Votos de la ONU a favor de la partición de Palestina

Votos de la ONU a favor de la partición de Palestina

A pesar de la fuerte oposición árabe, las Naciones Unidas votan a favor de la partición de Palestina y la creación de un estado judío independiente.

El conflicto moderno entre judíos y árabes en Palestina se remonta a la década de 1910, cuando ambos grupos reclamaron el territorio controlado por los británicos. Los judíos eran sionistas, emigrantes recientes de Europa y Rusia que llegaron a la antigua patria de los judíos para establecer un estado nacional judío. Los árabes palestinos nativos buscaron detener la inmigración judía y establecer un estado palestino laico.

A partir de 1929, árabes y judíos lucharon abiertamente en Palestina, y Gran Bretaña intentó limitar la inmigración judía como un medio para apaciguar a los árabes. Como resultado del Holocausto en Europa, muchos judíos entraron ilegalmente a Palestina durante la Segunda Guerra Mundial. Los grupos judíos radicales emplearon el terrorismo contra las fuerzas británicas en Palestina, que pensaban que habían traicionado la causa sionista. Al final de la Segunda Guerra Mundial, en 1945, Estados Unidos asumió la causa sionista. Gran Bretaña, incapaz de encontrar una solución práctica, remitió el problema a las Naciones Unidas, que el 29 de noviembre de 1947 votaron a favor de la partición de Palestina.

Los judíos debían poseer más de la mitad de Palestina, aunque constituían menos de la mitad de la población de Palestina. Los árabes palestinos, con la ayuda de voluntarios de otros países, lucharon contra las fuerzas sionistas, pero los judíos aseguraron el control total de la parte de Palestina asignada por las Naciones Unidas y también de parte del territorio árabe. El 14 de mayo de 1948, Gran Bretaña se retiró con la expiración de su mandato, y el presidente de la Agencia Judía, David Ben-Gurion, proclamó el Estado de Israel. Al día siguiente, las fuerzas de Egipto, Transjordania (ahora conocida como Jordania), Siria, Líbano e Irak invadieron.

Los israelíes lograron luchar contra los árabes y luego tomar territorios clave, como Galilea, la costa palestina y una franja de territorio que conecta la región costera con la sección occidental de Jerusalén. En 1949, el alto el fuego negociado por la ONU dejó al Estado de Israel en control permanente de esas áreas conquistadas. La salida de cientos de miles de árabes palestinos de Israel durante la guerra dejó al país con una mayoría judía.


ONU vota a favor de la partición de Palestina

El conflicto moderno entre judíos y árabes en Palestina se remonta a la década de 1910, cuando ambos grupos reclamaron el territorio controlado por los británicos. Los judíos eran sionistas, emigrantes recientes de Europa y Rusia que llegaron a la antigua patria de los judíos para establecer un estado nacional judío. Los árabes palestinos nativos buscaron detener la inmigración judía y establecer un estado palestino laico.

A partir de 1929, árabes y judíos lucharon abiertamente en Palestina, y Gran Bretaña intentó limitar la inmigración judía como un medio para apaciguar a los árabes. Como resultado del Holocausto en Europa, muchos judíos entraron ilegalmente a Palestina durante la Segunda Guerra Mundial. Los grupos judíos radicales emplearon el terrorismo contra las fuerzas británicas en Palestina, que pensaban que habían traicionado la causa sionista. Al final de la Segunda Guerra Mundial, en 1945, Estados Unidos asumió la causa sionista. Gran Bretaña, incapaz de encontrar una solución práctica, remitió el problema a las Naciones Unidas, que el 29 de noviembre de 1947 votaron a favor de la partición de Palestina.


Votos de la ONU a favor de la partición de Palestina - HISTORIA

ONU en Partition DAy

El 29 de noviembre de 1947, la Asamblea General de las Naciones Unidas votó para dividir Palestina en un Estado judío y uno árabe, poniendo así fin al Mandato Británico y preparando el escenario para la independencia de Israel.

El 29 de noviembre de 1947, la Asamblea General de la ONU se reunió para votar sobre la propuesta de partición de Palestina. Toda la política exterior sionista estaba ligada a este momento. Los miembros de la delegación sionista presionaron continuamente para garantizar que se aprobara la partición. Los miembros del movimiento sionista estadounidense fueron especialmente decisivos para influir en muchas delegaciones vacilantes para que votaran por la partición. Los resultados finales fueron los siguientes:

Apoyando la partición:
Australia, Bélgica, Bolivia, Brasil, Bielorrusia (parte de la Unión Soviética) Canadá, Costa Rica, Checoslovaquia, Dinamarca, República Dominicana, Ecuador, Francia, Guatemala, Haití, Islandia, Liberia, Luxemburgo, Países Bajos, Nueva Zelanda, Nicaragua, Noruega, Panamá, Paraguay, Perú, Filipinas, Polonia, Suecia, Ucrania, Unión de Sudáfrica, URSS, Estados Unidos, Uruguay y Venezuela.
Contra la partición: Afganistán, Cuba, Egipto, Grecia, India, Irán, Irak, Líbano, Pakistán, Arabia Saudita, Siria, Turquía y Yemen

Absteniéndose:
Argentina, Chile, China, Colombia, El Salvador, Etiopía, Honduras, México, Reino Unido y Gran Bretaña.

Después de la votación, Abba Hillel Silver habló en nombre de la Agencia Judía y dijo: `` El pueblo judío estará eternamente agradecido a las naciones que contribuyeron a la decisión; apreciamos especialmente el liderazgo proporcionado por Estados Unidos y la Unión Soviética, y estamos felices de que, en la solución del problema de Palestina, estas dos grandes potencias trabajaron juntas en armonía ''.


La ONU vota por la partición de Palestina y la creación de Israel

A pesar de la fuerte oposición árabe, las Naciones Unidas votan a favor de la partición de Palestina y la creación de un estado judío independiente en este día de 1947. El conflicto moderno entre judíos y árabes en Palestina se remonta a la década de 1910, cuando ambos grupos reclamaron el Territorio controlado por los británicos. Los judíos eran sionistas, emigrantes recientes de Europa y Rusia que llegaron a la antigua patria de los judíos para establecer un estado nacional judío.

Los árabes palestinos nativos buscaron detener la inmigración judía y establecer un estado palestino laico. A partir de 1929, árabes y judíos lucharon abiertamente en Palestina, y Gran Bretaña intentó limitar la inmigración judía como un medio para apaciguar a los árabes. Como resultado del Holocausto en Europa, muchos judíos entraron ilegalmente a Palestina durante la Segunda Guerra Mundial. Los grupos judíos radicales emplearon el terrorismo contra las fuerzas británicas en Palestina, que pensaban que habían traicionado la causa sionista.


Votos de la ONU a favor de la partición de Palestina - HISTORIA

A pesar de la fuerte oposición árabe, las Naciones Unidas votan a favor de la partición de Palestina y la creación de un estado judío independiente.

El conflicto moderno entre judíos y árabes en Palestina se remonta a la década de 1910, cuando ambos grupos reclamaron el territorio controlado por los británicos. Los judíos eran sionistas, emigrantes recientes de Europa y Rusia que llegaron a la antigua patria de los judíos para establecer un estado nacional judío. Los árabes palestinos nativos buscaron detener la inmigración judía y establecer un estado palestino laico.

A partir de 1929, árabes y judíos lucharon abiertamente en Palestina, y Gran Bretaña intentó limitar la inmigración judía como un medio para apaciguar a los árabes. Como resultado del Holocausto en Europa, muchos judíos entraron ilegalmente a Palestina durante la Segunda Guerra Mundial. Los grupos judíos radicales emplearon el terrorismo contra las fuerzas británicas en Palestina, que pensaban que habían traicionado la causa sionista. Al final de la Segunda Guerra Mundial, en 1945, Estados Unidos asumió la causa sionista. Gran Bretaña, incapaz de encontrar una solución práctica, remitió el problema a las Naciones Unidas, que el 29 de noviembre de 1947 votaron a favor de la partición de Palestina.


Plan de partición de las Naciones Unidas

La Asamblea General, reunida en período extraordinario de sesiones a solicitud de la Potencia mandataria para constituir e instruir un Comité Especial para preparar la consideración de la cuestión del futuro Gobierno de Palestina en el segundo período ordinario de sesiones

Habiendo constituido un Comité Especial y encargado de investigar todas las cuestiones y cuestiones pertinentes al problema de Palestina y de preparar propuestas para la solución del problema, y

Habiendo recibido y examinado el informe del Comité Especial (documento A / 364) que incluye una serie de recomendaciones unánimes y un plan de partición con unión económica aprobado por la mayoría del Comité Especial,

Considera que la situación actual en Palestina puede afectar el bienestar general y las relaciones amistosas entre las naciones.

Toma nota de la declaración de la Potencia mandataria de que prevé completar su evacuación de Palestina antes del 1 de agosto de 1948

Recomienda al Reino Unido, como Potencia obligatoria para Palestina, y a todos los demás Miembros de las Naciones Unidas, la adopción y aplicación, con respecto al futuro Gobierno de Palestina, del Plan de Partición con Unión Económica que se expone a continuación.

El mapa incluido con el plan de partición de UN & rsquos 1947. (Wikimedia)

PLAN DE PARTICIÓN CON UNIÓN ECONÓMICA

Parte I. & ndash Futura Constitución y Gobierno de Palestina

A. TERMINACIÓN DEL MANDATO, PARTICIÓN E INDEPENDENCIA

El Mandato para Palestina terminará lo antes posible pero, en cualquier caso, a más tardar el 1 de agosto de 1948.

Las fuerzas armadas de la Potencia mandataria se retirarán progresivamente de Palestina, y la retirada se completará lo antes posible pero, en cualquier caso, a más tardar el 1 de agosto de 1948.

La Potencia mandataria notificará a la Comisión, con la mayor antelación posible, de su intención de dar por terminado el mandato y evacuar cada zona. La Potencia mandataria hará todo lo posible para garantizar que un área situada en el territorio del Estado judío, incluidos un puerto marítimo y un interior adecuados para proporcionar instalaciones para una inmigración sustancial, sea evacuada en la fecha más temprana posible y, en cualquier caso, no más tarde. que el 1 de febrero de 1948.

Los Estados Árabes y Judíos Independientes y el Régimen Internacional Especial para la Ciudad de Jerusalén, establecido en la Parte III de este Plan, entrarán en vigencia en Palestina dos meses después de que se haya completado la evacuación de las fuerzas armadas de la Potencia mandataria pero en cualquier momento. caso a más tardar el 1 de octubre de 1948. Los límites del Estado árabe, el Estado judío y la ciudad de Jerusalén serán los descritos en las Partes II y III a continuación.

El período entre la aprobación por la Asamblea General de su recomendación sobre la cuestión de Palestina y el establecimiento de la independencia de los Estados árabe y judío será un período de transición.

El Consejo Provisional de Gobierno de cada Estado, actuando bajo la dirección de la Comisión, recibirá progresivamente de la Comisión la plena responsabilidad de la administración de ese Estado en el período comprendido entre la terminación del Mandato y el establecimiento de la independencia del Estado.

La Comisión instruirá a los Consejos Provisionales de Gobierno de los Estados Árabe y Judío, después de su formación, para que procedan al establecimiento de órganos administrativos de gobierno, central y local.

El Consejo Provisional de Gobierno de cada Estado deberá, en el menor tiempo posible, reclutar una milicia armada entre los residentes de ese Estado, en número suficiente para mantener el orden interno y prevenir enfrentamientos fronterizos.

Esta milicia armada en cada Estado estará, para fines operativos, bajo el mando de oficiales judíos o árabes residentes en ese Estado, pero la Comisión ejercerá el control político y militar general, incluida la elección del Alto Mando de la milicia y rsquos.

El Consejo Provisional de Gobierno de cada Estado, a más tardar dos meses después de la retirada de las fuerzas armadas del Poder mandatario, celebrará elecciones para la Asamblea Constituyente que se desarrollarán en forma democrática.

El reglamento electoral de cada Estado será elaborado por el Consejo Provisional de Gobierno y aprobado por la Comisión. Los votantes calificados de cada Estado para esta elección serán personas mayores de dieciocho años que sean (a) ciudadanos palestinos que residan en ese Estado y (b) árabes y judíos que residan en el Estado, aunque no sean ciudadanos palestinos, que, antes de votar, hayan firmó un aviso de intención de convertirse en ciudadano de dicho Estado.

Los árabes y judíos que residan en la ciudad de Jerusalén y hayan firmado un aviso de intención de convertirse en ciudadanos, los árabes del Estado árabe y los judíos del Estado judío, tendrán derecho a votar en los Estados árabe y judío, respectivamente.

Las mujeres pueden votar y ser elegidas para las Asambleas Constituyentes.

Durante el período de transición, a ningún judío se le permitirá establecer su residencia en el área del Estado árabe propuesto, y a ningún árabe se le permitirá establecer su residencia en el área del Estado judío propuesto, excepto con una licencia especial de la Comisión.

La Asamblea Constituyente de cada Estado redactará una constitución democrática para su Estado y elegirá un gobierno provisional que suceda al Consejo Provisional de Gobierno designado por la Comisión. Las Constituciones de los Estados incorporarán los Capítulos 1 y 2 de la Declaración prevista en la sección C siguiente e incluirán, entre otras cosas, disposiciones para:

Establecer en cada Estado un órgano legislativo elegido por sufragio universal y mediante voto secreto sobre la base de la representación proporcional, y un órgano ejecutivo responsable ante el poder legislativo.

Capítulo 1: Lugares sagrados, edificios y sitios religiosos

Israel hoy (Wikimedia)

Los derechos existentes con respecto a los lugares sagrados y los edificios o lugares religiosos no se denegarán ni menoscabarán.

En lo que respecta a los Lugares Santos, se garantizará la libertad de acceso, visita y tránsito, de conformidad con los derechos existentes, a todos los residentes y ciudadanos del otro Estado y de la ciudad de Jerusalén, así como a los extranjeros, sin distinción de nacionalidad, sujeto a exigencias de seguridad nacional, orden público y decoro.

Asimismo, se garantizará la libertad de culto de conformidad con los derechos existentes, con sujeción al mantenimiento del orden público y el decoro.

Se conservarán los lugares sagrados y los edificios o lugares religiosos. No se permitirá ningún acto que pueda de alguna manera menoscabar su carácter sagrado. Si en algún momento le parece al Gobierno que algún Lugar Santo, religioso, edificio o lugar en particular necesita una reparación urgente, el Gobierno puede pedir a la comunidad o comunidades interesadas que efectúen dicha reparación. El Gobierno puede llevarlo a cabo por sí mismo a expensas de la comunidad o comunidad interesada si no se toma ninguna medida en un plazo razonable.

No se aplicarán impuestos con respecto a ningún Lugar Santo, edificio religioso o lugar que estuviera exento de impuestos en la fecha de la creación del Estado.

No se realizará ningún cambio en la incidencia de tales impuestos que discrimine entre los propietarios u ocupantes de Lugares Santos, edificios religiosos o sitios, o que coloque a dichos propietarios u ocupantes en una posición menos favorable en relación con la incidencia general de impuestos que existía en el momento de la adopción de las recomendaciones de la Asamblea y rsquos.

El Gobernador de la ciudad de Jerusalén tendrá derecho a determinar si las disposiciones de la Constitución del Estado en relación con los Lugares Santos, los edificios religiosos y los lugares dentro de las fronteras del Estado y los derechos religiosos correspondientes se están aplicando y respetados, y tomar decisiones sobre la base de los derechos existentes en casos de disputas que puedan surgir entre las diferentes comunidades religiosas o los ritos de una comunidad religiosa con respecto a dichos lugares, edificios y sitios. Recibirá plena cooperación y los privilegios e inmunidades necesarios para el ejercicio de sus funciones en el Estado.

Capítulo 2: Derechos religiosos y de las minorías

Se garantizará a todos la libertad de conciencia y el libre ejercicio de todas las formas de culto, sujetos únicamente al mantenimiento del orden público y la moral.

No se hará discriminación de ningún tipo entre los habitantes por razón de raza, religión, idioma o sexo.

Todas las personas que se encuentren dentro de la jurisdicción del Estado tendrán derecho a igual protección de las leyes.

Se respetarán el derecho de familia y la condición personal de las diversas minorías y sus intereses religiosos, incluidas las donaciones.

Salvo que se requiera para el mantenimiento del orden público y el buen gobierno, no se tomará ninguna medida para obstruir o interferir con la empresa de organismos religiosos o caritativos de todas las religiones o para discriminar a cualquier representante o miembro de estos organismos por motivos de su religión o nacionalidad.

El Estado garantizará una educación primaria y secundaria adecuada para las minorías árabe y judía, respectivamente, en su propio idioma y sus tradiciones culturales.

No se negará ni menoscabará el derecho de cada comunidad a mantener sus propias escuelas para la educación de sus propios miembros en su propio idioma, conforme a los requisitos educativos de carácter general que imponga el Estado. Los establecimientos educativos extranjeros continuarán su actividad sobre la base de sus derechos existentes.

No se impondrá restricción al libre uso por cualquier ciudadano del Estado de cualquier idioma en relaciones privadas, en el comercio, en la religión, en la Prensa o en publicaciones de cualquier tipo, o en reuniones públicas.

No se permitirá la expropiación de tierras pertenecientes a un árabe en el Estado judío (por un judío en el Estado árabe) excepto para fines públicos. En todos los casos de expropiación, la indemnización íntegra fijada por la Corte Suprema se dirá antes del despojo.

Capítulo 3: Ciudadanía, convenciones internacionales y obligaciones financieras

1. Ciudadanía Los ciudadanos palestinos que residan en Palestina fuera de la ciudad de Jerusalén, así como los árabes y judíos que, sin tener la ciudadanía palestina, residan en Palestina fuera de la ciudad de Jerusalén, tras el reconocimiento de la independencia, se convertirán en ciudadanos del Estado en el que son residentes y gozan de plenos derechos civiles y políticos. Las personas mayores de dieciocho años pueden optar, en el plazo de un año a partir de la fecha de reconocimiento de la independencia del Estado en el que residen, por la ciudadanía del otro Estado, siempre que ningún árabe que resida en la zona del Estado árabe propuesto tendrá el derecho a optar por la ciudadanía en el Estado judío propuesto y ningún judío que resida en el Estado judío propuesto tendrá derecho a optar por la ciudadanía en el Estado árabe propuesto. Se considerará que el ejercicio de este derecho de opción incluye a las esposas e hijos menores de dieciocho años de las personas que así lo opten.

Los árabes que residan en el área del Estado judío propuesto y los judíos que residan en el área del Estado árabe propuesto que hayan firmado un aviso de intención de optar por la ciudadanía del otro Estado serán elegibles para votar en las elecciones a la Asamblea Constituyente de ese Estado. Estado, pero no en las elecciones a la Asamblea Constituyente del Estado en el que residan.

El sector nororiental del Estado judío (este de Galilea) limita al norte y al oeste con la frontera libanesa y al este con las fronteras de Siria y Transjordania.Incluye la totalidad de la cuenca de Huleh, el lago Tiberíades, todo el subdistrito de Beisan, y la línea fronteriza se extiende hasta la cresta de las montañas de Gilboa y Wadi Malih. Desde allí, el Estado judío se extiende hacia el noroeste, siguiendo el límite descrito con respecto al Estado árabe. La sección judía de la llanura costera se extiende desde un punto entre Minat El-Qila y Nabi Yunis en el subdistrito de Gaza e incluye las ciudades de Haifa y Tel-Aviv, dejando a Jaffa como un enclave del Estado árabe. La frontera oriental del Estado judío sigue la frontera descrita con respecto al Estado árabe.

La zona de Beersheba comprende todo el subdistrito de Beersheba, incluido el Negeb y la parte oriental del subdistrito de Gaza, pero excluyendo la ciudad de Beersheba y las zonas descritas con respecto al Estado árabe. Incluye también una franja de tierra a lo largo del Mar Muerto que se extiende desde la línea fronteriza del subdistrito Beersheba-Hebron hasta & lsquoEin Geddi, como se describe con respecto al Estado árabe.

Parte III. & ndash Ciudad de Jerusalén

La ciudad de Jerusalén se establecerá como corpus separatum bajo un régimen internacional especial y será administrada por las Naciones Unidas. El Consejo de Administración Fiduciaria será designado para cumplir con las responsabilidades de la Autoridad Administradora en nombre de las Naciones Unidas.

B. LÍMITES DE LA CIUDAD

La Ciudad de Jerusalén incluirá el municipio actual de Jerusalén más los pueblos y ciudades circundantes, el más oriental de los cuales será Abu Dis, el más al sur, Belén el más occidental, & lsquoEin Karim (incluyendo también el área urbanizada de Motsa) y el más septentrional de Shu & rsquofat, como se indica en el croquis adjunto (anexo B).

C. ESTATUTO DE LA CIUDAD

El Consejo de Administración Fiduciaria, dentro de los cinco meses siguientes a la aprobación del presente plan, elaborará y aprobará un estatuto detallado de la Ciudad que contendrá, entre otras cosas, el contenido de las siguientes disposiciones:

Objetivos especiales de la maquinaria gubernamental. La Autoridad Administradora, en el cumplimiento de sus obligaciones administrativas, perseguirá los siguientes objetivos especiales:

Proteger y preservar los intereses espirituales y religiosos únicos ubicados en la ciudad de las tres grandes religiones monoteístas en todo el mundo, cristiana, judía y musulmana con este fin para asegurar que el orden y la paz, y especialmente la paz religiosa, reinen en Jerusalén.

Fomentar la cooperación entre todos los habitantes de la ciudad en sus propios intereses, así como para fomentar y apoyar el desarrollo pacífico de las relaciones mutuas entre los dos pueblos palestinos en toda Tierra Santa para promover la seguridad, el bienestar y cualquier construcción constructiva. medidas de desarrollo de los residentes teniendo en cuenta las circunstancias y costumbres especiales de los distintos pueblos y comunidades.

Gobernador y personal administrativo. Un gobernador de la ciudad de Jerusalén será designado por el Consejo de Administración Fiduciaria y será responsable ante él. Será seleccionado sobre la base de calificaciones especiales y sin tener en cuenta la nacionalidad. Sin embargo, no será ciudadano de ninguno de los Estados de Palestina.

El Gobernador representará a las Naciones Unidas en la Ciudad y ejercerá en su nombre todos los poderes de administración, incluida la conducción de los asuntos externos. Será asistido por un personal administrativo clasificado como oficiales internacionales en el sentido del Artículo 100 de la Carta y elegido, siempre que sea posible, entre los residentes de la ciudad y del resto de Palestina sobre una base no discriminatoria. El Gobernador presentará al Consejo de Administración Fiduciaria un plan detallado para la organización de la administración de la ciudad y éste lo aprobará debidamente.

Las unidades autonómicas locales existentes en el territorio de la ciudad (caseríos, corregimientos y municipios) gozarán de amplios poderes de gobierno y administración local.

El Gobernador estudiará y someterá a la consideración y decisión del Consejo de Administración Fiduciaria un plan para el establecimiento de unidades urbanas especiales que comprendan, respectivamente, las secciones judía y árabe de la nueva Jerusalén. Las nuevas unidades urbanas seguirán formando parte del actual municipio de Jerusalén.

Aprobado en la 128ª sesión plenaria:

Australia, Bélgica, Bolivia, Brasil, RSS de Bielorrusia, Canadá, Costa Rica, Checoslovaquia, Dinamarca, República Dominicana, Ecuador, Francia, Guatemala, Haití, Islandia, Liberia, Luxemburgo, Países Bajos, Nueva Zelanda, Nicaragua, Noruega, Panamá, Paraguay, Perú, Filipinas, Polonia, Suecia, RSS de Ucrania, Unión de Sudáfrica, Estados Unidos, URSS, Uruguay, Venezuela.

Afganistán, Cuba, Egipto, Grecia, India, Irán, Irak, Líbano, Pakistán, Arabia Saudita, Siria, Turquía, Yemen.

Argentina, Chile, China, Colombia, El Salvador, Etiopía, Honduras, México, Reino Unido, Yugoslavia.


Contenido

La administración británica fue formalizada por la Sociedad de Naciones bajo el Mandato de Palestina en 1923, como parte de la Partición del Imperio Otomano después de la Primera Guerra Mundial. El Mandato reafirmó el compromiso británico de 1917 con la Declaración Balfour, para el establecimiento en Palestina de un "Hogar Nacional" para el pueblo judío, con la prerrogativa de llevarlo a cabo. [13] [14] Un censo británico de 1918 estimó 700.000 árabes y 56.000 judíos. [13]

En 1937, tras una huelga general árabe de seis meses de duración y una insurrección armada que tenía como objetivo perseguir la independencia nacional y asegurar el país del control extranjero, los británicos establecieron la Comisión Peel. [15] La Comisión concluyó que el Mandato se había vuelto inviable y recomendó la Partición en un estado árabe vinculado a Transjordania, un pequeño estado judío y una zona obligatoria. Para abordar los problemas que surgen de la presencia de minorías nacionales en cada área, sugirió una transferencia de tierra y población [16] que implica la transferencia de unos 225.000 árabes que viven en el estado judío previsto y 1.250 judíos que viven en un futuro estado árabe, una medida considerada obligatorio "en última instancia". [16] [17] [18] Para abordar cualquier problema económico, el Plan propuso evitar interferir con la inmigración judía, ya que cualquier interferencia podría producir una "crisis económica", la mayor parte de la riqueza de Palestina proveniente de la comunidad judía. Para resolver el déficit presupuestario anual previsto del Estado árabe y la reducción de los servicios públicos debido a la pérdida de impuestos del Estado judío, se propuso que el Estado judío pagara un subsidio anual al Estado árabe y asumiera la mitad del déficit de este último. [16] [17] [19] El liderazgo árabe palestino rechazó la partición como inaceptable, dada la desigualdad en el intercambio de población propuesto y la transferencia de un tercio de Palestina, incluida la mayor parte de sus mejores tierras agrícolas, a inmigrantes recientes. [18] Los líderes judíos, Chaim Weizmann y David Ben-Gurion, persuadieron al Congreso Sionista para que prestara aprobación provisional a las recomendaciones de Peel como base para futuras negociaciones. [20] [21] [22] [23] En una carta a su hijo en octubre de 1937, Ben-Gurion explicó que la partición sería un primer paso para "la posesión de la tierra en su totalidad". [24] [25] [26] El mismo sentimiento, que la aceptación de la partición era una medida temporal más allá de la cual Palestina sería "redimida ... en su totalidad", [27] fue registrada por Ben-Gurion en otras ocasiones, como como en una reunión del ejecutivo de la Agencia Judía en junio de 1938, [28] así como por Chaim Weizmann. [26] [29]

La Comisión Woodhead británica se creó para examinar la viabilidad de la partición. El plan Peel fue rechazado y se consideraron dos posibles alternativas. En 1938, el gobierno británico emitió una declaración de política declarando que "las dificultades políticas, administrativas y financieras involucradas en la propuesta para crear Estados árabes y judíos independientes dentro de Palestina son tan grandes que esta solución del problema es impracticable". Se invitó a representantes de árabes y judíos a Londres para la Conferencia de St. James, que resultó infructuosa. [30]

Con la Segunda Guerra Mundial inminente, las políticas británicas fueron influenciadas por el deseo de ganar el apoyo del mundo árabe y no podían permitirse participar en otro levantamiento árabe. [31] El Libro Blanco de MacDonald de mayo de 1939 declaró que "no era parte de la política [del gobierno británico] que Palestina se convierta en un Estado judío", buscaba limitar la inmigración judía a Palestina y restringía la venta de tierras árabes a los judíos. Sin embargo, la comisión de la Liga de Naciones sostuvo que el Libro Blanco estaba en conflicto con los términos del Mandato como se establecieron en el pasado. El estallido de la Segunda Guerra Mundial suspendió cualquier otra deliberación. [32] [33] La Agencia Judía esperaba persuadir a los británicos de restaurar los derechos de inmigración judíos y cooperó con los británicos en la guerra contra el fascismo. Aliyah Bet se organizó para sacar a los judíos de la Europa controlada por los nazis, a pesar de las prohibiciones británicas. El Libro Blanco también condujo a la formación de Lehi, una pequeña organización judía que se oponía a los británicos.

Después de la Segunda Guerra Mundial, en agosto de 1945, el presidente Truman pidió la admisión de 100.000 supervivientes del Holocausto en Palestina [34], pero los británicos mantuvieron límites a la inmigración judía de acuerdo con el Libro Blanco de 1939. La comunidad judía rechazó la restricción a la inmigración y organizó una resistencia armada. Estas acciones y la presión de Estados Unidos para poner fin a la política antiinmigración llevaron al establecimiento del Comité de Investigación Angloamericano. En abril de 1946, el Comité llegó a una decisión unánime para la admisión inmediata de 100.000 refugiados judíos de Europa en Palestina, la rescisión de las restricciones del Libro Blanco sobre la venta de tierras a los judíos, que el país no sea ni árabe ni judío, y la extensión del Fideicomiso de la ONU. . Estados Unidos apoyó los hallazgos de la Comisión sobre la inmigración judía y las restricciones a la compra de tierras, [35] mientras que los británicos condicionaron su acuerdo a la implementación a la ayuda estadounidense en caso de otra revuelta árabe. [35] En efecto, los británicos continuaron llevando a cabo su política de Libro Blanco. [36] Las recomendaciones desencadenaron manifestaciones violentas en los estados árabes y llama a una Jihad y la aniquilación de todos los judíos europeos en Palestina. [37]

Según los términos de los mandatos de clase A de la Liga de Naciones, cada uno de esos territorios obligatorios debía convertirse en un estado soberano al finalizar su mandato. Al final de la Segunda Guerra Mundial, esto ocurrió con todos los mandatos de este tipo excepto Palestina, sin embargo, la propia Sociedad de Naciones caducó en 1946, lo que provocó un dilema legal. [40] [41] En febrero de 1947, Gran Bretaña anunció su intención de terminar el Mandato de Palestina, remitiendo el asunto del futuro de Palestina a las Naciones Unidas. [42] La esperanza era que surgiría un estado binacional, lo que significaba una Palestina sin particiones. La política del secretario de Relaciones Exteriores británico, Ernest Bevin, se basó en la idea de que una mayoría árabe triunfaría, lo que encontró dificultades con Harry Truman, quien, sensible a las presiones electorales sionistas en los Estados Unidos, presionó por un compromiso británico-sionista. [43] En mayo, la ONU formó el Comité Especial de las Naciones Unidas sobre Palestina (UNSCOP) para preparar un informe sobre recomendaciones para Palestina. La Agencia Judía presionó por la representación judía y la exclusión tanto de Gran Bretaña como de los países árabes en el Comité, buscó visitas a campos donde los sobrevivientes del Holocausto fueron internados en Europa como parte del informe de la UNSCOP, y en mayo ganó representación en el Comité Político. [44] Los estados árabes, convencidos de que se había subvertido la estadidad y de que la transición de la autoridad de la Liga de Naciones a la ONU era cuestionable por ley, deseaban que los asuntos se llevaran ante un Tribunal Internacional y se negaban a colaborar con la UNSCOP. que había extendido una invitación para establecer contactos también con el Comité Superior Árabe. [41] [45] En agosto, después de tres meses de realizar audiencias y un estudio general de la situación en Palestina, un informe mayoritario del comité recomendó que la región se dividiera en un estado árabe y un estado judío, que debería conservar un unión económica. Se imaginó un régimen internacional para Jerusalén.

Las delegaciones árabes en la ONU habían tratado de mantener separado el tema de Palestina del tema de los refugiados judíos en Europa. Durante su visita, los miembros de la UNSCOP se sorprendieron por el alcance de la violencia de Lehi e Irgun, luego en su apogeo, y por la elaborada presencia militar atestiguada por las endémicas patrullas de alambre de púas, reflectores y vehículos blindados. Los miembros del comité también fueron testigos de la SS éxodo asunto en Haifa y difícilmente podría haber permanecido ajeno a él. Al concluir su misión, enviaron un subcomité para investigar los campos de refugiados judíos en Europa. [46] [47] El incidente se menciona en el informe en relación con la desconfianza y el resentimiento de los judíos con respecto a la aplicación británica del Libro Blanco de 1939. [48]

Informe UNSCOP

El 3 de septiembre de 1947, el Comité informó a la Asamblea General. CAPÍTULO V: RECOMENDACIONES PROPUESTAS (I), La Sección A del Informe contenía once recomendaciones propuestas (I - XI) aprobadas por unanimidad. La sección B contenía una recomendación propuesta aprobada por una mayoría sustancial que trataba el problema judío en general (XI). CAPÍTULO VI: RECOMENDACIONES PROPUESTAS (II) contenía un Plan de Partición con Unión Económica a lo que se manifestaron a favor siete miembros del Comité (Canadá, Checoslovaquia, Guatemala, Países Bajos, Perú, Suecia y Uruguay). CAPÍTULO VII RECOMENDACIONES (III) contenía una propuesta integral que fue votada y apoyada por tres miembros (India, Irán y Yugoslavia) para una Estado federal de Palestina. Australia se abstuvo. En CAPITULO VIII varios miembros del Comité expresaron ciertas reservas y observaciones. [49]

Partición propuesta

El informe de la mayoría del Comité (CAPÍTULO VI) preveía la división de Palestina en tres partes: un Estado árabe, un Estado judío y la ciudad de Jerusalén, unidas por encrucijadas extraterritoriales. El Estado árabe propuesto incluiría el centro y parte del oeste de Galilea, con la ciudad de Acre, la región montañosa de Samaria y Judea, un enclave en Jaffa y la costa sur que se extiende desde el norte de Isdud (ahora Ashdod) y abarca lo que es ahora la Franja de Gaza, con una sección de desierto a lo largo de la frontera con Egipto. El estado judío propuesto incluiría la fértil Galilea oriental, la llanura costera, que se extiende desde Haifa hasta Rehovot y la mayor parte del desierto de Negev, [50] incluido el puesto de avanzada en el sur de Umm Rashrash (ahora Eilat). El Corpus Separatum de Jerusalén incluía Belén y las áreas circundantes.

Los principales objetivos de la mayoría del Comité eran la división política y la unidad económica entre los dos grupos. [5] El Plan hizo todo lo posible para acomodar a tantos judíos como fuera posible en el Estado judío. En muchos casos específicos, [ cita necesaria ] esto significó incluir áreas de mayoría árabe (pero con una minoría judía significativa) en el estado judío. Por lo tanto, el Estado judío tendría una gran minoría árabe en general. Las áreas que estaban escasamente pobladas (como el desierto de Negev) también se incluyeron en el estado judío para crear espacio para la inmigración. Según el plan, los judíos y árabes que viven en el estado judío se convertirían en ciudadanos del estado judío y los judíos y árabes que viven en el estado árabe se convertirían en ciudadanos del estado árabe.

En virtud del Capítulo 3, los ciudadanos palestinos que residen en Palestina fuera de la ciudad de Jerusalén, así como los árabes y judíos que, sin tener la ciudadanía palestina, residían en Palestina fuera de la ciudad de Jerusalén, tras el reconocimiento de la independencia, se convertirían en ciudadanos del Estado en el que residen y gozan de plenos derechos civiles y políticos.

El Plan habría tenido los siguientes datos demográficos (datos basados ​​en 1945).

Territorio Población árabe y otras % Árabe y otros Población judía % Judío Población total
Estado árabe 725,000 99% 10,000 1% 735,000
Estado judío 407,000 45% 498,000 55% 905,000
Internacional 105,000 51% 100,000 49% 205,000
Total 1,237,000 67% 608,000 33% 1,845,000
Datos del Informe de la UNSCOP: 3 de septiembre de 1947: CAPÍTULO 4: UN COMENTARIO SOBRE LA PARTICIÓN

La tierra asignada al Estado árabe en el plan final incluía aproximadamente el 43% de la Palestina obligatoria [51] [52] [53] y consistía en todas las tierras altas, excepto Jerusalén, más un tercio de la costa. Las tierras altas contienen los principales acuíferos de Palestina, que abastecían de agua a las ciudades costeras del centro de Palestina, incluida Tel Aviv. [ cita necesaria ] El Estado judío asignado a los judíos, que constituían un tercio de la población y poseían alrededor del 7% de la tierra, recibiría el 56% de la Palestina obligatoria, un área un poco más grande para dar cabida al creciente número de judíos que inmigrarían allí. [52] [53] [54] El Estado judío incluía tres llanuras fértiles de tierras bajas: el Sharon en la costa, el valle de Jezreel y el valle superior del Jordán. Sin embargo, la mayor parte del territorio del Estado judío propuesto consistía en el desierto de Negev, [50] que no era apto para la agricultura ni para el desarrollo urbano en ese momento. El Estado judío también tendría acceso exclusivo al Mar de Galilea, crucial para su suministro de agua, y al Mar Rojo, de importancia económica.

El comité votó a favor del plan, 25 a 13 (con 17 abstenciones) el 25 de noviembre de 1947 y la Asamblea General fue convocada nuevamente a una sesión especial para votar sobre la propuesta. Varias fuentes señalaron que se trataba de un voto menos de la mayoría de dos tercios requerida en la Asamblea General. [54]

Líneas de demarcación del armisticio de 1949 (Línea Verde):

El 23 de septiembre de 1947, la Asamblea General estableció el Comité Ad Hoc sobre la Cuestión Palestina para considerar el informe de la UNSCOP. Se invitó y asistió a representantes del Alto Comité Árabe y de la Agencia Judía. [55]

Durante las deliberaciones del comité, el gobierno británico respaldó las recomendaciones del informe sobre el fin del mandato, la independencia y la inmigración judía. [ cita necesaria ] Sin embargo, los británicos "no se sintieron capaces de implementar" ningún acuerdo a menos que fuera aceptable tanto para los árabes como para los judíos, y pidieron que la Asamblea General proporcionara una autoridad de implementación alternativa si ese fuera el caso.

El Alto Comité Árabe rechazó las recomendaciones de la mayoría y la minoría en el informe de la UNSCOP. Ellos "concluyeron de un estudio de la historia de Palestina que las afirmaciones sionistas sobre ese país no tenían base legal o moral". El Alto Comité Árabe argumentó que solo un Estado árabe en toda Palestina sería compatible con la Carta de la ONU.

La Agencia Judía expresó su apoyo a la mayoría de las recomendaciones de la UNSCOP, pero enfatizó el "intenso impulso" de la abrumadora mayoría de los judíos desplazados de proceder a Palestina.La Agencia Judía criticó los límites propuestos, especialmente en Galilea Occidental y Jerusalén Occidental (fuera de la ciudad vieja), argumentando que estos deberían incluirse en el estado judío. Sin embargo, acordaron aceptar el plan si "hace posible el restablecimiento inmediato del Estado judío con control soberano de su propia inmigración".

Los estados árabes solicitaron representación en los subcomités ad hoc de la ONU de octubre de 1947, pero fueron excluidos del Subcomité Uno, al que se le había delegado la tarea específica de estudiar y, si se consideraba necesario, modificar los límites de la partición propuesta. [56]

Subcomité 2

El Subcomité 2, creado el 23 de octubre de 1947 para elaborar un plan detallado basado en las propuestas de los Estados árabes, presentó su informe en unas pocas semanas. [57]

Sobre la base de un informe británico reproducido, el Subcomité 2 criticó el informe de la UNSCOP por utilizar cifras de población inexactas, especialmente en lo que respecta a la población beduina. El informe británico, con fecha del 1 de noviembre de 1947, utilizó los resultados de un nuevo censo en Beersheba en 1946 con el uso adicional de fotografías aéreas y una estimación de la población en otros distritos. Encontró que el tamaño de la población beduina estaba muy subestimado en enumeraciones anteriores. En Beersheba, se contaron 3.389 casas beduinas y 8.722 tiendas de campaña. La población total de beduinos se estimó en aproximadamente 127.000, solo 22.000 de ellos residen normalmente en el estado árabe según el plan mayoritario de la UNSCOP. El informe británico declaró:

"El término beduino de Beersheba tiene un significado más definido de lo que cabría esperar en el caso de una población nómada. Estas tribus, dondequiera que se encuentren en Palestina, siempre se describirán a sí mismas como tribus de Beersheba. Su apego a la zona surge de sus derechos territoriales allí y su asociación histórica con ella.." [58]

Con respecto al informe de la UNSCOP, el Subcomité llegó a la conclusión de que las estimaciones de población anteriores deben, sin embargo, corregirse a la luz de la información proporcionada al Subcomité por el representante del Reino Unido sobre la población beduina. Según Según la declaración, se puede considerar que 22.000 beduinos residen normalmente en las zonas asignadas al Estado árabe en virtud del plan mayoritario de la UNSCOP, y el saldo de 105.000 residentes en el Estado judío propuesto. Se verá, por tanto, que el Estado judío propuesto incluirá una población total de 1.008.800, que consta de 509.780 árabes y 499.020 judíos. En otras palabras, al principio, los árabes tendrán una mayoría en el propuesto Estado judío ". [59]

El Subcomité 2 recomendó plantear la cuestión del Plan de Partición ante la Corte Internacional de Justicia (Resolución No. I [60]). Con respecto a los refugiados judíos debido a la Segunda Guerra Mundial, el Subcomité recomendó solicitar a los países a los que pertenecían los refugiados que los recogieran en la mayor medida posible (Resolución No. II [61]). El Subcomité propuso establecer un estado unitario (Resolución No. III [62]).

Cambios de límites

los ad hoc El comité realizó una serie de cambios en los límites de las recomendaciones de la UNSCOP antes de que fueran sometidas a votación por la Asamblea General.

La ciudad predominantemente árabe de Jaffa, anteriormente ubicada dentro del estado judío, se constituyó como un enclave del Estado árabe. El límite del estado árabe se modificó para incluir Beersheba y una franja del desierto de Negev a lo largo de la frontera con Egipto, [50] mientras que una sección de la costa del Mar Muerto y otras adiciones se hicieron al Estado judío. Este movimiento aumentó el porcentaje judío en el estado judío del 55% al ​​61%. [ cita necesaria ]

Los límites propuestos también habrían colocado 54 aldeas árabes en el lado opuesto de la frontera de sus tierras agrícolas. [ cita necesaria ] En respuesta, la Comisión Palestina de las Naciones Unidas fue autorizada a modificar los límites "de tal manera que las áreas de las aldeas, por regla general, no estén divididas por límites estatales a menos que razones apremiantes lo hagan necesario". Estas modificaciones nunca ocurrieron.

La aprobación de la resolución requirió una mayoría de dos tercios de los votos válidos, sin contar los miembros abstenidos y ausentes, de los entonces 56 estados miembros de la ONU. El 26 de noviembre, tras el filibusterismo de la delegación sionista, la votación se pospuso tres días. [64] [65] Según múltiples fuentes, si la votación se hubiera celebrado en la fecha establecida originalmente, habría recibido una mayoría, pero menos de los dos tercios requeridos. [65] [66] [67] Se debatieron varias propuestas de compromiso y variaciones sobre un solo estado, incluidas las federaciones y los sistemas cantonales (incluidas las rechazadas previamente en comisión). [68] [69] La demora fue utilizada por los partidarios del sionismo en Nueva York para ejercer presión adicional sobre los estados que no apoyaban la resolución. [64]

Informes de presiones a favor y en contra del Plan

Reportes de presión para el Plan

Los sionistas lanzaron un intenso lobby en la Casa Blanca para que el plan de la UNSCOP fuera respaldado, y los efectos no fueron triviales. [70] El Partido Demócrata, una gran parte de cuyas contribuciones procedían de judíos, [71] informó a Truman que el incumplimiento de las promesas de apoyar a los judíos en Palestina constituiría un peligro para el partido. La deserción de los votos judíos en las elecciones al Congreso de 1946 había contribuido a las pérdidas electorales. Truman, según Roger Cohen, estaba amargado por los sentimientos de ser un rehén del lobby y su "interferencia injustificada", a la que culpó del impasse contemporáneo. Cuando se dio una declaración estadounidense formal a favor de la partición el 11 de octubre, una autoridad de relaciones públicas declaró al Consejo de Emergencia Sionista en una reunión a puerta cerrada: 'bajo ninguna circunstancia ninguno de nosotros debe creer o pensar que hemos ganado debido a la devoción del Gobierno estadounidense a nuestra causa. Habíamos ganado debido a la pura presión de la logística política que fue aplicada por el liderazgo judío en los Estados Unidos ”. El consejo del Departamento de Estado que criticaba la controvertida recomendación de la UNSCOP de dar la abrumadora ciudad árabe de Jaffa y el Negev a los judíos fue anulado por una reunión tardía urgente y secreta organizada para Chaim Weizman con Truman, que inmediatamente derogó la recomendación. Estados Unidos inicialmente se abstuvo de presionar a los estados más pequeños para que votaran de cualquier manera, pero Robert A. Lovett informó que el caso de la delegación estadounidense de la ONU sufrió impedimentos por la alta presión de los grupos judíos, y que existían indicios de que se estaban utilizando sobornos y amenazas, incluso de sanciones estadounidenses. contra Liberia y Nicaragua. [72] Cuando el plan de la UNSCOP fracasó en lograr la mayoría necesaria el 25 de noviembre, el lobby "se movió a toda velocidad" e indujo al presidente a invalidar el Departamento de Estado y dejar que los gobiernos vacilantes supieran que Estados Unidos deseaba fuertemente la partición. [73]

Según los informes, los defensores del Plan presionaron a las naciones para que votaran sí al Plan de Partición. Un telegrama firmado por 26 senadores estadounidenses con influencia en los proyectos de ley de ayuda exterior fue enviado a países vacilantes, buscando su apoyo para el plan de partición. [74] El Senado de Estados Unidos estaba considerando un gran paquete de ayuda en ese momento, que incluía 60 millones de dólares para China. [75] [76] Muchas naciones informaron presiones dirigidas específicamente a ellos:

  • Estados Unidos (Votar: Para): El presidente Truman señaló más tarde: "Los hechos fueron que no solo hubo movimientos de presión alrededor de las Naciones Unidas diferentes a todo lo que se había visto allí antes, sino que la Casa Blanca también fue sometida a un bombardeo constante. No creo Alguna vez tuve tanta presión y propaganda dirigida a la Casa Blanca como en este caso. La persistencia de algunos de los líderes sionistas extremistas, movidos por motivos políticos y comprometidos con amenazas políticas, me molestó y molestó ". [77]
  • India (Votar: Contra): El primer ministro indio, Jawaharlal Nehru, habló con enojo y desprecio por la forma en que se había alineado la votación de la ONU. Dijo que los sionistas habían intentado sobornar a la India con millones y, al mismo tiempo, su hermana, Vijaya Lakshmi Pandit, la embajadora india ante la ONU, había recibido advertencias diarias de que su vida estaba en peligro a menos que "votara bien". [78] Pandit ocasionalmente insinuó que algo podría cambiar a favor de los sionistas. Pero otro delegado indio, Kavallam Pannikar, dijo que India votaría por el lado árabe, debido a su gran minoría musulmana, aunque sabían que los judíos tenían un caso. [79]
  • Liberia (Votar: Para): El embajador de Liberia en Estados Unidos se quejó de que la delegación estadounidense amenazó con recortar las ayudas a varios países. [80] Harvey S. Firestone, Jr., presidente de Firestone Natural Rubber Company, con importantes participaciones en el país, también presionó al gobierno liberiano [66] [74]
  • Filipinas (Votar: Para): En los días previos a la votación, el representante de Filipinas, general Carlos P. Romulo, declaró: "Sostenemos que el problema es principalmente moral. El problema es si las Naciones Unidas deben aceptar la responsabilidad de la aplicación de una política que claramente repugna a la aspiraciones nacionalistas del pueblo de Palestina. El Gobierno de Filipinas sostiene que las Naciones Unidas no deben aceptar tal responsabilidad ". Después de una llamada telefónica desde Washington, el representante fue llamado y el voto de Filipinas cambió. [74]
  • Haití (Votar: Para): La promesa de un préstamo de cinco millones de dólares puede haber asegurado o no el voto de Haití a favor de la partición. [81]
  • Francia (Votar: Para): Poco antes de la votación, el delegado de Francia ante las Naciones Unidas recibió la visita de Bernard Baruch, un partidario judío del Partido Demócrata durante mucho tiempo que, durante la reciente guerra mundial, había sido asesor económico del presidente Roosevelt, y más tarde había sido designado por el presidente Truman como embajador de los Estados Unidos ante la recién creada Comisión de Energía Atómica de la ONU. Él era, en privado, un partidario del Irgun y su organización fachada, la Liga Americana por una Palestina Libre. Baruch dio a entender que un fracaso francés en apoyar la resolución podría bloquear la ayuda estadounidense planificada a Francia, que era muy necesaria para la reconstrucción, las reservas de divisas francesas se agotarían y su balanza de pagos registraba un gran déficit. Anteriormente, para evitar antagonizar a sus colonias árabes, Francia no había apoyado públicamente la resolución. Después de considerar el peligro de que se retuviera la ayuda estadounidense, Francia finalmente votó a favor. También lo hicieron los vecinos de Francia, Bélgica, Luxemburgo y los Países Bajos. [64]
  • Venezuela (Votar: Para): Carlos Eduardo Stolk, Presidente de la Delegación de Venezuela, votó a favor de la Resolución 181. [82]
  • Cuba (Votar: Contra): La delegación cubana afirmó que votaría en contra de la partición "a pesar de las presiones que se ejercen contra nosotros" porque no pueden ser parte de coaccionar a la mayoría en Palestina. [83]
  • Siam (Ausente): Las credenciales de las delegaciones siameses fueron canceladas después de que Siam votara en contra de la partición en comisión el 25 de noviembre. [65] [84]

También hay alguna evidencia de que Sam Zemurray presionó a varias "repúblicas bananeras" para que cambiaran sus votos. [85]

Reportes de presión contra el Plan

Según Benny Morris, Wasif Kamal, un funcionario del Alto Comité Árabe, trató de sobornar a un delegado de las Naciones Unidas, quizás a un ruso. [86]

Con respecto al bienestar de los judíos en los países árabes, se hicieron varias amenazas directas:

    prometió: "La sangre correrá como ríos en el Medio Oriente". [87] El primer ministro iraquí, Nuri al-Said, dijo: "Aplastaremos el país con nuestras armas y destruiremos todos los lugares en los que los judíos busquen refugio".
  • El primer ministro iraquí, Nuri al-Said, dijo a los diplomáticos británicos que si la solución de las Naciones Unidas no era "satisfactoria", "deberían tomarse medidas severas contra todos los judíos en los países árabes". [88]

Con respecto al bienestar de los judíos en los países árabes, se hicieron varias predicciones:

  • "El 24 de noviembre, el jefe de la delegación egipcia a la Asamblea General, Muhammad Hussein Heykal Pasha, dijo que" la vida de 1.000.000 de judíos en los países musulmanes se vería amenazada por el establecimiento de un estado judío ". En la reunión del Comité Ad Hoc de la ONU sobre Palestina el 24 de noviembre de 1947, el Dr. Heykal Pasha, el delegado de Egipto, dijo: "si la ONU decide amputar una parte de Palestina para establecer un estado judío, ninguna fuerza en la tierra podría evitar la sangre de fluir allí ... Además ... ninguna fuerza en la tierra puede limitarla a las fronteras de Palestina misma ... La sangre judía será necesariamente derramada en otras partes del mundo árabe ... para poner en cierto y serio peligro a un millón de judíos ". Mahmud Bey Fawzi (Egipto) dijo: "... la partición impuesta seguramente resultaría en un derramamiento de sangre en Palestina y en el resto del mundo árabe". [90]
  • En un discurso pronunciado en el Salón de la Asamblea General en Flushing Meadow, Nueva York, el viernes 28 de noviembre de 1947, el Ministro de Relaciones Exteriores del Iraq, Fadel Jamall, incluyó la siguiente declaración: "La partición impuesta contra la voluntad de la mayoría del pueblo pondrá en peligro la paz y la armonía en el Medio Oriente. No solo se espera el levantamiento de los árabes de Palestina, sino que las masas en el mundo árabe no pueden ser reprimidas. La relación árabe-judía en el mundo árabe se deteriorará enormemente. Hay más judíos en el Más la injusticia impuesta a los árabes de Palestina perturbará la armonía entre judíos y no judíos en Irak y engendrará prejuicios y odio interreligiosos ". [91]

Los estados árabes advirtieron a las potencias occidentales que el respaldo del plan de partición podría encontrarse con un embargo de petróleo o ambos, y el realineamiento de los estados árabes con el bloque soviético. [92]

Voto final

El 29 de noviembre de 1947, la Asamblea General de las Naciones Unidas votó 33 a 13, con 10 abstenciones y 1 ausente, a favor del Plan de Partición modificado. La votación final, consolidada aquí por grupos regionales modernos de las Naciones Unidas en lugar de agrupaciones contemporáneas, fue la siguiente: [93]

A favor (33 países, 72% del total de votos)

  • Bolivia
  • Brasil
  • Costa Rica
  • República Dominicana
  • Ecuador
  • Guatemala
  • Haití
  • Nicaragua
  • Panamá
  • Paraguay
  • Perú
  • Uruguay
  • Venezuela

En contra (13 países, 28% del total de votos)

Asia-Pacífico (9 países, principalmente subzona de Oriente Medio):

Europa occidental y otros (2 países):

América Latina y el Caribe (1 país):

Abstenciones (10 países)

América Latina y el Caribe (6 países):

Asia-Pacífico (1 país):

Europa occidental y otros (1 país):

Europa del Este (1 país):

Ausente (1 país)

Asia-Pacífico (1 país):

Votos por región moderna

Si se analiza mediante la composición moderna de lo que más tarde se conocería como los Grupos Regionales de las Naciones Unidas, se mostraron estilos de votación relativamente alineados en la votación final. Sin embargo, esto no refleja la agrupación regional en ese momento, ya que en 1966 se produjo una importante reorganización de la agrupación regional. Todas las naciones occidentales votaron a favor de la resolución, con la excepción del Reino Unido (el titular del Mandato), Grecia y Turquía. El bloque soviético también votó a favor de la partición, con la excepción de Yugoslavia, que debía ser expulsada del Cominform al año siguiente. La mayoría de las naciones latinoamericanas que siguen el liderazgo brasileño [ cita necesaria ], votó a favor de la partición, con una considerable minoría que se abstuvo. Los países asiáticos (principalmente países del Medio Oriente) votaron en contra de la partición, con la excepción de Filipinas. [94]

Grupo Regional Miembros de la Asamblea General de las Naciones Unidas181 votan UNGA181 para UNGA181 En contra UNGA181 Abstenciones
africano 4 2 1 1
Asia-Pacífico 11 1 9 1
De Europa del Este 6 5 0 1
LatAm y Caribb. 20 13 1 6
Western Eur. & amp otros 15 12 2 1
Total de miembros de la ONU 56 33 13 10

La mayoría de los judíos en Palestina y en todo el mundo reaccionaron con satisfacción a la resolución de la ONU, pero algunos no lo hicieron. Los judíos se reunieron en Tel Aviv y Jerusalén para celebrar la resolución de la ONU durante toda la noche después de la votación. Grandes hogueras ardían en granjas colectivas judías en el norte. Muchos grandes cafés de Tel Aviv sirvieron champán gratis. [6] [95] Los líderes sionistas dominantes enfatizaron la "gran responsabilidad" de construir un Estado judío moderno y se comprometieron a trabajar por una coexistencia pacífica con los demás habitantes de la región: [96] [97] Los grupos judíos en los Estados Unidos elogiaron la acción de las Naciones Unidas. La mayoría acogió con satisfacción el Plan Palestino, pero algunos opinaron que no solucionaba el problema. [98]

Algunos sionistas revisionistas rechazaron el plan de partición como una renuncia al territorio nacional legítimamente judío. [98] El Irgun Tsvai Leumi, dirigido por Menachem Begin, y el Lehi (también conocido como el Grupo Stern o Gang), las dos organizaciones clandestinas afiliadas a revisionistas que habían estado luchando tanto contra los británicos como contra los árabes, declararon su oposición. Begin advirtió que la partición no traería la paz porque los árabes también atacarían al pequeño estado y que "en la guerra que tenemos por delante tendremos que defendernos por nuestra cuenta, será una guerra contra nuestra existencia y nuestro futuro". [99] También afirmó que "la bisección de nuestra patria es ilegal. Nunca será reconocida". [100] Begin estaba seguro de que la creación de un estado judío haría posible la expansión territorial, "después del derramamiento de mucha sangre". [101]

Algunos eruditos post-sionistas respaldan la opinión de Simha Flapan de que es un mito que los sionistas aceptaran la partición como un compromiso mediante el cual la comunidad judía abandonó las ambiciones para toda Palestina y reconoció los derechos de los árabes palestinos a su propio estado. Más bien, argumentó Flapan, la aceptación fue solo un movimiento táctico que tenía como objetivo frustrar la creación de un estado árabe palestino y, concomitantemente, expandir el territorio que había sido asignado por la ONU al estado judío. [102] [103] [104] [105] [106] Baruch Kimmerling ha dicho que los sionistas "aceptaron oficialmente el plan de partición, pero invirtieron todos sus esfuerzos para mejorar sus términos y expandir al máximo sus fronteras mientras reducían el número de árabes en ellos . " [107]

Al dirigirse al Comité Central de la Histadrut (el Partido de los Trabajadores de Eretz Israel) días después de la votación de la ONU para la partición de Palestina, Ben-Gurion expresó su aprensión, declarando:

la población total del Estado judío en el momento de su establecimiento será de aproximadamente un millón, incluido casi el 40% de no judíos. Tal composición [de población] no proporciona una base estable para un Estado judío. Este hecho [demográfico] debe considerarse en toda su claridad y agudeza. Con tal composición [de la población], ni siquiera puede haber certeza absoluta de que el control permanecerá en manos de la mayoría judía. No puede haber un estado judío estable y fuerte mientras tenga una mayoría judía de solo el 60%. [108]

Ben-Gurion dijo: "No conozco ningún logro mayor del pueblo judío en su larga historia desde que se convirtió en pueblo". [109]

Árabes

Los líderes y gobiernos árabes rechazaron el plan de partición en la resolución e indicaron que rechazarían cualquier otro plan de partición. [8] Las delegaciones de los estados árabes declararon inmediatamente después de la votación a favor de la partición que no estarían vinculadas por la decisión y se retiraron acompañadas por los delegados de India y Pakistán. [110]

Argumentaron que violaba los principios de autodeterminación nacional en la carta de la ONU que otorgaba a las personas el derecho a decidir su propio destino. [7] [10] Las delegaciones árabes ante la ONU emitieron una declaración conjunta el día después de esa votación que decía: "la votación con respecto a la Partición de Palestina se ha dado bajo gran presión y coacción, y esto la hace doblemente inválida . " [111]

El 16 de febrero de 1948, la Comisión de Palestina de la ONU informó al Consejo de Seguridad que: "Poderosos intereses árabes, tanto dentro como fuera de Palestina, están desafiando la resolución de la Asamblea General y están comprometidos en un esfuerzo deliberado para alterar por la fuerza el arreglo previsto en ella. . " [112]

Estados árabes

Unas semanas después de que UNSCOP publicara su informe, Azzam Pasha, el secretario general de la Liga Árabe, dijo a un periódico egipcio: "Personalmente espero que los judíos no nos obliguen a entrar en esta guerra porque será una guerra de eliminación y será una guerra". masacre peligrosa que la historia registrará de manera similar a la masacre de los mongoles o las guerras de las cruzadas ". [113] (Esta declaración de octubre de 1947 a menudo se ha informado incorrectamente como hecha mucho más tarde, el 15 de mayo de 1948). [114] Azzam le dijo a Alec Kirkbride: "Los arrastraremos [a los judíos] al mar". El presidente sirio Shukri al-Quwatli dijo a su pueblo: "Erradicaremos el sionismo". [115]

El rey Farouk de Egipto le dijo al embajador estadounidense en Egipto que, a la larga, los árabes derrotarían rotundamente a los judíos y los expulsarían de Palestina. [116]

Si bien Azzam Pasha repitió sus amenazas de impedir por la fuerza la partición, la primera voz árabe importante que apoyó la partición fue el influyente diario egipcio. Al Mokattam [d] : "Estamos a favor de la partición porque creemos que es la mejor solución final para el problema de Palestina. El rechazo de la partición. Dará lugar a más complicaciones y dará a los sionistas otro espacio de tiempo para completar sus planes de defensa y ataque. retraso de un año más que no beneficiaría a los árabes pero sí a los judíos, especialmente después de la evacuación británica ". [117]

El 20 de mayo de 1948, Azzam dijo a los periodistas: "Estamos luchando por una Palestina árabe. Cualquiera que sea el resultado, los árabes se apegarán a su oferta de ciudadanía igual para los judíos en la Palestina árabe y les permitirán ser tan judíos como quieran. En las áreas donde predominan" tendrán total autonomía ". [118]

La Liga Árabe dijo que algunos de los judíos tendrían que ser expulsados ​​de un estado árabe palestino. [119]

Abdullah nombró a Ibrahim Hashem Pasha como gobernador militar de las áreas árabes ocupadas por tropas del ejército de Transjordania. Fue un ex primer ministro de Transjordania que apoyó la partición de Palestina propuesta por la Comisión Peel y las Naciones Unidas. [120]

Árabes en Palestina

Haj Amin al-Husseini dijo en marzo de 1948 a un entrevistador del diario Jaffa Al Sarih que los árabes no pretendían simplemente evitar la partición, sino que "seguirían luchando hasta que los sionistas fueran aniquilados". [115]

Los sionistas atribuyeron el rechazo árabe del plan a una mera intransigencia. Los árabes palestinos se opusieron a la idea misma de la partición, pero reiteraron que este plan de partición era injusto: la mayoría de la tierra (56%) iría a un estado judío, cuando los judíos en esa etapa poseían legalmente solo el 6-7% de ella y seguían siendo un minoría de la población (33% en 1946). [121] [122] [123] [124] [125] [126] [127] [128] [129] También hubo asignaciones desproporcionadas bajo el plan y el área bajo control judío contenía el 45% de la población palestina. El estado árabe propuesto solo recibió el 45% de la tierra, gran parte de la cual no era apta para la agricultura. Jaffa, aunque geográficamente separada, iba a ser parte del estado árabe. [129] Sin embargo, la mayor parte del estado judío propuesto era el desierto de Negev. [50] [49] El plan asignó al Estado judío la mayor parte del desierto de Negev que estaba escasamente poblado y no era apto para la agricultura, pero también un "puente terrestre vital que protege los intereses británicos desde el Canal de Suez a Irak" [130] [131]

Pocos árabes palestinos se unieron al Ejército de Liberación Árabe porque sospechaban que los otros Estados árabes no planeaban un estado palestino independiente. Según Ian Bickerton, por esa razón muchos de ellos favorecieron la partición e indicaron su voluntad de convivir con un estado judío. [132] También menciona que la familia Nashashibi respaldó al Rey Abdullah y la unión con Transjordania. [133]

El Alto Comité Árabe exigió que en un estado árabe palestino, la mayoría de los judíos no deberían ser ciudadanos (aquellos que no habían vivido en Palestina antes del Mandato Británico). [87]

Según Musa Alami, el mufti aceptaría la partición si se le prometiera que gobernaría el futuro estado árabe. [134]

El Alto Comité Árabe respondió a la resolución de partición y declaró una huelga general de tres días en Palestina para comenzar al día siguiente. [135]

Gobierno britanico

Cuando Bevin recibió la propuesta de partición, ordenó de inmediato que no se impusiera a los árabes. [136] [137] El plan se debatió enérgicamente en el parlamento británico.

En una reunión del gabinete británico el 4 de diciembre de 1947, se decidió que el Mandato terminaría a la medianoche del 14 de mayo de 1948, la retirada completa el 1 de agosto de 1948 y Gran Bretaña no haría cumplir el plan de partición de la ONU. [138] El 11 de diciembre de 1947, Gran Bretaña anunció que el Mandato terminaría a la medianoche del 14 de mayo de 1948 y su única tarea sería completar la retirada antes del 1 de agosto de 1948. [139] Durante el período en el que se completó la retirada británica, Gran Bretaña se negó a compartir la administración de Palestina con un régimen de transición propuesto por la ONU, para permitir que la Comisión Palestina de la ONU establezca una presencia en Palestina antes de quince días antes del final del Mandato, para permitir la creación de milicias oficiales judías y árabes o para ayudar sin problemas ceder territorio o autoridad a cualquier sucesor. [140] [141]

Gobierno de los Estados Unidos

Estados Unidos se negó a reconocer al gobierno de Palestina en Gaza y explicó que había aceptado la propuesta del Mediador de la ONU. El Mediador había recomendado que Palestina, tal como se definía en el Mandato original, incluida Transjordania, podría formar una unión. [142] El diario de Bernadotte decía que el Mufti había perdido credibilidad debido a sus predicciones poco realistas sobre la derrota de las milicias judías. Bernadotte señaló que "parecería que en las circunstancias actuales la mayoría de los árabes palestinos estarían bastante contentos de ser incorporados a Transjordania". [143]

El Plan de Partición con Unión Económica no se concretó en los días posteriores a la resolución del 29 de noviembre de 1947 prevista por la Asamblea General. [12] Fue seguido por estallidos de violencia en la Palestina del Mandato entre árabes y judíos palestinos conocido como la Guerra Civil de 1947-1948. [11] Después de que Alan Cunningham, el Alto Comisionado de Palestina, abandonara Jerusalén, en la mañana del 14 de mayo el ejército británico también abandonó la ciudad. Los británicos dejaron un vacío de poder en Jerusalén y no tomaron medidas para establecer el régimen internacional en Jerusalén. [144] A la medianoche del 14 de mayo de 1948, el mandato británico expiró, [145] y Gran Bretaña abandonó sus fuerzas. Más temprano en la noche, el Consejo del Pueblo Judío se había reunido en el Museo de Tel Aviv y aprobó una proclamación, declarando "el establecimiento de un estado judío en Eretz Israel, que se conocerá como el Estado de Israel". [7] [146] La guerra árabe-israelí de 1948 comenzó con la invasión o intervención de Palestina por parte de los Estados árabes el 15 de mayo de 1948. [147]

En 1988, la Organización de Liberación de Palestina publicó la Declaración de Independencia de Palestina basándose en la Resolución 181, argumentando que la resolución continúa otorgando legitimidad internacional al derecho del pueblo palestino a la soberanía y la independencia nacional. [148] Varios estudiosos han escrito en apoyo de este punto de vista. [149] [150] [151]

Una solicitud de opinión consultiva de la Asamblea General, la Resolución ES-10/14 (2004), citó específicamente la resolución 181 (II) como una "resolución pertinente", y preguntó a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) cuáles son las consecuencias jurídicas de la resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad y de la Asamblea General. El Magistrado Abdul Koroma explicó la opinión de la mayoría: "La Corte también ha sostenido que el derecho a la libre determinación como derecho establecido y reconocido por el derecho internacional se aplica al territorio y al pueblo palestino. En consecuencia, el ejercicio de ese derecho da derecho a los palestinos personas a un Estado propio, como se previó originalmente en la resolución 181 (II) y se confirmó posteriormente ". [152] En respuesta, el profesor Paul De Waart dijo que la Corte puso la legalidad del Mandato Palestino de la Liga de Naciones de 1922 y el Plan de Partición de la ONU de 1947 fuera de toda duda de una vez por todas. [153]

En 2011, Mahmoud Abbas declaró que el rechazo árabe de 1947 al Plan de Partición de las Naciones Unidas para Palestina era un error que esperaba rectificar. [154]


Eventos subsecuentes

El Plan de Partición con Unión Económica no se concretó en los días siguientes a la resolución del 29 de noviembre de 1947 prevista por la Asamblea General. [11] Fue seguido por estallidos de violencia en la Palestina del Mandato entre judíos palestinos y árabes conocidos como la Guerra Civil de 1947-1948. [10] A la medianoche del 14 de mayo de 1948, expiró el Mandato británico, [140] y Gran Bretaña abandonó sus fuerzas. Más temprano en la noche, el Consejo del Pueblo Judío se había reunido en el Museo de Tel Aviv y aprobó una proclamación, declarando "el establecimiento de un estado judío en Eretz Israel, que se conocerá como el Estado de Israel". [6] [141] La guerra árabe-israelí de 1948 comenzó con la invasión o intervención de Palestina por parte de los Estados árabes el 15 de mayo de 1948. [142]


30 de noviembre: EN ESTE DÍA de 1947, la ONU vota la partición de Palestina, 33-13, mientras los árabes juran la guerra santa

EN ESTE DÍA EN 1890 , los Brooklyn Daily Eagle informó, “Old Fort Putnam y la parte superior redondeada de Crow's Nest contemplaron un espectáculo insólito en West Point ayer por la tarde, uno que nunca había sucedido en la historia de la academia militar. Fue un partido de fútbol entre los West Pointers y un equipo de la academia naval de Annapolis. Nunca antes un equipo visitante había jugado dentro de los recintos sagrados de West Point, y nunca antes las dos escuelas habían intentado sacar conclusiones entre sí en la arena atlética. Fue, por tanto, una ocasión extraordinaria, y anhelaría ser recordada por los propios cadetes y por la multitud de visitantes que presenciaron el concurso. Esta primera reunión del ejército y la marina embrionarios había sido ampliamente anunciada por los alumnos de Annapolis, quienes fueron fundamentales para lograr la innovación y, en consecuencia, despertó un mayor interés en el concurso ".

EN ESTE DÍA DE 1903 , los Águila informó: “Un incendio que destruyó por completo el teatro más histórico de Brooklyn, la Academia de Música, en Montague Street, estalló unos minutos antes de las 9 en punto de esta mañana. Las llamas se extendieron rápidamente y en una hora y media el fuego había alcanzado su altura y prácticamente se había consumido. Durante la primera hora de su progreso, la parte del centro de Brooklyn estuvo en conmoción. El negocio se paralizó y una multitud de gente muy asustada observó la gran columna de llamas y humo negro que se elevaba sobre los techos de las casas en las cercanías de Borough Hall. Desde que el Brooklyn Theatre fue destruido en un holocausto hace casi treinta años, Brooklyn no ha visto un incendio tan espectacular y dramático como el de esta mañana. La pérdida no será inferior a $ 150.000 y posiblemente alcance los $ 200.000 ".

EN ESTE DÍA EN 1941 , los Águila informó, “WASHINGTON, NOV. 29 (INS) - El gobierno estadounidense esperaba esta noche tensamente la decisión de Japón de guerra o paz en el Pacífico mientras todo el Lejano Oriente, desde Vladivostok hasta las Indias Orientales Holandesas, se ponía en pie de guerra. Una invasión japonesa de Tailandia, lanzada desde la Indochina francesa, según creía el funcionario Washington esta noche, desencadenaría un gran conflicto que envolvería en llamas a todo el Lejano Oriente. Altos funcionarios estadounidenses esperaban que el gobierno de Tokio tomara la decisión a favor o en contra de tal invasión durante el fin de semana. Un vínculo más estrecho entre Alemania y Japón, con las dos potencias del Eje operando juntas en un esfuerzo por expulsar a los intereses estadounidenses y británicos de Oriente, se preveía en los barrios informados de Washington, informó United Press, como una alternativa más probable a la aceptación. por Japón en términos estadounidenses ".


Votos de la ONU a favor de la partición de Palestina - HISTORIA

Resolución 181: Resolución de partición del 29 de noviembre de 1947

El día 23 de septiembre de 1947, la Asamblea General asignó la cuestión de la partición de Palestina a su Comité Ad Hoc. Otro subcomité debía estudiar la propuesta de establecer un Estado unitario en Palestina en el que la Constitución Democrática garantizara los derechos humanos y las libertades fundamentales de todos sus ciudadanos sin distinción de raza, idioma o religión. Los dos informes fueron presentados y después de prolongadas discusiones, hubo una gran presión por parte de las delegaciones de Estados Unidos y la Unión Soviética para adoptar la Resolución de Partición de Palestina.

Fue el 25 de noviembre de 1947 cuando el mundo conoció por primera vez el borrador final de la resolución de partición: la Resolución 181. La Asamblea General rechazó una resolución para presentar la cuestión de Palestina a la Corte Internacional de Justicia para determinar si la ONU había cualquier jurisdicción para recomendar la partición de Palestina o de cualquier otro país.

Para que un proyecto de resolución se convierta en oficial, los procedimientos de la ONU requieren una mayoría de dos tercios de sus ad hoc comité. Como faltaban dos votos para tal mayoría, el proyecto se entregó a la Asamblea General. Tanto las delegaciones sionistas como las árabes estaban ahora en una carrera contra el tiempo. Otros delegados que originalmente habían favorecido las propuestas de partición, pero que ahora parecían vacilantes, fueron presionados y guiados por la Casa Blanca para garantizar un resultado favorable. El cabildeo concertado y notable por parte del lobby sionista aseguró en el último momento que esos 8 votos vacilantes y dudosos fueran llevados al lobby de la partición. La fuerza del lobby judío / sionista en Washington no debería haber sido una sorpresa para la comunidad mundial.

Los políticos sionistas no perdieron el tiempo reclutando y presionando a los delegados vacilantes. Al mismo tiempo, los líderes sionistas de todo el mundo realizaron intensos esfuerzos para obtener votos cruciales: los franceses cambiaron su posición de abstenerse a apoyar la resolución.Liberia, como resultado de las promesas económicas, ofreció apoyo al cabildeo directo del presidente Truman y los senadores y congresistas pro-sionistas obtuvieron los votos de 12 de los 20 países latinoamericanos.

El presidente Truman, en sus memorias, declaró lo siguiente: "Los hechos fueron que no solo hubo movimientos de presión alrededor de las Naciones Unidas diferentes a todo lo que se había visto allí antes, sino que la Casa Blanca también fue sometida a un bombardeo constante. No creo que nunca haya tenido tanta presión y ".

No debe olvidarse que el presidente de la Asamblea General para esa sesión fue Oswaldo Aranha, quien se sabe que presionó con tanta fuerza como los sionistas para influir en el voto a favor de la aceptación. Incluso pospuso la sesión de votación durante 3 días para asegurar su aprobación.

El sábado 29 de noviembre de 1947 por la mañana, contra la voluntad del pueblo palestino, la Asamblea General de Nueva York votó a favor de la partición de Palestina y aceptó la Resolución 181. . La votación fue de 33 a favor de la Resolución, 13 miembros se opusieron y 10 miembros se abstuvieron, incluido Gran Bretaña. Un pequeño país, Siam, estaba ausente.

Cuando llegó el momento de votar, el Gobierno británico, quizás bajo el peso de su culpa por abusar de la confianza que la Sociedad de Naciones le había otorgado para proteger, orientar y ayudar a Palestina a lograr su independencia al final de su período de mandato, optó por abstenerse de votar. Una típica evasión.

La votación nominal fue la siguiente:

Por la Resolución (33) - Australia, Bélgica, Bolivia, Brasil, Canadá, Costa Rica, Checoslovaquia, Dinamarca, República Dominicana, Ecuador, Francia, Guatemala, Haití, Islandia, Liberia, Luxemburgo, Países Bajos, Nueva Zelanda, Nicaragua, Noruega. , Panamá, Paraguay, Perú Filipinas, Polonia, Suecia, Ucrania, Sudáfrica, Uruguay, Unión Soviética, Estados Unidos, Venezuela, Rusia Blanca.

En contra (13) - Afganistán, Cuba, Egipto, Grecia, India, Irán, Irak, Líbano, Pakistán, Arabia Saudita, Siria, Turquía, Yemen.

Abstenciones (10) - Argentina, Chile, China, Colombia, El Salvador, Etiopía, Honduras, México, Reino Unido, Yugoslavia.

Ver Actas Oficiales de la Asamblea General, Suplemento No 11 del Segundo Período de Sesiones, Volumen I-IV.

Si bien la Carta de las Naciones Unidas se considera un "tratado que crea una nueva ley", las Naciones Unidas en sí mismas no son una legislatura internacional que pueda hacer leyes o aprobar legislaciones.

no estaba en el mandato de la ONU crear estados. Las Naciones Unidas no tenían por qué ofrecer la nación de un pueblo a los pueblos de muchas naciones. Su Asamblea General no tenía los poderes legales ni legislativos para imponer tal resolución o para transmitir el título de un territorio. Los artículos 10, 11 y 14 de la Carta de la ONU confieren el derecho a la Asamblea General simplemente para recomendar resoluciones.

GA Res181 nunca fue al Consejo de Seguridad para su aprobación, por lo tanto permaneció como una 'recomendación'. Aquí hay un párrafo de la Carta de la ONU y el Consejo de Seguridad:

"En términos generales, si bien la Asamblea General puede discutir cualquier controversia o situación internacional, es el Consejo de Seguridad quien recomienda procedimientos o métodos apropiados de ajustes o condiciones de arreglo para el arreglo pacífico de controversias y toma medidas preventivas o de refuerzo con respecto a las amenazas a la paces, quebrantamientos del orden público o actos de agresión ".

La partición de Palestina de la ONU

La razón por la cual la Resolución 181 de la Asamblea General nunca fue al Consejo de Seguridad para su consideración fue porque implicaba que si fuera aprobada por el Consejo de Seguridad, entonces requeriría fuerza militar para implementarla, considerando la posición sionista en ese momento.

Palestina se dividió así en 3 partes: una parte judía, una parte árabe y una zona administrada internacionalmente para incluir la ciudad de Jerusalén como un Corpus Separatum estar bajo la responsabilidad de las Naciones Unidas. Después de 10 años, se llevaría a cabo un referéndum para buscar las opiniones de la ciudad y los residentes de rsquos.. Hoy, ese referéndum sigue siendo historia muerta.

El Plan de Partición para Palestina ofrecía el 55% de la Palestina histórica a una población judía que constituía un mero tercio de la población total (no más del 10% en el momento de Balfour) donde los judíos poseían aproximadamente el 7% de la tierra.

Una lectura dolorosa de esta partición ilegal de un país es la siguiente:

"La zona del Estado árabe de Galilea occidental limita al oeste con el Mediterráneo y al norte con la frontera del Líbano desde Ras en Naqura hasta un punto al norte de Saliha. Desde allí, la frontera avanza hacia el sur, dejando el en el área de Saliha en el Estado árabe, para unirse al punto más al sur de esta aldea. De allí sigue la línea fronteriza occidental de las aldeas de 'Alma, Rihaniya y Teitaba, de allí sigue la línea fronteriza norte de la aldea de Meirun para unirse a Acre- Línea fronteriza del subdistrito de Safad. Sigue esta línea hasta un punto al oeste de la aldea de Es Sammu'i y la une de nuevo en el punto más septentrional de Farradiya. Desde allí sigue la línea fronteriza del subdistrito hasta la carretera principal Acre-Safad. aquí sigue el límite occidental de la aldea de Kafr I'nan hasta llegar a la línea divisoria del subdistrito Tiberias-Acre, pasando al oeste del cruce de las carreteras Acre-Safad y Lubiya-Kafr I'nan. esquina oeste de la aldea de Kafr I'nan el bo La línea secundaria sigue el límite occidental del subdistrito de Tiberíades hasta un punto cercano a la línea fronteriza entre las aldeas de Maghar y Eilabun, y de allí sobresale hacia el oeste para incluir tanto de la parte oriental de la llanura de Battuf como sea necesario. para el embalse propuesto por la Agencia Judía para el riego de tierras al sur y al este.

El límite vuelve a unir con el límite del subdistrito de Tiberias en un punto de la carretera Nazaret-Tiberias al sureste de la zona urbanizada de Tur'an, desde allí corre hacia el sur, al principio siguiendo el límite del subdistrito y luego pasando entre Kadoorie Escuela Agrícola y Monte Tabor, hasta un punto hacia el sur en la base del Monte Tabor. Desde aquí corre hacia el oeste, paralela a la línea de cuadrícula horizontal 230, hasta la esquina noreste de las tierras del pueblo de Tel Adashim. Luego corre hacia la esquina noroeste de estas tierras, cuando gira al sur y al oeste para incluir en el Estado árabe las fuentes de suministro de agua de Nazaret en la aldea de Yafa. Al llegar a Ginneiger, sigue los límites este, norte y oeste de las tierras de esta aldea hasta su esquina suroeste, desde donde procede en línea recta hasta un punto en el ferrocarril Haifa-Afula en el límite entre las aldeas de Sarid y El Mujeidil. Este es el punto de intersección.

El límite sudoeste del área del Estado árabe en Galilea toma una línea desde este punto, pasando hacia el norte a lo largo de los límites orientales de Sarid y Gevat hasta la esquina noreste de Nahalal, y de allí a través de la tierra de Kefar ha Horesh hasta un punto central en el límite sur de la aldea de 'Ilut, desde allí hacia el oeste a lo largo de ese límite de la aldea hasta el límite oriental de Beit Lahm, de allí hacia el norte y noreste a lo largo de su límite occidental hasta la esquina noreste de Waldheim y de allí hacia el noroeste a través de las tierras de la aldea de Shafa 'Amr hasta la esquina sureste de Ramat Yohanan. Desde aquí se dirige hacia el noreste hasta un punto en la carretera Shafa 'Amr-Haifa, al oeste de su cruce con la carretera a I'Billin. Desde allí continúa hacia el noreste hasta un punto en el límite sur de I'Billin situado al oeste de la carretera I'Billin-Birwa. Desde allí, a lo largo de ese límite hasta su punto más occidental, de donde gira hacia el norte, sigue a través de la tierra del pueblo de Tamra hasta la esquina más al noroeste y a lo largo del límite occidental de Julis hasta llegar a la carretera Acre-Safad. Luego corre hacia el oeste a lo largo del lado sur de la carretera Safad-Acre hasta el límite del distrito de Galilea-Haifa, desde cuyo punto sigue ese límite hasta el mar.

El límite de la región montañosa de Samaria y Judea comienza en el río Jordán en el Wadi Malih al sudeste de Beisan y corre hacia el oeste para encontrarse con la carretera Beisan-Jericó y luego sigue el lado occidental de esa carretera en dirección noroeste. hasta el cruce de los límites de los subdistritos de Beisan, Nablus y Jenin. Desde ese punto sigue el límite del subdistrito de Nablus-Jenin hacia el oeste por una distancia de unos tres kilómetros y luego gira hacia el noroeste, pasando al este de las áreas urbanizadas de las aldeas de Jalbun y Faqqu'a, hasta el límite de los subdistritos de Jenin y Beisan en un punto al noreste de Nuris. Desde allí, avanza primero hacia el noroeste hasta un punto situado al norte de la zona urbanizada de Zir'in y luego hacia el oeste hasta la vía férrea Afula-Jenin, y desde allí hacia el noroeste a lo largo de la línea fronteriza del distrito hasta el punto de intersección con la vía férrea del Hejaz. . Desde aquí, el límite corre hacia el suroeste, incluida la zona urbanizada y parte de la tierra de la aldea de Kh.Lid en el estado árabe para cruzar la carretera Haifa-Jenin en un punto en el límite del distrito entre Haifa y Samaria al oeste de El Mansi. Sigue este límite hasta el punto más meridional del pueblo de El Buteimat. Desde aquí sigue los límites norte y este de la aldea de Ar'ara, reuniéndose con el límite del distrito de Haifa-Samaria en Wadi'Ara, y desde allí avanza hacia el sur-suroeste en una línea aproximadamente recta que une con el límite occidental de Qaqun. hasta un punto al este de la vía férrea en el límite oriental de la aldea de Qaqun. Desde aquí corre a lo largo de la línea de ferrocarril a cierta distancia al este de la misma hasta un punto justo al este de la estación de tren de Tulkarm. Desde allí, el límite sigue una línea a mitad de camino entre el ferrocarril y la carretera Tulkarm-Qalqiliya-Jaljuliya y Ras el Ein hasta un punto justo al este de la estación de Ras el Ein, desde donde continúa a lo largo de la vía férrea a cierta distancia al este de la misma hasta el punto en la línea ferroviaria al sur de la unión de las líneas Haifa-Lydda y Beit Nabala, desde donde procede a lo largo de la frontera sur del aeropuerto de Lydda hasta su esquina suroeste, de allí en dirección suroeste hasta un punto justo al oeste de la construcción. en el área de Sarafand el 'Amar, de donde gira hacia el sur, pasando justo al oeste de la zona urbanizada de Abu el Fadil hasta la esquina noreste de las tierras de Beer Ya'Aqov. (La línea fronteriza debe estar demarcada de modo que permita el acceso directo desde el Estado árabe al aeropuerto). Desde allí, la línea fronteriza sigue los límites occidental y sur de la aldea de Ramle, hasta la esquina noreste de la aldea de El Na'ana, desde allí en línea recta hasta el punto más al sur de El Barriya, a lo largo del límite oriental de esa aldea y el límite sur de la aldea de 'Innaba. Desde allí gira hacia el norte para seguir el lado sur de la carretera Jaffa-Jerusalén hasta El Qubab, de donde sigue la carretera hasta el límite de Abu Shusha. Corre a lo largo de los límites orientales de Abu Shusha, Seidun, Hulda hasta el punto más al sur de Hulda, desde allí hacia el oeste en línea recta hasta la esquina noreste de Umm Kalkha, desde allí siguiendo los límites norte de Umm Kalkha, Qazaza y los límites norte y oeste. de Mukhezin hasta el límite del distrito de Gaza y desde allí atraviesa las tierras de las aldeas de El Mismiya, El Kabira y Yasur hasta el punto de intersección sur, que está a medio camino entre las zonas urbanizadas de Yasur y Batani Sharqi.

Desde el punto de intersección sur, la línea fronteriza corre hacia el noroeste entre las aldeas de Gan Yavne y Barqa hasta el mar en un punto a medio camino entre Nabi Yunis y Minat el Qila, y hacia el sureste hasta un punto al oeste de Qastina, de donde gira en dirección suroeste, pasando al este de las zonas urbanizadas de Es Sawafir, Esh Sharqiya e Ibdis. Desde la esquina sureste de la aldea de Ibdis, se extiende hasta un punto al suroeste de la zona urbanizada de Beit 'Affa, cruzando la carretera Hebrón-El Majdal justo al oeste de la zona urbanizada de Suweidan en Irak. De allí procede hacia el sur a lo largo del límite occidental del pueblo de El Faluja hasta el límite del subdistrito de Beersheba. Luego atraviesa las tierras tribales de 'Arab el Jubarat hasta un punto en el límite entre los subdistritos de Beersheba y Hebrón al norte de Kh. Khuweilifa, de donde procede en dirección suroeste hasta un punto en la carretera principal Beersheba-Gaza, dos kilómetros al noroeste de la ciudad. Luego gira hacia el sureste para llegar a Wadi Sab 'en un punto situado a un kilómetro al oeste de la misma. Desde aquí gira hacia el noreste y continúa por Wadi Sab 'y por la carretera Beersheba-Hebron por una distancia de un kilómetro, desde donde gira hacia el este y corre en línea recta hasta Kh. Kuseifa para unirse al límite del subdistrito Beersheba-Hebron. Luego sigue el límite Beersheba-Hebron hacia el este hasta un punto al norte de Ras ez Zuweira, partiendo solo de él para cortar a través de la base de la hendidura entre las líneas verticales 150 y 160 de la cuadrícula.

A unos cinco kilómetros al noreste de Ras ez Zuweira gira hacia el norte, excluyendo del Estado árabe una franja a lo largo de la costa del Mar Muerto a no más de siete kilómetros de profundidad, hasta Ein Geddi, desde donde gira hacia el este para unirse al Frontera de Transjordania en el Mar Muerto.

El límite norte de la sección árabe de la llanura costera se extiende desde un punto entre Minat el Qila y Nabi Yunis, pasando entre las áreas urbanizadas de Gan Yavne y Barqa hasta el punto de intersección. Desde aquí gira hacia el suroeste, atravesando las tierras de Batani Sharqi, a lo largo del límite oriental de las tierras de Beit Daras y a través de las tierras de Julis, dejando las zonas urbanizadas de Batani Sharqi y Julis hacia el oeste, tan lejos como la esquina noroeste de las tierras de Beit Tima. Desde allí corre al este de El Jiya a través de las tierras del pueblo de El Barbara a lo largo de los límites orientales de los pueblos de Beit Jirja, Deir Suneid y Dimra. Desde la esquina sureste de Dimra, el límite atraviesa las tierras de Beit Hanun, dejando las tierras judías de Nir-Am hacia el este. Desde la esquina sureste de Beit Hanun, la línea corre hacia el suroeste hasta un punto al sur de la línea paralela de la cuadrícula 100, luego gira hacia el noroeste durante dos kilómetros, gira nuevamente en dirección suroeste y continúa en línea casi recta. en la esquina noroeste de las tierras de la aldea de Kirbet Ikhza'a. Desde allí sigue la línea divisoria de este pueblo hasta su punto más al sur. Luego corre en dirección sur a lo largo de la línea vertical 90 de la cuadrícula hasta su unión con la línea horizontal 70 de la cuadrícula. Luego gira hacia el sureste hasta Kh. el Ruheiba y luego procede en dirección sur hasta un punto conocido como El Baha, más allá del cual se cruza la carretera principal Beersheba-El 'Auja al oeste de Kh. el Mushrifa. Desde allí se une a Wadi El Zaiyatin justo al oeste de El Subeita. Desde allí gira hacia el noreste y luego hacia el sureste siguiendo este wadi y pasa al este de 'Abda para unirse a Wadi Nafkh. Luego sobresale hacia el suroeste a lo largo de Wadi Nafkh, Wadi Ajrim y Wadi Lassan hasta el punto donde Wadi Lassan cruza la frontera egipcia.

El área del enclave árabe de Jaffa consiste en la parte del área de urbanismo de Jaffa que se encuentra al oeste de los barrios judíos que se encuentran al sur de Tel-Aviv, al oeste de la continuación de la calle Herzl hasta su cruce con la carretera Jaffa-Jerusalén, al suroeste de la sección de la carretera Jaffa-Jerusalén que se encuentra al sureste de ese cruce, al oeste de las tierras de Miqve Yisrael, al noroeste del área del consejo local de Holon, al norte de la línea que une la esquina noroeste de Holon con la esquina noreste del área del consejo local de Bat Yam y al norte del área del consejo local de Bat Yam. La cuestión del barrio de Karton será decidida por la Comisión de Límites, teniendo en cuenta, entre otras consideraciones, la conveniencia de incluir al menor número posible de sus habitantes árabes y al mayor número posible de sus habitantes judíos en el Estado judío.

Los límites del Estado judío: El sector nororiental del Estado judío (este de Galilea) limita al norte y al oeste con la frontera libanesa y al este con las fronteras de Siria y Transjordania. Incluye la totalidad de la cuenca de Hula, el lago Tiberíades, todo el subdistrito de Beisan, y la línea fronteriza se extiende hasta la cresta de las montañas de Gilboa y Wadi Malih. Desde allí, el Estado judío se extiende hacia el noroeste, siguiendo el límite descrito con respecto al Estado árabe.

La sección judía de la llanura costera se extiende desde un punto entre Minat et Qila y Nabi Yunis en el subdistrito de Gaza e incluye las ciudades de Haifa y Tel-Aviv, dejando a Jaffa como un enclave del Estado árabe. La frontera oriental del Estado judío sigue la frontera descrita con respecto al Estado árabe.

La zona de Beersheba comprende la totalidad del subdistrito de Beersheba, incluido el Negeb y la parte oriental del subdistrito de Gaza, pero excluyendo la ciudad de Beersheba y las zonas descritas con respecto al Estado árabe. Incluye también una franja de tierra a lo largo del Mar Muerto que se extiende desde la línea fronteriza del subdistrito Beersheba-Hebrón hasta Ein Geddi, como se describe con respecto al Estado árabe.

La ciudad de Jerusalén se establecerá como un corpus separatum bajo un régimen internacional especial y será administrado por las Naciones Unidas. El Consejo de Administración Fiduciaria será designado para cumplir con las responsabilidades de la Autoridad Administradora en nombre de las Naciones Unidas.

La ciudad de Jerusalén incluirá el municipio actual de Jerusalén más los pueblos y ciudades circundantes, el más al este de los cuales será Abu Dis el más al sur, Belén el más occidental, Ein Karim (incluyendo también el área urbanizada de Motsa) y el Shu-fat más septentrional, como se indica en el croquis adjunto (anexo B [siguiente a la pág. Anuario ]).

Cabe señalar que el estatus de Jerusalén dentro del Corpus Separatum incluido en la resolución anterior, fue reafirmado por la Resolución 303 (IV) de la Asamblea General de fecha 9 de diciembre de 1949 cuando la Línea del Armisticio se finalizaba al final de las hostilidades entre las fuerzas sionistas y los países árabes vecinos.

Jerusalén como "Corpus Separatum" bajo el Plan de Partición de la ONU

La Resolución 181 de la ONU pidió la creación inmediata de la Comisión Palestina para supervisar la implementación del Plan de Partición. Estaba compuesto por 5 estados miembros: Bolivia, Checoslovaquia, Dinamarca, Panamá y Filipinas. Esta Comisión, sin embargo, se disolvió en mayo de 1948 cuando quedó claro que el Plan de Partición no podría implementarse ya que la tierra de Palestina estaba siendo depurada étnicamente por la clandestinidad judía, lo que condujo a la creación de Israel en mayo de 1948 y más allá (ver más abajo). ).

La ironía dice que el 'ministro de Relaciones Exteriores de Israel' del Gobierno Provisional Judío, Moshe Shertock, eligió el primer aniversario de la Res. 181 de la ONU para solicitar que Israel fuera admitido como miembro de la ONU. Las masacres judías clandestinas y las conquistas de Palestina fueron recompensadas cuando la solicitud de Israel para ser miembro de la ONU fue aprobada, primero por el Consejo de Seguridad a través de su Resolución 69 del 4 de marzo de 1949 y, más tarde, aprobada por la Asamblea General a través de su Resolución 273 el 11 de mayo de 1949. - apenas 4 días antes del primer aniversario de Israel de su creación.

La Liga Árabe rechazó el plan de dividir Palestina por cualquier poder exterior. De este modo, se preparó el escenario para que los sionistas hicieran realidad su sueño. Desempolvaron el mapa que le mostraron a la UNSCOP en mayo de 1947 y decidieron que era hora de actuar. Inmediatamente se enfrentaron al problema de tener 1 millón de palestinos en la parte de Palestina asignada a ellos en el plan de Partición. Pero desde la década de 1880, los sionistas se habían estado preparando para tal eventualidad. Ahora era el momento de actuar.

Los palestinos se rebelaron cuando las fuerzas clandestinas sionistas atacaron aldeas y pueblos palestinos con el fin de asegurar más de la parte de Palestina que les asignó el Plan de Partición. Como se señaló anteriormente, Estados Unidos admitió alrededor de marzo de 1948 que la partición de Palestina no podía llevarse a cabo de manera pacífica y propuso que Palestina se colocara bajo un fideicomiso temporal de la ONU. Este plan y los llamamientos a un alto el fuego cayeron en oídos sordos. Las fuerzas judías realizaron todos los esfuerzos militares para lograr la máxima ganancia de tierras mientras los británicos se preparaban para poner fin a su Mandato en Palestina a mediados de mayo de 1948. En abril de 1948, habían alcanzado una superioridad militar y habían puesto en marcha toda la maquinaria política para declarar su Estado judío. . La predicción de Herzl & rsquos de establecer un Estado judío en Palestina dentro de 50 años se perdió solo por 1 año.

El contexto de la siguiente etapa se resume así: después de que FDR, el presidente de Estados Unidos de cuatro mandatos, murió de una enfermedad el 12 de abril de 1945, su vicepresidente Harry S. Truman asumió el cargo mientras Estados Unidos lucha en una Segunda Guerra Mundial global. 1948 fue un año electoral en Estados Unidos y todas las predicciones eran que el oponente de Truman, Thomas Dewey, ganaría las elecciones en noviembre de ese año. El lobby sionista salió con toda su fuerza para asegurar que Truman asegure la Casa Blanca. No hace falta ser un gran cerebro para darse cuenta de que esto tiene un precio. Cuando la Agencia Judía estaba a punto de declarar el nacimiento de Israel, Truman estaba dispuesto a recompensarlo con un reconocimiento político en contra de todos los consejos de los funcionarios del Departamento de Estado. Pero la presión sionista resultó ser demasiado para resistir (ver la cita de Truman arriba).

El 14 de mayo de 1948, Eliahu Epstein de la Agencia Judía para Palestina (y el Agente del Gobierno provisional de Israel) escribió una carta al presidente de los Estados Unidos, Harry Truman, que decía en parte: "Tengo el honor de notificarles que el estado de Israel ha sido proclamado como república independiente. DENTRO DE LAS FRONTERAS APROBADAS POR LA ASAMBLEA GENERAL DE LAS NACIONES UNIDAS EN SU RESOLUCIÓN [181] DE 29 DE NOVIEMBRE DE 1947 ". [nuestro énfasis].

A las 6:00 pm, hora de Washington, el viernes 14 de mayo de 1948 se proclamó el Estado judío de Israel justo cuando comenzaba el sábado al atardecer de ese día. A las 6:11 pm, el presidente de los Estados Unidos, Harry Truman, autorizó el reconocimiento de Israel, y Estados Unidos se convirtió en la primera nación en hacerlo. La decisión de Truman de reconocer el nuevo Estado no fue compartida por muchos de sus asesores de alto rango, como Dean Rusk, Dean Acheson, el secretario de Defensa James Forrestal y el secretario de Estado George Marshall. Los detalles de tales reservas por parte de estos asesores de alto rango de Truman se pueden encontrar en "A Calculated Risk" de Evan W Wilson.

El día después del reconocimiento de Truman a Israel, Epstein le escribió a Moshe Shertok, el entonces ministro de Relaciones Exteriores de Israel, diciendo que ". ..ESTADOS UNIDOS RECONOCE AL GOBIERNO PROVISIONAL COMO LA AUTORIDAD DE-FACTO DEL NUEVO ESTADO DE ISRAEL " [nuestro énfasis]."De-Facto" significa un estado de cosas que es cierto de hecho pero que no está oficialmente sancionado.

Con las fuerzas judías clandestinas devastando y limpiando étnicamente el paisaje palestino, incluso cuando el reconocimiento de Estados Unidos aterrizó en el escritorio de Ben-Gurion, el estado de fronteras congeladas y fronteras no estaba lejos de la mente de los funcionarios del Departamento de Estado de Estados Unidos. Loy Anderson estaba ansioso por que Israel "definiera" sus fronteras. Eliahu Epstein quiso asegurarle que ". Cualquier territorio tomado hasta que se logre la paz será devuelto al Estado árabe". Israel no habría sido reconocido por Truman si no hubiera declarado sus fronteras sobre la base de la Resolución 181 de la ONU.

Tan pronto como Truman ganó las elecciones el 3 de noviembre de 1948, Chaim Weizmann, el presidente de la Organización Sionista Mundial y primer presidente de Israel, le envió una carta de felicitación con fecha del 5 de noviembre en la que afirma: "Tenemos un motivo especial para estar agradecidos por su reelección porque somos conscientes de la ayuda ilustrada que diste a nuestra causa en estos años de nuestra lucha".

El resto es historia: el mandato británico finalizó al día siguiente, el 15 de mayo de 1948 al mediodía.

Palestina no solo estaba dividida. Fue destruido.

La mayor parte de la población indígena de Palestina y rsquos fueron expulsadas y, junto con sus descendientes, se convirtieron en números en un registro de refugiados de la UNRWA. Hoy en día, suman alrededor de 5,5 millones de personas que viven en miserables campamentos de refugiados en el Líbano (12 campamentos), Siria (10 campamentos + 3 sitios no oficiales), Jordania (10 campamentos), en la Cisjordania ocupada (19 campamentos) y en Gaza bloqueada ( 8 campamentos). Estos refugiados palestinos ostentan el Libro Guinness de los Récords por ser la población de refugiados más grande y sufriente del mundo.


La verdadera historia de cómo se creó Israel (no era & # 8217t la ONU)

La Asamblea General de la ONU vota sobre la partición, 29 de noviembre de 1947.

Israel y sus partidarios han estado celebrando el 29 de noviembre como el 70 aniversario del voto de partición de la ONU que algunas personas creen que creó a Israel. En realidad, este voto se obtuvo a través de sobornos y amenazas, fue rechazado por el Departamento de Estado de Estados Unidos y no tiene fuerza de ley.
Los israelíes individuales, como los palestinos y todas las personas, tienen derecho legal y moral a una serie de derechos humanos.
Por otro lado, el alardeado "derecho a existir" del Estado de Israel se basa en un supuesto "derecho" derivado del poder, un concepto anticuado que las convenciones legales internacionales no reconocen y, de hecho, prohíben específicamente.

Por Alison Weir
(Publicado por primera vez el 11 de octubre de 2011 en CounterPunch & amp AntiWar.com)

La representación común del nacimiento de Israel es que la ONU creó a Israel, que el mundo estaba a favor de este movimiento y que el sistema gubernamental estadounidense lo apoyó. Todas estas suposiciones son demostrablemente incorrectas.

En realidad, aunque la Asamblea General de la ONU recomendó la creación de un estado judío en parte de Palestina, esa recomendación no fue vinculante y nunca fue implementada por el Consejo de Seguridad.

En segundo lugar, la Asamblea General aprobó esa recomendación solo después de que los proponentes de Israel amenazaron y sobornaron a numerosos países para obtener los dos tercios de los votos necesarios.

En tercer lugar, la administración estadounidense apoyó la recomendación por consideraciones electorales nacionales y adoptó esta posición a pesar de las enérgicas objeciones del Departamento de Estado, la CIA y el Pentágono.

La aprobación de la recomendación de la Asamblea General provocó un aumento de la violencia en la región. Durante los meses siguientes, el brazo armado del movimiento pro-Israel, que se había estado preparando durante mucho tiempo para la guerra, perpetró una serie de masacres y expulsiones en toda Palestina, implementando un plan para despejar el camino para un estado de mayoría judía.

Fue esta agresión armada, y la limpieza étnica de al menos tres cuartos de millón de palestinos indígenas, lo que creó el estado judío en una tierra que antes de la inmigración sionista había sido en un 95 por ciento no judía y que incluso después de años de inmigración se mantuvo 70 por ciento de no judíos. Y a pesar de la superficial pátina de legalidad que sus partidarios extrajeron de la Asamblea General, Israel nació sobre la oposición de expertos estadounidenses y de gobiernos de todo el mundo, que se opusieron a él por motivos tanto pragmáticos como morales.

Echemos un vistazo a los detalles.

Antecedentes de la recomendación de partición de la ONU

En 1947 la ONU abordó la cuestión de Palestina, un territorio que entonces era administrado por los británicos.

Aproximadamente 50 años antes, un movimiento llamado sionismo político había comenzado en Europa. Su intención era crear un estado judío en Palestina expulsando a los habitantes cristianos y musulmanes que constituían más del 95 por ciento de su población y reemplazándolos con inmigrantes judíos.

A medida que este proyecto colonial creció a lo largo de los años siguientes, los palestinos indígenas reaccionaron con episodios ocasionales de violencia. Los sionistas habían anticipado esto, ya que la gente generalmente se resiste a ser expulsada de su tierra. En varios documentos escritos citados por numerosos historiadores palestinos e israelíes, discutieron su estrategia: comprarían la tierra hasta que todos los habitantes anteriores hubieran emigrado o, en su defecto, usarían la violencia para expulsarlos.

Cuando el esfuerzo de compra pudo obtener solo un pequeño porcentaje de la tierra, los sionistas crearon una serie de grupos terroristas para luchar tanto contra los palestinos como contra los británicos. El terrorista y futuro primer ministro israelí, Menachem Begin, se jactó más tarde de que los sionistas habían llevado el terrorismo tanto al Medio Oriente como al mundo en general.

Finalmente, en 1947 los británicos anunciaron que pondrían fin a su control de Palestina, que se había creado a través de la Liga de Naciones después de la Primera Guerra Mundial, y entregaron la cuestión de Palestina a las Naciones Unidas.

En ese momento, el proyecto sionista de inmigración y compra había aumentado la población judía de Palestina al 30 por ciento y la propiedad de la tierra del 1 por ciento a aproximadamente el 6 por ciento.

Dado que un principio fundamental de la ONU era la "autodeterminación de los pueblos", se habría esperado que la ONU apoyara elecciones justas y democráticas en las que los habitantes pudieran crear su propio país independiente.

En cambio, los sionistas presionaron por una resolución de la Asamblea General en la que se les otorgaría un desproporcionado 55 por ciento de Palestina. (Si bien rara vez anunciaron esto públicamente, su plan declarado era tomar el resto de Palestina más tarde).

Funcionarios de EE. UU. Se oponen al plan de partición

El Departamento de Estado de Estados Unidos se opuso enérgicamente a este plan de partición, considerando que el sionismo es contrario tanto a los principios fundamentales estadounidenses como a los intereses estadounidenses.

El autor Donald Neff informa que Loy Henderson, Director de la Oficina de Asuntos del Cercano Oriente y África del Departamento de Estado, escribió un memorando al Secretario de Estado advirtiendo:

“El apoyo del Gobierno de los Estados Unidos a una política que favorezca el establecimiento de un Estado judío en Palestina sería contrario a los deseos de una gran mayoría de los habitantes locales con respecto a su forma de gobierno. Además, tendría un efecto fuertemente adverso sobre los intereses estadounidenses en todo el Cercano y Medio Oriente & # 8230 "

Henderson continuó enfatizando:

“En la actualidad, Estados Unidos tiene un prestigio moral en el Cercano y Medio Oriente inigualable por el de cualquier otra gran potencia. Perderíamos ese prestigio y es probable que durante muchos años se nos considere traidores de los altos principios que nosotros mismos hemos enunciado durante el período de la guerra ”.

Cuando los sionistas comenzaron a presionar por un plan de partición a través de la ONU, Henderson recomendó enfáticamente no apoyar su propuesta. Advirtió que tal partición tendría que implementarse por la fuerza y ​​enfatizó que "no se basa en ningún principio". Continuó escribiendo:

"& # 8230 [la partición] garantizaría que el problema de Palestina sería permanente y aún más complicado en el futuro & # 8230"

Henderson señaló específicamente:

“& # 8230 [las propuestas de partición] están en clara contravención a varios principios establecidos en la Carta [de la ONU], así como a los principios en los que se basan los conceptos estadounidenses de gobierno. Estas propuestas, por ejemplo, ignoran principios como la autodeterminación y el gobierno de la mayoría. Reconocen el principio de un estado racial teocrático e incluso llegan tan lejos en varios casos como para discriminar por motivos de religión y raza & # 8230 ”.

Henderson no fue el único que hizo sus recomendaciones. Escribió que sus opiniones no eran solo las de toda la División del Cercano Oriente, sino que las compartían "casi todos los miembros del Servicio Exterior o del Departamento que han trabajado de manera apreciable en los problemas del Cercano Oriente".

Henderson no estaba exagerando. Funcionario tras funcionario y agencia tras agencia se opusieron al sionismo.

En 1947, la CIA informó que el liderazgo sionista perseguía objetivos que pondrían en peligro tanto a los judíos como a "los intereses estratégicos de las potencias occidentales en el Cercano y Medio Oriente".

Truman accede al lobby pro-israelí

El presidente Harry Truman, sin embargo, ignoró este consejo. El asesor político de Truman, Clark Clifford, creía que el voto y las contribuciones judíos eran esenciales para ganar las próximas elecciones presidenciales, y que apoyar el plan de partición obtendría ese apoyo. (El oponente de Truman, Dewey, adoptó posiciones similares por razones similares).

Truman Secretario de Estado George Marshall, el renombrado general de la Segunda Guerra Mundial y autor del Plan Marshall, estaba furioso al ver que las consideraciones electorales prevalecían sobre las políticas basadas en el interés nacional. Condenó lo que llamó una "evasión transparente para ganar unos pocos votos", lo que haría que "[l] a gran dignidad del cargo de Presidente [se] debilitara seriamente".

Marshall escribió que el consejo ofrecido por Clifford “se basó en consideraciones políticas internas, mientras que el problema al que nos enfrentamos era internacional. Dije sin rodeos que si el presidente seguía el consejo del señor Clifford y si yo votaba en las elecciones, votaría en contra del presidente & # 8230 ".

Henry F. Grady, quien ha sido llamado "el principal soldado diplomático de Estados Unidos durante un período crítico de la Guerra Fría", encabezó una comisión de 1946 destinada a encontrar una solución para Palestina. Grady escribió más tarde sobre el lobby sionista y su efecto dañino sobre los intereses nacionales de Estados Unidos.

Grady argumentó que sin la presión sionista, Estados Unidos no habría tenido "la mala voluntad con los estados árabes, que son de tanta importancia estratégica en nuestra 'guerra fría' con los soviets". También describió el poder decisivo del lobby:

“He tenido mucha experiencia con grupos de presión, pero este grupo comenzó donde los de mi experiencia habían terminado & # 8230 .. He encabezado varias misiones gubernamentales pero en ninguna otra he experimentado tanta deslealtad” & # 8230 & # 8230 "en los Estados Unidos, dado que no existe una fuerza política para contrarrestar el sionismo, sus campañas pueden ser decisivas".

Ex subsecretario de Estado Dean Acheson también se opuso al sionismo. El biógrafo de Acheson escribe que a Acheson "le preocupaba que Occidente pagara un alto precio por Israel". Otro autor, John Mulhall, registra la advertencia de Acheson:

"& # 8230 transformar [Palestina] en un Estado judío capaz de recibir un millón o más de inmigrantes exacerbaría enormemente el problema político y pondría en peligro no solo los intereses estadounidenses sino todos los occidentales en el Cercano Oriente".

secretario de Defensa James Forrestal También intentó, sin éxito, oponerse a los sionistas. Estaba indignado de que la política de Truman para el Medio Oriente se basara en lo que él llamó "propósitos políticos escuálidos", afirmando que "la política de Estados Unidos debe basarse en los intereses nacionales de Estados Unidos y no en consideraciones políticas internas".

Forrestal representó el punto de vista general del Pentágono cuando dijo que "a ningún grupo en este país se le debe permitir influir en nuestra política hasta el punto en que pueda poner en peligro nuestra seguridad nacional".

Un informe del Consejo de Seguridad Nacional advirtió que la agitación palestina estaba poniendo en grave peligro la seguridad de Estados Unidos. Un informe de la CIA destacó la importancia estratégica de Oriente Medio y sus recursos petroleros.

Similar, George F. Kennan, el Director de Planificación de Políticas del Departamento de Estado, emitió un documento de alto secreto el 19 de enero de 1947 que describía el enorme daño causado a los EE. UU. por el plan de partición (“Informe del personal de planificación de políticas sobre la posición de los Estados Unidos con respecto a Palestina").

Kennan advirtió que "importantes concesiones petroleras de Estados Unidos y derechos de bases aéreas" podrían perderse a través del apoyo de Estados Unidos a la partición y advirtió que la URSS saldría ganando con el plan de partición.

Kermit Roosevelt, El sobrino de Teddy Roosevelt y un legendario agente de inteligencia, fue otro que estaba profundamente perturbado por los eventos, y señaló:

“El proceso mediante el cual los judíos sionistas han podido promover el apoyo estadounidense para la partición de Palestina demuestra la necesidad vital de una política exterior basada en intereses nacionales en lugar de partidistas & # 8230 Solo cuando los intereses nacionales de los Estados Unidos, en sus más altos términos , tiene prioridad sobre todas las demás consideraciones, ¿se puede desarrollar una política exterior lógica y previsora? Ningún líder político estadounidense tiene derecho a comprometer los intereses estadounidenses para obtener votos partidistas & # 8230 ”

“El curso actual de la crisis mundial obligará cada vez más a los estadounidenses a darse cuenta de que sus intereses nacionales y los del propuesto estado judío en Palestina van a entrar en conflicto. Es de esperar que tanto los sionistas estadounidenses como los no sionistas se enfrenten a la realidad del problema ".

El jefe de la División de Asuntos del Cercano Oriente del Departamento de Estado, Gordon P. Merriam, advirtió contra el plan de partición por motivos morales:

"NOSOTROS. El apoyo a la partición de Palestina como solución a ese problema sólo puede justificarse sobre la base del consentimiento árabe y judío. De lo contrario, deberíamos violar el principio de autodeterminación que ha sido escrito en la Carta del Atlántico, la declaración de las Naciones Unidas y la Carta de las Naciones Unidas, un principio que está profundamente arraigado en nuestra política exterior. Incluso una determinación de las Naciones Unidas a favor de la partición sería, en ausencia de tal consentimiento, un embrutecimiento y una violación de la propia carta de la ONU ".

Merriam agregó que sin su consentimiento, seguiría "derramamiento de sangre y caos", una predicción trágicamente precisa.

Un memorando interno del Departamento de Estado predijo con precisión cómo nacería Israel a través de una agresión armada enmascarada como defensa:

“& # 8230 los judíos serán los verdaderos agresores contra los árabes. Sin embargo, los judíos afirmarán que simplemente están defendiendo los límites de un estado que fueron trazados por la ONU. En el caso de tal ayuda exterior árabe, los judíos acudirán corriendo al Consejo de Seguridad con la afirmación de que su estado es objeto "

Y vicecónsul estadounidense William J. Porter previó otro resultado del plan de partición: que ningún Estado árabe llegaría a estar en Palestina.

Presión pro-israelí sobre los miembros de la Asamblea General

Cuando quedó claro que la recomendación de Partición no tenía los dos tercios requeridos de la Asamblea General de la ONU para ser aprobada, los sionistas presionaron para retrasar la votación. Luego utilizaron este período para presionar a numerosas naciones para que votaran por la recomendación. Más tarde, varias personas describieron esta campaña.

Robert Nathan, un sionista que había trabajado para el gobierno de EE. UU. y que era particularmente activo en la Agencia Judía, escribió después: "Usamos todas las herramientas a mano", como decirle a ciertas delegaciones que los sionistas usarían su influencia para bloquear la ayuda económica a cualquier países que no votaron de la manera correcta.

Otro sionista declaró con orgullo:

“Cada pista se comprobó y se siguió meticulosamente. No es la más pequeña ni la más remota de las naciones, pero fue contactada y cortejada. No se dejó nada al azar ”.

Financiero y asesor presidencial desde hace mucho tiempo Bernard Baruch le dijo a Francia que perdería la ayuda estadounidense si votaba en contra de la partición. Asistente ejecutivo superior de la Casa Blanca David Niles presión organizada sobre el magnate del caucho de Liberia Harvey Firestone presionó a Liberia.

A los delegados latinoamericanos se les dijo que el proyecto de construcción de la carretera Panamericana sería más probable si votaban a favor. Las esposas de los delegados recibieron abrigos de visón (la esposa del delegado cubano le devolvió el suyo). Según los informes, el presidente de Costa Rica, José Figueres, recibió una chequera en blanco. A Haití se le prometió ayuda económica si cambiaba su voto original oponiéndose a la partición.

Juez sionista de la Corte Suprema desde hace mucho tiempo Felix Frankfurter, junto con diez senadores y el asesor doméstico de Truman Clark Clifford, amenazó a Filipinas (había siete proyectos de ley pendientes sobre Filipinas en el Congreso).

Antes de la votación sobre el plan, el delegado filipino había pronunciado un apasionado discurso contra la partición, defendiendo los inviolables "derechos primordiales de un pueblo para determinar su futuro político y preservar la integridad territorial de su tierra natal".

Continuó diciendo que no podía creer que la Asamblea General sancionaría una medida que colocaría al mundo "de nuevo en el camino hacia los peligrosos principios de la exclusividad racial y hacia los documentos arcaicos de los gobiernos teocráticos".

Veinticuatro horas después, tras una intensa presión sionista, el delegado votó a favor de la partición.

La delegación de Estados Unidos ante la ONU estaba tan indignada cuando Truman insistió en que apoyaba la partición que el director de Asuntos de la ONU del Departamento de Estado fue enviado a Nueva York para evitar que los delegados renunciaran en masa.

El 29 de noviembre de 1947 se aprobó la resolución de partición 181. Si bien esta resolución se cita con frecuencia, tuvo un impacto legal limitado (si es que tuvo alguno). Las resoluciones de la Asamblea General, a diferencia de las resoluciones del Consejo de Seguridad, no son vinculantes para los estados miembros. Por tal motivo, la resolución solicitó que “[e] l Consejo de Seguridad tome las medidas necesarias según lo previsto en el plan para su implementación”, lo que nunca hizo el Consejo de Seguridad. Legalmente, la Resolución de la Asamblea General fue una "recomendación" y no creó ningún estado.

Lo que sí hizo, sin embargo, fue incrementar los combates en Palestina. En unos meses (y antes de que Israel feche el comienzo de su guerra de fundación) los sionistas habían expulsado a 413,794 personas.Las unidades militares sionistas se habían estado preparando sigilosamente para la guerra antes de la votación de la ONU y habían adquirido armas masivas, algunas de ellas a través de una amplia red de operaciones ilícitas de tráfico de armas en los EE. UU. Bajo una serie de grupos de fachada.

La ONU finalmente logró crear un alto el fuego temporal y muy parcial. Un mediador sueco de la ONU que previamente había rescatado a miles de judíos de los nazis fue enviado para negociar el fin de la violencia. Los asesinos israelíes lo mataron e Israel continuó con lo que llamaría su "guerra de independencia".

Al final de esta guerra, a través de una fuerza militar más grande que la de sus adversarios y la implementación despiadada de planes para expulsar a la mayor cantidad posible de no judíos, Israel llegó a existir en el 78 por ciento de Palestina.

Se perpetraron al menos 33 masacres de civiles palestinos, la mitad de ellas antes de que un solo ejército árabe entrara en el conflicto, cientos de aldeas fueron despobladas y arrasadas, y se envió un equipo de cartógrafos para dar a todos los pueblos, aldeas, ríos y colinas. un nuevo nombre hebreo. Todos los vestigios de la morada, la historia y la cultura palestinas iban a ser borrados de la historia, un esfuerzo que casi tuvo éxito.

Israel, que dice ser la “única democracia en el Medio Oriente”, decidió no declarar fronteras oficiales ni redactar una constitución, situación que continúa hasta el día de hoy.

En 1967 tomó aún más tierras palestinas y sirias, que ahora son territorios ocupados ilegalmente, ya que la anexión de tierras mediante la conquista militar está prohibida por el derecho internacional moderno. Ha continuado esta campaña de crecimiento a través de la adquisición armada y la confiscación ilegal de tierras desde entonces.

Los israelíes individuales, como los palestinos y todas las personas, tienen derecho legal y moral a una serie de derechos humanos.

Por otro lado, el alardeado "derecho a existir" del Estado de Israel se basa en un supuesto "derecho" derivado del poder, un concepto anticuado que las convenciones legales internacionales no reconocen y, de hecho, prohíben específicamente.

Alison Weir es directora ejecutiva de If Americans Knew y presidenta del Council for the National Interest. Consulte su libro Against Our Better Judgment: The Hidden History of How the U.S. Was Used to Create Israel para citas detalladas de la información anterior.

Nuestras operaciones están financiadas únicamente por personas generosas como usted. Su contribución nos ayudará a seguir arrojando luz sobre la situación entre Israel y Palestina y la conexión con Estados Unidos.

Ingrese su dirección de correo electrónico a continuación para recibir nuestros últimos artículos directamente en su bandeja de entrada.


Ver el vídeo: An Open Door: Jewish Rescue in the Philippines Extended Trailer