and other locations can be used as a clear dating indicator for the Omride period.

In a battle with the king of Aram, Ahab disguised himself — but was slain by a stray arrow.

Israel’s Forgotten First Kingdom

I’m sure most Jews and Christians don’t want to hear that the first kingdom of Israel wasn’t founded by David or Solomon but by the supposedly devious sinners Ahab and Jezebel. But that’s what happens when you don’t take the Bible as the gospel truth (so to speak) and look to architectural and historical evidence to corroborate (or, as the case may be, disprove) the ancient stories.

Ahab coveted a garden, but when its owner, Naboth, refused to sell it, Jezebel had him stoned to death. The prophet Elijah shows up to curse the couple.

Looking with an open mind and trusting in science — two admittedly rare qualities when dealing with religion — we learn “that David and Solomon were, in political terms, little more than hill country chieftains, who in administrative reach remained on a fairly local level, restricted to the hill country,” write Finkelstein and Silberman.

The supposedly sinful Jezebel is thrown from the palace to her death.

For those with whom the evidence doesn’t sit well, take heart in the prophecy of Elijah, described in the Old Testament book of 1 Kings, which supposedly came to pass: Jezebel was thrown from an upper window of the palace, with only her skull, feet and palms remaining. The rest had been eaten by stray dogs. -Wally

As prophesied by Elijah, dogs tore apart and ate most of the corpse of Queen Jezebel. Queen Jezabel Being Punished by Jehu by Andrea Celesti, from the second half of the 17th century


All Dogs Go To Heaven

Dog paw prints accidentally and wonderfully left in clay, from Ur, c. 2047-2030 BCE. (Source)

At Gula’s most prominent temple at Isin, where dogs considered sacred roamed and were taken care of by the priests and priestesses there, underneath the ramp leading up to the building, 30 actual dogs were found buried.

Böck writes that although the dogs might have been sacrificial, it is also possible they were just the sacred dogs of the temple whose burial was simply a way to honor them after their natural passing, as Gula liked.

Of course, I choose to believe the latter option.

I choose to believe the latter option, because I can’t imagine that even in the harsh world of antiquity, where live animals were often buried with their owners in order to accompany them to the afterlife, anyone could stomach a stand-alone sacrifice of a protector, healer, and best friend. I choose to believe that the dog has always, from day one, held a large chunk of humanity’s collective heart. I choose to believe we’re all dog people if we all knew what our ancestors figured out about the creature that is love itself.


Muslims Bulldoze Ancient Assyrian City

From the 1840s to 1850s, the site of Nimrud, in modern-day Iraq, was excavated under English archaeologist Austen Henry Layard. Underneath the sand was discovered a grand city, the political center of an empire which dominated the ancient Middle East.

Nimrud is the site of the ancient Assyrian city of Calah (Akkadian: Kalhu) near the Tigris River. During the Neo-Assyrian period (911-605 BC), it served as an early capital and main residence city of the king of the Assyrian Empire. Within the city lay the great palaces of King Ashurnasirpal II and King Shalmaneser III along with several temples dedicated to various gods of the Mesopotamian pantheon.

The populous and splendorous city of Calah gave testament to the grandiose and militaristic nature of the Assyrians and their kings about three thousand years ago. The city remained as the main royal residence until the court was officially moved by King Sennacherib (705-681 BC) to the city of Nineveh, which lay just to the north. Calah remained an important center until the fall of the Assyrian Empire in the seventh century BC.

The discovery of the site of Calah, in Nimrud, remains one of the most significant findings in the history of Ancient Near Eastern archaeology. Although, there are others who do not share this sentiment.

In 2015, muslim jihadists of the Islamic State in Iraq began systematically destroying ancient sites and artifacts. The museum in Mosul was raided and the specific targets for defacement and destruction were ancient Mesopotamian artifacts. Across Iraq, several ancient Assyrian sites, notably the sites of Nineveh, Dur-Sharrukin, and Hatra, were being demolished.

It appears that a particular target for demolition was the site of Nimrud, wherein the muslims were reported to have begun bulldozing many ancient buildings and defacing many statues and monuments. The remains of the grand palace and the imposing ziggurat were crushed under heavy machinery (explosives were also employed). Though the dismantling was not complete, the damage to the original buildings leaves them almost unrecognizable and irreparable.

The jihadists justified their deliberate destruction of Assyrian culture by claiming that the sites were blasphemous and contrary to Islamic belief. This is the explanation for their desolation of cities which were built over a thousand years before the birth of their prophet and the Arab invasions.

Contrary to common belief, the people occupying modern-day Iraq do not constitute the original populations of ancient Assyria and Babylon. The Arabs with their religion invaded and spread throughout the Middle East during the seventh century AD. They do not respect ancient Assyrian culture because it is admittedly not a part of their heritage. Indeed, the Middle East was a very different place in ancient times, in contrast to more recent history.

This is what they will do with the presence of cultures which do not fit their “beliefs,” no matter how ancient. The Assyrians had formerly ruled the Near East a thousand years before the muslims claimed dominance, and since then their culture has been treated as though it was foreign by muslims today.

The muslims occupied the Middle East over a thousand years ago and now they are beginning their true infiltration into Western Europe. The destruction of these ancient Assyrian cities should be a warning to all countries wishing to give these people refuge. They do not respect your culture, and they most certainly do not respect your religion.


Ver el vídeo: Reconstrucción Digital del Palacio de Nimrud Antiguo Imperio Asirio