Palestina en la Segunda Guerra Mundial

Palestina en la Segunda Guerra Mundial

Palestina, territorio a lo largo del río Jordán, fue absorbida por el Imperio Otomano en 1517 y permaneció bajo el dominio turco hasta que fue conquistada por el general Edmund Allenby y el ejército británico en 1917. Tres años más tarde Palestina se convirtió en un territorio bajo mandato británico.

A lo largo de la década de 1920 hubo enfrentamientos entre árabes y judíos y en 1929 hubo más de 200 muertes en combates alrededor de Jerusalén.

Después de que Adolf Hitler ganó el poder en Alemania, un número creciente de judíos intentó emigrar a Palestina. En general, la inmigración judía a Palestina aumentó de 4.075 en 1931 a 61.854 en 1935. Se estimó que a este ritmo de aumento, los judíos superarían en número a los árabes al final de la década.

En 1936, treinta y cuatro miembros del ejército británico murieron tratando de mantener separados a los dos grupos. Los soldados británicos también fueron atacados por terroristas judíos y el gobierno británico intentó imponer restricciones a la inmigración a Palestina e intentó evitar los desembarcos no autorizados de inmigrantes a lo largo de la costa.

Palestina fue de importancia estratégica para el gobierno británico, ya que proporcionó una defensa para el flanco norte del Canal de Suez. Para ganar el apoyo de los árabes en la región, Gran Bretaña decidió detener casi toda la inmigración judía en 1939.

En junio de 1941, el ejército británico y las fuerzas de la Francia libre entraron en Siria desde Palestina. Después de enfrentarse a una dura resistencia de las fuerzas de Vichy, los aliados capturaron Damasco el 17 de junio. El armisticio se firmó el 12 de julio y los regímenes pro británicos se mantuvieron en Siria durante el resto de la guerra.


Historia de Israel

La Tierra de Israel, también conocida como Tierra Santa o Palestina, es el lugar de nacimiento del pueblo judío, el lugar donde se cree que se compiló la forma final de la Biblia hebrea y el lugar de nacimiento del judaísmo y el cristianismo. Contiene sitios sagrados para el judaísmo, el samaritanismo, el cristianismo, el islam, los drusos y la fe baháʼí. La región ha estado bajo el dominio de varios imperios y, como resultado, ha albergado una amplia variedad de etnias. Sin embargo, la tierra era predominantemente judía (quienes son una consecuencia de los primeros cananeos) desde aproximadamente 1,000 años antes de la Era Común (AEC) hasta el siglo III de la Era Común (EC). [1] La adopción del cristianismo por el Imperio Romano en el siglo IV condujo a una mayoría cristiana grecorromana que duró no solo hasta el siglo VII cuando el área fue conquistada por los imperios árabes musulmanes, sino durante otros seis siglos completos. Gradualmente se convirtió en predominantemente musulmán después del final del período de las Cruzadas (1099-1291), durante el cual fue el punto focal del conflicto entre el cristianismo y el Islam. Desde el siglo XIII fue principalmente musulmán con el árabe como lengua dominante y fue primera parte de la provincia siria del Sultanato mameluco y después de 1516 parte del Imperio Otomano hasta la conquista británica en 1917-18.

Un movimiento nacional judío, el sionismo, surgió a finales del siglo XIX (en parte en respuesta al creciente antisemitismo), como parte del cual aumentó la Aliyah (retorno judío de la diáspora). Durante la Primera Guerra Mundial, el gobierno británico se comprometió públicamente a crear un Hogar Nacional Judío y la Liga de Naciones le otorgó el Mandato de gobernar Palestina para este propósito. Un nacionalismo árabe rival también reclamó derechos sobre los antiguos territorios otomanos y trató de evitar la migración judía a Palestina, lo que provocó crecientes tensiones entre árabes y judíos. La independencia israelí en 1948 estuvo acompañada por un éxodo de árabes de Israel, el conflicto árabe-israelí [2] y un posterior éxodo judío de países árabes y musulmanes a Israel. Aproximadamente el 43% de los judíos del mundo viven en Israel hoy, la comunidad judía más grande del mundo. [3]

En 1979, se firmó un incómodo Tratado de Paz entre Egipto e Israel, basado en los Acuerdos de Camp David. En 1993, Israel firmó el Acuerdo de Oslo con la Organización de Liberación de Palestina, seguido del establecimiento de la Autoridad Nacional Palestina y en 1994 se firmó el tratado de paz entre Israel y Jordania. A pesar de los esfuerzos por ultimar el acuerdo de paz, el conflicto sigue desempeñando un papel importante en la vida política, social y económica israelí e internacional.

En sus primeras décadas, la economía de Israel estaba en gran parte controlada por el estado y moldeada por ideas socialdemócratas. En las décadas de 1970 y 1980, la economía experimentó una serie de reformas de libre mercado y se liberalizó gradualmente. [4] En las últimas tres décadas, la economía ha crecido considerablemente, pero el PIB per cápita ha aumentado más rápido que el aumento de los salarios. [5]


Estudios de Oriente Medio

Daphna Sharfman es profesora en el Departamento de Ciencias Políticas del Western Galilee College, Israel. Es autora de libros y artículos en los campos de los derechos humanos, el gobierno israelí, los derechos humanos y la política exterior, y el mandato británico en la historia de Palestina. Sus publicaciones incluyen: Vivir sin una constitución, derechos civiles en Israel (M.E. Sharpe, 1993) Gobierno y derechos humanos en Israel (Etica, 1997 [hebreo]) Una luz para las naciones: la política exterior y los derechos humanos de Israel (Hakibbutz Hameuchad, 1999 [Editor, hebreo]) y Té en el balcón del casino: convivencia en Haifa durante el mandato británico, 1920-1948 (Mishpaton, 2006 [Editor, hebreo]).

Si bien los conflictos y las aspiraciones nacionales en la Palestina obligatoria británica en particular y el Medio Oriente en general eran evidentes antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial, la guerra en sí aceleró y aumentó las expectativas nacionales y presentó continuos dilemas tácticos y estratégicos para británicos, árabes y judíos. líderes. La política estratégica británica durante la guerra no proporcionó respuestas a los problemas políticos de las crecientes demandas nacionales en Palestina, y llevó a una gran desconfianza de la política británica entre árabes y judíos, ya que las dos comunidades estaban formulando reacciones en su mayoría opuestas a los acontecimientos de la guerra, y a expectativas y políticas contradictorias hacia soluciones de posguerra para Palestina.

El objetivo de este trabajo es analizar el desarrollo continuo de planes estratégicos y dilemas políticos que surgieron durante el período de guerra, lo que llevó a la posterior circunstancia de posguerra en la que la participación estadounidense y soviética impactó en el pensamiento estratégico de todas las partes involucradas, a pesar de la Victoria militar británica. El análisis incluye: la situación estratégica británica de antes de la guerra en Palestina y los acontecimientos bélicos en Palestina y sus países vecinos de Oriente Medio (a nivel militar y estratégico y las repercusiones del resultado de la guerra para la población palestina local). En el centro de la discusión se encuentran los intereses y políticas británicos enmarcados en el análisis de judíos y árabes de los intereses y políticas en conflicto de las dos comunidades y el cambio radical resultante en el establecimiento del estado judío que trajo consigo el surgimiento de un Nuevo Medio. Este.

PARTE I: Las campañas militares de 1939-1942
Capítulo 1: Antecedentes estratégicos
Antecedentes estratégicos del Eje: Italia y Alemania

Capítulo 2: La guerra llega a Oriente Medio y Palestina
La campaña iraquí
La campaña Siria-Líbano
Oriente Medio en la estrategia británica
La guerra en el desierto y la defensa de Palestina (1941-1942)

Capítulo 3: Palestina en guerra: consideraciones militares y de seguridad
Extranjeros enemigos y espías
El acercamiento de Lehi a las potencias del Eje
Medidas de defensa
Miedos a la invasión
El regimiento palestino
Planes de evacuación
Pánico en Egipto

Capítulo 4: Palestina en guerra - Desarrollos sociales y económicos
El período inicial de la guerra
El "boom" de la guerra
Reforma económica y racionamiento
Bienestar y desempleo
Renacimiento agrícola e industrial
Impacto social y económico del ejército británico

Capítulo 5: Los voluntarios de Palestina en el ejército británico
Propuestas británicas y respuesta judía
El debate judío
Comienza el reclutamiento

Capítulo 6: El ejército judío
El debate británico
Una decisión
Un retraso
Una decisión final

Capítulo 7: Cooperación clandestina entre judíos y británicos (Primera parte)
Los balcanes
los Darien Amorío
El Levante
La invasión de Siria
Operaciones anti-Vichy
El "esquema palestino"
Operaciones en Egipto
Oficina de interrogatorios de Haifa

Capítulo 8: Desarrollos políticos
El Libro Blanco de 1939
El Reglamento de Transferencia de Tierras
Churchill se convierte en primer ministro
Política árabe y el Mufti
El debate renovado
El programa Biltmore

Capítulo 9: Inmigración a Palestina
Acción contra la inmigración
Miedos a los agentes alemanes
Iniciativas diplomáticas
Inmigración ilegal
los Patria Desastre
Continúa la inmigración ilegal
los Struma Amorío

Capítulo 10: Resumen y conclusiones de la parte I

PARTE II: Tensión judía británica, 1943-1945
Capítulo 11: Desarrollos estratégicos

Participación regional de EE. UU.
Participación regional soviética
Influencia francesa

Capítulo 12: Conflictos políticos en Palestina
Acción británica contra el Yishuv
La reacción separatista
Yishuv condena a los terroristas
La reacción británica

Capítulo 13: El gabinete británico y Palestina
El debate sobre la partición
La decisión sobre el ejército judío

Capítulo 14: El Yishuv en Palestina y el Holocausto
La Conferencia de las Bermudas
Yishuv intenta ayudar
Negociaciones sobre salvamento
Inmigración (1943-1945)

Capítulo 15: Cooperación clandestina entre judíos y británicos (segunda parte)
Paracaidistas en la Europa ocupada
Conclusión

Capítulo 16: Resumen y conclusiones de la parte II


Daphna Sharfman navega hábilmente a través de este laberinto de jugadores, intereses y objetivos. Ella entrelaza eventos importantes con las experiencias de la gente común, vinculando procesos políticos y movimientos militares con la vida cotidiana y los fenómenos sociales, en una imagen vívida, coherente y penetrante de la vida en Palestina durante esos años cruciales.
Del prólogo de Yoav Gelber, autor de Palestina 1948: guerra, fuga y aparición del problema de los refugiados palestinos, Profesor Emérito, Universidad de Haifa

El libro explora algunos procesos y preguntas interesantes en la historia del país.
durante los años de la guerra. Se centra en las diferentes maniobras políticas, dilemas y cambios.
en las políticas británicas hacia Palestina y especialmente en las aspiraciones políticas de los sionistas
movimiento, y discute extensamente las reacciones y acciones sionistas frente al cambio
circunstancias, incluidas las tensiones internas dentro del Yishuv entre el liderazgo sionista
y las organizaciones revisionistas, así como entre David Ben-Gurion, Moshe Sharett (en el
tiempo conocido como Moshe Shertok) y Chaim Weizmann.
Revista de estudios palestinos, Primavera 2015

[Si bien] la mayoría de los temas examinados ya han sido objeto de estudios en profundidad en la literatura existente, su entretejido aquí dentro de un marco coherente e informativo proporciona, principalmente para los recién llegados al campo, una visión general sólida y legible de Palestina en la segunda Guerra Mundial.
Guerra en la historia

Como resumen, el volumen de Sharfman es notablemente completo, cubre de manera imparcial los antecedentes estratégicos, las campañas militares de la región, los desarrollos internos en el Mandato y los debates políticos tanto en el Gabinete como en el liderazgo del Yishuv sobre las políticas de inmigración y refugiados, y el impacto del Holocausto en los dos lados. Aunque aparentemente ausente de su imagen, la presencia árabe enmarcó significativamente el debate.
Revisado por Mark L. Blackman en StrategyPage

El autor explora el desarrollo de planes estratégicos y cuestiones políticas durante la Segunda Guerra Mundial en la Palestina gobernada por los británicos, que era la única conexión terrestre entre África y Asia, la base secundaria de la Royal Navy británica en el Mediterráneo oriental y una escala en el ruta aérea desde el Reino Unido hasta el Lejano Oriente. Examina el período de 1939 a 1942, cuando se produjeron campañas militares en los países circundantes y Palestina estaba en peligro de invasión del Eje y fue atacada por aire, y el período de 1943-1945, cuando su seguridad y prosperidad económica estaba garantizada después de los militares aliados. victorias, pero la inestabilidad política creció con el aumento de la tensión entre británicos y judíos. Ella describe la importancia estratégica de la región las campañas militares en Irak y el Levante los eventos de la Guerra del Desierto de 1940-1942 la seguridad, el ejército, la defensa y el desarrollo económico de Palestina durante la guerra la contribución militar del país a la guerra británica- El conflicto judío sobre el ejército judío propuesto y la cooperación militar clandestina las políticas del Libro Blanco de 1939, las reacciones árabes y judías en conflicto al mismo, la nueva política sionista del Programa Biltmore de mayo de 1942 y la política británica y de inmigración judía, eventos traumáticos y sus consecuencias para las relaciones británico-judías. Ella analiza la situación estratégica cambiante que involucra una mayor participación de Estados Unidos y signos de interés soviético en la región, la acción británica contra los residentes judíos, el debate sobre la partición, el Holocausto como parte de las preocupaciones humanitarias palestinas e internacionales y el surgimiento de un nuevo Medio Oriente de la participación de Estados Unidos y la Unión Soviética y el papel de las expectativas judías y árabes. Protoview.com


Los libros se pueden pedir por teléfono o en línea

Pedidos en el Reino Unido, Europa, Asia, Australasia, Sudamérica y el resto del mundo

Servicios de libros Gazelle
Ventas directas tel .: +44 (0) 1524 528500 correo electrónico: [email protected]
Pedidos web: www.gazellebookservices.co.uk

Pedidos en los Estados Unidos y Canadá
Grupo de editores independientes (IPG)
Tel. De venta directa: (800) 888-4741
Pedidos web: www.ipgbook.com

Pedidos a la librería
La información se proporciona en la pestaña Recursos.


Mandato

En 1920, Gran Bretaña asumió la responsabilidad de Palestina bajo un mandato de la Liga de Naciones. Durante las siguientes dos décadas, más de 100.000 judíos entraron al país.

Las operaciones del ejército británico en Palestina durante este período se dirigieron principalmente contra los grupos árabes militantes que se oponían a esta inmigración judía masiva. La violencia alcanzó su punto álgido con la revuelta árabe de 1936-39.

Ver este objeto

Tropas dedicadas a tareas de protección ferroviaria cerca de Haifa, 1936


Marina Real

La marina tenía la difícil tarea de interceptar los buques que transportaban inmigrantes ilegales y, por lo general, llevarlos a campamentos en Chipre. Los barcos tuvieron que detenerse con el menor peligro posible para la vida y muy pocos lograron atravesar el bloqueo. El más notorio de los barcos interceptados fue el presidente Warfield, que detuvieron el HMS Chieftain y el HMS Childers. Este barco se hizo famoso como el Éxodo en una película típicamente "histórica" ​​de Hollywood. La marina también participó en patrullas de mantenimiento de la paz en tierra para las que no estaban capacitados y tuvieron que aprender rápidamente. Fue en el HMS Euryalus que SE Sir Alan Cunnningham, último Alto Comisionado para Palestina, abandonó Haifa.


Palestina en la Segunda Guerra Mundial - Historia

Los eventos de la Segunda Guerra Mundial tuvieron un gran impacto en el futuro Estado de Israel. Desde una perspectiva israelí, el evento más significativo de la Segunda Guerra Mundial fue el Holocausto.

Justo antes del Holocausto, muchos judíos intentaron escapar de Alemania. Muchos intentaron ingresar a los Estados Unidos, pero fueron rechazados. Lo mismo sucedió en otros países. Como resultado, se vieron obligados a regresar y finalmente murieron en los campos de la muerte. Otros intentaron emigrar a Israel (Palestina), pero los británicos (que habían estado a cargo de un gobierno de Mandato en la región) instituyeron deliberadamente políticas que dificultaron la inmigración a Israel para muchos judíos.

En 1939, el gobierno británico presentó un nuevo Libro Blanco en un intento de apaciguar a la población árabe local. Entre otras cosas, el Libro Blanco de 1939 impuso restricciones significativas sobre el número de judíos a los que se les permitiría inmigrar a Israel para todos los efectos, el Libro Blanco cerró las puertas a la inmigración judía.

Los judíos que vivían en Israel se enfrentaban así a un grave dilema: por un lado, querían ayudar a los británicos en sus esfuerzos por luchar contra los nazis en Europa, por otro lado, sin embargo, querían luchar contra los esfuerzos británicos en Israel para prevenir la inmigración judía. . Esta actitud de amor / odio hacia los británicos fue resumida mejor por el futuro primer ministro David Ben-Gurion, en ese momento, el presidente del Ejecutivo de la Agencia Judía: `` Lucharemos contra Hitler como si no existiera el Libro Blanco y lucharemos contra el Libro Blanco. como si Hitler no existiera. ”Así, los judíos ayudarían a los británicos en Europa, pero se reservarían el derecho de luchar contra los británicos en Israel.

Una de las judías más famosas que luchó en Europa fue Hanna Senesh, una inmigrante de Hungría que llegó a Israel en 1939. Aunque se matriculó en la Escuela Agrícola Nahalal y tenía la intención de convertirse en granjera en un kibutz, la historia tenía otros planes para ella. Solo unos pocos años después de su llegada a Israel, Senesh, junto con el resto del mundo, comenzó a enterarse del Holocausto nazi en Europa. Pronto se ofreció como voluntaria para servir en una unidad de élite de paracaidistas judíos. Después de someterse a un entrenamiento de comando agotador, Senesh fue elegido, junto con otros 31 voluntarios, para lanzarse en paracaídas a Europa para luchar de frente contra los nazis.

En enero de 1944, se lanzó en paracaídas a Yugoslavia y cruzó a Hungría. Desafortunadamente, fue capturada por partisanos húngaros, conocidos por su antisemitismo. Los partisanos la entregaron a los nazis. Durante cinco meses estuvo recluida en una cárcel de la Gestapo en Budapest, donde fue brutalmente torturada. Sin embargo, por mucho que lo intentaron, los nazis no pudieron doblegarla. Finalmente, el 7 de noviembre de 1944, Senesh fue ejecutada por un pelotón de fusilamiento al que se negó a que le vendaron los ojos. Hanah Senesh fue enterrado nuevamente en Jerusalén en 1950.

Mientras tanto, en Israel, la mayoría del Irgun (la Organización Militar Nacional Judía, o Irgun Tzvah Leumi - comúnmente abreviado Etzel) decidió dejar de luchar contra los británicos y, en cambio, ayudarlos en Europa. Sin embargo, Avraham Stern lideró una pequeña facción del Irgun contra los británicos. Stern creía que la guerra en Europa era tan importante para los británicos que estarían más que dispuestos a hacer concesiones a los judíos en Israel si esto fuera necesario. ¡Incluso negoció con alemanes e italianos!

Pronto, Stern vio la necesidad de romper por completo con el Irgun. Formó la LEHI (Lochamei Cherut Yisrael - & quotFreedom Fighters of Israel & quot), también conocida como & quotStern Gang & quot. Los británicos hicieron todo lo posible para rastrear a los miembros de LEHI. Finalmente, en 1942, los británicos arrestaron al propio Stern y lo mataron poco después. Esto solo sirvió para convertir a Stern en un mártir para los miembros de LEHI, y su resolución de atacar a los británicos se fortaleció con la muerte de Stern.

Mientras tanto, casi al mismo tiempo que murió Stern, el líder del Irgun, David Raziel, fue asesinado en Irak mientras estaba en una misión para los británicos. Fue reemplazado por el futuro primer ministro israelí, Menachem Begin.En 1944, quedó claro que los aliados ganarían la guerra. En consecuencia, el 1 de febrero, Begin anunció que el Irgun reanudaba su lucha contra los británicos.

A medida que el mundo fuera de Alemania comenzó a conocer los horripilantes detalles del Holocausto, los judíos de Israel aumentaron su presión sobre los británicos para que rescindieran el Libro Blanco y permitieran que los sobrevivientes del Holocausto vinieran a Israel. Los británicos, sin embargo, se negaron a cooperar. Como resultado, la lucha contra los británicos se intensificó, especialmente por parte de la LEHI, cuyos miembros consideraban a cualquier policía o soldado británico como un objetivo legítimo.

Con cada vez más británicos asesinados en Israel, el pueblo del Reino Unido aumentó sus demandas de que los británicos se retiraran de Israel por completo. Los británicos finalmente se rindieron, devolviendo el Mandato de Palestina a las Naciones Unidas en 1947.

Para muchos judíos, los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial subrayaron la necesidad de un refugio seguro para los judíos, de modo que nunca más se quedaran sin un lugar para huir del antisemitismo en la diáspora. En consecuencia, el Estado de Israel fue fundado en 1948, solo tres años después de que terminara la Segunda Guerra Mundial.


Palestina en la Segunda Guerra Mundial

Si bien los conflictos y las aspiraciones nacionales en la Palestina obligatoria británica en particular y el Medio Oriente en general eran evidentes antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial, la guerra en sí aceleró y aumentó las expectativas nacionales y presentó continuos dilemas tácticos y estratégicos para británicos, árabes y Líderes judíos. La política estratégica británica durante la guerra no proporcionó respuestas a los problemas políticos de las crecientes demandas nacionales en Palestina, y llevó a una gran desconfianza de la política británica entre árabes y judíos, ya que las dos comunidades estaban formulando reacciones en su mayoría opuestas a los acontecimientos de la guerra, y a expectativas y políticas conflictivas hacia las soluciones de posguerra para Palestina. El objetivo de este trabajo es analizar el desarrollo continuo de planes estratégicos y dilemas políticos que surgieron durante el período de guerra, lo que condujo a la posterior circunstancia de posguerra en la que la participación estadounidense y soviética impactó en el pensamiento estratégico de todas las partes involucradas, sin perjuicio de las fuerzas armadas británicas. victoria. El análisis incluye: la situación estratégica británica de antes de la guerra en Palestina y los acontecimientos bélicos en Palestina y sus países vecinos de Oriente Medio (a nivel militar-estratégico y las repercusiones del resultado de la guerra para la población palestina local). En el centro de la discusión se encuentran los intereses y políticas británicos enmarcados en el análisis de judíos y árabes de los intereses y políticas en conflicto de las dos comunidades y el cambio radical resultante en el establecimiento del estado judío que trajo como consecuencia el surgimiento de un Nuevo Medio. Este.


Un estudio de Yigal Shiloh de la Universidad Hebrea sugiere que la población de Palestina en la Edad del Hierro nunca pudo haber excedido el millón. Él escribe: ". La población del país en el período romano-bizantino superó en gran medida a la de la Edad del Hierro". Shiloh aceptó las estimaciones del arqueólogo israelí Magen Broshi de la población de Palestina durante la Era del Segundo Templo, 1,000,000-1,250,000 y señaló que la Edad del Hierro de Israel la población debe haber sido menor considerando el crecimiento de la población. ". Si aceptamos las estimaciones de población de Broshi, que parecen estar confirmadas por los resultados de una investigación reciente, se deduce que las estimaciones de la población durante la Edad del Hierro deben establecerse en una cifra más baja". [4]

Un estudio sobre el crecimiento de la población desde el año 1000 a. C. hasta el 750 a. C. estimó que la población judía de Palestina (Judá e Israel) tuvo un crecimiento natural promedio del 0,4 por ciento anual. [5]

Distribución de la población en el período persa Yehud
Territorio Carretero Lipschits Finkelstein
Benjamín 7625 12,500 -
Jerusalén (y alrededores) 1500 2750 400 [nota 1]
Colinas del norte de Judea 8850 9750 -
Colinas del sur de Judea 2150 - -
Sefela - 4875 -
Desierto de Judea / Eastern Strip 525 250 -
Total 20,650 30,125 12,000
Datos de Lipshits de La caída y el ascenso de Jerusalén: Judá bajo el dominio babilónico, Los datos de Carter de La aparición de Yehud en el período persa, Los datos de Finkelstein de La extensión territorial y la demografía de Yehud / Judea

Después de la conquista babilónica y durante el período del gobierno aqueménida, se produjeron caídas notables en la población de Jerusalén, la región de la Sefela y el Negev, mientras que se mantiene una continuidad en las áreas del norte de Judea y Benjamín. A lo largo de la región costera, la presencia fenicia se expandió, mientras que Cisjordania experimentó un cambio demográfico con la entrada de refugiados moabitas y amonitas, mientras que la parte sur de Judea experimentó un cambio sustancial con el asentamiento de los edomitas. Los retornados exiliados se reasentaron, tal vez con un mayor sentido de su identidad étnica. [6]

El Imperio aqueménida fue conquistado por Alejandro Magno en el 330 a. C. En 160 a. C., la continua helenización de Palestina condujo a la revuelta macabea. La composición de la población, desde el final de la dinastía hasmonea, tenía una gran preponderancia de elementos judíos en comparación con los centros griegos (paganos) estrictamente localizados, junto con un enclave samaritano dominante en Samaria. [7]

La conquista romana de Judea dirigida por Pompeyo tuvo lugar en el 63 a. C. La ocupación romana abarcó el fin de la independencia judía en Judea, los últimos años del reino asmoneo, la era herodiana y el surgimiento del cristianismo, la Primera Guerra Judío-Romana, la caída de Jerusalén y la destrucción del Segundo Templo. [8] La población total de fariseos, los precursores del judaísmo rabínico moderno, era de alrededor de 6.000 ("exakischilioi"), según Josefo. [9] Los desplazamientos de la población local ocurrieron con la expulsión de los judíos de Jerusalén [10] - "En la revuelta anterior en el siglo anterior, 66-73 EC, Roma destruyó el Templo y prohibió a los judíos vivir en las partes restantes de Jerusalén por por esta razón, los rabinos se reunieron en cambio en la costa mediterránea en Yavneh cerca de Jaffa ". Se produjo la dispersión a otras partes del Imperio Romano:

"No se puede asignar fecha u origen a los numerosos asentamientos eventualmente conocidos en el oeste, y algunos pueden haber sido fundados como resultado de la dispersión de judíos palestinos después de las revueltas de 66-70 y 132-5 d. C., pero es razonable para conjeturar que muchos, como el asentamiento de Puteoli atestiguado en el 4 a. C., se remontaban a finales de la república o principios del imperio y se originaban en la emigración voluntaria y el atractivo del comercio y el comercio ". [11]

Las estimaciones modernas varían: Applebaum sostiene que en el reino herodiano había 1,5 millones de judíos, una cifra que, según Ben David, cubre los números solo en Judea. Salo Wittmayer Baron estimó la población en 2,3 millones en la época del emperador romano Claudio (reinó 41-54). Según el arqueólogo israelí Magen Broshi, al oeste del río Jordán la población no superó el millón: [12]

". la población de Palestina en la antigüedad no excedía el millón de personas. También se puede demostrar, además, que este era más o menos el tamaño de la población en el período pico - el período bizantino tardío, alrededor del año 600 d. C." [13 ]

Broshi hizo cálculos basados ​​en la capacidad de producción de granos de Palestina y en su papel en la dieta indígena, asumiendo un consumo promedio anual per cápita de 200 kg. (con un máximo de 250 kg.), lo que llegaría al límite de una población sostenible de 1.000.000 de personas, una cifra que, afirma Broshi, se mantuvo aproximadamente constante hasta el final del período bizantino (600 d.C.). [14] También se desconoce la proporción de judíos a gentiles. [12]

Tres eventos hicieron que el dominio de la población judía cambiara después del 70 d.C. (en el período romano tardío). El primero fue el surgimiento del cristianismo. El segundo involucró a las diásporas judías resultantes de una serie de rebeliones judías contra la ocupación romana, comenzando en el año 66 d.C., que resultó en la destrucción del Segundo Templo y de Jerusalén en el 70 d.C. hasta la posterior expulsión de los judíos de Jerusalén, y seguida de la rebelión contra Adriano en el 132 d. C. - la revuelta de Bar Kokhba. [15]

La revuelta de Bar Kokhba en el siglo II vio un cambio importante en la población de Palestina. La magnitud y el alcance de la destrucción general, según un epítome tardío de Dio Cassius Historia romana, donde afirma que las operaciones de guerra romanas en el país dejaron unos 580.000 judíos muertos, y muchos más murieron de hambre y enfermedades, mientras que 50 de sus puestos de avanzada más importantes y 985 de sus pueblos más famosos fueron arrasados. "Así," escribe Dio Cassius, "casi toda Judea quedó desolada". [16] [17] Pasarían muchos años antes de que la comunidad judía de Judea se recuperara de la guerra de Bar Kojba, ya que durante casi 1850 años los judíos ya no constituían la mayoría en Palestina.

El tercer evento fue la 'ascensión' de Constantino el Grande en 312 y el cristianismo se convirtió en la religión oficial del estado de Roma en 391. [18] Ya a mediados del siglo III se informó que la mayoría judía se había perdido, mientras que otros concluyen que una mayoría judía duró mucho más - "Lo que parece claro es un tipo diferente de cambio - la inmigración de cristianos y la conversión de paganos, samaritanos y judíos finalmente produjo una mayoría cristiana". [19] Después de la revuelta de Bar Kokhba de 132-136 EC, la composición de la población de Palestina permanece en duda debido a la escasez de datos en el registro histórico. Las cifras varían considerablemente en cuanto a la demografía de Palestina en la era cristiana. [20] No existen datos confiables sobre la población de Palestina en el período pre-musulmán, ni en términos absolutos ni en términos de participación en la población total. Aunque muchos judíos fueron asesinados, expulsados ​​o vendidos como esclavos después de las rebeliones del 66 al 70 d. C. y del 123 al 125 d. C., rara vez se aborda el grado en que estas transferencias afectaron el dominio judío en Palestina. Lo cierto es que Palestina no perdió su componente judío. Goldblatt [19] concluye que los judíos pueden haber permanecido como mayoría en el siglo III d.C. e incluso más allá. Señala que los "seguidores judíos de Jesús" (cristianos judíos) no habrían participado en las rebeliones ". No se prestó mucha atención a las conversiones no cristianas del judaísmo después de la revuelta de Bar Kojba. [21]

"De hecho, muchos deben haber reaccionado a la catástrofe con desesperación y abandono total del judaísmo. Los apóstatas del judaísmo (aparte de los conversos al cristianismo) recibieron poca atención en la antigüedad de escritores judíos o no judíos, pero se sabe que individuos ambiciosos se han vuelto pagana antes de la guerra, y es lógico que muchos más lo hicieran después de su desastrosa conclusión. Es imposible determinar el número que se unió al movimiento cristiano en ciernes y el número que desapareció en la mayoría politeísta ".

La población más alta de los siglos III al VII probablemente se produjo en el período bizantino. [19] La mayoría de los estudiosos consideran que la proporción de judíos disminuyó durante estos siglos, una pérdida de dominio no relacionada con ninguna diáspora específica y en fechas no acordadas por los historiadores. Por ejemplo, al contar los asentamientos, Avi-Yonah estimó que los judíos constituían la mitad de la población de Galilea a fines del siglo III y una cuarta parte en las otras partes del país, pero que habían disminuido al 10-15% del total. por 614. [19] Por otro lado, contando iglesias y sinagogas, Tsafrir estimó la fracción judía en 25% en el período bizantino. [19] Stemberger, sin embargo, considera que los judíos eran el grupo de población más grande a principios del siglo IV, seguidos de cerca por los paganos. [22] En contraste con Avi-Yonah, Schiffman estimó que los cristianos solo se convirtieron en la mayoría de la población del país a principios del siglo V, [23] confirmado por DellaPergola, quien estima que en el siglo V los cristianos eran mayoría y judíos. eran una minoría. [24]

La población de mayoría cristiana de la Palestina bizantina, formada por conversiones más varias migraciones, iba a sufrir otra agitación. En 629 Palestina fue invadida por árabes del Hejaz. Para el 635 d.C., Palestina, Jordania y el sur de Siria, con la excepción de Jerusalén y Cesarea, estaban en manos musulmanas. Jerusalén capituló en 637. [ cita necesaria ]

A diferencia de la era bizantina, que vio conversiones forzadas de judíos y samaritanos al cristianismo, Levy-Rubin defendió que la conversión no era un lugar común durante el período temprano del imperio islámico (el califato omeya [661 - 750] y el califato abasí [750 - 1258]). ) - "Hasta ahora se ha presumido que [la presencia de musulmanes en Samaria] era únicamente el resultado de la inmigración de musulmanes árabes en el área. ... una pequeña parte de esta población musulmana se originó en la población samariana que se convirtió al Islam durante los primeros años Período musulmán principalmente como resultado de las difíciles condiciones económicas para los no musulmanes. Hasta ahora, esta es la única evidencia que tenemos de conversión masiva al Islam en Palestina durante el período musulmán temprano ". [25] La arabización del Levante implicó que los nuevos sujetos del reino adoptaran el idioma árabe y el Islam. [26]

"Muy pocos árabes eran colonos productivos de la tierra, una actividad que despreciaban, algunos eran grandes terratenientes que utilizaban a los arrendatarios nativos para cultivar sus propiedades, pero en general eran miembros de tribus nómadas, soldados y funcionarios, todos los cuales vivían de la jizya (o impuesto de capitación). y el kharaj (o impuesto territorial) pagado por los pueblos ocupados a cambio de la protección de sus vidas y propiedades y del derecho a practicar su propia religión. Debido a que el jizya y el kharaj solo podían imponerse a los no musulmanes, los árabes tenía poco interés en hacer conversos al Islam, una razón por la que Siria, Palestina y Egipto seguirían siendo abrumadoramente cristianos durante los siglos venideros ". [27]

Según Amitai y Ellenblum, la islamización de Palestina tuvo sus inicios en el período islámico temprano (ca. 640-1099 E.C.), pero se había detenido y aparentemente incluso revertido durante la época del dominio franco (Reino de Jerusalén). Tras la reconquista musulmana, que comenzó en 1187, y el advenimiento del dominio ayyubí (1187-1260) en partes de Palestina y luego el dominio mameluco, parece que el proceso de conversión religiosa se aceleró. Con el comienzo del período otomano en 1516, se asume comúnmente, y bien puede ser, que la mayoría musulmana en el país era más o menos como la de mediados del siglo XIX. [28]

Año Población
otomano Musulmanes Judíos Cristianos Total
1850-1851 1267 300,000 13,000 27,000 340,000
1860-1861 1277 325,000 13,000 31,000 369,000
1877-1878 1295 386,320 13,942 40,588 440,850
1878-1879 1296 390,597 14,197 41,331 446,125
1879-1880 1297 394,935 14,460 42,089 451,484
1880-1881 1298 399,334 14,731 42,864 456,929
1881-1882 1299 403,795 15,011 43,659 462,465
1882-1883 1300 408,318 15,300 44,471 468,089
1883-1884 1301 412,906 15,599 45,302 473,807
1884-1885 1302 417,560 15,908 46,152 479,620
1885-1886 1303 422,280 16,228 47,022 485,530
1886-1887 1304 427,068 16,556 47,912 491,536
1887-1888 1305 431,925 16,897 48,823 497,645
1888-1889 1306 436,854 17,249 49,756 503,859
1889-1890 1307 441,267 17,614 51,065 509,946
1890-1891 1308 445,728 17,991 52,412 516,131
1891-1892 1309 450,239 18,380 53,792 522,411
1892-1893 1310 454,799 18,782 55,212 528,793
1893-1894 1311 459,410 19,198 56,670 535,278
1894-1895 1312 464,550 19,649 57,815 542,014
1895-1896 1313 469,750 20,117 58,987 548,854
1896-1897 1314 475,261 20,780 59,903 555,944
1897-1898 1315 480,843 21,466 60,834 563,143
1898-1899 1316 486,850 22,173 61,810 570,833
1899-1900 1317 492,940 22,905 62,801 578,646
1900-1901 1318 499,110 23,662 63,809 586,581
1901-1902 1319 505,364 24,446 64,832 594,642
1902-1903 1320 511,702 25,257 65,872 602,831
1903-1904 1321 518,126 26,096 66,928 611,150
1904-1905 1322 524,637 26,965 68,002 619,604
1905-1906 1323 531,236 27,862 69,092 628,190
1906-1907 1324 537,925 28,791 70,201 636,917
1907-1908 1325 544,704 29,753 71,327 645,784
1908-1909 1326 551,576 30,749 72,471 654,796
1909-1910 1327 558,541 31,778 73,633 663,952
1910-1911 1328 565,601 32,843 74,815 673,259
1910-1911 1329 572,758 33,946 76,015 682,719
1911-1912 1330 580,012 35,087 77,235 692,334
1912-1913 1331 587,366 36,267 78,474 702,107
1913-1914 1332 594,820 37,489 79,734 712,043
1914-1915 1333 602,377 38,754 81,012 722,143
Figuras de McCarthy, 1990, p. 10.

Durante el primer siglo del dominio otomano, es decir, 1550, Bernard Lewis en un estudio de los registros otomanos del temprano gobierno otomano de Palestina informa: [29]

De la masa de detalles en los registros, es posible extraer algo así como un cuadro general de la vida económica del país en ese período. De una población total de unas 300.000 almas, entre una quinta y una cuarta parte vivía en las seis ciudades de Jerusalén, Gaza, Safed, Nablus, Ramle y Hebrón. El resto estaba formado principalmente por campesinos que vivían en aldeas de diverso tamaño y se dedicaban a la agricultura. Sus principales cultivos alimentarios eran el trigo y la cebada, en ese orden, complementados con leguminosas, aceitunas, frutas y hortalizas. En y alrededor de la mayoría de las ciudades había un número considerable de viñedos, huertas y huertas.

Población otomana por Qaza (región)
Qazas Número de
pueblos y
pueblos
Numero de hogares
Musulmanes Cristianos Judíos Total
1 Jerusalén
Jerusalén 1 1,025 738 630 2,393
Campo 116 6,118 1,202 - 7,320
2 Hebrón
Hebrón 1 2,800 - 200 3,000
Campo 52 2,820 - - 2,820
3 Gaza
Gaza 1 2,690 65 - 2,755
Campo 55 6,417 - - 6,417
3 Jaffa
Jaffa 3 865 266 - 1,131
Ludd . 700 207 - 907
Ramla . 675 250 - 925
Campo 61 3,439 - - 3,439
4 Nablus
Nablus 1 1,356 108 14 1,478
Campo 176 13,022 202 - 13,224
5 Jinin
Jinin 1 656 16 - 672
Campo 39 2,120 17 - 2,137
6 Akka
Akka 1 547 210 6 763
Campo 34 1,768 1,021 - 2,789
7 Haifa
Haifa 1 224 228 8 460
Campo 41 2,011 161 - 2,171
8 Nazaret
Nazaret 1 275 1,073 - 1,348
Campo 38 1,606 544 - 2,150
9 Tiberias
Tiberias 1 159 66 400 625
Campo 7 507 - - 507
10 Safad
Safad 1 1,295 3 1,197 2,495
Campo 38 1,117 616 - 1,733
Figuras de Ben-Arieh, en Scholch 1985, p. 388.

A fines del siglo XIX, antes del surgimiento del sionismo, se cree que los judíos comprendían entre el 2% y el 5% de la población de Palestina, aunque se desconoce la población exacta. [30]

Según Alexander Scholch, Palestina en 1850 tenía unos 350.000 habitantes, el 30% de los cuales vivía en 13 ciudades, aproximadamente el 85% eran musulmanes, el 11% cristianos y el 4% judíos. [31]

El censo otomano de 1878 indicó los siguientes datos demográficos para los tres distritos que mejor se aproximaban a lo que más tarde se convirtió en Palestina obligatoria, es decir, el Mutasarrifate de Jerusalén, el Nablus Sanjak y el Acre Sanjak. [30] Además, algunos eruditos estiman aproximadamente entre 5.000 y 10.000 judíos nacidos en el extranjero adicionales en este momento: [32]

Grupo Población Porcentaje
Ciudadanos musulmanes 403,795 86-87%
Ciudadanos cristianos 43,659 9%
Ciudadanos judíos 15,011 3%
Judío (nacido en el extranjero) Est. 5-10 000 1-2%
Total Hasta 472,465 100.0

Según las estadísticas otomanas estudiadas por Justin McCarthy, [33] la población de Palestina a principios del siglo XIX era de 350.000, en 1860 era de 411.000 y en 1900 unos 600.000 de los cuales el 94% eran árabes. En 1914, Palestina tenía una población de 657.000 árabes musulmanes, 81.000 árabes cristianos y 59.000 judíos. [34] McCarthy estima que la población no judía de Palestina en 452,789 en 1882, 737,389 en 1914, 725,507 en 1922, 880,746 en 1931 y 1,339,763 en 1946. [35]

Según el Dr. Mutaz M. Qafisheh, el número de personas que tenían la ciudadanía otomana antes del Mandato Británico en 1922 fue de poco más de 729,873, de las cuales 7,143 eran judíos. [36] Qafisheh calculó esto usando estadísticas de población e inmigración de la Encuesta de Palestina de 1946, así como el hecho de que 37.997 personas adquirieron certificados de naturalización palestinos provisionales en septiembre de 1922 con el propósito de votar en las elecciones legislativas, [37] de las cuales todas pero 100 eran judíos. [38]

Informes oficiales

En 1920, el gobierno británico Informe provisional sobre la administración civil de Palestina afirmó que apenas había 700.000 personas viviendo en Palestina:

Actualmente hay en toda Palestina apenas 700.000 personas, una población mucho menor que la de la provincia de Galilea sola en la época de Cristo. De estos 235.000 viven en las ciudades más grandes, 465.000 en las ciudades y pueblos más pequeños. Cuatro quintas partes de la población total son musulmanes. Una pequeña proporción de estos son árabes beduinos, el resto, aunque hablan árabe y se denominan árabes, son en gran parte de raza mixta. Unos 77.000 de la población son cristianos, en su gran mayoría pertenecientes a la Iglesia Ortodoxa y que hablan árabe. La minoría son miembros latinos o de la Iglesia católica griega uniata, o, un pequeño número, son protestantes. El elemento judío de la población asciende a 76.000. Casi todos han entrado en Palestina durante los últimos 40 años. Antes de 1850 había en el país solo un puñado de judíos. En los siguientes 30 años, algunos cientos llegaron a Palestina.La mayoría de ellos estaban animados por motivos religiosos, venían a rezar y morir en Tierra Santa y ser enterrados en su suelo. Después de las persecuciones en Rusia hace cuarenta años, el movimiento de los judíos a Palestina asumió proporciones mayores. Se fundaron colonias agrícolas judías. Desarrollaron el cultivo de las naranjas y dieron importancia al comercio de naranjas de Jaffa. Cultivaban la vid, fabricaban y exportaban vino. Drenaron pantanos. Plantaron eucaliptos. Practicaron, con métodos modernos, todos los procesos de la agricultura. Actualmente hay 64 de estos asentamientos, grandes y pequeños, con una población de unas 15.000 personas. [39]

En 1948, la población había aumentado a 1.900.000, de los cuales el 68% eran árabes y el 32% eran judíos (informe de la UNSCOP, incluidos los beduinos).

El ejecutivo sionista palestino tomó el informe y el resumen general de la agricultura judía en abril de 1927.

Objeto del censo:

(p. 85) Demografía: para enumerar a todos los habitantes judíos que viven en las comunidades agrícolas y semi-agrícolas.

(pág. 86) Número de asentamientos: se han enumerado 130 plazas. Si consideramos los grandes asentamientos y los territorios adyacentes como una unidad geográfica, entonces podemos agrupar estos lugares en 101 asentamientos agrícolas, 3 lugares semi-agrícolas (Affule, Shekhunath Borukhov y Neve Yaaqov) y 12 granjas esparcidas por todo el país. Además, hubo algunas plazas que, por dificultades técnicas, no se enumeraron en el mes de abril. (Peqiin, Meiron, Mizpa y Zikhron David, sumando un total de 100 personas).

De estos asentamientos agrícolas, 32 se encuentran en Judea, 12 en la llanura de Sarón, 32 en la llanura de Jesreel, 16 en la Baja Galilea y 9 en la Alta Galilea. La mayoría de ellos tienen una población muy pequeña: aproximadamente la mitad está habitada por menos de 100 personas cada uno. En 42 asentamientos hay de 100 a 500 personas, y solo en cinco la población supera las 1.000. verbigracia.

Asentamientos Personas
Pethah Tiqva 6,631
Rishon le-Ziyon 2,143
Rehovoth 1,689
Hadera 1,378
Zihron Yaaqov 1,260

(pág.86) Numero de habitantes: La población total que vive en los lugares agrícolas y semi-agrícolas fue de 30.500.

Masculino Mujer
1 día - 10 años 3,298 3,188
11 años - 20 años 3,059 2,597
21 años - 30 años 5,743 4,100
31 años - 40 años 1,821 1,411
41 años - 50 años 1,011 0,922
Más de 50 años y desconocido 1,763 1,587
Total 16,695 13,805

Duración de la residencia en Palestina

(p 87 & amp p 98) La población de antes de la guerra representa 9.473 personas, que es un poco menos de un tercio de la población actual, mientras que el resto son inmigrantes de posguerra. Unas 10.000 personas se asentaron desde 1924, desde la llamada inmigración de clase media.

Duración de la residencia en años Hombres Mujeres Niños Total %
1 1504 1118 1746 4368 14,2
2 2406 2020 1575 6001 19,6
3 1311 913 1133 3357 11,5
4 695 556 720 1971 6,4
5 682 454 513 1649 5,4
6 856 403 390 1649 5,4
7 682 277 379 1358 4,3
8 139 45 261 445 1,5
9 39 10 200 249 0,8
10-13 237 218 893 1348 4,4
14-20 1882 1630 216 3728 12,1
21-29 864 800 - 1664 5,4
Más de 30 836 930 - 1766 5,8
Sin especificar 336 281 350 967 3,2
Total 12469 9655 8376 30500 100 %

[40]

Si hubo una inmigración árabe significativa en Palestina durante los siglos XIX y XX, especialmente después del comienzo del asentamiento sionista allí a fines del siglo XIX, se ha convertido en un tema de controversia. Se sabe que la población árabe de Palestina se duplicó durante la era del Mandato Británico, de 670.000 en 1922 a más de 1,2 millones en 1948, y ha habido un debate considerable sobre el tema sobre cuánto de este crecimiento se debió al aumento natural, en contraposición a la inmigración. Las estimaciones sobre el alcance de la inmigración árabe a Palestina durante este período varían.

Período otomano, 1800-1918

Algunas migraciones egipcias a Palestina ocurrieron a fines del siglo XVIII debido a una hambruna severa en Egipto, y varias oleadas de inmigrantes egipcios llegaron incluso antes para escapar de desastres naturales como sequías y plagas, opresión gubernamental, impuestos y servicio militar obligatorio. Aunque muchos árabes palestinos también se trasladaron a Egipto, la inmigración egipcia a Palestina fue más dominante. En el siglo XIX, un gran número de egipcios huyó a Palestina para escapar del reclutamiento militar y los proyectos de trabajo forzoso en el delta del Nilo bajo Muhammad Ali. Después de la Primera Guerra Egipcio-Otomana, que vio la conquista egipcia de Palestina, más egipcios fueron llevados a Palestina como trabajadores forzados. Después de la Segunda Guerra Egipcio-Otomana, que vio el fin del dominio egipcio en Palestina, un gran número de soldados desertaron durante la retirada del ejército egipcio de Palestina para establecerse allí permanentemente. Los egipcios se establecieron principalmente en Jaffa, la llanura costera, Samaria y Wadi Ara. En la llanura sur había 19 aldeas con población egipcia, mientras que en Jaffa había unas 500 familias egipcias con una población de más de 2.000 personas. La mayor concentración rural de inmigrantes egipcios se encontraba en la región de Sharon. [41] Según David Grossman, las estadísticas muestran que el número de inmigrantes egipcios a Palestina entre 1829 y 1841 superó los 15.000, y estimó que era de al menos 23.000 y posiblemente hasta 30.000. [42] En 1860, hubo una inmigración significativa a Safed por tribus moriscas (es decir, árabe-bereberes) de Argelia y un pequeño número de kurdos, mientras que unos 6.000 árabes de la tribu Beni Sakhr emigraron a Palestina desde lo que ahora es Jordania para establecerse en Tiberias. Además, un número considerable de turcos estacionados en Palestina para guarnecer la tierra se establecieron allí. [43]

En 1878, tras la ocupación austro-húngara de Bosnia y Herzegovina, muchos musulmanes bosnios, temerosos de vivir bajo el dominio cristiano, emigraron al Imperio Otomano, y un número significativo fue a Palestina, donde la mayoría adoptó el apellido Bushnak. La inmigración musulmana bosnia continuó durante las décadas siguientes y aumentó después de que Austria-Hungría anexara formalmente Bosnia en 1908. Hasta el día de hoy, Bushnak sigue siendo un apellido común entre los palestinos de origen bosnio. [44]

El número de beduinos que comenzaron a asentarse en la región del Negev a partir del siglo VII aumentó considerablemente durante el dominio otomano como resultado de la inmigración de tribus beduinas del sur y del este y de agricultores campesinos (fellahins) de Egipto. Los fellahins egipcios se establecieron principalmente en la región alrededor de Gaza y recibieron protección de los beduinos a cambio de bienes. Los beduinos trajeron esclavos africanos (abid) de Sudán que trabajaban para ellos. Para reducir las fricciones y estabilizar los límites entre las tribus beduinas, los otomanos establecieron un centro administrativo en Beersheba alrededor de 1900, como el primer asentamiento planificado en el Negev desde los tiempos nabateo y bizantino. [45] A principios del siglo XX, la mayor parte de la población de Hebrón eran descendientes de beduinos que emigraron a Palestina desde Transjordania en los siglos XV y XVI. [46]

El demógrafo Uziel Schmelz, en su análisis de los datos del registro otomano para las poblaciones de 1905 de Jerusalén y Hebrón kazas, descubrió que la mayoría de los ciudadanos otomanos que viven en estas áreas, que comprenden aproximadamente una cuarta parte de la población de Palestina, vivían en el lugar donde nacieron. Específicamente, de los musulmanes, el 93,1% nació en su localidad actual de residencia, el 5,2% nació en otro lugar de Palestina y el 1,6% nació fuera de Palestina. De los cristianos, el 93,4% nació en su localidad actual, el 3,0% nació en otro lugar de Palestina y el 3,6% nació fuera de Palestina. De los judíos (excluyendo la gran fracción que no eran ciudadanos otomanos), el 59,0% nació en su localidad actual, el 1,9% nació en otro lugar de Palestina y el 39,0% nació fuera de Palestina. [47]

Período del Mandato Británico, 1919-1948

Según Roberto Bachi, director del Instituto Israelí de Estadística desde 1949 en adelante, entre 1922 y 1945 hubo una migración árabe neta a Palestina de entre 40.000 y 42.000, excluyendo a 9.700 personas que se incorporaron después de que se hicieron ajustes territoriales en las fronteras en el país. Década de 1920. Sobre la base de estas cifras, e incluyendo las obtenidas por las alteraciones fronterizas, Joseph Melzer calcula un límite superior del 8,5% para el crecimiento árabe en las dos décadas, y lo interpreta en el sentido de que el crecimiento de la comunidad palestina local se generó principalmente por un aumento natural. [48]

Martin Gilbert escribió que 50.000 árabes inmigraron a la Palestina Mandataria desde tierras vecinas entre 1919 y 1939 "atraídos por la mejora de las condiciones agrícolas y las crecientes oportunidades laborales, la mayoría de ellas creadas por los judíos". [49] Según Itzhak Galnoor, aunque la mayor parte del crecimiento de la comunidad árabe local fue el resultado de un aumento natural, se podría "conjeturar, pero no probar" que aproximadamente 100.000 árabes inmigraron a Palestina entre 1922 y 1948. [50]

Según las estadísticas de la Agencia Judía de 1947, Deborah Bernstein estimó que el 77% del crecimiento de la población árabe en Palestina entre 1914 y 1945, durante el cual la población árabe se duplicó, se debió al aumento natural, mientras que el 23% se debió a la inmigración. Bernstein escribió que la inmigración árabe provenía principalmente del Líbano, Siria, Transjordania y Egipto (todos los países que limitaban con Palestina). [51]

La evaluación general de varios informes británicos fue que el aumento de la población árabe se debió principalmente al aumento natural. [52] [53] Estos incluyeron la Investigación de Hope Simpson (1930), [54] el Libro Blanco de Passfield (1930), [55] el informe de la Comisión Peel (1937), [56] y el Estudio de Palestina (1945). [57] Sin embargo, la Investigación Hope Simpson señaló que había una inmigración ilegal significativa de los territorios árabes circundantes, [54] mientras que la Comisión Peel y la Encuesta de Palestina afirmaron que la inmigración desempeñaba solo un papel menor en el crecimiento de la población árabe. El censo de Palestina de 1931 consideró la cuestión de la inmigración ilegal desde el censo anterior en 1922. [58] Se estimó que la inmigración no registrada durante ese período puede haber ascendido a 9.000 judíos y 4.000 árabes. [58] También dio la proporción de personas que vivían en Palestina en 1931 que nacieron fuera de Palestina: musulmanes, 2% cristianos, 20% judíos, 58%. [58] La información estadística sobre la inmigración árabe (y las expulsiones cuando se capturó a los migrantes clandestinos), en contraste con las cifras de la inmigración judía durante el mismo período de 1936-1939, es proporcionada por Henry Laurens en los siguientes términos [59]

Inmigración palestina 1936-1939

Judíos Árabes
69,716 2,267
Expulsiones de ilegales, 1937-1938
Judíos Árabes (et al.).
125 1704

En un estudio de 1974, el demógrafo Roberto Bachi estimó que alrededor de 900 musulmanes por año eran detectados como inmigrantes ilegales pero no deportados. [60] Señaló la imposibilidad de estimar la inmigración ilegal que no fue detectada, o la fracción de las personas que finalmente se fueron. [60] Sí notó que hubo un aumento inexplicable en la población musulmana entre 1922 y 1931, y sugirió, aunque calificándolo como una "mera suposición", que esto se debió a una combinación de inmigración no registrada (usando el 1931 estimación del informe del censo) y subestimación en el censo de 1922. [60]

Si bien señaló la incertidumbre de los datos anteriores, Bachi también observó que el crecimiento de la población musulmana en el siglo XIX parecía ser alto para los estándares mundiales:

"[Entre 1800 y 1914, la población musulmana tuvo un aumento promedio anual de un orden de magnitud de aproximadamente 6 a 7 por mil. Esto puede compararse con la estimación muy cruda de alrededor de 4 por mil para los" países menos desarrollados "del mundo (en Asia, África y América Latina) entre 1800 y 1910. Es posible que una parte del crecimiento de la población musulmana se deba a la inmigración. Sin embargo, parece probable que el determinante dominante de este modesto crecimiento fue el comienzo de un aumento natural ". [61]

Según Justin McCarthy, "la evidencia de la inmigración musulmana a Palestina es mínima. Debido a que aún no se han descubierto registros otomanos de esa inmigración, uno se echa atrás en el análisis demográfico para evaluar la migración musulmana". [62] McCarthy argumenta que no hay una inmigración árabe significativa a la Palestina obligatoria:

A partir de los análisis de las tasas de aumento de la población musulmana de los tres sanjaks palestinos, se puede decir con certeza que la inmigración musulmana después de la década de 1870 fue pequeña. Si hubiera habido un gran grupo de inmigrantes musulmanes, su número habría provocado un aumento inusual en la población y esto habría aparecido en la tasa calculada de aumento de una lista de registro a otra. Tal aumento se habría notado fácilmente si no estaba allí. [63]

El argumento de que la inmigración árabe constituye de alguna manera una gran parte de la población árabe palestina es, por tanto, estadísticamente insostenible. La gran mayoría de los árabes palestinos residentes en 1947 eran hijos e hijas de árabes que vivían en Palestina antes de que comenzara la inmigración judía moderna. No hay razón para creer que no eran hijos e hijas de árabes que habían estado en Palestina durante muchos siglos. [64]

McCarthy también concluye que no hubo una migración interna significativa a áreas judías atribuible a mejores condiciones económicas:

Algunas áreas de Palestina experimentaron un mayor crecimiento de la población que otras, pero la explicación es simple. En ese momento, se estaba produciendo un cambio económico radical en toda la cuenca mediterránea. La mejora del transporte, una mayor actividad mercantil y una mayor industria habían aumentado las oportunidades de empleo en las ciudades, especialmente en las ciudades costeras. Se estaba produciendo un aumento demográfico diferencial en todo el Mediterráneo oriental, no solo en Palestina. El aumento de la población musulmana tuvo poco o nada que ver con la inmigración judía. De hecho, la provincia que experimentó el mayor crecimiento de población judía (en .035 al año), Jerusalem Sanjak, fue la provincia con la tasa más baja de crecimiento de población musulmana (.009). [sesenta y cinco]

Fred M. Gottheil ha cuestionado las estimaciones de inmigración de McCarthy. Gottheil dice que McCarthy no le dio el peso adecuado a la importancia de los incentivos económicos en ese momento, y que McCarthy cita las estimaciones de Roberto Bachi como números concluyentes, en lugar de límites inferiores basados ​​en la inmigración ilegal detectada. [66] [67]

Gad Gilbar también ha llegado a la conclusión de que la prosperidad de Palestina en los 45-50 años antes de la Primera Guerra Mundial fue el resultado de la modernización y el crecimiento de la economía debido a su integración con la economía mundial y especialmente con las economías de Europa. Aunque las razones del crecimiento eran exógenas a Palestina, los portadores no fueron oleadas de inmigración judía, intervención extranjera ni reformas otomanas, sino "principalmente musulmanes y cristianos árabes locales". [68]

Yehoshua Porath cree que la noción de "inmigración a gran escala de árabes de los países vecinos" es un mito "propuesto por escritores sionistas". El escribe:

Como muestran todas las investigaciones del historiador Fares Abdul Rahim y los geógrafos de la Palestina moderna, la población árabe comenzó a crecer nuevamente a mediados del siglo XIX. Ese crecimiento fue el resultado de un nuevo factor: la revolución demográfica. Hasta la década de 1850 no hubo un aumento "natural" de la población, pero esto comenzó a cambiar cuando se introdujo el tratamiento médico moderno y se establecieron hospitales modernos, tanto por las autoridades otomanas como por los misioneros cristianos extranjeros. El número de nacimientos se mantuvo estable pero la mortalidad infantil disminuyó. Esta fue la razón principal del crecimiento de la población árabe. . Nadie dudaría de que algunos trabajadores migrantes llegaron a Palestina desde Siria y Transjordania y permanecieron allí. Pero hay que agregar a esto que también hubo migraciones en la dirección opuesta. Por ejemplo, se desarrolló una tradición en Hebrón de ir a estudiar y trabajar a El Cairo, con el resultado de que una comunidad permanente de hebronitas había estado viviendo en El Cairo desde el siglo XV. Trans-Jordan exportaba mano de obra ocasional no calificada a Palestina, pero antes de 1948 su servicio civil atraía a un buen número de árabes palestinos educados que no encontraban trabajo en la propia Palestina. Sin embargo, desde el punto de vista demográfico, ninguno de los movimientos de población fue significativo en comparación con el factor decisivo del aumento natural. [69]

Daniel Pipes respondió a Porath concediendo que Desde tiempos inmemoriales citó descuidadamente, utilizó estadísticas de manera descuidada e ignoró hechos inconvenientes. No obstante, explicó que:

La tesis central de la señorita Peters es que durante la primera mitad del siglo XX tuvo lugar una inmigración sustancial de árabes a Palestina. Ella apoya este argumento con una serie de estadísticas demográficas y relatos contemporáneos, la mayor parte de los cuales no han sido cuestionados por ningún revisor, incluido Porath.

Porath respondió con una serie de datos demográficos para respaldar su posición. También escribió que las estadísticas demográficas de Peters eran inexplicables:

. en ninguna parte de su texto principal o en los apéndices metodológicos (V y VI) la Sra. Peters se molestó en explicar a sus lectores cómo logró dividir las figuras otomanas o de Cuinet en unidades más pequeñas que los subdistritos. Hasta donde yo sé, nunca se publicaron cifras para las unidades más pequeñas que los subdistritos (Nahia, el paralelo de la comuna francesa), que cubren el área de la Palestina otomana. Por lo tanto, no puedo evitar la conclusión de que las cifras de la Sra. Peters se basaron, en el mejor de los casos, en conjeturas y en una conjetura extremadamente tendenciosa. [70]

A partir de 2014 [actualización], las estadísticas israelíes y palestinas para el número total de judíos y árabes en el área al oeste del Jordán, incluidos Israel y los territorios palestinos, son similares y sugieren una paridad aproximada en las dos poblaciones. Las estadísticas palestinas estiman 6,1 millones de palestinos para esa área, mientras que la Oficina Central de Estadísticas de Israel estima que 6,2 millones de judíos viven en el Israel soberano. Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) estiman que Gaza tiene 1,7 millones y Cisjordania 2,8 millones de palestinos, mientras que Israel tiene 1,7 millones de ciudadanos árabes. [71] Según la Oficina Central de Estadísticas de Israel, en mayo de 2006, de los 7 millones de habitantes de Israel, el 77% eran judíos, el 18,5% árabes y el 4,3% "otros". [72] Entre los judíos, el 68% eran Sabras (nacidos en Israel), en su mayoría israelíes de segunda o tercera generación, y el resto son olim: el 22% de Europa y América, y el 10% de Asia y África, incluidos los árabes. países. [73]

Según estas estimaciones israelíes y palestinas, la población en Israel y los territorios palestinos se sitúa entre 6,1 y 6,2 millones de palestinos y 6,1 millones de judíos. [71] [ verificación fallida ] Según Sergio DellaPergola, si se restan los trabajadores extranjeros y los inmigrantes rusos no judíos en Israel, los judíos ya son una minoría en la tierra entre el río y el mar. [71] DellaPergola calcula que los palestinos en enero de 2014 suman 5,7 millones en comparación con una "población judía central" de 6,1 millones. [71]

Las estadísticas palestinas son impugnadas por algunos grupos de expertos israelíes de derecha y no demógrafos como Yoram Ettinger, que afirman que sobreestiman las cifras de palestinos contando dos veces y contando a los palestinos que viven en el extranjero.Tanto Arnon Soffer, Ian Lustick [74] como DellaPergola descartan el argumento de la doble contabilización, este último descartando los cálculos de Ettinger como 'delirantes' o manipulados para ignorar las diferencias en la tasa de natalidad entre las dos poblaciones (3 hijos por madre judía frente a 3,4 para los palestinos en general, y 4.1 en la Franja de Gaza). DellaPergola permite, sin embargo, una inflación en las estadísticas palestinas debido al recuento de palestinos que están en el extranjero, una discrepancia de unas 380.000 personas. [71]

Demografía del Estado de Israel

El último censo israelí fue realizado por la Oficina Central de Estadísticas de Israel en 2019. El censo israelí excluye la Franja de Gaza. También excluye todas las localidades palestinas de Cisjordania, incluidas las de la Zona C, mientras que incluye la Jerusalén Oriental anexada. También incluye todos los asentamientos israelíes en Cisjordania. El censo también incluye el territorio sirio ocupado de los Altos del Golán.

Según este censo, la población total en 2019 era de 9.140.473. [75] La población israelí consta de 7.221.442 "judíos y otros" y 1.919.031 árabes, casi todos palestinos, con 26.261 en el subdistrito del Golán, sirios, en su mayoría drusos y un pequeño número alauita. La población incluye también a la comunidad drusa de Israel (es decir, no a los drusos sirios), que generalmente se identifican a sí mismos como israelíes, y son la única comunidad de habla árabe que tiene el servicio militar obligatorio en las FDI.

Demografía del Estado de Palestina

El último censo palestino fue realizado por la Oficina Central de Estadísticas de Palestina en 2017. [76] El censo palestino cubre la Franja de Gaza y Cisjordania, incluida Jerusalén Oriental. El censo palestino no cubre los asentamientos israelíes en Cisjordania, incluidos los de Jerusalén Oriental. El censo no proporciona ninguna distinción étnica o religiosa. Sin embargo, es razonable suponer que casi todos los que se cuentan son árabes palestinos.

Según este censo, la población total de los territorios palestinos era 4.780.978. [76] Cisjordania tenía una población de 2.881.687, mientras que la Franja de Gaza tenía una población de 1.899.291.

Demografía combinada

La población combinada del territorio de la Palestina histórica en 2019, incluidos los Altos del Golán ocupados, fue de 14,121,893. Esto se basa en una estimación de una población de 13.868.091 en Israel, Cisjordania y la Franja de Gaza, asumiendo una tasa de crecimiento del 2,5% en los territorios palestinos, según lo estimado por el Banco Mundial. [77] Dado que la población árabe palestina de Jerusalén Oriental se contó en ambos censos, se eligió el número más reciente y más preciso de la Oficina Central de Estadísticas de Israel. (Jerusalén Este está bajo jurisdicción israelí y la Oficina Central de Estadísticas de Palestina no tiene acceso al territorio y, por lo tanto, su recuento sería menos confiable).


Palestina en la Segunda Guerra Mundial - Historia

En mayo de 1939, los británicos publicaron un Libro Blanco que marcó el final de su compromiso con los judíos bajo la Declaración Balfour. Se preveía el establecimiento de un estado palestino (árabe) dentro de diez años y el nombramiento de ministros palestinos para comenzar a asumir el control del gobierno tan pronto como se restableciera la "paz y el orden" en Palestina 75.000 judíos podrían ingresar a Palestina durante los próximos cinco años. después de lo cual toda la inmigración estaría sujeta al consentimiento árabe, todas las ventas de tierras adicionales serían severamente restringidas. El Libro Blanco de 1939 tuvo una recepción árabe mixta y fue rechazado por la AHC. La Agencia Judía lo rechazó enfáticamente, calificándolo como un repudio total de las obligaciones de Balfour y del Mandato. En septiembre de 1939, al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, Ben-Gurion, entonces presidente de la Agencia Judía, declaró: "Lucharemos la guerra contra Hitler como si no hubiera Libro Blanco, y lucharemos contra el Libro Blanco como si no existiera". no hubo guerra.

La declaración de Ben-Gurion de 1939 marcó el tono de la política y las operaciones de la Agencia Judía durante la Segunda Guerra Mundial. En mayo de 1940, sin embargo, cuando Winston Churchill, un simpatizante sionista desde hace mucho tiempo, se convirtió en primer ministro, parecía que el Libro Blanco de 1939 podría ser rescindido. Siguió un breve período de estrecha cooperación militar entre judíos y británicos, y se habló (que nunca llegó a buen término) de establecer una división judía dentro del ejército británico. Los británicos entrenaron unidades de comando judías, los primeros elementos del famoso Palmach (Pelugot Mahatz - Fuerzas de Choque) - la reserva estratégica de la Haganah - y también dieron a los voluntarios judíos entrenamiento intensivo en sabotaje, demolición y guerra partidista. Irónicamente, este entrenamiento resultó indispensable en los esfuerzos del Yishuv después de la guerra para obligar a los británicos a retirarse de Palestina.

La entrada de Italia en la guerra en mayo de 1940, que acercó la guerra a Oriente Medio, convenció a Churchill y sus asesores militares de que las disposiciones sobre inmigración del Libro Blanco debían aplicarse para no contrariar a los árabes. Por lo tanto, los británicos hicieron cumplir estrictamente los límites de inmigración en un momento en que los judíos europeos buscaban desesperadamente llegar a las costas de Palestina. A pesar de las crecientes tensiones entre judíos y británicos, miles de voluntarios judíos sirvieron en el ejército británico y el 14 de septiembre de 1944 se estableció la Brigada Judía.

El evento que más hizo para volver al movimiento sionista contra la Gran Bretaña de Churchill fue el Struma amorío. los Struma, a un barco que transportaba refugiados judíos de Rumania, se le negó la entrada a Palestina, después de lo cual el barco se hundió en el Mar Negro dejando a todos sus pasajeros muertos menos dos. A raíz de la pérdida del Struma En abril de 1942, el joven Menachem Begin, entonces soldado del ejército polaco en el exilio, llegó por primera vez a Palestina. Begin fue discípulo de Jabotinsky, pero rechazó las simpatías probritánicas de Jabotinsky. Al entrar en Palestina, Begin se dispuso inmediatamente a unir a toda la clandestinidad, incluido Lehi, en preparación para una guerra de liberación judía contra los británicos.

En 1943, a medida que aumentaban las noticias sobre la persecución nazi de los judíos en Europa, el Irgun y Stern Gang intensificaron el hostigamiento de las fuerzas británicas en un intento por obtener una inmigración judía sin restricciones. En noviembre de 1944, Lord Moyne, el ministro británico residente en El Cairo y amigo personal cercano de Churchill, fue asesinado por Lehi. El asesinato de Lord Moyne alienó al primer ministro británico, que hasta entonces había apoyado un hogar nacional judío en Palestina. Posteriormente, ningún gobierno británico consideró establecer un estado judío en Palestina. El asesinato también llevó al brazo militar clandestino de la Agencia Judía, Haganah, a cooperar con los británicos contra el Irgun.

Otro resultado de la tendencia anti-sionista en la política británica fue la creciente dependencia del Yishuv de los Estados Unidos. En mayo de 1942, la política y los objetivos sionistas se aclararon en una conferencia de partidos sionistas celebrada en el Hotel Biltmore en la ciudad de Nueva York. Esta conferencia fue convocada por iniciativa de Ben-Gurion, quien había venido a solicitar el apoyo de los judíos estadounidenses. Ben-Gurion estaba decidido a buscar una resolución de que la inmigración judía a Palestina y el establecimiento de un estado judío continuarían a pesar de la oposición británica. Weizmann, que se opuso a la idea de romper los lazos con Gran Bretaña, fue flanqueado en la conferencia. El Programa Biltmore adoptado en la conferencia y aprobado por el Consejo General Sionista en noviembre de 1942 pedía una inmigración judía ilimitada a Palestina y el control de la inmigración por parte de la comunidad judía, la palabra mancomunidad reemplazando así patria.


Segunda Guerra Mundial y sus secuelas

Aunque Egipto proporcionó instalaciones para el esfuerzo bélico británico durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) de acuerdo con el tratado de 1936, pocos egipcios respaldaron a Gran Bretaña y muchos esperaban su derrota. En 1940, los británicos presionaron al rey para que destituyera a su primer ministro, ʿAlī Māhir, y nombrara un gobierno más cooperativo. Cuando, a principios de 1942, las fuerzas alemanas amenazaron con invadir Egipto, una segunda intervención británica, a menudo denominada Incidente del 4 de febrero, obligó al rey Farouk a aceptar a al-Naḥḥās como su primer ministro. El Wafd, su poder confirmado por un éxito abrumador en las elecciones generales de marzo de 1942, cooperó con Gran Bretaña. Sin embargo, la intervención de Gran Bretaña en febrero tuvo consecuencias desastrosas. Confirmó la hostilidad de Farouk tanto hacia los británicos como hacia al-Naḥḥās y empañó las pretensiones del Wafd como abanderado del nacionalismo egipcio. El Wafd también se vio debilitado por rivalidades internas y acusaciones de corrupción.

Al-Naḥḥās fue destituido por el rey en octubre de 1944. Su sucesor, Aḥmad Māhir, era aceptable para los británicos, pero fue asesinado en febrero de 1945, en el momento en que Egipto declaró la guerra a Alemania y Japón. Fue sucedido por un compañero Saadista, al-Nuqrāshī.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, Egipto se encontraba en una condición completamente inestable. El Wafd declinó y sus oponentes políticos aceptaron la demanda nacionalista de una revisión del tratado de 1936, en particular para la evacuación completa de las tropas británicas de Egipto y el fin del control británico en Sudán. La política pasaba a manos de los radicales. La Hermandad Musulmana, fundada en 1928, pasó de ser un movimiento reformista islámico dominante a una organización de masas militante. Las manifestaciones en El Cairo se hicieron cada vez más frecuentes y violentas. La presión impidió que cualquier gobierno egipcio resolviera sus dos principales problemas externos: la necesidad de revisar el tratado con Gran Bretaña y el deseo de respaldar a los árabes en Palestina. Las negociaciones con Gran Bretaña, emprendidas por al-Nuqrāshī y (después de febrero de 1946) por su sucesor, Ṣidqī, fracasaron debido a la negativa británica a descartar una eventual independencia de Sudán. Egipto remitió la disputa a las Naciones Unidas (ONU) en julio de 1947, pero no logró ganar el caso.

Hasta el período de entreguerras, ni el público egipcio ni los políticos habían mostrado mucho interés en los asuntos árabes, en general, el nacionalismo egipcio se había desarrollado como una respuesta indígena a las condiciones locales. Después de 1936, sin embargo, Egipto se involucró en el problema de Palestina, y en 1943-1944 jugó un papel destacado en la formación de la Liga Árabe, que se opuso a la creación de un estado judío en Palestina. Después de la Segunda Guerra Mundial, Egipto se comprometió cada vez más con la causa árabe en Palestina, pero su inesperada y aplastante derrota en la primera guerra árabe-israelí (1948-1949), que se había lanzado con Siria, Irak y Jordania en respuesta a la declaración del Estado de Israel en mayo de 1948, contribuyó a la desilusión y la inestabilidad política. La Hermandad Musulmana intensificó sus actividades violentas. Al-Nuqrāshī, nuevamente primer ministro, intentó reprimir la organización y fue asesinado en diciembre de 1948. El líder de la Hermandad, Hassan al-Banna, fue asesinado dos meses después.

El Wafd ganó las elecciones generales en enero de 1950 y al-Naḥḥās volvió a formar un gobierno. Al no llegar a un acuerdo con Gran Bretaña, en octubre de 1951 derogó tanto el tratado de 1936 como el Acuerdo de Condominio de 1899. Las manifestaciones anti-británicas fueron seguidas por una guerra de guerrillas contra la guarnición británica en la zona del canal. Las represalias británicas en Ismailia llevaron al incendio de El Cairo el 26 de enero de 1952. Al-Naḥḥās fue destituido y hubo cuatro primeros ministros en los seis meses siguientes.


Ver el vídeo: Uma breve história da Palestina e dos seus povos. Como entender a origem daquele conflito?