¿Por qué no aparecen perros en las pinturas rupestres del paleolítico?

¿Por qué no aparecen perros en las pinturas rupestres del paleolítico?

Se ha descrito anteriormente que la presencia de renos es extrañamente baja, mientras que esta era la principal fuente de alimento. ¿Pero no es aún más extraño para los perros? Investigaciones genéticas recientes sugieren que los perros fueron domesticados mucho antes que cualquier otro animal, lo que tiene sentido para los cazadores. La distinción entre perro y lobo puede volverse borrosa a lo largo del tiempo, y mientras, por ejemplo, La cueva chauvet muestra una amplia variedad de depredadores salvajes, incluso búhos y hienas, tampoco se muestra ningún lobo.

¿Eran los perros / lobos demasiado "ordinarios" para ser retratados aquí, más que los renos?


Hay muchos perros en las pinturas rupestres paleolíticas. Por ejemplo:

Los perros se pueden usar para cazar en el bosque, como ciervos, pero para cazar grandes manadas en áreas abiertas como bisontes, no son útiles y son más una molestia que una ayuda. (Observe que en la imagen de arriba la cantera es un ciervo, no un accidente). Un artículo de revista reciente sobre el tema:

Nueva evidencia de perros domésticos pequeños del Paleolítico superior en el suroeste de Europa


Desde un punto de vista técnico taxonómico, es imposible tener perros domésticos representados en una pintura rupestre del Paleolítico, simplemente porque la domesticación de plantas y animales es una de las características del Neolítico.

Entonces, por definición, cualquier arte que represente un cánido es neolítico o muestra un pariente salvaje como un lobo.

Ahora bien, esto es un poco demasiado pedante, ya que la domesticación de perros parece haber comenzado en las partes del norte de Asia mucho antes de las fechas que asociamos con el Neolítico en toda regla. Sin embargo, las fechas son lo suficientemente cercanas como para que aún pueda ser una regla práctica útil (considerando que el Paleolítico duró más de 2.6 millones de años, y estamos discutiendo aquí durante los últimos 5-20 mil años).


Creo que la mayoría de las respuestas anteriores son bastante buenas, por lo que no tengo mucho más que agregar.

En la parte que falta (en las respuestas anteriores) al arte rupestre, de la pregunta: "… ¿Pinturas rupestres paleolíticas?"y los comentarios de OP pidiendo imágenes.

Esto es del período Auriñaciense (considerado Paleolítico superior), el sitio específico es Cueva de Pont d'Arc (UNESCO). La entrada de Wikipedia sobre esto sitio.


Descripción: Cueva decorada de Pont d'Arc, conocida como Grotte Chauvet-Pont d'Arc, Ardèche


Alguna información sobre el Perro paleolítico.


Más de 2000 años de perros en el arte, desde mosaicos antiguos hasta selfies en Instagram

Nuestros amigos de cuatro patas son a menudo las musas del arte de todo tipo. De estas criaturas, los perros son uno de los temas más populares para la pintura, la escultura y la fotografía. A lo largo de la historia del arte, han aparecido con miembros de la aristocracia, se han hecho autorretratos con creativos famosos y han sido inmortalizados como globos y eso es solo una pequeña fracción del arte canino que existe entre el pasado y la actualidad. Los caninos son símbolos vivientes de protección, lealtad y amor incondicional, por lo que es fácil ver por qué han sido una parte tan larga y colorida de nuestra historia visual.


Pintura rupestre prehistórica (40.000-10.000 a. C.)


Pintura rupestre policromada de
una cabeza de bisonte. (c.15.000 a. C.)
Galería principal de la cueva de Altamira.


Rinoceronte de cuerno grande (25-30,000 a. C.)
Pintura rupestre de la cueva Chauvet.
Ver: Arte más antiguo de la Edad de Piedra.

¿Qué es la pintura rupestre? Definición, características

En el arte prehistórico, el término "pintura rupestre" engloba cualquier arte parietal que implique la aplicación de pigmentos de color en las paredes, suelos o techos de antiguos refugios rocosos. Una pintura rupestre monocromática es una imagen hecha con un solo color (generalmente negro); vea, por ejemplo, las imágenes monocromáticas en Chauvet. Una pintura rupestre policromada consta de dos o más colores, como lo ejemplifican las gloriosas imágenes multicolores de bisontes en el techo de Altamira, o los magníficos uros en la Cámara de los Toros en Lascaux. Por el contrario, el término `` dibujo de cueva '' se refiere (estrictamente hablando) solo a un dibujo grabado, es decir, uno hecho cortando líneas en la superficie de la roca con un pedernal o herramienta de piedra, en lugar de uno hecho dibujando líneas con carbón o manganeso.

En la actualidad no tenemos una idea clara de cuándo comenzó la pintura rupestre. Una teoría vincula la evolución del arte de la Edad de Piedra con la llegada de humanos anatómicamente modernos a Europa durante el período del Paleolítico Superior. Según esta teoría, el desarrollo del arte rupestre coincidió con el desplazamiento del hombre de Neandertal por el hombre anatómicamente moderno, comenzando alrededor del 40.000 a. C. De hecho, fue aproximadamente a partir de esta fecha cuando el arte rupestre más antiguo comenzó a emerger en cuevas y abrigos rocosos de todo el mundo, pero especialmente en toda la región franco-cantábrica. La pintura es lo primero, seguida por el arte móvil, como lo ejemplifican las figuras portátiles de Venus como la Venus de Hohle Fels (38-33, 000 a. C.). En términos generales, las técnicas y los materiales de la pintura rupestre mejoraron en todos los ámbitos, siglo tras siglo. Así vemos que las pinturas monocromáticas de la cultura auriñaciense (40-25.000 a. C.) dan paso al arte policromo del gravetiano (25-20.000 a. C.), lo que lleva al apogeo de la pintura rupestre, que tradicionalmente se reconoce que ocurrió durante la era magdaleniense (c. .15-10.000 a. C.) en Lascaux, Altamira, Font de Gaume y Les Combarelles. Durante el Magdaleniense Tardío, la Edad de Hielo terminó y un período de calentamiento global llevó a la destrucción del hábitat del reno magdaleniense, junto con su cultura y su arte rupestre. Para obtener más información sobre la evolución de la pintura rupestre y cómo encaja en la cultura de la Edad de Piedra, consulte: Cronología del arte prehistórico (desde 2,5 millones a. C.).

ARTE PREHISTÓRICO en IRLANDA
Para obtener detalles sobre las artes y la cultura del amplificador
durante el Pleistoceno y
Épocas del Holoceno, ver:
Arte irlandés de la Edad de Piedra
Arquitectura principalmente megalítica
Arte irlandés de la Edad de Bronce
Metalistería celta, construcción de tumbas
Arte irlandés de la Edad de Hierro
La Tene cultura celta, escultura

La mayoría de las pinturas rupestres prehistóricas eran figurativas y el 99 por ciento de ellas eran de animales. Al principio, los artistas de la Edad de Piedra pintaban animales depredadores (leones, rinocerontes, felinos dientes de sable, osos) casi con tanta frecuencia como animales de caza como bisontes y renos, pero desde la era solutrense en adelante, las imágenes estuvieron dominadas por animales de caza. Las imágenes de humanos eran una ocurrencia excepcionalmente rara, y por lo general eran muy estilizadas y mucho menos naturalistas que las figuras de animales. La imaginería abstracta (signos, símbolos y otras marcas geométricas) también era común, y en realidad comprende el tipo más antiguo de arte paleolítico encontrado en cuevas de la Edad de Piedra tardía, como lo demuestran los resultados recientes de datación en pinturas en El Castillo y Altamira. Además de la pintura de figuras y las imágenes abstractas, las cuevas prehistóricas también están muy decoradas con estarcidos pintados a mano, arte rupestre, la mayoría de los cuales, según una investigación reciente de Dean Snow de la Universidad Estatal de Pensilvania, fueron hechos por mujeres, pero también participaron hombres y niños. . Algunos de los mejores ejemplos de esta forma de pintura son las plantillas de manos de la cueva de Gargas (Haute-Garonne), el panel de plantillas de manos en Chauvet (Ardeche) y los grabados en toda la cueva de las Manos en Argentina. .

Pintura rupestre en tres etapas

Por lo general, una pintura rupestre policromada se creaba en tres etapas básicas, que podían variar significativamente según la experiencia y madurez cultural del artista, la naturaleza y los contornos de la superficie de la roca, la fuerza y ​​el tipo de luz y las materias primas disponibles. Tome una fotografía de un bisonte, por ejemplo. Primero, el contorno y las características básicas del animal se dibujan en la pared de la cueva, ya sea marcando la superficie de la roca con una piedra afilada o aplicando un contorno negro con carbón o manganeso. En segundo lugar, el dibujo completo del animal se colorearía o rellenaría con ocre rojo u otros pigmentos. En tercer lugar, los bordes del cuerpo del animal se sombrearían con negro u otro pigmento para aumentar su tridimensionalidad. Alternativamente, dependiendo de si el contorno de la pared de la cueva lo hizo necesario, se aplicaría un grabado adicional o incluso una escultura para aumentar el volumen y el relieve.

¿Dónde se encuentran la mayoría de las pinturas rupestres?

Los ejemplos más espectaculares de este arte rupestre se han descubierto en el suroeste de Francia y el norte de España, por lo que a veces se lo conoce como arte rupestre franco-cantábrico, donde los arqueólogos han encontrado unas 350 cuevas que contienen obras de arte del Paleolítico superior. Los grupos de cuevas más grandes se encuentran en Dordoña (Lascaux, Cussac, Laussel, Font-de-Gaume, Les Combarelles, Rouffignac), y alrededor de Monte Castillo en el distrito de Puente Viesgo, Cantabria, pero se han encontrado otras cuevas magníficamente decoradas en varios partes del mundo, incluidos Sudáfrica, Argentina, India, China, Australia y otros lugares.

¿Cuáles son las pinturas rupestres más antiguas?

En la actualidad, el arte más antiguo de las cuevas prehistóricas, cuyas fechas de origen han sido autenticadas mediante datación por radiocarbono, consiste en signos abstractos, a saber, un punto rojo y una huella de mano, encontrados entre las pinturas rupestres de El Castillo en Cantabria, España. Estas imágenes se han fechado en al menos 39.000 a. C. y 35.500 a. C. respectivamente, lo que las convierte en el arte más antiguo de su tipo de una cueva en Europa.

Sin embargo, en 2014 en Indonesia, al otro lado del mundo, los arqueólogos utilizaron técnicas de datación de uranio-torio para fechar plantillas de manos entre las imágenes encontradas en la cueva Leang Timpuseng, Sulawesi, hasta el 37,900 a. C. (Las pinturas de animales en el sitio datan del año 33.400 a. C.). Le siguen en edad las imágenes de la cueva Fumane (hacia el 35.000 a. C.), luego dos símbolos claviformes encontrados en Altamira, con fecha del 34.000 a. Las siguientes pinturas más antiguas son las de la cueva Chauvet, situada en la región francesa de Ardeche. Fueron descubiertos en 1994 y datan del 30.000 a. C. Los períodos más productivos del arte rupestre fueron las culturas gravetiana y magdaleniense, que datan del 25.000-20.000 a. C. y del 15.000-10.000 a. C. respectivamente.

Nota: muchas cuevas contienen evidencia de pintura repetida, que a veces se extiende a lo largo de decenas de miles de años. Por lo tanto, es posible que algunos de estos "estudios de cuevas" sean más antiguos de lo que se pensaba originalmente. Esto es exactamente lo que sucedió en Altamira, donde el cuerpo de arte principal es magdaleniense (c. 15.000 a. C.), pero pruebas recientes mostraron que una imagen abstracta en particular se remonta a la era auriñaciense alrededor del 34.000 a. C.

¿Qué tipo de cuadros se pintaron en las cuevas prehistóricas?

Los artistas de la Edad de Piedra crearon una variedad de imágenes figurativas y abstractas. Las imágenes naturalistas representan en su mayoría escenas de caza o arreglos de animales, generalmente bisontes, caballos, renos, ganado, uros y mamuts, aunque se representaron una amplia variedad de otras criaturas, como: leones, buey almizclero, asno, saiga, rebeco. También aparecen lobos, zorros, liebres, nutrias, hienas, focas, peces, reptiles, aves y otras criaturas. Pero no hay pintura de paisaje en el arte prehistórico, ni siquiera ningún elemento del paisaje representado, como montañas o ríos. Las imágenes de seres humanos aparecen muy raramente: incluso entonces, son más parecidas a las humanas que realistas. Buenos ejemplos incluyen: los 'hombres heridos' en Cougnac, la pintura del hombre con la cabeza como de pájaro, en el & quotShaft of the Dead Man & quot en Lascaux y la pintura grabada del & quotHorcerer & quot en la cueva Trois-Freres.

Como se mencionó, el arte abstracto también es común. Las paredes de las cuevas abundan con una variedad de puntos, líneas, signos y símbolos. Por ejemplo, investigadores de la Universidad de Victoria en la isla de Vancouver han identificado más de 20 letreros, todos pintados con el mismo estilo, que aparecen una y otra vez en diferentes refugios. Algunos de ellos están hechos con pinceladas simples, como círculos, semicírculos, triángulos y líneas rectas, otros son un poco más complejos. Además de los que se acaban de mencionar, incluyen: aviformes, claviformes, cordiformes, rayados, cruciformes, flabeliformes, manos negativas, ángulos abiertos, óvalos, pectiformes, peniformes, manos positivas, cuadrángulos, peniformes, escalariformes, serpentiformes, espirales, tectiformes, zigzags. , y otros.

¿Qué métodos de pintura utilizaron los artistas de la Edad de Piedra?

Utilizando conchas marinas como recipientes de pintura y trabajando a la luz de las velas, u ocasionalmente con luz solar débil, los artistas prehistóricos emplearon una amplia variedad de métodos de pintura. Inicialmente, pintaban con los dedos antes de cambiar a crayones de pigmentos grumosos, almohadillas de musgo o cepillos hechos de pelo de animal o fibra vegetal. También emplearon técnicas de pintura en aerosol más sofisticadas utilizando cañas o huesos especialmente huecos. En la cueva de Altamira se encontró un hueso ahuecado de un pájaro, teñido de ocre rojo, que data de alrededor del 16.000 a. Los pintores de la Edad de Piedra también utilizaron técnicas de escorzo y claroscuro. Cada época introdujo nuevos métodos de pintura rupestre, y las cuevas decoradas durante muchas generaciones exhiben numerosos estilos; en Lascaux, por ejemplo, los arqueólogos han identificado más de una docena de estilos de pintura diferentes.

¿Cómo obtuvieron los artistas prehistóricos sus colores de pintura?

Todos los pigmentos de color utilizados en la pintura rupestre se obtuvieron localmente, principalmente de fuentes minerales que se encuentran en la tierra. Los pintores de la Edad de Piedra emplearon varias combinaciones diferentes de materiales para hacer pinturas de colores. El ocre arcilla proporcionó tres colores básicos: numerosas variedades de rojo, además de amarillo y marrón. Para el color negro, los artistas utilizaron dióxido de manganeso o carbón. Después de triturar los pigmentos hasta obtener un polvo fino, los artistas mezclaron el polvo con agua de cuevas (generalmente con alto contenido de carbonato de calcio), grasas animales, jugo de vegetales, sangre u orina para ayudar a que se adhiera a la superficie de la roca. También usaban extensores como biotita y feldespato, o cuarzo molido y fosfato de calcio (obtenido de huesos de animales triturados y calentados). Es concebible que los artistas estuvieran familiarizados con los pigmentos a través de la pintura corporal y la pintura facial, artes que practicaron durante milenios antes de comenzar a decorar cuevas. Para obtener más detalles sobre el tipo de pigmentos de color utilizados en la pintura rupestre de la Edad de Piedra, consulte: Paleta de colores prehistóricos.

¿Los pintores de la Edad de Piedra hicieron bocetos preliminares?

Algunas veces. En la cueva de La Vache, los arqueólogos encontraron una capa de carbón debajo del pigmento negro de las pinturas, lo que indica que se había realizado un boceto preparatorio antes de la aplicación de la pintura. Más a menudo, la silueta del animal, junto con sus características básicas, se grababa en la roca con un pedernal y luego se pintaba con pigmento.

¿Cuál fue el propósito de estas pinturas rupestres?

No lo sabemos exactamente. Inicialmente, la mayoría de los paleoantropólogos pensaba que este tipo de arte antiguo era puramente decorativo. Sin embargo, la evidencia arqueológica detallada muestra que las cuevas pintadas no estaban habitadas por gente común. En cambio, estaban habitados solo por un pequeño grupo de artistas u otros involucrados en las actividades ceremoniales y el papel de la cueva. Como resultado, ahora se piensa que la pintura rupestre fue creada por chamanes por razones ceremoniales, quizás en conexión con rituales sociales, sobrenaturales o religiosos. No hay un patrón claro en la iconografía utilizada, por lo que en la actualidad la mayoría de las teorías sobre el significado preciso o la función de la pintura rupestre de la Edad de Piedra son meras conjeturas.

¿Las cuevas prehistóricas contienen esculturas?

Si. Se han conservado varios bellos ejemplos de esculturas en relieve. Incluyen la Venus de Laussel (hacia el 23.000 a. C.), una de las seis esculturas en bajorrelieve grabadas en un gran bloque de piedra caliza, en el refugio rocoso de Laussel, cerca de Lascaux, y también las famosas tallas en relieve de Tuc d'Audoubert Bison (c. 13.500 a. C.) hechos de arcilla sin cocer que se encontraron en Ariège, Francia. Los expertos creen que la escultura prehistórica podría haber sido tan común como la pintura mural, excepto que la mayor parte se ha derrumbado o perecido.

Cuevas famosas que contienen pinturas de la Edad de Piedra

Europa (Francia y España)

La pintura rupestre prehistórica franco-cántabra es probablemente más famosa que cualquier otra tradición de arte parietal en todo el mundo. Aquí están las cuevas decoradas más famosas de la región.

Cueva del Castillo (39.000 a.C.) Puente Viesgo, España
Descubierto en el complejo de las Cuevas de Monte Castillo, este refugio rocoso contiene el arte más antiguo de cualquier cueva en Europa, a excepción de la Cueva de La Ferrassie Cupules (c.60, 000 aC).

Cueva Fumane (Hacia el 35, 000 a. C.)
Cueva prehistórica italiana habitada por cazadores de renos auriñacienses, en la que se encontraron varias pinturas rupestres de animales primitivos en fragmentos de la pared de una cueva derrumbada.

Abri Castañuela (Hacia el 35, 000 a. C.)
Refugio rocoso de Dordoña que contiene imágenes grabadas de genitales femeninos y falos masculinos, junto con pinturas ocre de caballos y algunos símbolos abstractos.

Cueva de Altamira (primera fase 34.000 a. C.) Antillana del Mar, España
Un símbolo en forma de garrote que se encuentra en la parte más remota de la cueva fue fechado por U / Th en 34.000 a. C.

Cueva Chauvet (c. 30.000 a. C.) Vallon-Pont-d'Arc, Francia
Descubierta en 1994, la cueva de Chauvet, una muestra del arte auriñaciense, consta de dos partes principales. En el primero, la mayoría de las imágenes son rojas, mientras que en el segundo, los animales son en su mayoría negros. Las imágenes más llamativas son el Panel de caballos y el Panel de leones y rinocerontes. Ver pinturas rupestres de Chauvet.

Grotte des Deux-Ouvertures (Cueva de las dos aberturas)
(c. 28, 000-26, 000 a. C.) Garganta de Ardeche, cerca de la cueva de Chauvet
Destaca por sus grabados rupestres de animales que incluyen más de 50 figuras de toros y mamuts.

Cueva de Cosquer (c. 25.000 a. C.), Costa de Marsella, Francia
Descubierta por el buceador de aguas profundas Henri Cosquer en 1985, y que data del 25.000 a. C., la entrada a la cueva de Cosquer se encuentra a más de 30 metros por debajo del nivel del mar. Sus pinturas incluyen estarcidos a mano, letreros tipo cartel, dibujos al carboncillo y alrededor de 100 pinturas policromadas de caballos y otros animales. Para obtener más información, consulte: Pinturas rupestres de Cosquer.

Cueva de Cussac (c. 25.000 a. C.) Le Buisson-de-Cadouin, Dordoña, Francia
Descubierto en 2000, sus grabados pintados de bisontes, caballos y mamuts, son similares al arte gravetiano en las cuevas de Quercy de Roucadour y Pech Merle.

Cueva Pech-Merle (c. 25.000 a. C.) Cabrerets, Midi-Pyrénées, Francia
Descubierto en 1922, Pech-Merle es famoso por sus espectaculares caballos moteados policromados, pintados en carbón y ocre sobre piedra caliza, y sus letreros tipo Placard. Para obtener más detalles, consulte: Pinturas rupestres de Pech-Merle.

Arte rupestre de Roucadour (hacia el 24, 000 a. C.)
Similar a las imágenes descubiertas en Pech Merle y Cougnac, el arte de Roucadour consiste en plantillas, grabados y símbolos abstractos a mano.

Cueva de Cougnac (primera fase, hacia el 23.000 a. C.) Gourdon, Lot, Francia
La cueva presenta pinturas de animales de la época gravetiana y extraños letreros tipo letrero.

Cueva La Pileta (c.18, 000 a. C.) Andalucía, España
Pinturas rupestres de animales, incluido un raro dibujo de un pez, además de una gran variedad de signos abstractos.

Cueva Le Placard (hacia 17.500 a. C.) La Rochefoucauld, Francia
Reconocido por sus signos aviformes no descifrados, casi idénticos a los descubiertos en Cosquer, Pech-Merle y Cougnac.

Cueva de Cosquer (segunda fase 17.000-15.000 a. C.) Marsella, Francia
Un segundo período de la pintura solutrense ocurrió en Cosquer durante el Solutreano tardío.

Cueva de Lascaux (c. 17.000-13.000 a. C.) Montignac, Dordoña, Francia
Descubierto en 1940, Lascaux contiene tanto arte solutrense como magdaleniense. El complejo de la cueva tiene siete cámaras decoradas con más de 2000 imágenes pintadas, incluida la impresionante Sala de los Toros que, a pesar de su nombre, presenta principalmente caballos, así como los uros machos (ganado salvaje) del que deriva su nombre. Contiene imágenes de renombre como el Gran Toro Negro, el Unicornio y el Hombre Pájaro. Para obtener más información, consulte: Pinturas rupestres de Lascaux.

Cueva de la Pasiega (c. 16, 000 a. C.) Cuevas de El Castillo, Cantabria, España
Descubierta en 1911, la cueva de La Pasiega consta de una galería principal, de unos 80 metros de largo, con aberturas a varias galerías secundarias. Su arte rupestre consta de más de 700 imágenes pintadas (aproximadamente 100 ciervos, 80 caballos, 30 cabras montesas, 30 vacas, junto con renos, mamuts, aves y peces) que incluyen numerosos símbolos abstractos (ideomorfos) y grabados.

Cueva de Altamira (fase final c.15.000 a. C.) Antillana del Mar, Cantabria, España
Altamira, descubierta en 1879 y que data del 15.000 a. C., es considerada por los arqueólogos e historiadores del arte como la "Capilla Sixtina del Arte Paleolítico", debido a sus pinturas murales a gran escala de alta calidad. El techo de su llamada cámara policromada, decorado con 30 grandes cuadros de animales (en su mayoría bisontes) vívidamente ejecutados con pigmentos rojos y negros, se considera el logro artístico supremo del arte magdaleniense en la región franco-cantábrica. Para más detalles, consulte: Pinturas rupestres de Altamira.

Cueva Font de Gaume (14.000 a. C.) Dordoña, Francia
El primer escondite de pintura rupestre prehistórica que se descubrió en el Périgord, la cueva es famosa por su friso de cinco bisontes, realzado con un sofisticado sombreado alrededor del cuerpo.

Cueva de Tito Bustillo (14.000 a.C.) Asturias, España
Destacada por su Galería de los Caballos, sus pinturas rupestres se sitúan junto a las de El Castillo, Altamira y la Cueva de La Pasiega (16.000 a. C.) como importantes ejemplos de la cultura paleolítica en la península Ibérica.

Pinturas rupestres de Cougnac (segunda fase, 14.000 a. C.) Gourdon, Lot, Francia
Sus obras de arte magdalenienses incluyen una impresionante imagen de un íbice rojo, hábilmente renderizada de modo que la piedra de flujo en la pared sugiere cabello colgando de su vientre y algunas figuras únicas de tipo humano.

Mamuts de la cueva de Rouffignac (14.000-12.000 a. C.) Rouffignac, Dordoña
Contiene el mayor complejo de pasajes subterráneos del Périgord. Las decoraciones incluyen más de 250 grabados y dibujos monocromáticos. Los temas incluyen bisontes, mamuts, caballos y rinocerontes lanudos, además de una serie de símbolos abstractos.

Cueva de la Marche (Hacia el 13, 000 a. C.) Lussac-les-Chateaux, Francia
Descubierto en 1937, los arqueólogos se sorprendieron al encontrar una serie de grabados pintados de cabezas y rostros humanos, algunos con detalles de ropa representada. Autenticado por las autoridades francesas, pero los expertos siguen siendo escépticos sobre la datación de sus pinturas.

Cueva de Niaux (13.000-11.000 a. C.) Foix, Haute-Pyrenees, Francia
Una de las galerías de arte magdaleniense más importantes después de Lascaux y Font-de-Gaume. Famoso por sus huellas de la Edad de Piedra, su imagen única de una comadreja y otras pinturas rupestres de alta calidad.

Cueva de Trois Freres (13.000-12.000 a. C.) Altos Pirineos, Francia
Mundialmente famoso por el grabado pintado de una figura humana conocida como el & quot; Hechicero & quot, con las características de diferentes animales. Entendido para representar a un chamán.

Cueva de Les Combarelles (12.000 a. C.) Dordoña, Francia
Otro sitio importante del arte magdaleniense, cuenta con unos 600 & # 150800 dibujos de animales altamente naturalistas, junto con una colección de más de 50 figuras antropomórficas, además de una cantidad de tectiformes.

Se incluyen importantes cuevas pintadas en Europa, fuera de Francia y España.

Pinturas rupestres de Fumane (35.000 a. C.) Lessini Hills, Verona, Italia
Imágenes figurativas toscas de animales y una figura parecida a la humana. Representa el arte más antiguo de Italia y la pintura de figuras más antigua del mundo.

Arte rupestre de Coliboaia (30.000 a. C.) Parque Natural Apuseni, Rumanía.
Descubierto en 2009, incluye unos ocho dibujos al carboncillo - ahora fechados por radiocarbono - y al menos un grabado. Constituye el arte rupestre más antiguo de Europa Central o Sudoriental.

Pinturas rupestres de Kapova (12.500 a. C.) Reserva Shulgan-Tash, Rusia.
Ubicada en Bashkortostán, una república rusa que se encuentra entre el Volga y los Urales, la cueva contiene pinturas de color ocre rojo de mamuts y caballos, así como numerosos símbolos abstractos y plantillas de manos. Representa la pintura rupestre más antigua de Rusia.

Otras cuevas muy antiguas que contienen arte parietal de la Edad de Piedra se encuentran en el centro de India, Sudáfrica, Australia, Namibia, Argentina y el sudeste asiático, entre otros lugares del mundo.

los Auditorio y cuevas de Daraki-Chattan en Madhya Pradesh, India central, se ha descubierto recientemente que contiene el arte cúpula más antiguo conocido del mundo, en forma de hendiduras en forma de copa (petroglifos) incisas en cuarcita dura, que se remonta a la era del Paleolítico Inferior. Para obtener detalles y fotos, consulte: Petroglifos de Bhimbetka y Arte rupestre de Daraki-Chattan.

Otro sitio importante del arte de la Edad de Piedra en la India es el Refugios de roca Bhimbetka, un sitio del Patrimonio Mundial de la ONU conocido por los arqueólogos indios desde 1888. Ubicado en el distrito de Madhya Pradesh al sur de Bhopal en el borde de las colinas Vindhyachal, este sitio contiene los primeros vestigios de vida humana en la India, aunque su roca el arte tiene sólo unos 9.000 años. Con una gran cantidad de escenas diferentes (por ejemplo, caza, baile, paseos a caballo, jinetes de elefantes, peleas de animales, escenas domésticas y similares) y sujetos (por ejemplo, bisontes, tigres, leones, jabalíes, elefantes, perros antílopes, lagartos, cocodrilos), todos comúnmente pintados en rojo y blanco, con uso ocasional de verde y amarillo, los cuadros abarcan la mayor parte de las eras mesolítica y neolítica de la Edad de Piedra, así como las edades de Bronce, Hierro y Medievales posteriores.

El arte africano incluye algunas de las artes más antiguas del mundo, incluidas las pinturas rupestres. El arte rupestre africano más antiguo fue descubierto en el Cuevas de Blombos, no lejos de Ciudad del Cabo. Cuenta con una serie de grabados geométricos en dos pequeñas piezas de piedra de color ocre y data del 70.000 a. C. Para obtener detalles y fotos, consulte: Arte rupestre de Blombos.

Una serie de imágenes geométricas y animales grabadas y pintadas en siete losas de piedra se han encontrado en el Cuevas del Apolo 11 en las montañas de Huns, que data del 25.500 a. C. (Para obtener más detalles, consulte: Piedras de la cueva del Apolo 11). Inusualmente, las imágenes, pintadas en carbón, ocre rojo y blanco, se pintaron en las losas en un lugar diferente y luego se llevaron a la cueva. Los expertos los consideran un ejemplo temprano de arte tribal.

Los aborígenes australianos fueron responsables de todo el arte paleolítico del continente. Las tradiciones más antiguas del arte aborigen, que se cree que datan del 30.000 a. C., aunque esto no está confirmado, incluyen el arte rupestre de Kimberley (Australia Occidental), el arte rupestre de Ubirr, Arnhem Land, el Territorio del Norte y el arte rupestre de la península de Burrup (Pilbara). Las obras posteriores incluyen las pinturas de Bradshaw (ahora llamadas Gwion art), que data de 15.500 a. C., en Kimberley, Australia Occidental. Sin embargo, el arte más antiguo de Australia es el dibujo al carboncillo de Nawarla Gabarnmang Rock Shelter, que data del año 26.000 a. C.

los Cueva de las Manos (Cueva de las Manos) en Río de las Pinturas es el hogar de la pintura rupestre más antigua de América. Los murales más antiguos, que datan de la era del arte mesolítico, alrededor del 9.000 a. C., comprenden docenas de plantillas a mano pintadas con pigmentos rojos, negros y blancos. Las imágenes posteriores incluyen pinturas de animales, escenas de caza y patrones abstractos complejos (ideomorfos).

Los estudios de su arte rupestre, esculturas y huesos decorados, guijarros y rocas por arqueólogos y otros eruditos, han revelado un arte que se desarrolló desde formas tempranas simplistas hasta figuras detalladas y precisas durante varios períodos cronológicos. Los artistas comenzaron dibujando contornos simples de pequeños animales. Más tarde, dibujaron animales más grandes y rellenaron los cuerpos de los animales con pintura roja o negra y, finalmente, dibujaron animales masivos, lavaron los cuerpos de los animales con tonos terrosos de marrón o negro y detallaron la anatomía de los animales con un sombreado grueso.

También se han encontrado pinturas rupestres en Tailandia (en la cordillera Petchabun de Tailandia central, y en la provincia de Nakorn Sawan), Malasia (en Gua Tambun en Perak, y en la Cueva Pintada en el Parque Nacional de las Cuevas de Niah) e Indonesia, en el área de Sangkulirang. de Kalimantan. Hallazgos recientes en las cuevas de Maros-Pangkep en la isla indonesia de Sulawesi, muestran que algunas de las obras de arte más antiguas del planeta fueron creadas por migrantes que iban de isla en isla hacia Australia. Estos hallazgos sugieren que la capacidad artística del hombre moderno no surgió "casualmente" en todo el mundo, sino que se desarrolló antes de que abandonara África, alrededor del 80.000 a. C. Ver también: Arte oceánico.

& # 149 Para obtener más información sobre pinturas en los refugios rocosos del Paleolítico superior, consulte: Enciclopedia de artes visuales.


Fotos: El arte rupestre prehistórico sugiere una clase Elite en Kisar

Se han encontrado cientos de pinturas rupestres prehistóricas en la pequeña isla indonesia de Kisar, en el grupo de islas Maluku, al norte de la gran isla de Timor, por arqueólogos de la Universidad Nacional Australiana en Canberra, Australia, y la Universidad de Gadjah Mada en Yogyakarta. en Indonesia.

Kisar cubre un área de solo unos 80 kilómetros cuadrados (30 millas cuadradas), pero los investigadores encontraron más de 30 sitios de arte rupestre y cientos de pinturas rupestres individuales en terrazas de piedra caliza en la isla.


Paleolítico superior

Uros en una pintura rupestre inLascaux, Francia

Las obras indiscutibles más antiguas de arte figurativo se encontraron en Schwäbische Alb, Baden-Württemberg, Alemania. La primera de ellas, la figura de Venus conocida como la Venus de Hohle Fels y la figura de Löwenmensch datan de hace unos 40.000 años.

Otras obras de arte representativas del período Paleolítico superior (hace aproximadamente entre 40.000 y 10.000 años) incluyen pintura rupestre (por ejemplo, los de Chauvet, Altamira, Pech Merle y Lascaux) y arte portátil: figuras de Venus como la Venus de Willendorf, así como tallas de animales como el reno nadador, el colgante de Wolverine de Les Eyzies y varios de los objetos conocidos como botones. de commandement.

Imagen de un caballo de las cuevas de Lascaux.

En 2014 se descubrió que las pinturas rupestres de la isla indonesia de Sulawesi tenían 40.000 años, una fecha similar al arte rupestre europeo más antiguo, lo que puede sugerir un origen común más antiguo para este tipo de arte, tal vez en África. [7]

El arte monumental al aire libre en Europa de este período incluye Côa Valley y Mazouco en Portugal, Domingo García y Siega Verde en España, y Fornols-Haut en Francia.

Se ha descubierto que una cueva en Turobong en Corea del Sur que contiene restos humanos contiene huesos de ciervo tallados y representaciones de ciervos que pueden tener hasta 40.000 años de antigüedad. [8] Petroglifos de ciervos o renos encontrados en Sokchang-ri también puede datar del Paleolítico superior. Se han encontrado fragmentos de olla en un estilo que recuerda al trabajo japonés temprano en Kosan-ri en la isla de Jeju, que, debido a los niveles más bajos del mar en ese momento, habría sido accesible desde Japón. [9]

Los petroglifos más antiguos datan aproximadamente del límite del Mesolítico y del Paleolítico Superior tardío, hace unos 10.000 a 12.000 años. El arte rupestre africano indiscutible más antiguo se remonta a unos 10.000 años. Las primeras pinturas naturalistas de humanos encontradas en África datan de hace unos 8.000 años y aparentemente se originaron en el valle del río Nilo, y se extendieron hasta el oeste de Malí hace unos 10.000 años. Los sitios destacados que contienen arte temprano incluyen Tassili n & # 8217Ajjer en el sur de Argelia, Tadrart Acacus en Libia (un sitio del Patrimonio Mundial de la Unesco) y las montañas Tibesti en el norte de Chad. [10] Los grabados rupestres de la cueva Wonderwerk en Sudáfrica se han fechado en esta época. [11] Se han obtenido fechas controvertidas que se remontan a 29.000 años en un sitio en Tanzania. Un sitio en el complejo de la cueva del Apolo 11 en Namibia tiene 27.000 años.


  • Los científicos han sugerido que las cuevas con buena acústica fueron elegidas para el arte.
  • Estas cuevas se utilizaron luego para ceremonias religiosas, que incluían cantos
  • Los investigadores encontraron que las pinturas están ubicadas en puntos donde se amplifica el sonido.
  • Now experts are calling for more research to be conducted in Paleolithic caves

Published: 19:30 BST, 29 June 2017 | Updated: 20:14 BST, 29 June 2017

The secret reason of why Paleolithic men and women decorated caves with elaborate paintings may have finally been revealed by scientists.

Experts have suggested that the caves with the best acoustics may have been chosen for ancient artwork depicting hunting scenes and cultural practices.

This is so these caves could be used during ancient religious ceremonies, which often included chanting and singing.

The secret reason why Paleolithic men and women decorated caves with elaborate paintings may have finally been revealed by scientists. Pictured is a Paleolithic painting from Le Portel in Ariège, France

WHAT INSPIRED PALEOLITHIC PAINTERS?

Experts have suggested that the caves with the best acoustics may have been chosen for ancient artwork depicting hunting scenes and cultural practices.

This is so these caves could be used during ancient religious ceremonies, which often included chanting and singing.

Evidence for this theory comes from previous research which studied three ancient caves in France.

Researchers from the University of Paris studied ancient paintings of horses, bison and mammoths in the caves of Niaux and Le Portel in Ariège, southern France.

They found that the most acoustically resonant place in a cave - where sounds linger or reverberate the most - was often the place where Paleolithic paintings were located.

And when the most-resonant spot was located in a very narrow passageway too difficult for painting, red marks are often found, as if they had been marked for their acoustic qualities.

This correlation of paintings and music provides 'the best evidence for the ritualistic meanings of the paintings and of the use of the adorned caves,' said Iegor Reznikoff, who conducted the research.

Researchers have previously found evidence of this theory, when they revealed that a number of Paleolithic paintings are located at points in caves where sound can be best amplified.

Now scientists are calling for more research to be conducted in Paleolithic caves across the world to provide more evidence for this theory.

To date, the exact purpose of Paleolithic cave paintings has been left unknown.

Some evidence suggests that these ancient works of art are more than mere decorations.

Cave paintings may have played a role in Paleolithic man's religious rituals.

One popular theory is that painters of the Paleolithic era chose the places where they made art based on their acoustics.

Evidence for this theory comes from previous research which studied three ancient caves in France.

Researchers from the University of Paris studied ancient paintings of horses, bison and mammoths in the caves of Niaux and Le Portel in Ariège, in the south of France.

They found that the most acoustically resonant place in a cave - where sounds linger or reverberate the most - was often the place where Paleolithic paintings were located.

And when the most-resonant spot was located in a very narrow passageway too difficult for painting, red marks are often found, as if they had been marked for their acoustic qualities.

This correlation of paintings and music provides 'the best evidence for the ritualistic meanings of the paintings and of the use of the adorned caves,' said Iegor Reznikoff, who conducted the research.

David Lubman, an acoustic scientist and fellow of the Acoustical Society of America, has now reexamined the link between ancient paintings and sound resonance.


The Strange Truth About The People Who Painted Cave Art

For decades, archaeologists thought that the paintings made by prehistoric people were done by men. However, new evidence strongly suggests that it was actually women who did the cave paintings. In addition, the cave painters were very good at correct anatomical details—better than most classically trained painters and even modern natural history artists.

The Whole Bushel

The oldest cave paintings in the world are about 40,800 years old and were found in 1908 in the Cave of El Castillo, in Northern Spain. Another major discovery happened in 1994 when Chauvet Cave was discovered in Southern France. It contains some of the most detailed and well-preserved cave art dating back to 28,000󈞊,000 B.C. Most of the paintings contain pictures of wildlife and often of men hunting animals like bison and deer. The general thought behind the meanings of the paintings is that they were made as a way to somehow influence or improve a hunt, although no one really knows for sure.

Since most of the depictions were of hunting and of animals, the general thought was that it had a masculine feel to it. If it was women doing the paintings, she may have been more inclined to paint other things. However, new research seems to indicate that the drawings were in fact made by women.

Dean Snow of Pennsylvania State University measured the hand sizes of the painters in eight different caves in Spain and France. They know the size of the hand because that is how the artist signed their work. They placed their palm on the wall of the cave and blew red dye, leaving a perfect impression of their hand for archaeologists to look at thousands and thousands of years later. When doing the measurements, they determined that 24 of 32 handprints were women.

This theory is backed up with other research about the time and dedication it took to make the paintings. For example, most amateurs would not be able to paint something as good as some cave paintings. In fact, some of the depictions were better than more modern artists. When four-footed animals walk, they walk in a pattern called the “foot-fall formula,” which goes left-rear, left-fore, right-rear, right-fore. In an examination of 39 paintings they found that 52 percent of 39 paintings had the animals anatomically correct for the foot-fall formula.

That number may not sound like a lot, but artists before 1880 only got it right 16.5 percent of the time—not even Leonardo da Vinci got it right. In 1880, Eadweard Muybridge’s famous Horse in Motion picture was made public and for the first time there was definitive proof as to how horses ran. Even after artists knew for sure how horses ran, they only got it right 42 percent of the time. The cave painter’s accuracy rate was even better than natural history museums.

Not only were cave people aware of how the animals ran, but they were able to depict that artistically. This indicates that they spent time studying and putting effort into their paintings for them it was part of their survival. Match that with the prehistoric humans’ constant need to hunt—having a man sit out on a hunt could possibly lead to devastating results for the entire tribe. However, having a non-hunter do the paintings would be incredibly advantageous.


The Origin of the World’s Art: Prehistoric Cave Painting

Prehistoric cave paintings are among the world’s first-known and least-understood works of art. At least two hundred painted caves, some dating to as early as 30,000 BCE, have been found throughout the Pyrenees regions of southern France and northern Spain. The paintings primarily depict animals but also include occasional human forms, a variety of non-representational symbols, human handprints, and engravings. In all cases, their meanings remain elusive. The usual tools of the art historian’s inquiry – written documentation, knowledge of the social and political climate of the period, and other art and artifacts to use as comparison – do not exist for prehistoric, illiterate societies or are extremely scarce and similarly not understood.[ 1] Furthermore, scholars are still debating the reason for the onset of the human instinct to make art. What changed in the course of human history that led to the creation of these caves and works like the Venus of Willendorf (c. 28,000-25,000 BCE), when previously no art seems to have been created? What function did cave art serve in prehistoric society? Many theories have been suggested, along with several different methods of interpreting the evidence at hand, but a consensus has yet to be reached in over a century of study.[ 2]

Part of the reason for the difficulty in interpreting cave paintings is the fact that scholars still know relatively little about the prehistoric societies responsible for them. Excavations in the regions where the majority of European painted caves are located have turned up important archaeological materials including tools, hunting implements, small-scale sculpture, burial arrangements, and animal remains, but only a certain amount can be inferred from these findings and little can be proved with any degree of certainty. Since the images recorded on cave walls are closest things we have to surviving records or narratives from these pre-literate societies, scholars run into something of a catch-twenty-two when attempting to interpret them because narratives and records usually inform most art historical interpretations.[ 3] Some researchers have attempted to fill in gaps in the knowledge base about the place of cave art in prehistoric French and Spanish societies by drawing analogies with tribes like those in Australia who still produce cave art today, while others have argued that there is absolutely no reason to assume that such paintings serve the same or similar functions cross culturally.[ 4] However, comparisons drawn from the archaeological record can at least provide tantalising possibilities to explore, even if many will prove difficult to conclusively prove or disprove.

‘The Chinese Horse’ at Lascaux

Like most other aspects of prehistoric European culture, the precise nature of the religious practice of the tribes who practiced cave painting remains a mystery, yet it is highly probably that these practices and beliefs were closely tied to the function of cave art. Some potential interpretations take the view that cave art was important for its existence and content, while others assert that its primary significance was in the ritual act of painting or engraving it. It is frequently suggested that the animal images may have related to some sort of hunting magic. Hunting was critical to early humans’ survival, and animal art in caves has often been interpreted as an attempt to influence the success of the hunt, exert power over animals that were simultaneously dangerous to early humans and vital to their existence, or to increase the fertility of herds in the wild. Images that seem to have been clawed or gouged with spears support the former two ideas, while a pregnant-looking horse painting in the Lascaux cave supports the latter. Such imagery has also been interpreted as depictions of shamanic rituals, tools in the conversion of shamans into and out of animal forms, or representations of experiences during shamanic or other ritual trances. An image of a half-man half-stag creature from the Les Trois-Frères cave in France seems to support this hypothesis.[ 5] The variety of non-representational symbols and handprints found in some caves have at times also thought to have been involved in coming of age or initiation rituals.[ 6] Finally, it is possible that cave art served as a kind of record of the mythologies and histories of tribes, their rituals, and their beliefs before writing could serve that purpose. The figural imagery may have recorded a narrative, while the abstract symbols could have indicated records of a more symbolic nature.

Lascaux Cave Paintings

Part of the reason that so many suggestions have been made but none have gained widespread acceptance is the fact that little firm evidence exists off which to build a solid argument, but part of it is also the fact that prehistoric European cave art is at once very consistent and quite dissimilar. While scholars have been able to identify patterns in the types of animals depicted, their typical configurations, locations in caves, and so forth, many anomalies are still quite inexplicable. Examples of the more confusing occurrences include similar figures repeatedly painted or engraved over each other, enormous animal forms found deep in the far reaches of the Lascaux cave, decorated cave walls with claw and spear marks, the underwater Cosquer cave decorated with images of marine life, a painted chamber in the Chauvet cave also containing bear skulls and bones in a shrine-like setting, a part-human part-animal figure at Les Trois-Frères, and similar hybrids elsewhere.[ 7] Other elements like hand prints, outlined hand shapes, and abstract symbols, which appear in more than one cave, are even less understood.[ 8] Although the bulk of known cave paintings are consistent enough in most ways that some scholars have hypothesised about the existence of some sort of “school” or tradition of painting instruction that would account for the similarities in images made thousands of years apart, there is still a high degree of variation in the stylistic attributes of the images.[ 9] The colours, scale, perspective, shading or lack of, naturalism, and detail in many cave paintings vary from simple, monochromatic line drawings to complex, three-dimensional images rendered naturalistically and in several colours. These variations and exceptions to known patterns are difficult to account for because each seems to suggest a completely different interpretation, and the lack of a firm theory about the meaning of the patterns makes it extremely difficult to understand the significance of any particular deviation.

One question that was once a point of extreme contention but has since been resolved is the age of the cave paintings. Initially, scholars tried to date the caves stylistically, meaning that they attempted to assign dates to works of art based on their similarities and differences in comparison to other works. This is a common practice in art history, but it is typically used when some objects have already been firmly dated using other means, so that other objects compared to them can be placed in an already solid timeline. Before the advent of radiocarbon dating, there were no objects firmly dated, so all proposed dates were speculative and often, on dubious ground. In the study of prehistory, most scholarship was once dominated by the idea that evolution explained everything – that tools and hunting implements became more sophisticated throughout time and that the most naturalistic cave paintings must be younger than the more abstracted ones. This theory was abandoned when advances in the scientific dating of objects produced a more reliable set of results that often completely disagreed with the results of dating via an evolutionary methodology. Also, in the realm of art history, the advent of formalism and abstract art has gone very far to do away with the assumption that naturalism is the end goal of all art and artists, opening up the possibility that ancient artists may have chosen to paint non-mimetically at times and mimetically at others.[ 10]

We may never know the full story of how and why prehistoric humans painted so many powerful images inside caves, but their mystery should certainly continue to be of interest to art lovers and historians far into the future. In fact, as art continues to reinvent itself, as it has consistently done throughout history, the question of exactly where art comes from and why it has become such a universal element of the human experience should only become ever more relevant.


More On This.

Simek said one of the images is “a black charcoal pictograph from an East Tennessee cave showing a transformational animal with the head, body, and tail of a dog or cat and the curving talons of a bird. Transformation is depicted in prehistoric art in both open-air sites and in dark zone caves in Tennessee.”

He and his colleagues suspect that the open-air rock art and the cave art were connected as part of “an organized alteration of the landscape,” with the creators of the images mapping “their conceptual universe onto the natural world in which they lived.” This happened in three dimensions, with upper (celestial in nature), middle (plants and animals) and lower (darkness, death and danger) worlds matching content with where it was placed in the region.

Simek describes another image &quotof a bird was incised in wet mud banks deep inside Mud Glyph Cave in Tennessee. Mud, which is associated with the origin of the world by many Southeast native American peoples, was often used as a medium by prehistoric cave artists. This example is still plastic and therefore extremely fragile.”

Analysis of rock and cave art often employs non-destructive, high-tech tools, such as this high-resolution laser scanner operated by the RLS group in Chattanooga, Tenn. It precisely records the ancient art for conservation and analysis.

According to Simek, “Many of the images, like this black charcoal pictograph of a rayed circle from Dunbar Cave in Tennessee, can also be seen on portable religious objects found in temple mounds and other prehistoric religious contexts.”

Scorpions, with their painful stings, appear to have been part of the Native American vision of the “lower world.” At this extensive site, scorpion images were found in deep caves and not in the upper “celestial” area. In this case, an artist, or artists, produced the images by painting wet ashes onto the cave wall.

“These tiny turkey engravings from Tennessee were extremely difficult to photograph, since they are only a few centimeters long and composed of very shallow lines made with a fine pointed tool,” Alan Cressler, project photographer, told Discovery News.

“One of the best-known examples of Southeast cave art, these engravings of weapons and bird-human transformations form a complex composition in the dark zone of Devilstep Hollow Cave in Tennessee,” Simek said.

Co-author Sarah Sherwood of The University of the South, added, “Rock art sites are only one type of specialized activity site we see in the area we know that people came to the Plateau to find specific foods, including animals and plants (in fact, certain native plants were domesticated in the area more than 3,000 years ago) and to obtain non-food resources rock art was an integral part of how people conceived and used their landscapes.”


13. You can visit a scale replica of the Chauvet Cave paintings.

The world-famous Paleolithic cave paintings at Lascaux, not far from Pont d’Arc, were damaged by the exhalations of thousands of visitors after the cave was opened to the public in 1948. So, immediately after Chauvet Cave was discovered, scientists moved to protect the fragile paintings and closed it to the public now, only scholars are allowed in during brief windows of time. But that doesn’t mean you can’t see a simulation of the artwork up close. In 2015, a scale replica of the Chauvet Cave paintings, dubbed the Caverne du Pont d’Arc, opened near the site of the actual cave. Engineers and artists faithfully recreated not just the dazzling paintings, but also the temperature, dampness, murk, and funky smell of the original.