Muere un guardia de seguridad de héroe acusado injustamente de sospechoso de atentado con bomba

Muere un guardia de seguridad de héroe acusado injustamente de sospechoso de atentado con bomba

Richard Jewell, el héroe de la guardia de seguridad convertido en sospechoso de un atentado olímpico, muere a los 44 años de edad en su casa de Georgia por causas naturales.

El 27 de julio de 1996, durante los Juegos de Verano en Atlanta, una bomba con clavos estalló en el concurrido Centennial Olympic Park, matando a una mujer e hiriendo a otras 111 personas. Poco antes de la explosión, Richard Jewell, que trabajaba como guardia de seguridad temporal en el área, descubrió una mochila de aspecto sospechoso abandonada debajo de un banco del parque. Jewell alertó a la policía sobre la mochila, que contenía una bomba, y alejó a las personas del peligro antes de que explotara. Después del bombardeo, Jewell fue elogiado como un héroe por sus acciones. Sin embargo, tres días después, los medios informaron que Jewell estaba siendo investigado como sospechoso en el caso. Aunque nunca fue arrestado ni acusado de ningún delito, durante los siguientes tres meses, Jewell enfrentó un intenso escrutinio tanto por parte de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley como de los medios de comunicación, quienes revisaron sus antecedentes y rastrearon sus movimientos. Incluso después de que el Departamento de Justicia eximió oficialmente a Jewell de cualquier participación en el atentado a fines de octubre de 1996, algunas personas aún lo veían con sospecha.

LEER MÁS: Por qué la búsqueda del verdadero bombardero de Atlanta duró casi 7 años

Más tarde, Jewell presentó demandas por difamación contra varias de las principales empresas de medios y llegó a acuerdos con CNN y NBC, entre otros. Antes de su muerte el 29 de agosto de 2007, Jewell, que padecía diabetes y otros problemas de salud, trabajaba como ayudante del alguacil en Georgia. En 2006, durante el décimo aniversario de los Juegos Olímpicos de Atlanta, el gobernador de Georgia, Sonny Perdue, elogió públicamente a Jewell por salvar vidas en Centennial Park.

En mayo de 2003, la policía de Carolina del Norte capturó a Eric Rudolph, el verdadero responsable del atentado olímpico, así como de los atentados con bombas en varias clínicas de aborto y un bar gay. Rudolph, quien eludió a las autoridades policiales durante años al vivir en el desierto de los Apalaches, finalmente se declaró culpable de sus crímenes y fue sentenciado a cadena perpetua.


Richard Jewell (película)

Richard Jewell es una película de drama biográfico estadounidense de 2019 dirigida y producida por Clint Eastwood y escrita por Billy Ray. Se basa en 1997 Feria de la vanidad artículo "American Nightmare: The Ballad of Richard Jewell" de Marie Brenner y el libro de 2019 El sospechoso: un bombardeo olímpico, el FBI, los medios de comunicación y Richard Jewell, el hombre atrapado en el medio por Kent Alexander y Kevin Salwen. [5] [6] [7] [8] [9] La película muestra el atentado del 27 de julio en el Centennial Olympic Park y sus consecuencias, cuando el guardia de seguridad Richard Jewell encuentra una bomba durante los Juegos Olímpicos de Verano de 1996 en Atlanta, Georgia, y alerta a las autoridades. evacuar, solo para luego ser acusado injustamente de haber colocado el dispositivo él mismo. La película está protagonizada por Paul Walter Hauser como Jewell, junto a Sam Rockwell, Kathy Bates, Jon Hamm y Olivia Wilde.

  • "American Nightmare: La balada de Richard Jewell"
    por Marie Brenner
  • El sospechoso: un bombardeo olímpico, el FBI, los medios de comunicación y Richard Jewell, el hombre atrapado en el medio
    por Kent Alexander y Kevin Salwen

La película tuvo su estreno mundial el 20 de noviembre de 2019, en el AFI Fest, y fue estrenada en cines en los Estados Unidos el 13 de diciembre de 2019 por Warner Bros. Pictures. Recibió críticas positivas de los críticos, con elogios por las actuaciones (particularmente Bates, Rockwell y Hauser) y la dirección de Eastwood. Fue elegida por el National Board of Review como una de las diez mejores películas del año. Sin embargo, la película fue criticada por su interpretación de una reportera de la vida real, Kathy Scruggs. La película recaudó $ 43 millones contra su presupuesto de $ 45 millones. [2] Por su actuación, Bates ganó el Premio de la Junta Nacional de Revisión a la Mejor Actriz de Reparto y obtuvo nominaciones en los Premios de la Academia y los Globos de Oro.


'Un caso notable': cómo los medios acusaron erróneamente a Richard Jewell del atentado en el Parque Olímpico

Ex fiscal del caso y & ampnbspU.S. El abogado de Georgia Kent Alexander y & ampnbspKevin Salwen, que dirigía la cobertura del sudeste del Wall Street Journal en ese momento, le dijeron a Brian Kilmeade de & quotFox & ampamp Friends "el viernes que los medios de comunicación desempeñaron un papel importante.

Después de más de 20 años desde el atentado del Parque Olímpico de 1996, un nuevo libro expone a los investigadores del FBI y la prisa de los medios de comunicación por encontrar al culpable. Fue una búsqueda desesperada que finalmente condujo a una acusación injusta contra un hombre inocente.

El ex fiscal del caso y fiscal estadounidense en Georgia Kent Alexander y Kevin Salwen, que en ese momento dirigían la cobertura del sudeste del Wall Street Journal, le dijeron el viernes al presentador de "Fox & amp Friends", Brian Kilmeade, que su propia investigación sobre el guardia de seguridad Richard Jewell mientras escribía "The Suspect" fue "fascinante".

Jewell descubrió una bomba de tubo en una mochila en un parque cerca de los terrenos olímpicos. Aunque, según los informes, ayudó a despejar a los transeúntes fuera de peligro, más tarde fue nombrado como el principal sospechoso del caso. Soportó innumerables medios de comunicación que lo nombraron un terrorista y terrorista solitario, solo para ser absuelto de todos los cargos tres meses después.

"Bueno, estaba pensando que este era un caso notable de un hombre acusado injustamente y un caso notable de un hombre que es verdaderamente un héroe olvidado y quería averiguar por qué sucedió eso", dijo Salwen.

Kilmeade notó que Jewell había dicho algunas cosas extrañas que llevaron a los investigadores a creer que él podría haber sido el culpable.

Alexander estuvo de acuerdo y agregó: "Mientras se construía el Parque Centenario donde estalló esta bomba - 50.000 personas en él -, preguntó si la torre resistiría una explosión. Dijo que iba a ser famoso: 'toma una foto de él 'de antemano. Dijo que algo grande iba a estar en el parque y que él iba a estar en el medio ".

"Entonces, hay cosas raras que dijo y otras cosas que simplemente se juntaron", explicó.

Salwen dijo que 1996 fue un "año fascinante en los medios", ya que Fox News Channel y MSNBC se unieron a CNN en cable y The Wall Street Journal y New York Times se conectaron por primera vez.

"De repente, el ritmo de las noticias se acelera", explicó. "Y, en muchos sentidos, es una historia anterior a las redes sociales".

"Y el riesgo aquí, por supuesto, es que alguien como Richard Jewell quede atrapado en el torbellino de todo esto", agregó.

"Es un tipo fascinante. Es un tipo realmente divertido. Amo a Richard Jewell", comentó Alexander. "Mucho de eso terminó aquí y luego la historia continúa porque hay muchas cosas que suceden con él después".

"The Suspect" ya está disponible y la nueva película de Clint Eastwood, "The Ballad of Richard Jewell", llegará a los cines el 13 de diciembre.


¿Qué pasó con Richard Jewell, el hombre falsamente sospechoso de ser el bombardero olímpico de 1996?

Richard Jewell, un guardia de seguridad en los Juegos de Verano de 1996 en Atlanta, salvó innumerables vidas después de encontrar una mochila llena de bombas de tubo en un concierto, pero los medios pronto se volvieron contra él.

Richard Jewell pasó de héroe a villano en cuestión de días después de que descubrió una bomba de tubería mortal mientras trabajaba como guardia de seguridad en los Juegos Olímpicos de Verano de 1996.

Jewell se encontró con una mochila debajo de un banco en Centennial Park e inmediatamente alertó a los funcionarios sobre el paquete sospechoso. Dentro del paquete había tres elaboradas bombas de tubo llenas de clavos y tornillos.

Su descubrimiento salvó innumerables vidas, ya que él y otros guardias de seguridad y las fuerzas del orden pudieron comenzar a limpiar el área antes de que detonara. El parque estaba abarrotado de gente viendo un concierto, pero Jewell y otros pudieron sacar a los asistentes de los bancos.

Aún así, una persona murió y 111 resultaron heridas cuando la bomba explotó durante el concurrido evento de los Juegos Olímpicos. Un camarógrafo también murió de un ataque al corazón mientras se apresuraba a cubrir el evento.

Si bien Jewell fue inicialmente elogiado como un héroe estadounidense, pronto fue visto como un posible sospechoso. Este cambio se describió en la película de Clint Eastwood de 2019 "Richard Jewell", que muestra cómo "el aspirante a policía se convierte en el sospechoso número uno del FBI, vilipendiado por la prensa y el público por igual, su vida destrozada", declaró un comunicado de prensa de Warner Brothers. , el caso se explora en la segunda temporada de la serie de Netflix "Manhunt: Deadly Games".

El FBI comenzó a investigar a Jewell, y la reportera del Atlanta Journal-Constitution, Kathy Scruggs, informó que estaba siendo observado como un posible sospechoso después de que una fuente del FBI le filtró información sobre la investigación, informó Vanity Fair.

Luego, Jewell fue destruido en los medios.

El New York Post lo llamó a la vez "un Village Rambo" y "un gordo y fracasado ex ayudante del sheriff", según Vanity Fair. Mientras tanto, el presentador de televisión Jay Leno dijo: "¿Qué tienen los Juegos Olímpicos que saca a relucir a los grandes, gordos y estúpidos ¿tipo?"

A pesar del circo mediático, Jewell nunca fue nombrado sospechoso oficialmente.

Fue absuelto 88 días después del atentado. La oficina del fiscal de los Estados Unidos entregó una carta a Jewell que levantó las sospechas oficiales de él, pero no ofreció disculpas, informó CNN.

Posteriormente, Jewell presentó múltiples demandas por difamación contra organizaciones de noticias y otras entidades por catalogarlo incorrectamente como sospechoso. Demandó al Atlanta Journal-Constitution, el periódico que lo nombró por primera vez como posible sospechoso y lo comparó con Wayne Williams, un asesino que se cree es responsable de los asesinatos de niños en Atlanta, informó el New York Times. Jewell también demandó a CNN y NBC y recibió acuerdos no especificados de ambos, informó CNN. Demandó al New York Post, del que también recibió un acuerdo no revelado. También demandó al Piedmont College después de que su presidente llamara a Jewell un "fanático que llevaba una insignia", según un artículo del Washington Post de 1997 y la escuela también se conformó con una cantidad no especificada.

El Atlanta Journal-Constitution fue el único acusado que no le ofreció un acuerdo a Jewell. Su demanda contra ellos fue desestimada en 2011 después de que la Corte de Apelaciones de Georgia concluyó que "los artículos en su totalidad eran sustancialmente ciertos en el momento de su publicación", no en el sentido de que él fuera responsable de los atentados, sino que el FBI de hecho, mirándolo como un posible sospechoso, informó el Atlanta Journal-Constitution.

En 1997, después de los asentamientos, Jewell apareció en Saturday Night Live. Bromeó con el presentador de Weekend Update, Norm McDonald, sobre recibir dinero del acuerdo de NBC y también respondió preguntas simuladas del comediante sobre ser responsable de la muerte de la princesa Diana y la Madre Teresa.

Ese mismo año, la fiscal general de los Estados Unidos, Janet Reno, se disculpó por la filtración del FBI y dijo: "Lamento mucho que haya sucedido. Creo que le debemos una disculpa. Lamento la filtración", informó CNN.

El verdadero atacante, Eric Robert Rudolph, no fue arrestado hasta 2003. Se declaró culpable en 2005 por el atentado olímpico, así como por otros tres ataques, en un trato para evitar una posible pena de muerte. Bombardeó dos clínicas de aborto, una en el área de Atlanta y otra en Birmingham, Alabama, así como un club nocturno en el área de Atlanta.

Jewell finalmente fue exonerado por completo después del acuerdo de culpabilidad de Rudolph en 2005 e incluso estaba en la sala del tribunal cuando se presentó la declaración de culpabilidad, aunque no hizo ningún comentario, informó Associated Press en ese momento.

Luego ocupó varios puestos de policía después del atentado, incluido el de ayudante del alguacil del Departamento del Sheriff del condado de Meriwether en Georgia desde 2003, informó Los Angeles Times.

“Siempre pensé que era un buen oficial”, dijo el alguacil Steve Whitlock al medio en 2007. “Le encantaba la aplicación de la ley. Eso es lo que comía y dormía: las fuerzas del orden ".

Jewell murió en 2007. Según los informes, había estado sufriendo complicaciones de salud derivadas de la diabetes, informó el New York Times.

Hasta el día de hoy, los periodistas han expresado remordimiento por el tratamiento de Jewell en los medios, incluido un comentario reciente escrito por Henry Schuster, un exproductor de investigación de CNN que organizó la primera entrevista televisiva de Jewell después del atentado, titulada "Hice famoso a Richard Jewell, y destruyó su vida en el proceso ".

Paul Walter Hauser interpreta a Jewell en “Richard Jewell”, una película basada en los hechos reales que rodearon el bombardeo y sus secuelas circenses. La película, dirigida por Clint Eastwood, llega a los cines de todo el país el viernes.


El cuento cauteloso de Richard Jewell: cómo un héroe se convirtió en víctima de los medios

En 2019 estamos acostumbrados a un ciclo de noticias 24 horas al día, 7 días a la semana impulsado por las redes sociales, noticias por cable, filtraciones incesantes de información confidencial y teorías de conspiración generalizadas.

Pero mucho de eso todavía era novedoso en 1996, cuando Richard Jewell fue acusado injustamente de colocar una bomba en los Juegos Olímpicos de Atlanta. Destacado en un nuevo libro El sospechoso: un bombardeo olímpico, el FBI, los medios de comunicación y Richard Jewell, el hombre atrapado en el medio (Abrams Press) de Kevin Salwen y Kent Alexander, y en la película de Clint Eastwood Richard Jewell, La historia de Jewell es una advertencia sobre la prisa por juzgar.

Jewell fue el guardia de seguridad que vio una bolsa desatendida que contenía una bomba casera en Centennial Park en las primeras horas del 27 de julio de 1996. La bomba detonó antes de que pudiera ser removida, matando a dos e hiriendo a 111. Si no fuera por Jewell, esos números han sido mucho mayores.

Inicialmente, Jewell fue aclamado como un héroe, pero días después fue identificado como el principal sospechoso del FBI y se convirtió en el foco de un furioso frenesí mediático. No fue absuelto hasta octubre. El verdadero atacante fue acusado dos años después.

Kevin Salwen llama a Jewell "Paciente uno en todo el problema de las redes sociales de apresuramiento a juzgar en el que estamos ahora". Salwen ejecutó una cobertura de área para El periodico de Wall Street durante los Juegos de Atlanta. El coautor Kent Alexander era el fiscal federal para el distrito norte de Georgia en ese momento y pasó cientos de horas con el FBI. También escribió y entregó la carta aclarando finalmente a Jewell de las malas acciones. Investigando El sospechoso En el transcurso de cinco años, los dos realizaron 187 entrevistas y revisaron más de 90.000 páginas de documentos. También fueron contratados como consultores de la película, que se estrenó este mes. La película ha sido muy criticada por representar Atlanta Journal-Constitución (AJC) Kathy Scruggs intercambia sexo por información con un contacto del FBI.

Salwen y Alexander emitieron un comunicado llamando a Scruggs, quien murió en 2001, "ante todo, un destacado reportero policial". Agregan: "Scruggs obtuvo su primicia de Jewell de una fuente policial. Nos han preguntado repetidamente si encontramos evidencia de que Scruggs cambió el sexo por la historia. No lo hicimos". Continúan "instando a todos a ver esta excelente película que transmite la historia de Jewell, el héroe olvidado, de una manera convincente, dramática y entretenida".

Como explican Salwen y Alexander, Jewell era alguien fácil de caricaturizar. Era un "hombre con sobrepeso de unos 30 años que vivía en el apartamento de su madre con una racha de exceso de celo", dice Alexander. "Fue el objetivo injusto primero de la elaboración de perfiles del FBI y luego de los medios". Jay Leno lo llamó "Una-doofus". los New York Post lo llamó un "ex ayudante del alguacil gordo y fallido". El sospechoso describe las demandas por difamación que Jewell presentó más tarde y que llegaron a un acuerdo extrajudicial, así como su caso de 11 años contra el AJC, que fue el primer medio de comunicación que lo nombró sospechoso. Jewell, quien murió en 2007, finalmente perdió el traje.

La investigación de Salwen y Alexander saca a la luz por primera vez el perfil condenatorio utilizado por el FBI. Alejandro dice Newsweek que la elaboración de perfiles de la Unidad de Ciencias del Comportamiento del FBI se convirtió en "la fuerza impulsora de la investigación". Él dice: "Era un perfil real, no tanto del bombardero genérico, sino del propio Richard Jewell, que supongo que era un poco inusual. No fue hasta que dimos un paso atrás y todos empezaron a mirar realmente la totalidad del informa que se hizo cada vez más claro que hay mucha evidencia circunstancial, hay cosas que Richard Jewell hizo y dijo que eran realmente sospechosas, pero que al final del día no era un terrorista en absoluto, de hecho, era realmente el héroe. . "

El sospechoso también describe la forma inapropiada en que Jewell fue informado de sus derechos Miranda y descubre la fuente de la filtración inicial del FBI a Scruggs.

Más de 20 años después, ¿qué podemos aprender de la pesadilla de Jewell? Como los autores de El sospechoso implorar, "valorar la precisión por encima de la velocidad" y castigar a los funcionarios que filtran información confidencial.

Aquí hay extractos editados de la entrevista de Newsweek con Salwen y Alexander:

¿Se sigue utilizando la elaboración de perfiles como la que se utilizó en el caso Jewell en la aplicación de la ley? ¿Era nuevo entonces?

Alexander: La elaboración de perfiles no era nueva en ese entonces, pero tal vez estaba en el punto más alto como herramienta en la investigación. En este caso, fue una herramienta que impulsó gran parte de la investigación. De hecho, la elaboración de perfiles nunca se había revelado antes de este libro.

¿Cómo puede alguien limpiar su nombre una vez que ha sido exonerado por la policía?

Salwen: Es cada vez más difícil para alguien acusado falsamente limpiar su nombre. En muchos sentidos, el público avanza, los medios de comunicación avanzan, pero los únicos escombros que quedan en todo esto son los acusados. Se vuelve algo muy peligroso. Se requiere una especie de decisión colectiva para decir: "¿Por qué no disminuimos la velocidad por un minuto y lo hacemos bien, en lugar de hacerlo primero?"

¿Tiene esto implicaciones para el movimiento #MeToo?

Alexander: Tiene implicaciones para muchos de los problemas sociales que tenemos ante nosotros. La realidad es que vimos noticias irresponsables e incorrectas con mucha regularidad y, en muchos sentidos, lo que han hecho las redes sociales es permitir que cualquiera acuse a otra persona, muchas veces tras el manto del anonimato.

¿Hay algo que podamos hacer sobre el tipo de filtraciones que ocurrieron en el caso de Jewell?

Alexander: No hubo excusa para las filtraciones de las fuerzas del orden. No fue respaldado ni tolerado por los supervisores del FBI. Una lección para llevar es comenzar a procesar a las personas por filtraciones. Criminalmente.

Salwen: También creo que si miras la forma en que Kathy Scruggs obtuvo la primera historia y la forma en que Atlanta Journal-Constitución Decidido con cautela cuándo ejecutarlo, puede tener una discusión muy interesante dentro de nuestra sociedad sobre si deberían haber publicado esa historia. La realidad es que Richard Jewell era el principal sospechoso del FBI en ese momento. Y luego está la pregunta que puedes tener dentro de cada sala de redacción: "¿Es irresponsable nombrar al tipo y escribir la historia que es verdadera?" Siempre hay grises que me atraen en una historia, y creo que es uno de los grises realmente interesantes.

¿Cuál es la relevancia de la historia de Jewell hoy?

Alexander: Todos deben volver a valorar la precisión sobre la velocidad y ser los primeros en conocer la historia. Hay un costo humano real al final, y las fuerzas del orden y los medios de comunicación deben tenerlo en cuenta.

Salwen: Richard Jewell es un héroe, y el trabajo que hizo salvó decenas de vidas y merece ser visto como algo más que el ex sospechoso. Si hubiéramos disminuido la velocidad para tratar de entender la historia en lugar de tratar de recorrerla rápidamente, para nuestra propia conveniencia y la de los demás, lo habríamos reconocido.


Richard Jewell, 44 sospechosos erróneos en el atentado olímpico del 96

Richard Jewell, el ex guardia de seguridad que fue identificado erróneamente como sospechoso en un atentado fatal en los Juegos Olímpicos de 1996 en Atlanta, murió el miércoles por la mañana en su casa en el condado de Meriwether, Georgia, según el forense local. Tenía 44 años.

Jewell había estado sufriendo problemas de salud como diabetes y problemas renales, dijo el forense Johnny Worley.

Desde 2003, Jewell había sido adjunto en el Departamento del Sheriff del condado de Meriwether, donde estaba de licencia por discapacidad. Era uno de los varios trabajos de policía de pueblos pequeños que había tenido desde que el FBI limpió su nombre.

"Siempre pensé que era un buen oficial", dijo el alguacil Steve Whitlock. “Le encantaba la aplicación de la ley. Eso es lo que comía y dormía: las fuerzas del orden ".

Para muchos estadounidenses, el nombramiento de Jewell como sospechoso de atentado con bomba por algunos medios de comunicación fue emblemático de una cultura mediática que se había vuelto demasiado rápida para juzgar. De hecho, junto con una cascada de demandas y disculpas, la situación de Jewell provocó un debate sobre una responsabilidad clave de los periodistas que no se ha resuelto por completo, dijo Tom Rosenstiel, director del Proyecto de Excelencia en Periodismo con sede en Washington D.C.

En el centro del asunto para las organizaciones de noticias, dijo Rosenstiel, está una pregunta que el Atlanta Journal-Constitution enfrentó mientras preparaba su historia nombrando a Jewell, basada en fuentes anónimas de las fuerzas del orden público: “Si un funcionario le dice algo a usted, y él o ella realmente lo cree, pero pueden estar equivocados, ¿es eso lo suficientemente bueno para ir con eso? "

Es un problema, dijo Rosenstiel, que continúa intensificándose con las presiones del ciclo de noticias de 24 horas.

Antes de los Juegos Olímpicos, la historia de vida de Jewell no había sido excepcional: trabajaba como empleado de correo para la Administración de Pequeñas Empresas en Atlanta y tenía algo de experiencia en la aplicación de la ley. Cuando llegaron los Juegos Olímpicos, vivía con su madre.

El 27 de julio de 1996, Jewell estaba trabajando como guardia de seguridad patrullando el Centennial Olympic Park en el centro de Atlanta durante un concierto cuando una persona anónima llamó por teléfono en una amenaza de bomba a la policía de Atlanta. Antes de que le llegara la noticia de la amenaza, Jewell descubrió una mochila sospechosa que contenía la bomba y alertó a la Oficina de Investigaciones de Georgia. También ayudó a evacuar a los transeúntes.

La bomba explotó, matando a una persona e hiriendo a más de 100.

Los investigadores federales comenzaron a jugar con la idea de que Jewell pudo haber colocado la bomba para erigirse en un héroe. Unos días después, el Atlanta Journal-Constitution, seguido de otros medios de comunicación, lo identificó como un foco de la investigación.

Los presentadores de televisión y los periódicos que originalmente habían elogiado a Jewell por encontrar la bomba, de repente estaban contando un tipo de historia muy diferente. Los periodistas estaban revisando la historia de su vida. Un columnista del New York Post lo describió como un "gordo y fracasado ex ayudante del sheriff".

A fines de octubre, U.S. Atty. Kent Alexander dijo que Jewell ya no era considerado un objetivo de la investigación. El enfoque finalmente se trasladó a un fanático contra el aborto llamado Eric Rudolph, que fue capturado en 2003 en los bosques de Carolina del Norte después de una persecución de cinco años.

En 2005, Rudolph entró en un tribunal de Atlanta y admitió haber sido el autor intelectual del atentado olímpico y de otros dos. Jewell se sentó entre la audiencia cuando Rudolph se declaró culpable.

Después de que su nombre fue aclarado, Jewell argumentó que su reputación había sido injustamente empañada. Llegó a acuerdos legales con varios medios de comunicación, incluidos NBC y CNN, después de amenazarlos con acciones legales, según uno de sus abogados, G. Watson Bryant Jr.

Un caso de difamación contra el Atlanta Journal-Constitution está pendiente, con una fecha de audiencia fijada para enero.

Pero Jewell vivió lo suficiente para recibir nuevamente elogios públicos por sus acciones la noche del atentado. El gobernador de Georgia, Sonny Perdue, le entregó un premio en el décimo aniversario del atentado.

"Señor. Jewell merece ser recordado como un héroe por las acciones que realizó durante los Juegos Olímpicos del Centenario ”, decía el elogio, según Associated Press. "Es un ciudadano modelo y el estado de Georgia le agradece su compromiso de larga data con la aplicación de la ley".

El abogado Bryant también fue amigo de su cliente desde hace mucho tiempo. Dijo que Jewell había encontrado una pizca de satisfacción en sus últimos años: estaba felizmente casado, trabajaba como ayudante del sheriff y vivía en una gran extensión al suroeste de Atlanta que estaba llena de "juguetes de campesinos"; le encantaba cazar y pez.

Pero el asunto del bombardeo, dijo Bryant, sigue siendo "un gran peso" que soportar.

"Tuvo un efecto material, malo en él, ¿sabes?" Dijo Bryant. “No es que lo recuerden como el tipo que hizo su trabajo, encontró la bomba y luego actuó heroicamente al sacar a la gente del camino. . . . Se le recuerda como el tipo que fue acusado falsamente por algunos. Y otros lo recuerdan como el tipo que se salió con la suya. Escucho eso hasta el día de hoy. Es asombroso lo ignorante que es la gente ".

A Jewell le sobreviven su esposa, Dana Jewell, de Woodbury, Georgia, y su madre, Barbara Jewell, de Atlanta.


El atentado de los Juegos Olímpicos de 1996

Ocho días después de que comenzaran los Juegos Olímpicos en Atlanta & # 8217s Centennial Olympic Park en 1996, se produjo el caos. Richard Jewell, que trabajaba como guardia de seguridad en los Juegos, encontró una mochila que contenía tres bombas de tubo. Jewell alertó rápidamente a las autoridades y ayudó a evacuar el área antes de que estallaran las bombas. Una mujer murió en la escena y un hombre murió más tarde de un ataque cardíaco. Más de 100 personas resultaron heridas.

Si bien Jewell salvó muchas vidas al ayudar a despejar el área, luego fue interrogado como sospechoso. El descubrimiento de Jewell de la mochila fue nueve minutos antes de que se hiciera una llamada al 9-1-1 para dar una advertencia sobre una explosión. Poco después, las bombas explotaron. Durante dos días, Jewell fue aclamado como un héroe, pero luego, según El Washington Post, un informe en el Atlanta Journal-Constitución declaró que él era el foco de la investigación.

El Washington Post otros medios de comunicación declararon que Jewell era un perdedor y alguien que pudo haber colocado la bomba él mismo para parecer un héroe. Durante semanas, los medios acamparon frente a su casa. Su vida fue analizada. Ochenta y ocho días después del informe inicial, Jewell ya no era sospechoso. En 2003, Eric Rudolph, un extremista antigubernamental, confesó haber colocado esas bombas y varias más. Está cumpliendo cadena perpetua.


La controvertida nueva película de Clint Eastwood ficcionaliza la verdadera historia de Richard Jewell

Esto es lo que realmente le sucedió al guardia de seguridad que fue acusado falsamente de un atentado con bomba en 1996 en Atlanta & rsquos Centennial Park.

El director ganador del Oscar Clint Eastwood le gusta una historia real& mdashhis últimas películas, incluyendo La mula, El 15:17 a Paris , Manchar, y Francotirador americano, todos han contado historias que tienen sus raíces en eventos de la vida real. Así que no es de extrañar que su última película, Richard Jewell, también se basa en hechos reales. En este caso, Eastwood abordó el bombardeo de Atlanta & rsquos Centennial Park y la tormenta de fuego de los medios de comunicación que puso patas arriba la vida de un hombre inocente. Aquí & rsquos lo que necesitas saber.

¿Qué fue el bombardeo del Centennial Olympic Park?

En 1996, Atlanta fue sede de los Juegos Olímpicos de Verano, que vieron más de 10.000 deportistas de todo el mundo compitiendo en los juegos. La ciudad construyó el Parque Olímpico Centenario en su centro para los juegos, y el nuevo parque acogió conciertos y otros eventos durante los juegos.

En la noche del 27 de julio de 1996, la banda Jack Mack y el ataque al corazón tocó un concierto en el parque ante una audiencia de miles de personas. Alrededor de la una de la mañana un hombre llamó al 911 advirtiendo de una bomba en el Parque Olímpico del Centenario, y unos 20 minutos después, una bomba de tubo estalló. Alice Hawthorne, de Albany, Georgia, murió en la explosión, mientras Melih Uzunyol, un camarógrafo de Turquía, murió de un infarto. Más de 100 personas resultaron heridas.

¿Quién era Richard Jewell?

El bombardeo podría haber tenido un costo aún mayor si no hubiera sido por las acciones del guardia de seguridad Richard Jewell, quien notó una mochila debajo de un banco en el parque. Cuando nadie reclamó la bolsa como propia, Jewell ayudó a despejar un perímetro alrededor de la mochila antes de que estallara la bomba.

Si bien inicialmente fue aclamado como un héroe, Jewell se convirtió en sospechoso en el caso, en parte debido a su historial como agente de la ley. Marie Brenner informó para Feria de la vanidad en un 1997 artículo que sirve de base para la película de Eastwood & rsquos que mientras trabajaba como guardia de seguridad de un apartamento, Jewell había arrestado a una pareja por presuntamente hacer demasiado ruido y que él mismo fue arrestado a su vez por hacerse pasar por policía. Una condición de su libertad condicional exigía que buscara asesoramiento. Y mientras trabajaba como guardia de seguridad en el campus de Piedmont College, se ganó la reputación de ser innecesariamente celoso al asaltar dormitorios y escribir a los estudiantes. Después de múltiples quejas, dejó el trabajo y se mudó a casa con su madre en Atlanta para buscar trabajo en los Juegos Olímpicos.

Citando el interés de Jewell & rsquos en todo lo relacionado con la policía, los investigadores del FBI asignados al atentado del Centennial Park desarrollaron la teoría de que Jewell había colocado la bomba para ofrecer la oportunidad de interpretar al heroico oficial de policía y mdash.algo que un policía realmente hizo en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles de 1984. Una búsqueda en la casa de Jewell & rsquos reveló su extensa colección de armas, dos granadas que usaba como pisapapelesy partes de una valla que habían resultado dañadas por el bombardeo.

Después de que un informante del FBI supuestamente avisó a la reportera del Atlanta Journal-Constitution, Kathy Scruggs, que Jewell era sospechoso de los crímenes, una tormenta mediática cayó sobre el guardia de seguridad. Muchos medios publicaron la noticia como si Jewell fuera culpable del atentado. "Probablemente tengan lo suficiente para arrestarlo en este momento, probablemente lo suficiente para procesarlo, & rdquo Tom Brokaw dijo en NBC durante su cobertura de la historia, "pero siempre quieres tener lo suficiente para condenarlo a él también. Todavía hay agujeros en este caso. & rdquo

(Un dato curioso: en el momento del atentado, Jay Leno describió a Jewell como "un aterrador parecido con el tipo que golpeó a Nancy Kerrigan". En la película de Eastwood & rsquos, Jewell es interpretado por Paul Walter Hauser, el mismo actor que en 2017 interpretó al agresor de Kerrigan & rsquos Shawn Eckardt en Yo, tonya.)

En la prensa, Jewell fue retratado como inadaptado, un hombre de 34 años que vivía con su madre y fue descrito en el AJC como el perfil adecuado del atacante. Pero Robert Ressler, uno de los perfiladores del FBI que inspirado Netflix y rsquos Mindhunter, le dijo a Brenner que no existía ninguna clasificación de perfil para "bombarderos de héroes". Jewell y su madre Bobi fueron perseguidos por reporteros y seguidos por una cabalgata de autos del FBI dondequiera que fueran.

¿Cómo se liberó a Jewell y quién fue el verdadero atacante?

Al final, simplemente no hubo evidencia que vincule a Jewell con el atentado, y en octubre de 1996, el abogado de los EE. UU. y la oficina de rsquos emitió una carta declarando que Jewell ya no era sospechoso.

Le tomaría años al verdadero terrorista, un hombre llamado Eric Robert Rudolph, ser arrestado. El ataque a Centennial Park fue solo su primer atentado y mdashRudolph también bombardeó dos clínicas de aborto y un club de lesbianas, matando a una víctima adicional.

Después de pasar cinco años en la lista de los más buscados del FBI y rsquos, Rudolph fue arrestado mientras bucea en el contenedor de basura en 2003 y confesó los bombardeos. Dijo que apuntó a los Juegos Olímpicos porque sintió los juegos promovió "los valores del socialismo global, como se expresa perfectamente en la canción & lsquoImagine & rsquo de John Lennon, que fue el tema de los juegos de 1996 & rdquo. También dijo que esperaba avergonzar a los Estados Unidos por permitir que el aborto fuera legal. Rudolph estaba Sentenciado a vivir en prisión por los ataques.

¿Qué sucedió después del caso?

Attorney General Janet Reno apologized to Jewell in 1997, saying she regretted "very much the leak that made him an object of so much public attention.&rdquo Jewell continued to work in law enforcement, including as a sheriff&rsquos deputy for Meriwether County, Georgia.

Jewell filed libel lawsuits against many news outlets after he was cleared, including NBC News, CNN, and the Atlanta Journal-Constitution. All except the AJC settled with Jewell. (Brenner reported that the NBC settlement cost the network more than $500,000.) The AJC case dragged on for years, even after Jewell&rsquos death in 2007 from complications of diabetes. In 2011, a Georgia court ruled in favor of the newspaper, finding that its reporting had been accurate to the facts was they were known at the time.

According to the AJC, the stress of the lawsuit took a toll on Scruggs&rsquo health. She died at the age of 42, in 2001. Eastwood&rsquos film has been criticized for depicting Scruggs, who&rsquos played by Olivia Wilde, as sleeping with the FBI informant who tipped her off to the investigation of Jewell&mdashan assertion that isn&rsquot backed by evidence.

"We hereby demand that you immediately issue a statement publicly acknowledging that some events were imagined for dramatic purposes and artistic license and dramatization were used in the film's portrayal of events and characters,&rdquo the AJC wrote Eastwood and Warner Bros. in a letter.

Both Warner Bros. and Wilde initially defended their portrayal of Scruggs. The film's screenwriter, Billy Ray, told Deadline that he "will stand by every word and assertion in the script."

"The movie isn&rsquot about Kathy Scruggs," said Ray, "it&rsquos about the heroism and hounding of Richard Jewell, and what rushed reporting can do to an innocent man."

On Thursday, Wilde took to Twitter to expand upon her earlier remarks. "The perspective of the fictional dramatization of the story, as I understood it," she wrote, "was that Kathy, and the FBI agent who leaked false information to her, were in a pre-existing romantic relationship, not a transactional exchange of sex for information."

Contrary to a swath of recent headlines, I do not believe that Kathy &ldquotraded sex for tips&rdquo. Nothing in my research suggested she did so, and it was never my intention to suggest she had. That would be an appalling and misogynistic dismissal of the difficult work she did.

&mdash olivia wilde (@oliviawilde) December 12, 2019

But on social media, writers pointed out that depictions of female journalists as having sex with sources in films like Richard Jewell y Tren descarrilado fuel sexual harassment against women in journalism.


Hero security guard wrongly accused as bombing suspect dies - Aug 29, 2007 - HISTORY.com

TSgt Joe C.

Richard Jewell, the hero security guard turned Olympic bombing suspect, dies at age 44 of natural causes at his Georgia home.

On July 27, 1996, during the Summer Games in Atlanta, a pipe bomb with nails went off in crowded Centennial Olympic Park, killing one woman and injuring 111 other people. Shortly before the explosion, Richard Jewell, who was working as a temporary security guard in the area, discovered a suspicious-looking backpack abandoned beneath a park bench. Jewell alerted police to the backpack, which held a bomb, and moved people out of harm’s way before it exploded. In the aftermath of the bombing, Jewell was praised as a hero for his actions. However, three days later, the media reported that Jewell was being investigated as a suspect in the case. Although he was never arrested or charged with any crime, for the next three months, Jewell faced intense scrutiny from both law enforcement officials and the media, who combed through his background and tracked his movements. Even after the Justice Department officially cleared Jewell of any involvement in the bombing in late October 1996, some people still viewed him with suspicion.

Jewell later filed libel lawsuits against several major media companies and reached settlements with CNN and NBC, among others. Before his death on August 29, 2007, Jewell, who suffered from diabetes and other health problems, worked as a sheriff’s deputy in Georgia. In 2006, during the 10-year anniversary of the Atlanta Olympics, Georgia governor Sonny Perdue publicly commended Jewell for saving lives at Centennial Park.

In May 2003, police in North Carolina captured Eric Rudolph, the real person responsible for the Olympic bombing, as well as the bombings of several abortion clinics and a gay bar. Rudolph, who eluded law enforcement authorities for years by living in the Appalachian wilderness, eventually pled guilty to his crimes and was sentenced to life in prison.

Hero security guard wrongly accused as bombing suspect dies - Aug 29, 2007 - HISTORY.com

Richard Jewell, 44, the security guard falsely suspected in the 1996 Centennial Olympic Park bombing, died Aug. 29. Jewell first was hailed as a hero for spo.

Thank you my friend TSgt Joe C. for making us aware that on August 29, 2007 Richard Jewell, the hero security guard turned Olympic bombing suspect, died at age 44 of natural causes at his Georgia home.

Image: Richard Jewell, a hero-turned-suspect in the Centennial Olympic Park bombing, endured a personal nightmare before he was fully exonerated. Photograph - William Berry

Background from theguardian.com/sport/2016/jul/27/olympic-park-bombings-atlanta-1996-richard-jewell
"Richard Jewell’s vigilance saved countless lives, but the constellation of factors that conspired to destroy his name are even more present today. Has the media – and to a broader extent a society – learned anything?
Richard Jewell, a hero-turned-suspect in the Centennial Olympic Park bombing, endured a personal nightmare before he was fully exonerated. Photograph: William Berry/AP
The biggest hero of the 1996 Olympics in Atlanta won no medals, broke no records and signed no endorsement deals. It was neither a lithe sprinter nor a limber gymnast. He was a 33-year-old security guard on temporary hire who lived with his mother.

The name of Richard Allensworth Jewell will forever endure in Olympic lore for the early morning of 27 July 1996, when he spotted an unattended green backpack beneath a light and sound tower at Centennial Olympic Park, the designated town square of the Atlanta Games. He immediately alerted Georgia Bureau of Investigation (GBI) officers and began clearing the area. The pipe bomb within the knapsack exploded minutes later, causing the death of two people and injuring 111 others, but Jewell’s vigilance had spared countless lives and his hometown the gruesome legacy of what could have been the worst tragedy in Olympic history.

The bombing, which came only 10 days after the explosion of TWA Flight 800 killed all 230 people on board, cast a pall over the remainder of the Olympics and prompted heightened security measures that presaged America after 9/11. With the FBI under pressure to make an arrest and news organizations desperate for the scoop, a miscarriage of justice followed as Jewell went from a hero to a suspect within days, a burden that haunted him long past his ultimate exoneration until his 2007 death.

Twenty years on, as the Rio Olympics draw near amid an ever quickening news cycle with media outlets subject to even more competitive pressures, the saga of Jewell raises the question: what have we as an industry – and to a wider extent as a society – learned from the destruction of a man’s name? The answer is, not much.

•••
Jewell was one of about 30,000 police and guards, the largest peacetime security force in US history, enlisted to protect the Atlanta Olympics. He’d been hired as a temporary contractor by the security firm Anthony Davis Associates and had been on duty for nearly seven hours in Centennial Park when he spotted the unattended pack beneath a bench near the tower at 12.58am. Nine minutes later a 911 call from a nearby phone booth told dispatchers: “There is a bomb in Centennial Park. You have 30 minutes.”

At 1.15am, a team of security officers including Jewell began clearing the area. The contents, three pipe bombs surrounded by masonry nails, detonated roughly 10 minutes later before all spectators could be removed. Among the fallen were Alice Hawthorne, a 44-year-old cable TV company receptionist from Georgia who died of “multiple penetration injuries” from the flying metal fragments, and Turkish cameraman Melih Uzunyol, 40, who died of a heart attack while rushing to film the scene.

Olympic officials called a 5.15am press conference to say the Games would continue just as they had in Munich 1972, when Palestinian terrorists killed 11 Israeli team members. Around 10am, President Bill Clinton condemned the bombing as a “pure act of terror” and an “act of cowardice which stands against the courage of the athletes”. He praised the security who spotted the package, called it in and prevented severe loss of life.

Behind the scenes Jewell was interviewed by the secret service, the GBI and the FBI. That night CNN reported that he was the first to catch sight of the suspicious bag and he was lauded as a hero in the next day’s papers. But when Piedmont College president Ray Cleere phoned the FBI the following afternoon to suggest that Jewell, a former campus security guard at the school with a reputation for overzealousness, might have planted the bomb himself in order to play the hero, the FBI looked further into his background.

A postmortem later filed by the justice department’s internal watchdog unit indicates that by Monday morning, Jewell had emerged as the FBI’s “principal (though not the only) suspect in the Centbom investigation”, saying that he fit the profile of a wannabe cop who believed that making himself a hero at the Olympics would help him land a permanent job in law enforcement. Sometime over the next day, an FBI source leaked Jewell’s name as a person of interest in the case.

At 4.50pm on Tuesday, the Atlanta Journal-Constitution published a special edition led by a 10-paragraph, 365-word story with no attribution that stated Jewell was the “focus of a federal investigation”. The banner headline screamed: FBI suspects ‘hero’ guard may have planted bomb.

Seven minutes later CNN broadcast the story, holding the Journal-Constitution up to the camera. At 5.11pm, the Associated Press released a wire story attributed to its own sources. Shortly after, NBC Nightly News anchor Tom Brokaw said on air: “The speculation is that the FBI is close to ‘making the case’, in their language. They probably have enough to arrest him right now, probably enough to prosecute him, but you always want to have enough to convict him as well. There are still some holes in this case.”

A second-day opinion piece in the Atlanta newspaper only doubled down on the scoop: “Like this one, he became famous in the aftermath of murder. His name was Wayne Williams,” columnist Dave Kindred wrote, referencing the serial child murderer. “This one is Richard Jewell.’’

Over the next few weeks information exonerating Jewell came to light. Ten days after the bombing it was confirmed that Jewell could not have placed the 911 call given his established whereabouts. An exhaustive search of his mother’s apartment where he stayed turned up nothing. On 20 August, the Journal-Constitution reported that Jewell passed an polygraph test denying any involvement. “He didn’t do it,” retired FBI polygraph expert Richard Rackleff told the paper. “There’s not any doubt in my mind. He had no knowledge about the bomb . The tests show he absolutely was not involved.”

On 26 October – nearly three months after that fatal night in the Olympic Centennial Park – US attorney Kent Alexander sent Jewell’s legal team a letter formally confirming that he was no longer a target of the investigation.

Six years later Eric Rudolph, a former US Army explosives expert, was convicted of the bombing – and the bombing of three abortion clinics across the south and – sentenced to four life terms without the possibility of parole at Colorado’s ADX Florence supermax prison.

The settlements Jewell won in subsequent years from NBC, CNN and the New York Post failed to grab a fraction of the headlines. The only law enforcement jobs he could land were $8 per hour jobs in tiny Georgia towns – Luthersville, Senoia, Pendergrass. He died of heart failure in 2007. He was 44.

•••
“In the digital age, it is easier than ever to publish false information, which is quickly shared and taken to be true,” the Guardian’s editor-in-chief Katharine Viner wrote earlier this month in a treatise on the current state of journalism.

Those truths only underscore how the factors conducive to the media malpractice that conspired against Jewell – factors only amplified by a climate of paranoia and fear – are just as present today if not more so. Examples can be found everywhere from Reddit-driven witch hunt in the aftermath of the Boston Marathon bombings to the Texas man wrongfully connected to the Dallas protest shooting earlier this month.

As the eyes of the world turn to Rio de Janeiro for the Olympics, we can only hope for more careful treatment. For it seems a repeat of the past is inevitable."


Vindicated Olympic Park bombing suspect Richard Jewell dies

(CNN) -- Richard Jewell, the security guard wrongly suspected and later cleared of setting off a deadly bomb at Atlanta, Georgia's Centennial Olympic Park during the 1996 Olympics, died Wednesday morning, his attorney, Lin Wood, told CNN.

Richard Jewell, who was wrongly suspected of setting off a bomb during the 1996 Olympics, has died.

Jewell, 44, died of natural causes at his home in Woodbury, Georgia, according to Meriwether County Coroner Johnny Worley.

Jewell had been suffering from diabetes and kidney failure since February, Worley said.

Worley is working with the Georgia Bureau of Investigation on the autopsy, which should be completed Thursday afternoon. No foul play is suspected, he said. Watch friends remember Jewell as dedicated »

After 12 weeks of scrutiny following the bombing, Jewell was cleared by the FBI and U.S. Attorney Kent Alexander in an unprecedented government acknowledgment of wrongful accusation.

"I am not the Olympic Park bomber," Jewell told reporters after being cleared. "I am a man who has lived 88 days afraid of being arrested for a crime I did not commit."

The FBI, Jewell said, trampled on his rights "in its rush to show the world it could get its man," while the news media "cared nothing about my feelings as a human being" in its rush to get a story on the bombing.

Jewell was working as a private security guard in Centennial Olympic Park about 1 a.m. on July 27 when he noticed a suspicious unidentified package and began moving people away from it. The package turned out to contain a bomb, which eventually killed one person and wounded more than 100.

Initially hailed a hero for moving people away, he was later cast in a different light when the FBI began investigating whether he had set off the bomb to give himself an opportunity to be a hero.

For weeks, reporters and camera crews camped outside Jewell's Atlanta apartment, capturing every move that he -- and the FBI -- made.

He later sued the FBI and several media organizations. CNN and NBC were among the organizations that settled with him.

In April, 2005, Eric Robert Rudolph pleaded guilty to the bombing. Rudolph was captured in Murphy, North Carolina, in May 2003 after one of the largest manhunts in U.S. history.

Rudolph also pleaded guilty to the 1998 bombing of a family planning clinic in Birmingham, Alabama, that killed a police officer and two 1997 bombings at an abortion clinic and a gay nightclub in Georgia.

He is serving four consecutive life sentences plus 120 years for the convictions. E-mail to a friend


How was Jewell vindicated?

As in real life, Bobi Jewell makes a tearful appeal to then-President Bill Clinton to clear her son's name if the FBI doesn't intend to charge him.

"Mr. President, you have the power to end this nightmare," she said before breaking into sobs and abruptly leaving a meeting with reporters in Atlanta, according to a USA TODAY report dated Aug. 27, 1996 – a scene re-created in the movie.

In October, the investigating U.S. attorney wrote a letter stating that "Richard Jewell is not considered a target" in the investigation.

Attorney General Janet Reno joined the "apologies raining down" on Jewell, according to a USA TODAY report published on Aug. 1, 1997.

"I regret very much what happened to Mr. Jewell," Reno said. "I don't think any apology is sufficient when somebody goes through what Mr. Jewell has gone through."

In 2005, anti-abortionist Eric Rudolph plead guilty to a series of bombings, including the 1996 Olympic bombing.

Bryant stands by the depiction in "Richard Jewell," acknowledging that some details are changed. "It’s a Hollywood movie. I think they honor the spirit of the event, the tragedy," he says.

Jewell, who died in 2007 at age 44 from complications of diabetes, was forever affected by the bombing, says Bryant. "Richard Jewell" takes a step in restoring his reputation.

"This movie will create a wave of information that will set the record straight," says Bryant. "Richard Jewell saved many lives doing his job and was one of many heroes who stood in the line of fire to move people. He was a hero."


Ver el vídeo: Cámara de seguridad capta atentado a un alto funcionario de la policía mexicana