Escaramuza en Valmeceda, 8 de noviembre de 1808

Escaramuza en Valmeceda, 8 de noviembre de 1808

Escaramuza en Valmeceda, 8 de noviembre de 1808

La escaramuza de Valmeceda el 8 de noviembre de 1808 fue una pequeña victoria francesa a raíz de su victoria en Zornoza el 31 de octubre de 1808. Esa batalla había visto al ejército del general Joachim Blake expulsado de su posición en Zornoza, al este de Bilbao, por una ligera ejército francés más grande al mando del mariscal Lefebvre. El ejército de Blake había escapado al oeste de Bilbao, pero 8.000 hombres al mando del general Acevedo habían quedado atrapados en las montañas al sur de Bilbao por el avance francés. Luego, Blake se dio la vuelta y atacó a la vanguardia francesa, obligándolos a retirarse lo suficiente para permitir que Acevedo escapara (5 de noviembre). El mismo día, Lefebvre había regresado a Bilbao, habiendo abandonado su persecución de Blake. Al enterarse de la lucha hacia el oeste, avanzó de regreso hacia Blake, pero habiendo rescatado con éxito a su división atrapada, Blake no estaba interesado en arriesgarse a otra batalla, por lo que comenzó a retirarse hacia Espinosa de los Monteros.

La única lucha significativa durante la retirada se produjo en Valmeceda el 8 de noviembre de 1808. Aquí Lefebvre tomó parte de la retaguardia de Blake y los obligó a salir de la ciudad con grandes pérdidas: los españoles perdieron 150 muertos y heridos y 600 desaparecidos, más hombres de los que tenían. perdido en la batalla a gran escala en Zornoza. Los españoles continuaron retrocediendo hasta llegar a Espinosa de los Monteros. Para entonces la persecución la estaba llevando el mariscal Víctor, mientras que Lefebvre había sido enviado en una marcha de flanqueo hacia Reynosa, más al oeste. Este movimiento de flanqueo no sirvió para nada, ya que aunque Blake fue derrotado en Espinosa de los Monteros el 10-11 de noviembre de 1808, los ejércitos españoles en retirada pudieron llegar a Reynosa antes que los franceses y finalmente se abrieron paso a una relativa seguridad en León.

Página de inicio napoleónica | Libros sobre las guerras napoleónicas | Índice de materias: Guerras napoleónicas


Día de las elecciones (Estados Unidos)

En los Estados Unidos, Día de elección es el día anual fijado por ley para las elecciones generales de los funcionarios públicos federales. Está establecido por ley por el Gobierno Federal como "el martes siguiente al primer lunes del mes de noviembre" [1], lo que equivale al martes que ocurre entre el 2 y el 8 de noviembre.

Para los cargos federales (presidente, vicepresidente y Congreso de los Estados Unidos) y la mayoría de los cargos de gobernador (todos excepto Kentucky, Louisiana, Mississippi, Nueva Jersey y Virginia), el día de las elecciones ocurre solo en los años pares. Las elecciones presidenciales se realizan cada cuatro años, en años divisibles por cuatro, en las que los electores para presidente y vicepresidente son elegidos según el método que determine cada estado. Las elecciones para la Cámara de Representantes y el Senado de los EE. UU. Se llevan a cabo cada dos años.Todos los representantes son elegidos para cumplir mandatos de dos años y son elegidos cada dos años, mientras que los senadores cumplen mandatos de seis años, escalonados de modo que un tercio de los senadores. son elegidos en cualquier elección general determinada. Las elecciones generales en las que los candidatos presidenciales no están en la boleta se denominan elecciones de mitad de período. Los mandatos para los elegidos comienzan en enero del año siguiente en que el presidente y el vicepresidente toman posesión (juramento) el día de la toma de posesión, que suele ser el 20 de enero.

Muchas oficinas gubernamentales estatales y locales también son elegidas el día de las elecciones por conveniencia y ahorro de costos, aunque un puñado de estados celebran elecciones para cargos estatales (como gobernador) durante los años libres impares o durante otros períodos parciales de mitad de período. años, y puede celebrar elecciones especiales para cargos que hayan quedado vacantes. El Congreso ha ordenado una fecha uniforme para las elecciones presidenciales (3 U.S.C. § 1) y del Congreso (2 U.S.C. § 1 y 2 U.S.C.§ 7), aunque la votación anticipada está autorizada en muchos estados, y los estados también tienen procedimientos de votación por correo.

El hecho de que el día de las elecciones sea martes se ha vuelto controvertido en las últimas décadas, ya que muchas personas podrían no poder votar debido a su trabajo. Es un día festivo en algunos estados, incluidos Delaware, Hawái, Illinois, Kentucky, Luisiana, Montana, Nueva Jersey, Nueva York, Virginia, Virginia Occidental, así como el territorio de las Islas Marianas del Norte y Puerto Rico. Algunos otros estados exigen que se permita a los trabajadores tomarse un tiempo libre con goce de sueldo. California requiere que los empleados que de otra manera no puedan votar deben tener dos horas libres pagadas, al comienzo o al final de un turno. Se ha propuesto un feriado federal llamado Día de la Democracia, para que coincida con el Día de las Elecciones, y algunos han propuesto trasladar el día de las elecciones al fin de semana. [2] Otros movimientos en las industrias de TI y automotriz alientan a los empleadores a dar voluntariamente a sus empleados tiempo libre remunerado el día de las elecciones.


Mary Anderson patenta limpiaparabrisas

La oficina de patentes otorga la patente de EE. UU. N. ° 743,801 a una mujer de Birmingham, Alabama llamada Mary Anderson por su dispositivo de limpieza de ventanas para automóviles eléctricos y otros vehículos para eliminar la nieve, el hielo o el aguanieve de la ventana. & # X201D Cuando recibió su patente , Anderson intentó venderlo a una empresa canadiense de fabricación, pero la empresa se negó: el dispositivo no tenía valor práctico, dijo, y por lo tanto no valía nada de dinero. Aunque los limpiaparabrisas mecánicos eran un equipo estándar en los automóviles de pasajeros alrededor de 1913, Anderson nunca se benefició de la invención.

Según cuenta la historia, en un gélido y húmedo día de invierno de principios de siglo, Mary Anderson viajaba en un tranvía en una visita a la ciudad de Nueva York cuando notó que el conductor apenas podía ver a través de su parabrisas delantero cubierto de aguanieve. Aunque el carro & # x2019s ventana frontal fue diseñado para la visibilidad de mal tiempo & # x2014, se dividió en partes para que el conductor pudiera abrirlo, moviendo la sección cubierta de nieve o lluvia fuera de su línea de visión & # x2014, de hecho, el panel múltiple El sistema de parabrisas funcionó muy mal. Exponía la cara descubierta del conductor (sin mencionar a todos los pasajeros sentados en la parte delantera del carro) a las inclemencias del tiempo y, en cualquier caso, no mejoró su capacidad para ver hacia dónde se dirigía.

Anderson comenzó a dibujar su dispositivo limpiaparabrisas allí mismo, en el tranvía. Después de varias salidas en falso, se le ocurrió un prototipo que funcionó: un conjunto de brazos de limpiaparabrisas que estaban hechos de madera y goma y que estaban unidos a una palanca cerca del volante del lado del conductor. Cuando el conductor tiró de la palanca, ella arrastró el brazo con resorte a través de la ventana y lo regresó, limpiando las gotas de lluvia, los copos de nieve u otros escombros. Cuando terminara el invierno, los limpiaparabrisas Anderson & # x2019s podían retirarse y almacenarse hasta el próximo año. (Se presume que esta función fue diseñada para atraer a las personas que vivían en lugares donde no llovía en verano).


La derrota francesa tuvo sus raíces en el fracaso anterior del mariscal François Lefebvre para destruir el ejército español en la batalla de Pancorbo, donde Blake se había librado del prematuro asalto francés y escapó con su ejército intacto. Se cometieron más errores en la persecución francesa, es decir, cuando Víctor permitió descuidadamente que su Cuerpo de Ejército se extendiera en busca de un enemigo que consideraba derrotado.

El general de división Eugene-Casimir Villatte estaba al mando de la 3.ª División del IV Cuerpo de Lefebvre. Esta unidad de gran tamaño incluía tres batallones de cada uno de los Regimientos de Infantería de Línea 27, 63, 94 y 95, más dos baterías de artillería de pie. [1]

El ejército gallego de Blake contenía cinco divisiones de infantería, una vanguardia y una reserva.

El general Figueroa comandó la 1ª División [Hibernia, Santiago, Mallorca, Mandoñedo, Rey].

General Martinengo 2ª División [Segovia, Victoria, Voluntarios de Navarra, Pontevedra] (5.100) (7 Batallones).

General Riquelme 3ª División [Compostela, Gerona, Sevilla, 6ª Marina] (7 Batallones).

General Carbajal de la 4ª División [Granaderos] (10 Batallones, 1 presente).

General La Romana 5ª División [Barcelona, ​​1ª Cataluña, 1ª y 2ª Zamora, Princesa] (5.300) (7 Batallones).

Gen Mendizábal la vanguardia [Aragón, 2 ° Cataluña, León, Navos] (5 Batallones)

Gen Mahy la reserva [Granaderos, Batallón de General, Corona, Galica, Guardas Nacionales de Galica] (5 Batallones).

División Asturiana [Conges de Tineo, Salas, Siero, Villivicioa, Lena, Oviedo, Castropol] (10 Batallones).

Había 1.000 artilleros que manejaban 38 cañones y solo 300 de caballería. [2]

Víctor intentó atrapar a la división asturiana del general Acevedo, que se había separado del ejército de Blake. En cambio, Blake fue capaz de arrastrar a los franceses a una trampa propia, y el 5 de noviembre la división de Villatte, que operaba por delante de las otras formaciones francesas, cometió un brusco ataque. Este ataque expulsó a los franceses de Valmaseda.

Pero aunque sus líderes se habían equivocado gravemente, la férrea disciplina de los soldados franceses no les falló. Villatte, negándose a rendirse, formó a sus tropas en cuadrados y logró salir del cerco español. Aun así, los españoles capturaron a 300 hombres y un arma.

Durante la retirada francesa, la división errante de Acevedo se topó con el tren de equipajes de Villatte y capturó la mayor parte. El 8 de noviembre, un resurgido Víctor recapturó Valmaseda, matando e hiriendo a 150 y capturando a 600 hombres de la retaguardia de Blake. [3]

Al enterarse de la batalla, Napoleón, sorprendido de que su Grande Armée sufriera incluso una derrota menor por "un ejército de bandidos dirigido por monjes", reprendió severamente a Víctor por su imprudencia. Víctor se redimió dos semanas después cuando finalmente derrotó a Blake en la Batalla de Espinosa.


Taberna Buckhorn / Escaramuza en la taberna Buckhorn

Durante la Guerra de los Indios Creek (1813-1814), Deposit Road se creó en este punto y se extendió hacia el sureste a través de tierras Cherokee hasta Fort Deposit cerca de Gunter's Landing. Esta se convirtió en la ruta de suministro para las fuerzas del general Andrew Jackson. Su adjunto, el coronel John Coffee, almacenó suministros frente a la taberna y acampó a sus tropas (del 22 de noviembre al 8 de diciembre de 1813).

Por tradición, la taberna tomó su nombre "Buckhorn" en 1858 cuando William L. Fanning mató un ciervo cerca del sitio y presentó sus astas al posadero. Las astas ahora se exhiben en Buckhorn High School. El edificio original fue demolido a principios de la década de 1950. (Continúa al otro lado)

Escaramuza en la taberna de Buckhorn (Continuación del otro lado). Buckhorn Tavern fue el sitio de una escaramuza el 12 de octubre de 1863. La Brigada de Caballería de Alabama del general confederado Philip D. Roddey se estaba moviendo hacia el sur desde New Market cuando interceptó la Brigada de Caballería del general de la Unión Robert Mitchell, avanzando hacia el noreste desde Huntsville. Se desató un enérgico tiroteo, las fuerzas opuestas estaban tan cerca que podían verse las caras por los destellos de los cañones. Ambos lados dudaron en avanzar en la oscuridad que se acercaba y la fuerte lluvia. Las tropas de la Unión acamparon para pasar la noche en los bosques y los confederados se retiraron a New Market. A la mañana siguiente, la Brigada de Roddey se dirigió a Atenas. La caballería de la Unión no persiguió.

Durante la Guerra de los Indios Creek (1813-1814), Deposit Road se creó en este punto y se extendió hacia el sureste a través de tierras Cherokee hasta Fort Deposit cerca de Gunter's Landing. Esta se convirtió en la ruta de suministro para las fuerzas del general Andrew Jackson. Su adjunto, el coronel John Coffee, almacenó suministros frente a la taberna y acampó a sus tropas (del 22 de noviembre al 8 de diciembre de 1813).

Por tradición, la taberna tomó su nombre "Buckhorn" en 1858 cuando William L. Fanning mató un ciervo cerca del sitio y presentó sus astas al posadero. Las astas ahora se muestran en Buckhorn High School.

El edificio original fue demolido a principios de la década de 1950.
(Continúa al otro lado)

Escaramuza en la taberna de Buckhorn
(Continuado del otro lado)
Buckhorn Tavern fue el sitio de una escaramuza el 12 de octubre de 1863. La Brigada de Caballería de Alabama del general confederado Philip D. Roddey se estaba moviendo hacia el sur desde New Market cuando interceptó la Brigada de Caballería del general de la Unión Robert Mitchell, avanzando hacia el noreste desde Huntsville. Se desató un enérgico tiroteo

fuera, las fuerzas opuestas estaban tan cerca que podían verse las caras por los destellos del hocico. Ambos lados dudaron en avanzar en la oscuridad que se acercaba y la fuerte lluvia. Las tropas de la Unión acamparon para pasar la noche en los bosques y los confederados se retiraron a New Market. A la mañana siguiente, la Brigada de Roddey se dirigió a Atenas. La caballería de la Unión no persiguió.

Erigido en 1996 por la Asociación Histórica de Alabama.

Temas y series. Este marcador histórico se incluye en estas listas de temas: Lugares notables y asentamientos de toros y colonos y guerra de toros, civil de EE. UU. Además, está incluido en la lista de la serie Expresidentes de EE. UU .: # 07 Andrew Jackson. Una fecha histórica significativa para esta entrada es el 13 de diciembre de 1808.

Localización. 34 & deg 52 & # 8242 N, 86 & deg 27,317 & # 8242 W. Marker está cerca de New Market, Alabama, en el condado de Madison. Marker está en la intersección de Winchester Road y Maysville Road, a la izquierda cuando se viaja hacia el sur por Winchester Road. Toque para ver el mapa. El marcador se encuentra en esta área de la oficina postal: New Market AL 35761, Estados Unidos de América. Toque para obtener instrucciones.

Otros marcadores cercanos. Al menos otros 8 marcadores se encuentran a 6 millas de este marcador, medidos en línea recta. Sitio de la granja y cementerio del condado de Madison Poorhouse (aproximadamente a 3 millas de distancia) Sitio de Bell Factory (aproximadamente a 3 millas de distancia) New Market Presbyterian Church (aproximadamente a 3.3 millas de distancia) Ciudad de New Market (aproximadamente a 3.4 millas de distancia) Mount Paran Campground y cementerio


Contenido

Durante la Guerra de la Primera Coalición, Dinamarca-Noruega y Suecia se mantuvieron neutrales. Los dos países nórdicos también tenían la intención de seguir esta política durante la Guerra de la Segunda Coalición y en 1800, junto con Prusia y Rusia, formaron la Segunda Liga de Neutralidad Armada para proteger su navegación neutral contra la política británica de búsqueda ilimitada de envío neutral para el contrabando francés. Sin embargo, la Liga se disolvería tras la Batalla de Copenhague y la muerte del zar Pablo I de Rusia en 1801. Tras el colapso de la alianza y la breve guerra entre Dinamarca y Noruega contra el Reino Unido, Suecia y Dinamarca continuaron su política de neutralidad. .

En 1805 Suecia se unió a la guerra contra Francia, pero tras el rápido avance francés a través del noroeste de Alemania y la derrota en Lübeck, las fuerzas suecas tuvieron que retirarse a la Pomerania sueca. Se iniciaron intentos de negociaciones de paz entre Francia y Suecia, y el emperador Napoleón I de Francia ofreció a Suecia en el otoño de 1806, Noruega a cambio de la Pomerania sueca. [1] Pero las negociaciones fracasaron y, a principios de 1807, las fuerzas francesas invadieron y finalmente ocuparon la Pomerania sueca.

Siguiendo los Tratados de Tilsit en 1807, el foco principal de Francia y Gran Bretaña se dirigió hacia Dinamarca. Napoleón quería incluir a la neutral Dinamarca-Noruega en el Sistema Continental, mientras que el Reino Unido temía que la flota danesa cayera en manos de los franceses. El ataque de Gran Bretaña y el posterior bombardeo de Copenhague llevaron a la captura y destrucción de gran parte de la flota danesa y a la decisión danesa de concluir una alianza con Napoleón. [1]

La alianza entre Dinamarca-Noruega y Francia se firmó en Fontainebleau el 31 de octubre de 1807. El acuerdo indicaba vagas promesas de los franceses de que ayudarían a Dinamarca-Noruega a recuperar su flota, mientras que Dinamarca tenía que comprometerse a participar en una eventual guerra contra Suecia. junto con Francia y Rusia. El príncipe heredero Frederik de Dinamarca-Noruega se mostró reacio a participar en la guerra contra Suecia, pero decidió declarar la guerra a Suecia con el objetivo de conquistar el territorio que Dinamarca-Noruega había perdido tras el Tratado de Brömsebro y el Tratado de Roskilde. [1]

Dado que la atención de Suecia estaba en Finlandia después de la invasión rusa en febrero de 1808, [2] vio que era más fácil recuperar los territorios. El 14 de marzo de 1808, el ministro danés en Estocolmo presentó la declaración de guerra al gobierno sueco, [3] y el rey sueco, Gustav IV Adolf respondió con la planificación de una invasión de Själland, con el fin de obligar a Dinamarca a concluir una paz separada. Sin embargo, este plan fue dejado de lado temporalmente y las tropas suecas en Götaland fueron colocadas en una posición defensiva, a raíz de los rumores de que Napoleón había enviado refuerzos a Dinamarca. En cambio, el rey Gustavo IV aprobó el plan elaborado por Gustaf Mauritz Armfelt, sobre una invasión de Noruega para compensar una posible pérdida de Finlandia.

El ejército sueco Editar

El ejército sueco estacionado en Suecia contaba con un total de 23.000 hombres, 7.000 en el sur de Suecia bajo el mando del Conde Johan Christopher Toll, [4] 14.000 hacia la frontera noruega bajo el liderazgo de Gustaf Mauritz Armfelt, [2] y 2.000 en Norrland bajo Johan Bergenstråhle.

El ejército sueco estaba bastante bien equipado y los soldados bien entrenados, pero bajo la presión de dos frentes, los suecos se vieron obligados a conservar la capacidad de enviar tropas a donde más se necesitaran. El principal escenario de la guerra estaba en el este, donde la invasión rusa amenazó al dominio sueco en Finlandia, [5] pero la amenaza de Dinamarca-Noruega y Francia se tomó en serio. El ejército sueco occidental estaba dividido en dos alas, el ala derecha estaba dirigida por el mismo Armfeldt, [3] y el ala izquierda estaba dirigida por el general de división Vegesack. [6]

El ala derecha del ejército consistía además en el "Cuerpo Volador" del coronel Carl Pontus Gahn de aproximadamente 650 hombres en Dalby [sv], la 1ra brigada del coronel Leyonstedt de aproximadamente 1,600 hombres en Eda, la 2da brigada del coronel Schwerig de unos 2,500 hombres en Töcksmark, el coronel Bror Cederström's 3.ª Brigada de aproximadamente 1.750 hombres en Holmedal, y 4.ª Brigada del Coronel Johan Adam Cronstedt de aproximadamente 1.700 hombres en el área al este del Marker. El ala izquierda del ejército consistía principalmente en una brigada en Strömstad, una en Töftedal y otra en el área entre Gotemburgo y Uddevalla. [6]

Regimientos suecos Editar

El ejército danés-noruego Editar

El ejército danés-noruego combinado constaba de 36.000 hombres. [8] El ejército danés pudo reunir a 14.650 hombres, pero solo 5.000 de ellos podrían usarse para atacar a los suecos. El ejército noruego se había preparado para una futura guerra con Suecia desde el otoño de 1807, pero desde que se vieron obligados a organizar la protección costera a lo largo de la larga costa noruega contra posibles ataques de los buques de guerra de la Royal Navy que intentaron cortar las líneas de suministro entre Noruega y Dinamarca. , el ejército estaba en mal estado a fines de febrero de 1808. El ejército terminó sin armas, municiones, ropa, alimentos y muchos soldados tenían equipos que tenían cerca de 20 años.

El ejército noruego estaba bajo el liderazgo del príncipe Christian August de Augustenburg, quien en ese momento era presidente de la Comisión del Gobierno de Noruega, que se había establecido cuando la Royal Navy inició un bloqueo naval entre Noruega y Dinamarca en 1807. Christian August lo haría más tarde durante la guerra también será nombrado gobernador general de Noruega. [9]

El ejército noruego Editar

  • 24 compañías de dragones que suman alrededor de 1.800 jinetes [10]
  • 14 batallones de mosqueteros (cada uno con 4 divisiones) para un total de aproximadamente 8.400 hombres [10]
  • 10 empresas de francotiradores con un total de unos 1200 hombres [10]
  • 10 batallones de depósito (cada uno con 3-4 divisiones) para un total de unos 5.000 hombres [10]
  • 8 batallones de granaderos (cada uno con 4 divisiones) para un total de unos 4.800 hombres [10]
  • 6 baterías de fortaleza por un total de unos 300 hombres [10]
  • 3 baterías de campo (1 y 2 baterías de marcha montadas) por un total de aproximadamente 300 hombres [10]
  • 2 batallones de esquí (cada uno con 3 compañías) por un total de unos 600 hombres [10]
  • 1 batallón jäger (4 compañías) de 600 hombres adicionales, luego 720 hombres [10]
  • Un batallón ligero (6 compañías) de unos 600 hombres [10]
  • Una empresa pionera de unos 150 hombres [10]

Stattholder Christian August tenía solo 8,000 hombres disponibles al comienzo de la guerra a lo largo de la frontera de Svinesund a Trøndelag, y tuvieron que aceptar a muchos reclutas no entrenados para completar las filas. [10]

La defensa noruega Editar

Después de que se completó el estacionamiento de las tropas en la frontera a fines de marzo de 1808, Christian August dividió las fuerzas del sur a lo largo de la frontera en Østlandet de sur a norte:

  • Brigada de derecha del coronel Hans Gram Holst con aproximadamente 3.400 hombres en el área de Svinesund a Rødenes [10]
  • Brigada central del coronel Werner de Seues con unos 1.900 hombres en el área de Rødenes a Kongsvinger [11]
  • Brigada de izquierda del coronel Bernhard Ditlef von Staffeldt con aproximadamente 1.300 hombres en el área de Kongsvinger a Elverum [12]
  • Primera brigada de reserva del coronel Christopher Frederik Lowzow con unos 1.700 hombres en el área de Vormsund a Fetsund [13]
  • Segunda brigada de reserva del coronel Johan Andreas Ohme con aproximadamente 650 hombres desde Grønsund a Fetsund [14]

Las tropas noruegas en la defensa del sur ascendieron a unos 9.000 hombres, además, había 3.300 hombres estacionados en Trøndelag para la defensa en el norte: [13]

  • El coronel Carsten Gerhard Bang con una brigada de unos 2.100 hombres en Røros [14]
  • El teniente general Carl von Schmettow con una brigada de unos 1.200 hombres en Innherred [15]

También estaba estacionado 2.000 hombres en Trondheim y Kristiansand, y 6.200 hombres en Frederiksvern y Bergen [14].

Guarniciones de la fortaleza Editar

El ejército francés Editar

Al estallar la guerra, Napoleón había enviado refuerzos a Dinamarca desde Francia, España y los Países Bajos bajo el liderazgo del mariscal Jean-Baptiste Bernadotte (un total de unos 45.000 hombres, 12.500 franceses, 14.000 españoles, 6.000 holandeses y una escuadra de reserva danesa de 12.500 hombres), lo que significaba que la fuerza franco-danesa estaba formada por aproximadamente 81.000 hombres. Los franceses pusieron como condición para su participación en la guerra contra Suecia que el ejército de coalición estuviera bajo el mando francés.

El 5 de marzo, varios días antes de que el gobierno danés decidiera declarar la guerra a Suecia, el mariscal Bernadotte, que en ese momento era gobernador francés de Hamburgo y las demás ciudades hanseáticas, inició su marcha hacia Dinamarca con el ejército de coalición de 32.000 hombres. Pero parece probable que Napoleón en ese momento no estuviera dispuesto a permitir que sus tropas entraran en acción directa, porque después de que Bernadotte acampó con gran parte del ejército de coalición en Sjælland, no se le ordenó continuar su avance contra los puertos marítimos daneses.

El hielo también comenzó a romperse a mediados de marzo y, para sorpresa de todos, los primeros buques de guerra británicos comenzaron a aparecer incluso cuando los témpanos de hielo todavía estaban densamente poblados. El almirante Hyde Parker pasó el invierno en Gotemburgo el invierno de 1807-08 con su escuadrón y llegó muy temprano al estrecho entre el Kattegat y el mar Báltico. Bernadotte, que había perdido un tiempo valioso mientras yacía en el hielo, también perdió la capacidad de asegurar el paso antes de la llegada de los buques de guerra británicos.

La presencia de tropas en Sjælland, Fyn y Jutland fue más una carga que una ayuda para la población danesa. Otro problema surgió después de que se conociera en Dinamarca la noticia de que España se había rebelado contra Napoleón, y las tropas españolas tuvieron que ser desarmadas e internadas. A mediados de abril de 1808, se canceló el plan danés-francés para una invasión de Suecia y se dirigió la atención hacia la frontera sueco-noruega.

Invasión sueca de Noruega Editar

En los últimos días de marzo, los puestos avanzados noruegos y suecos a lo largo de la frontera habían estado en contacto entre sí en varias ocasiones, pero las escaramuzas dispersas habían sido infructuosas. La primera gran acción ocurrió el 1 de abril de 1808, cuando Johan Bergenstråhle marchó con sus 2.000 hombres a Noruega desde Jämtland, [18] pero su ejército se vio obligado a retirarse a Sundsvall sin entrar en batalla. Pero al mismo tiempo que la retirada de Bergenstråhle, dos compañías de 235 hombres al mando del mayor Gyllenskrepp cruzaron la frontera de Herjedalen hacia Røros y entablaron una escaramuza menor con un guardia de campo noruego de 40 hombres de la brigada del coronel Bang en Aursund.

Después de que los guardias de campo se retiraron y los puestos avanzados noruegos de 140 hombres, de los cuales el guardia de campo formaba parte, se retiraron a Røros, los suecos comenzaron con saqueos inusualmente extensos en el área fronteriza, y especialmente en la ciudad de Brekken. El saqueo continuó hasta que las fuerzas del coronel Bang que estaban más cerca de la zona, un batallón de mosqueteros de 600 hombres al mando del mayor Sommerschild, contraatacaron y obligaron a los suecos a cruzar la frontera.

En represalia por el saqueo de Brekken, una fuerza de 558 hombres de la Brigada del Coronel Bangs marchó a través de la frontera hacia Malmagen y Ljusnedal el 8 de abril. Las propiedades reales en Funnesdalen fueron saqueadas y devastadas en la expedición puramente depredadora, y todo el botín que se había tomado de Brekken, incluidos 22 cañones, fue recuperado en Ljusnedal después de una breve escaramuza con los defensores suecos.

Dado que la primavera debería transcurrir sin incidentes en la zona fronteriza entre Trøndelag y Jämtland después de los enfrentamientos a principios de abril, los noruegos decidieron enviar varias unidades al sur de Røros y al área entre Roverud y Kongsvinger.

El principal ataque sueco hacia el sur comenzó la noche del 14 de abril con el avance de la 2.ª brigada sueca en la zona de Aurskog-Høland. [19] Christian August, que se dirigía a trasladar su cuartel general a Rakkestad, fue notificado de los avances de los suecos y marchó una brigada para hacer frente a la amenaza del este el 17 de abril. [19] Su elección de líneas de operación interiores resultó adecuada para una posición defensiva, por lo que pudo concentrar sus fuerzas contra la sección frontal donde más se necesitaban. [20]

Los combates en Høland y Aurskog terminaron con una victoria noruega, y el comandante sueco, el coronel Schwerin se sintió tan amenazado por los contraataques noruegos que ordenó una retirada tras la derrota en Toverud, donde el comandante sueco, el conde Axel Otto Mörner y sus tropas se habían visto obligados. rendirse. [21] Schwerin se salvó de una batalla decisiva contra el ejército noruego porque Christian August había decidido trasladar sus fuerzas de regreso a Kongsvinger para acomodar el avance sueco en el área y desde allí intentar montar un gran ataque.

Luchando alrededor de Kongsvinger Editar

En el distrito fronterizo de Eidskog, Gustaf Mauritz Armfeldt inició este avance con unos 1.600 hombres del otro lado de la frontera en Eda hacia Kongsvinger en la noche del 15 de abril. [22] Expulsó a la débil guardia fronteriza y continuó avanzando hacia el atrincheramiento de Lier en el transcurso de varios días de escaramuzas extendidas. Los defensores noruegos se vieron obligados a retirarse para evitar ser flanqueados por los suecos.

El 18 de abril, tuvo lugar una batalla en Lier, aproximadamente a una milla al sur de Kongsvinger. En la batalla, 1.000 soldados suecos derrotaron a un ejército noruego formado por 800-900 hombres bajo el mando del mayor Bernt Peter Kreutz. [23] Después de esta victoria, las tropas suecas se atrincheraron en Lier y avanzaron hasta el río Glomma, pero no se arriesgaron a atacar la Fortaleza de Kongsvinger, [24] algo que puso fin temporalmente a la ofensiva. [25]

Christian August reaccionó severamente a la noticia de la derrota en el Lier y de que las tropas suecas habían llegado al río Glomma. Ahora tenía que trasladar las fuerzas principales a Blaker para detener un posible ataque desde las posiciones suecas en el lado suroeste de Kongsvinger en el norte o desde Høland en el sur. Pero afortunadamente para los noruegos, el resultado de la batalla de Toverud y el enfrentamiento en Lund estabilizaron la situación en el sur. Por lo tanto, Armfeldt quería asediar y luego atacar Kongsvinger y así asegurar la fortaleza estratégicamente importante. El coronel Carl Pontus Gahn con su "Flying Corps" recibió la orden de dirigirse a Glomma y de allí al oeste hacia Kongsvinger, Armfeldt haría un movimiento de pinza para sitiar la fortaleza. [24]

La orden dada al coronel Gahn sobre un avance tan audaz y peligroso siempre ha sido controvertida, ya que fuerzas noruegas superiores de aproximadamente 800 hombres estaban estacionadas junto al río Flisa, por el que tenía que pasar. Gahn marchó desde el campamento sueco en Midtskogen en la tarde del 24 de abril con unos 500 hombres a lo largo de la carretera nevada hacia el río Flisa y a lo largo del río hacia Trangen al suroeste de Nyen en Åsnes. Desde Nyen, las principales fuerzas noruegas avanzaron hacia abajo para atacar a los suecos por la retaguardia, y junto con la brigada del coronel Staffeldt de aproximadamente 1.050 hombres, las aproximadamente 800 tropas noruegas estacionadas en el área participaron en el ataque. [24]

La batalla de Trangen fue una seria derrota para los suecos. [26] Todo el cuerpo fue aniquilado y unos 440 hombres fueron capturados en Trangen, [27] y otros 65 el 25 de abril en Midtskogen. Después de las batallas, se ordenó al coronel Staffeldt que trasladara su brigada al oeste, a Kongsvinger, para reforzar la defensa de la fortaleza. [28] Después del reagrupamiento de la defensa alrededor de Kongsvinger, Christian August viajó hacia el sur para evitar que los suecos fueran prevenidos por una ofensiva en el área alrededor de Ørje.

Cuando Armfeldt fue notificado de la derrota en el norte, inmediatamente temió un ataque noruego en este flanco mientras hubiera hielo en Glomma. El comandante sueco había perdido su flanco derecho hacia el norte, y fuertes fuerzas noruegas se habían reunido a lo largo del Glomma en Kongsvinger y Blaker. [29] Debido a esto Armfeldt consideró necesario esperar al coronel Vegesack y sus fuerzas, que aún no habían comenzado su avance, antes de llevar a cabo algunas operaciones adicionales y, por lo tanto, eligió entrar en una posición defensiva.

Batallas en Smaalenene Editar

El príncipe Christian August había planeado inicialmente atacar desde Blaker contra la 3.ª Brigada sueca en Ørje, pero recibió mensajes que indicaban que en un futuro próximo se produciría un ataque sueco a través de la frontera hacia el sur. Porque del 2 al 3 de mayo, unos 2.000 soldados suecos de dos brigadas suecas al mando del coronel Vegesack avanzaron en tres columnas entre Holmgil y Prestebakke al este de Fredrikshald. Pero las condiciones para las tropas suecas eran tan malas que el avance se detuvo en la línea defensiva noruega entre Halleröd, Gjeddeludd, Enningdalen y la iglesia de Berby.

Mientras tanto, más al norte, una fuerza sueca de unos 1.000 hombres avanzó desde Nössemark a través de la frontera hacia Bjørkebekk y Skotsund en Aremark, pero este avance también se detuvo. Durante el mes de mayo, las tropas suecas se atrincheraron a lo largo de una línea desde el sureste de Kongsvinger, detrás de Haldenvassdraget desde Kroksund y a lo largo de la nueva línea desde Aremark hasta Iddefjorden.

La ofensiva noruega que se había planeado fue abandonada en favor del realineamiento de las fuerzas permanentes, incluida la brigada del coronel Holst que se encontraba al noreste de Rødnessjøen y se había trasladado de regreso a Mysen. En cambio, se inició una ofensiva limitada contra la brigada sueca en Ørje con unos 1.000 hombres que se dirigieron sobre Mjerma bajo el mando del mayor Andreas Samuel Krebs el 4 de mayo. La lucha alrededor de Aremark el 5 de mayo fue dura, pero las tropas suecas finalmente huyeron de sus posiciones a las posiciones bien desarrolladas fuera de Ørje, donde lograron resistir. [30]

Los noruegos tuvieron 10 heridos después de la batalla, mientras que los suecos tuvieron 10 muertos y 16 heridos. Krebs con sus tropas exhaustas fue llamado, mientras que el mayor Friederich Fischer con sus (aproximadamente) 500 hombres salió de Mysen y sorprendió a los guardias de campo suecos en Ysterud y Li, al oeste de Ørje, el 7 de mayo. Pero a pesar de la pérdida de solo 9 heridos, Fischer no pudo continuar porque los suecos destruyeron el puente Ørje. [31]

También se insertaron varios otros ataques locales contra las posiciones suecas, y en la noche del 8 de mayo, el mayor Peter Krefting avanzó con tres divisiones contra Skotsberg para romper el vínculo entre las fuerzas suecas en Aremark y Ørje. Pero el ataque noruego fue rechazado en la primera acción en Skotsberg, donde un estrecho separaba a suecos y noruegos entre sí. Krefting intentó de nuevo cruzar el estrecho durante el segundo encuentro en Skotsberg el 13 de mayo con artillería y cuatro morteros, pero fue detenido de nuevo.

El 9 de mayo, el teniente Johan Spørck avanzó con 120 hombres de la fortaleza de Fredriksten contra la posición sueca en Gjeddelund, pero fue rechazado por una compañía de Holtet que recuperó la posición. Después de la escaramuza en Gjeddelund, Spørck tuvo 1 muerto y 6 heridos, mientras que los suecos tuvieron 1 muerto, 11 heridos y 2 capturados. [32] Una nueva y pequeña ofensiva más al norte, tuvo lugar el 12 de mayo al oeste de Strømsfoss, donde, con sus modestas fuerzas, el capitán Hans Harboe Grøn comenzó una serie de ataques locales contra los guardias de campo suecos. Los ataques duraron hasta el 28 de mayo, cuando los suecos fueron reforzados con un batallón. [32]

Retirada sueca de Noruega Editar

Después de que el coronel Staffeldt había reagrupado sus fuerzas en Kongsvinger, el frente contra la fortaleza estuvo tranquilo hasta principios de mayo, aparte de algunas escaramuzas menores que se establecieron para interrumpir constantemente a los suecos. Estas pequeñas escaramuzas funcionaron en beneficio de las tropas noruegas y el 5 de mayo una vanguardia sueca fue aniquilada y diez suecos fueron capturados. Fue para gran disgusto del comandante sueco que sufrió la pérdida de patrullas y pequeños puestos de avanzada debido a la guerra dispersa de las tropas noruegas. Esto llevó a una mayor concentración de las tropas suecas y la 2.ª Brigada sueca se acercó a la 1.ª Brigada para evitar que los noruegos los atacaran en pequeños grupos. [33]

La artillería de asedio también se transfirió al frente de Kongsvinger para un nuevo ataque planeado en la fortaleza de Kongsvinger. Los suecos también habían iniciado el desarrollo de nuevas posiciones en el atrincheramiento de Lier, con una orientación evidente hacia el oeste, y la llamada "línea Skinnarbøl" a lo largo del río al este de Skinnarbøl y el mar Vinger hacia el norte. Los noruegos mantuvieron mucha atención a lo que estaba sucediendo en las posiciones suecas enviando continuamente patrullas de reconocimiento que salieron agresivamente contra los suecos. Los grandes movimientos de tropas no fueron posibles antes de mediados de mayo debido a las enormes nevadas de ese invierno, y no fue hasta el 15 de mayo cuando Staffeldt ordenó realizar un ataque mayor en el flanco derecho sueco. Pero las condiciones aún no eran lo suficientemente buenas y las carreteras apenas comenzaban a secarse, por lo que el ataque se pospuso hasta el 18 de mayo. [34]

Batallas en Mobekk y Jerpset Editar

La escaramuza de Mobekk no empezó bien para los soldados noruegos. Los suecos lograron destruir el puente vital sobre el río en Overud, y las tropas noruegas estaban de su lado contra los defensores suecos que lucharon tenazmente en la barricada. [35] Después de cuatro horas, la batalla de Mobekk llegó a su fin y las tropas noruegas regresaron a Kongsvinger. [36]

Para restaurar su dignidad después de la batalla de Mobekk, Staffeldt se vio obligado a realizar un nuevo ataque. [37] Se había descubierto que una compañía sueca de jäger se había trasladado a Jerpset en Vestmarka para conectar a la 2.ª Brigada sueca que estaba estacionada más cerca de la frontera. El 23 de mayo, tropas de la compañía ligera del capitán Wilhelm Jørgensen, junto con 65 esquiadores, cruzaron Glomma aproximadamente a 10 km al oeste de Kongsvinger. [37] Los noruegos atacaron la granja de Jerpset en la noche del 24 de mayo y descubrieron que los suecos habían enviado varias patrullas y que solo 29 soldados suecos estaban apostados en la granja. 25 de los 29 soldados suecos fueron hechos prisioneros. [38]

Las tropas suecas que estaban acuarteladas en granjas cercanas no pudieron atrapar a los noruegos que después de la lucha se retiraron al bosque al amparo de la oscuridad. [39] El coronel Staffeldt había planeado futuros ataques, pero los eventos en Jerpset asustaron tanto a Armfeldt que ordenó la retirada de las posiciones más cercanas a Kongsvinger. Además, el 19 de mayo ya había recibido una orden del rey Gustavo IV Adolfo de lo que él creía que era una retirada general. [37]

Una flota británica había llegado a Gotemburgo con 10.000 hombres el 18 de mayo de 1808, y Gustav IV Adolf ahora quería hacer un ataque conjunto sueco-británico contra la isla danesa de Själland, y por lo tanto ordenó a Armfeldt que «[. ] ocupar la posición defensiva más segura y favorable contra Noruega ». [Nota 1] Sin embargo, el rey Gustavo IV no tenía la intención de que Armfeldt se retirara a través de la frontera, sino que solo asegurara las áreas de Noruega que había ocupado y esperara la invasión planeada de Själland. Armfeldt, por otro lado, malinterpretó la orden y abandonó todos los planes de ataque contra el ejército noruego y, con la 1ª y la 2ª Brigada, se retiró para asegurar posiciones detrás de la frontera con el fin de reorganizar las tropas y asegurar los cruces fronterizos. [40]

La retirada sueca fue una sorpresa para los noruegos. Staffeldt avanzó al día siguiente de la retirada de los suecos hasta Eidskog con sus tropas, y en la tarde del 31 de mayo su fuerza principal llegó a Matrand. También se enviaron patrullas más pequeñas a Flisa para asegurar el área. Sin embargo, los planes del rey Gustavo IV Adolf para un ataque sueco-británico en Själland serían cancelados después de que la Royal Navy regresara a Inglaterra el 3 de julio.

Luchando en Enningdal Editar

Las otras dos brigadas suecas que habían estado estacionadas cerca de Fredrikshald cruzaron la frontera del 8 al 9 de junio junto con las partes de la brigada del ala izquierda que habían llegado a Skotfoss. A mediados de junio solo quedaban dos posiciones suecas en territorio noruego, algo que sorprendió a los noruegos. Christian August había planeado originalmente una ofensiva general contra el sur a Rødenes / Ørjebro y Enningdalen para empujar a las últimas tropas suecas a través de la frontera, pero el plan se transformó en una pequeña ofensiva. Este plan, que había sido elaborado por el comandante de la fortaleza de Fredriksten, el teniente coronel Juel, consistía en introducir muchos pequeños ataques contra los suecos para hacerlos retroceder a través de la frontera. [41]

Las tropas suecas, bajo el mando del teniente coronel Jacob Lars von Knorring, se habían estacionado en sus posiciones fortificadas en Prestebakke con fortalezas tanto en el este como en el oeste, y con fuerzas más grandes fuera de lugar por Ende, Berby y Enningdalen. Juel, que se encontraba gravemente enfermo, dio el mando al capitán Arild Huitfeldt, quien comenzó a avanzar en la noche del 9 de junio con una fuerza total de 710 hombres. El avance hacia el sur fue un éxito.Durante la batalla de Prestebakke el 10 de junio, Huitfeldt logró confundir a los oficiales suecos con una maniobra que sorprendió y derrotó a las fuerzas suecas en Prestebakke. [42]

Las bajas suecas totalizaron 60 muertos y gravemente heridos, y 395 capturados (de los cuales 34 resultaron heridos) y dos cañones. [43] La fuerza sueca de aproximadamente 420 hombres fue aniquilada y una fuerza menor de aproximadamente 150 hombres se rindió en Berby. Las pérdidas noruegas fueron bajas con solo alrededor de 12 bajas. En Suecia, hubo una reacción severa a esta sorprendente derrota, y el comandante sueco, el teniente coronel von Knorring, fue sometido a un consejo de guerra. [44]

Después de que los suecos recibieron refuerzos, contraatacaron contra las posiciones en Prestebakke el 14 de junio para reconciliar sus posiciones anteriores. La principal fuerza noruega se había trasladado a la fortaleza de Fredriksten con un gran número de prisioneros de guerra suecos, por lo que los puestos avanzados noruegos superados en número en Prestebakke, Ende y Gjeddelund fueron rechazados después de una corta batalla. Pero los suecos abandonaron sus posiciones y volvieron a cruzar la frontera entre el 20 y el 24 de junio, y las fuerzas noruegas se apresuraron a asegurar las zonas fronterizas y establecer guardias fronterizos. Esto significó que ya no había tropas suecas en suelo noruego.

Incursiones y campañas menores Editar

En el período hasta diciembre hubo varias ofensivas menores tanto del lado noruego como del sueco, pero estas fueron de poca importancia para la guerra. Para las tropas noruegas estacionadas en el norte de Kongsvinger y en Matrand hubo un período prolongado de vigilancia constante, además de aburrimiento y malas condiciones en el Eidskog escasamente poblado con asentamientos mínimos y poca comida. Muchos de los soldados tuvieron que vivir en chozas hechas de agujas de pino y corteza durante el resto del verano y hasta el otoño.

Se prohibieron las incursiones noruegas contra civiles en el lado sueco de la frontera. Si un soldado noruego recuperaba bienes robados de un ataque, se los devolvía. Los oficiales de ambos lados estaban muy preocupados de que sus soldados se comportaran bien con la población civil, pero la frontera estaba escasamente poblada y los militares utilizaron rápidamente el escaso suministro de alimentos. El alojamiento deficiente, la falta de suministros y la escasez de alimentos comenzaron a tener un efecto desmoralizador y debilitante en las tropas de ambos lados de la frontera.

Ataque a Eda y Jämtland Editar

Staffeldt, que había sido ascendido a general de división el 30 de junio, mantuvo a sus tropas en la frontera de Eidskog hasta principios de julio, cuando se les ordenó cruzar la frontera y llevar a cabo ataques menores en varios lugares. Se envió una columna de cuatro compañías a Morast, otra columna de dos compañías a Magnor y una tercera columna de tres compañías con el mayor Frederik Wilhelm Stabell al área sur de Vestmarka. El grupo de Stabell continuó desde allí a Suecia el 18 de julio y avanzó a las posiciones suecas en Adolfsfors. Las tropas permanecieron en el lado sueco de la frontera durante dos días, antes de retirarse a través de la frontera y regresar a Matrand.

En agosto de 1808, 644 tropas noruegas de Trøndelag bajo el mando del Mayor Coldevin avanzaron con artillería y montaron dragones a través de la frontera desde Verdal y Meråker hasta Jämtland en la Campaña de Jämtland de 1808. Staffeldt también envió tropas a Falun para apoyar la invasión noruega. de Jämtland y una fuerza de 200 hombres avanzó hacia Midtskogen el 10 de agosto. Estas tropas marcharon desde allí a Dalby en Suecia, y regresaron a Baltebøl el 20 de agosto ya que no pudieron encontrar tropas suecas en el área, aparte de la guardia fronteriza en Midtskogen. La principal ofensiva noruega en Jemtland se detuvo en el atrincheramiento de Järpen el 15 de agosto y, después de dos días, el mayor Coldevin decidió cancelar la ofensiva porque las tropas suecas habían reforzado la fortaleza de Järpen. [45] La campaña terminó el 19 de agosto. [46]

Alto el fuego editar

El bloqueo de Noruega por parte de la Royal Navy había empeorado gradualmente la situación de los noruegos, y los pocos suministros que llegaban de Dinamarca y el norte de Rusia no eran suficientes. [47] En todas partes hubo escasez de suministros y fue imposible reemplazar los uniformes y otros equipos que se habían desgastado y destruido después de varios meses en el campo. Las oportunidades para llevar a cabo más ofensivas también eran escasas, por lo que Christian August decidió mantener a sus tropas en la frontera. Las cosas no fueron mucho mejor para los suecos en las regiones fronterizas escasamente pobladas, ya que la mayoría de los suministros fueron a las tropas que luchaban contra los rusos en Finlandia. El teniente general Bror Cederström también había asumido el mando del ejército fronterizo de Armfeldt, que se había marchado en agosto como resultado de su incomprensión de las órdenes del rey.

Durante el otoño llegaron las negociaciones entre Christian August y los suecos, pero como tomó un tiempo ponerse en contacto con el rey Federico en Dinamarca, Christian August tuvo que actuar en gran parte sin la aprobación del rey. Quería decir que no podía continuar las hostilidades contra Suecia debido a la angustia y la falta de suministros entre la población y los soldados en el país. Así que, desafiando la voluntad del rey, firmó un acuerdo para el armisticio en el frente sur de Noruega el 22 de noviembre y el Acuerdo de Armisticio entró en vigor el 7 de diciembre de 1808. [48] Podía rescindirse con 48 horas de antelación, pero era aplicable por el resto de la guerra.

Lamentablemente, el acuerdo de alto el fuego llegó demasiado tarde tanto para el ejército noruego como para el sueco, que se vieron gravemente afectados por enfermedades que se propagaron desde el este hasta la zona fronteriza, donde miles de personas habían vivido en condiciones espantosas durante varios meses. El ejército del sur de Noruega, que consta de unos 17.000 hombres, debería experimentar durante el otoño y el invierno de 1808 que la mitad de los soldados sufrirían enfermedades, y que sólo entre abril y septiembre de 700 murieron. En marzo de 1809, aprox. 8.700 ingresaron en hospitales de campaña, de los cuales 1.200 fallecieron.

En el ejército sueco, las condiciones eran aún peores porque enfermedades como la fiebre tifoidea y la disentería se habían propagado desde el este. Las fuentes suecas no tienen información precisa sobre el número total de personas enfermas, solo fragmentos de los diversos informes y registros de los oficiales del ejército. Las tasas de morbilidad habían aumentado del 22% entre las tropas en septiembre al 25% en noviembre, y 403 soldados suecos murieron ese mes.

En el invierno de 1808-09 no se libraron grandes batallas. Los noruegos carecían de suministros y los suecos se concentraron en la guerra en el este, donde los rusos ahora habían logrado ocupar toda Finlandia. Al mismo tiempo, había evolucionado el descontento con el rey absolutista de Suecia y había un deseo de una constitución. Los suecos todavía temían que las tropas noruegas en Østlandet se aprovecharan del levantamiento contra el rey sueco e invadieran Svealand o Götaland. Por tanto, los líderes de las fuerzas revolucionarias suecas tenían que asegurarse de que el Acuerdo de Armisticio del 7 de diciembre de 1808 seguía siendo válido. Esto se aseguró mediante el Acuerdo de Kongsvinger a principios de marzo de 1809, que fue un acuerdo verbal entre las fuerzas revolucionarias suecas y Christian August de que las tropas noruegas debían permanecer estacionarias en la frontera, [49] mientras que las fuerzas suecas en Värmland, al mando del teniente coronel Georg. Adlersparre marchó a Estocolmo para deponer al rey Gustavo IV. La mayoría de los noruegos apoyaron el golpe, y especialmente Christian August, ya que era candidato al trono sueco. [Nota 2]

El 7 de marzo de 1809, el teniente coronel Adlersparre desencadenó la revolución levantando la bandera de la rebelión en Karlstad y comenzando a marchar sobre Estocolmo. Para evitar que el rey se uniera a las tropas leales en Scania, siete de los conspiradores dirigidos por Carl Johan Adlercreutz irrumpieron en los apartamentos reales del palacio el 13 de marzo, se apoderaron del rey y lo encarcelaron a él y a su familia en el castillo de Gripsholm. El tío de Gustav IV Adolf, el viejo, débil y sin hijos Carlos XIII, fue elegido rey de Suecia el 5 de junio, y al día siguiente una asamblea de nobles, clero, burguesía y campesinos aprobó una constitución.

Luchando en Jämtland Editar

Christian August se mostró muy reacio en la primavera y el verano de 1809 a realizar un ataque noruego contra Suecia, [50] pero finalmente fue empujado por el rey Federico VI. El 2 de julio Christian August ordenó un ataque contra Jämtland desde Trondheim, y el 10 de julio una fuerza de 1.800 hombres, bajo el liderazgo del general de división Georg Frederik von Krogh, marchó a través de la frontera hacia Jämtland. [51]

Para detener el avance noruego, Georg Carl von Döbeln fue enviado con un batallón del Regimiento de Hälsinge a Jemtland, al mismo tiempo que un batallón adicional de Gävle fue enviado contra Härjedalen y más tarde llegaron refuerzos del Regimiento de Granaderos de Vida y el Regimiento de Kalmar. . [52] Sin embargo, el 16 de julio, el ejército noruego que avanzaba capturó el atrincheramiento de Hjärpe que acababa de ser abandonado por una fuerza sueca de 200 hombres al mando del coronel Theodore Nordenadler. Poco después, los noruegos también capturaron los pueblos de Mörsil y Mattmar. Pero cuando el rumor de que Suecia y Rusia habían iniciado negociaciones de paz llegó al ejército noruego, von Krogh decidió retirarse y en su lugar dirigir su ataque contra Härjedalen. El 24 de julio, la fuerza sueca de 900 hombres al mando de von Döbeln y los 1.800 soldados noruegos se reunieron en Härjedalen, la fuerza noruega fue derrotada y tuvo que retirarse. Se escribió un armisticio al día siguiente en Bleckåsen en Alsens. [53] Una condición era que todas las tropas noruegas dejarían Suecia antes del 3 de agosto, lo que también sucedió. [52]

En Noruega, la situación empeoró constantemente debido al bloqueo de la Royal Navy y dado que ya no recibían suministros del norte de Rusia, después de que los rusos habían hecho las paces con los suecos el 17 de septiembre. La guerra de dos frentes de Suecia también había demostrado ser desastrosa para el población y especialmente los soldados apostados a lo largo de la frontera, debido a enfermedades y falta de suministros. [54] Por tanto, era un deseo de paz de ambas partes, y las negociaciones comenzaron en noviembre.

Tratado de Jönköping Editar

El 10 de diciembre de 1809, Nils Rosenkrantz y el ministro sueco Carl Gustaf Adlerberg se reunieron en Jönköping para firmar el tratado de paz entre Dinamarca-Noruega y Suecia, [55] que puso fin a la Guerra Dano-Sueca de 1808-1809. Tratado implicaba lo siguiente:

  • Ningún país cede ningún territorio (status quo)
  • Suecia intentaría mantener todos los buques de guerra de la Royal Navy en el Báltico a cierta distancia de la costa sueca.
  • Los renegados y criminales iban a ser extraditados

Pero Dinamarca-Noruega todavía estaban en guerra con el Reino Unido, e incluso si Suecia hiciera las paces con Napoleón en 1810, seguirían estando del lado de la Coalición durante la Guerra de la Sexta Coalición. [ cita necesaria ] Esto conduciría aún más al hecho de que el Reino de Noruega sería cedido al Rey de Suecia por el Tratado de Kiel en 1814, después de estar involucrado en otra guerra con Suecia, irónicamente bajo la regencia y el liderazgo militar de la misma. Jean Baptiste Bernadotte, quien dirigió el ejército de invasión franco-español-danés en 1808 después de su elección como Príncipe Heredero de Suecia en 1810 después de la muerte inesperada del mismo príncipe Carlos August, que comandó el ejército danés en 1808, y fue elegido corona sueca. Príncipe después de la deposición de Gustav IV. [56]


Thomas Jefferson & # 8211 State of the Union & # 8211 8 de noviembre de 1808

El Senado y la Cámara de Representantes de los Estados Unidos:

Conciudadanos, habría sido una fuente de gran satisfacción si nuestras últimas comunicaciones desde Europa me hubieran permitido informarles que las naciones beligerantes, cuyo desprecio por los derechos neutrales ha sido tan destructivo para nuestro comercio, se hubieran despertado al deber y verdadera política de revocar sus injustos edictos. Para que no se pudiera omitir ningún medio para producir este efecto beneficioso, no perdí tiempo en aprovechar el acto que autorizó la suspensión, total o parcial, de las diversas leyes de embargo. Se instruyó a nuestros ministros en Londres y París que explicaran a los respectivos Gobiernos allí nuestra disposición de ejercer la autoridad de tal manera que retirara el pretexto en el que se fundaron originalmente las agresiones y abriera el camino para una reanudación de esa relación comercial que era. supuestamente en todos los lados había sido obstruido a regañadientes.

Dado que cada uno de esos Gobiernos había prometido estar dispuesto a concurrir a renunciar a una medida que alcanzaba a su adversario únicamente a través de los derechos indiscutibles de los neutrales, y dado que la medida había sido asumida por cada uno como una represalia por una afirmación de aquiescencia en la agresión del otro, Se esperaba razonablemente que la ocasión hubiera sido aprovechada tanto para demostrar la sinceridad de sus profesiones como para devolver al comercio de los Estados Unidos su legítima libertad. Las instrucciones a nuestros ministros con respecto a los diferentes beligerantes fueron necesariamente modificadas con referencia a sus diferentes circunstancias, y a la condición anexa por ley al Poder Ejecutivo de suspensión, requiriendo un decreto de garantía a nuestro comercio que no resultaría de una derogación de los decretos de Francia. En lugar de una promesa, por lo tanto, de una suspensión del embargo sobre ella en caso de tal derogación, se presumió que un aliciente suficiente podría encontrarse en otras consideraciones, y particularmente en el cambio producido por el cumplimiento de nuestras justas demandas. por un beligerante y una negativa del otro en las relaciones entre el otro y los Estados Unidos.

Para Gran Bretaña, cuyo poder sobre el océano es tan ascendente, no se consideró incompatible con esa condición declarar explícitamente que si ella rescindiera sus órdenes en relación con los Estados Unidos, su comercio se abriría con ella y permanecería cerrado a su enemigo. en caso de que no rescindiera sus decretos también. De Francia no se ha recibido respuesta ni indicación alguna de que se contempla el cambio necesario en sus decretos. La acogida favorable de la proposición a Gran Bretaña era menos que dudable, ya que sus órdenes del consejo no sólo habían sido remitidas para su reivindicación a una aquiescencia por parte de los Estados Unidos que ya no era fingida, sino que el arreglo propuesto. , aunque resistió los decretos ilegales de Francia, implicó, además, sustancialmente las ventajas precisas que supuestamente pretendían las órdenes británicas. No obstante, el arreglo ha sido rechazado.

Habiendo fracasado así este experimento franco y liberal, y no habiendo ocurrido ningún otro hecho en el que se autorizara una suspensión del embargo por parte del Ejecutivo, queda necesariamente en la medida que originalmente se le dio. Tenemos la satisfacción, sin embargo, de reflexionar que a cambio de las privaciones impuestas por la medida, y que nuestros conciudadanos en general han soportado con patriotismo, ha tenido los importantes efectos de salvar a nuestros marineros y nuestra vasta propiedad mercantil, también. en cuanto a dar tiempo a la tramitación de las medidas cautelares y provisionales exigidas por la ocasión. Ha demostrado a las naciones extranjeras la moderación y firmeza que gobiernan nuestros consejos, y a nuestros ciudadanos la necesidad de unirse en apoyo de las leyes y los derechos de su país, y así ha frustrado durante mucho tiempo esas usurpaciones y expoliaciones que, si se resistían, implicaban Si se sometía a la guerra, sacrificaría un principio vital de nuestra independencia nacional.

Bajo una continuación de las medidas beligerantes que, desafiando las leyes que consagran los derechos de los neutrales, llenan de peligro el océano, dependerá de la sabiduría del Congreso decidir el rumbo que mejor se adapte a tal estado de cosas y traer consigo ellos, como lo hacen, desde todas las partes de la Unión los sentimientos de nuestros electores, mi confianza se fortalece en que al tomar esta decisión ellos, con una consideración infalible de los derechos e intereses esenciales de la nación, sopesarán y compararán las dolorosas alternativas a partir del cual se debe hacer una elección. Tampoco debería hacer justicia a las virtudes que en otras ocasiones han marcado el carácter de nuestros conciudadanos si no abrigara la misma confianza en que la alternativa elegida, cualquiera que sea, se mantendrá con toda la entereza y patriotismo que la crisis. debería inspirar.

Los documentos que contienen las correspondencias sobre el tema de los edictos extranjeros contra nuestro comercio, con las instrucciones dadas a nuestros ministros en Londres y París, se presentan ahora ante ustedes.

Las comunicaciones realizadas al Congreso en su última sesión explicaban la postura en la que el cierre de las discusiones relativas al ataque de un buque de guerra británico a la fragata Chesapeake dejó un tema sobre el que la nación había manifestado una sensibilidad tan honorable. Todas las opiniones sobre lo sucedido autorizaban la creencia de que el Gobierno británico tomaría medidas inmediatas para reparar un agravio que, cuanto más se investigaba, más claramente exigía lo que no se había previsto en la misión especial. Se comprueba que no se han tomado medidas a tal efecto. Por el contrario, se verá en los documentos presentados ante ustedes que el preliminar inadmisible que obstaculizó el ajuste aún se encuentra adherido y, además, que ahora se relaciona con el caso distinto e irrelativo de los autos en concilio. Las instrucciones que se habían dado a nuestro ministro en Londres con el fin de facilitar, en caso necesario, la reparación reclamada por los Estados Unidos se incluyen en los documentos comunicados.

Nuestras relaciones con las demás potencias de Europa no han sufrido cambios sustanciales desde su última sesión. Las importantes negociaciones con España, suspendidas y reanudadas alternativamente, experimentan necesariamente una pausa en la extraordinaria e interesante crisis que caracteriza su situación interna.

Con las potencias de Berbería continuamos en armonía, con la excepción de un procedimiento injustificable del Dey de Argel hacia nuestro cónsul en esa Regencia. Su carácter y circunstancias se le presentan ahora y le permitirán decidir hasta qué punto puede, ahora o en el futuro, requerir cualquier medida que no esté dentro de los límites del Poder Ejecutivo.

Con nuestros vecinos indios, la paz pública se ha mantenido de manera constante. Algunos casos de maldad individual han tenido lugar, como en otras ocasiones, pero de ninguna manera implican la voluntad de la nación. Más allá del Mississippi, los Ioways, los Sacs y los Alabamas han entregado para juicio y castigo a individuos de entre ellos acusados ​​de asesinar a ciudadanos de los Estados Unidos. En este lado del Mississippi, los Creeks se están esforzando por arrestar a delincuentes del mismo tipo, y los Choctaw han manifestado su disposición y deseo de arreglos amistosos y justos con respecto a las depredaciones cometidas por personas desordenadas de su tribu.Y, en general, a partir de la convicción de que los consideramos como parte de nosotros mismos y apreciamos con sinceridad sus derechos e intereses, el apego de las tribus indígenas se fortalece día a día, se extiende de lo más cercano a lo más remoto, y se extenderá ampliamente. retribuirnos por la justicia y la amistad practicadas hacia ellos. La cría y la manufactura doméstica están avanzando entre ellos más rápidamente con las tribus del Sur que del Norte, debido a las circunstancias del suelo y el clima, y ​​una de las dos grandes divisiones de la Nación Cherokee ahora está bajo consideración para solicitar la ciudadanía de los Estados Unidos, y para identificarse con nosotros en las leyes y el gobierno de la manera progresiva que consideremos mejor.

Como consecuencia de las asignaciones de la última sesión del Congreso para la seguridad de nuestras ciudades y puertos marítimos, se han erigido las obras de defensa que parecían exigir por la situación de los diversos lugares, su importancia relativa y la escala. del gasto indicado por el monto de la apropiación. Estas obras se terminarán principalmente en el transcurso de la presente temporada, excepto en Nueva York y Nueva Orleans, donde la mayor parte estaba por realizarse y aunque una gran proporción de la última asignación se ha gastado en el lugar anterior, aún se verán algunas vistas adicionales. ser sometido al Congreso para que su seguridad sea enteramente adecuada contra la empresa naval. Tan pronto como se reciban los diversos informes, se comunicará una visión de lo que se ha hecho en los distintos lugares y de lo que se propone hacer.

De los cañoneros autorizados por la ley de diciembre pasado, se ha considerado necesario construir solo ciento tres en el presente año. Estos, junto con los poseídos anteriormente, son suficientes para los puertos y aguas más expuestos, y los vecinos requerirán poco tiempo para su construcción cuando se considere necesario.

En virtud de la ley de la última sesión para levantar una fuerza militar adicional, se nombró inmediatamente a tantos oficiales como fueron necesarios para llevar a cabo el negocio del reclutamiento, y en la medida en que avanzó se han agregado otros. Tenemos razones para creer que su éxito ha sido satisfactorio, aunque aún no se han recibido tales declaraciones que me permitan presentarles una declaración de los números comprometidos.

No he creído necesario en el transcurso de la última temporada convocar a destacamentos generales de milicias o de voluntarios en virtud de las leyes aprobadas a tal efecto. Sin embargo, para la temporada siguiente, se les pedirá que estén listos en caso de que se requiera su servicio. Han sido necesarios algunos destacamentos pequeños y especiales para mantener las leyes de embargo en esa parte de nuestra frontera norte que ofrecía peculiares facilidades para la evasión, pero estos fueron reemplazados tan pronto como pudo ser hecho por cuerpos de nuevos reclutas. Con la ayuda de estos y de los buques armados puestos en servicio en otros lugares, el espíritu de desobediencia y abuso, que se manifestó temprano y con efecto sensible mientras no estábamos preparados para enfrentarlo, ha sido considerablemente reprimido.

Teniendo en cuenta el carácter extraordinario de los tiempos en que vivimos, nuestra atención debe fijarse incansablemente en la seguridad de nuestro país. Para un pueblo que es libre y que pretende seguir siéndolo, una milicia bien organizada y armada es su mejor seguridad. Por lo tanto, nos corresponde en cada reunión revisar la condición de la milicia y preguntarnos si está preparada para repeler a un enemigo poderoso en todos los puntos de nuestros territorios expuestos a la invasión. Algunos Estados han prestado una atención loable a este objeto, pero entre otros se encuentran todos los grados de negligencia. Solo el Congreso tiene el poder de producir un estado uniforme de preparación en este gran órgano de defensa, los intereses que tan profundamente sienten en la seguridad de su propio país y de su país, lo presentarán como uno de los objetos más importantes de su deliberación.

En virtud de los actos del 11 de marzo y 23 de abril en materia de armas, la dificultad de obtenerlas del exterior en la actual situación y disposición de Europa nos indujo a orientar todos nuestros esfuerzos hacia los medios de abastecimiento interno. Por lo tanto, se han ampliado las fábricas públicas, se han erigido maquinarias adicionales y, en la medida en que se puedan encontrar o formar artífices, su efecto, ya más del doble, puede incrementarse para seguir el ritmo del aumento anual de la milicia. Las sumas anuales asignadas por estos últimos se han destinado al fomento de las fábricas privadas de armas, y se han celebrado contratos con empresas de pompas fúnebres hasta casi el monto de la asignación del primer año.

La suspensión de nuestro comercio exterior, producida por la injusticia de los poderes beligerantes y las consiguientes pérdidas y sacrificios de nuestros ciudadanos son motivo de justa preocupación. La situación a la que nos hemos visto forzados nos ha impulsado a dedicar una parte de nuestra industria y capital a las manufacturas y mejoras internas. El alcance de esta conversión aumenta día a día, y quedan pocas dudas de que los establecimientos formados y en formación, bajo los auspicios de materiales más baratos y subsistencia, la libertad del trabajo de impuestos con nosotros y de derechos de protección y prohibiciones, se volverán permanentes. También es probable que el comercio con los indios dentro de nuestras propias fronteras reciba abundantes alimentos de la misma fuente interna y les asegure la paz y el progreso de la civilización, no perturbados por prácticas hostiles a ambos.

Las cuentas de los ingresos y egresos durante el año que finaliza el 30 de septiembre pasado aún no se han realizado, en lo sucesivo se remitirá un estado correcto de Hacienda. Mientras tanto se constata que los ingresos han ascendido a cerca de $ 18 millones, los cuales, con los $ 8,5 millones en Hacienda al inicio del año, nos han permitido, luego de atender las demandas actuales e intereses incurridos, pagar $ 2,3 millones. del principal de nuestra deuda fondeada, y nos dejó en el Tesoro ese día cerca de $ 14 millones. De estos, $ 5,35 millones serán necesarios para pagar lo que vencerá el día 1 de enero próximo, lo que completará el reembolso del 8% de las acciones. Estos pagos, con los efectuados en los seis años y medio anteriores, habrán extinguido $ 33.58 millones del principal de la deuda fondeada, siendo el total que pudiera ser pagado o comprado dentro de los límites de la ley y de nuestros contratos, y el La cantidad de capital así descargada habrá liberado los ingresos de alrededor de $ 2 millones de intereses y agregado esa suma anualmente al excedente disponible.

La probable acumulación de excedentes de ingresos más allá de lo que pueda aplicarse al pago de la deuda pública cuando se restablezca la libertad y seguridad de nuestro comercio, merece la consideración del Congreso. ¿Será improductivo en las bóvedas públicas? ¿Se reducirán los ingresos? ¿O no se destinará más bien al mejoramiento de caminos, canales, ríos, educación y otros grandes fundamentos de prosperidad y unión bajo los poderes que ya posea el Congreso o la reforma constitucional que aprueben los Estados? Si bien es incierto el curso de las cosas, el tiempo puede emplearse ventajosamente para obtener los poderes necesarios para un sistema de mejora, si se piensa mejor.

Aprovechando esta última ocasión que se dará de dirigirme a las dos Cámaras del Legislativo en su reunión, no puedo omitir la expresión de mi más sincero agradecimiento por las reiteradas pruebas de confianza que me han manifestado ellos y sus predecesores desde mi llamado a la administración y las muchas indulgencias experimentadas en sus manos. Estos mismos agradecimientos se deben a mis conciudadanos en general, cuyo apoyo ha sido mi gran aliento en todas las situaciones embarazosas. En la transacción de su negocio no puedo haber escapado al error. Es un incidente de nuestra naturaleza imperfecta. Pero puedo decir con verdad que mis errores han sido de entendimiento, no de intención, y que el avance de sus derechos e intereses ha sido el motivo constante de toda medida. Sobre estas consideraciones solicito su indulgencia. Mirando con ansiedad los destinos futuros, confío en que en su carácter firme, imperturbable por las dificultades, en su amor a la libertad, a la obediencia a la ley y al apoyo de los poderes públicos, veo una garantía segura de la permanencia de nuestra República y, retirándome del cargo de sus asuntos, llevo conmigo el consuelo de una firme convicción de que el Cielo tiene reservado para nuestro amado país por muchos siglos de prosperidad y felicidad.


Novedades de Windows 10, versión 1909 y Windows 10, notas de la versión 1903

Windows 10, versiones 1903 y 1909 comparten un sistema operativo central común y un conjunto idéntico de archivos de sistema. Como resultado, las nuevas características de Windows 10, versión 1909 se incluyeron en la reciente actualización de calidad mensual para Windows 10, versión 1903 (lanzada el 8 de octubre de 2019), pero actualmente se encuentran en un estado inactivo. Estas nuevas funciones permanecerán inactivas hasta que se activen mediante un paquete de habilitación, que es un "interruptor maestro" pequeño y de instalación rápida que simplemente activa las funciones de Windows 10, versión 1909.

Para reflejar este cambio, las notas de la versión para Windows 10, versión 1903 y Windows 10, versión 1909 compartirán una página de historial de actualizaciones. Cada página de lanzamiento contendrá una lista de problemas resueltos para las versiones 1903 y 1909. Tenga en cuenta que la versión 1909 siempre contendrá las correcciones para 1903, sin embargo, 1903 no contendrá las correcciones para 1909. Esta página le proporcionará los números de compilación para las versiones 1909 y 1903 para que sea más fácil para el soporte ayudarlo si encuentra problemas.

Para obtener más detalles sobre el paquete de habilitación y cómo obtener la actualización de funciones, consulte el blog de opciones de entrega de Windows 10, versión 1909.


Sábado, 18 de noviembre de 2006

Batalla de Talevera de la Reina

La batalla de Talavera tuvo lugar del 27 al 28 de julio de 1809, cuando, tras expulsar al ejército francés del mariscal Soult de Portugal, los 20.000 soldados británicos del general Sir Arthur Wellesley unieron fuerzas con 33.000 soldados españoles al mando del general Cuesta y marcharon por el valle del río Tajo hasta Talavera. de la Reina, 113 km al suroeste de Madrid.

Aquí se encontraron con Marshall Victor con su cuerpo sin apoyo. Wellesley presionó para un ataque inmediato. Cuesta, sin embargo, insistió en que sus hombres no pelearían el sábado (era domingo), y Víctor se retiró.

Al día siguiente, Cuesta envió a su ejército de cabeza tras los franceses, y descubrió que Víctor había sido reforzado por el rey José y Marshall Jourdan y los españoles se retiraron más rápido de lo que habían llegado. Varias unidades británicas avanzaron para cubrir la retirada española y Wellesley casi fue capturado (solo una de las muchas veces que los franceses casi lo atrapan).

La noche del 27 al 28 de julio vio una gran escaramuza cuando los franceses realizaron tres ataques, tratando de tomar una colina vital donde estaban acampadas las tropas británicas. En otra parte del campo, la infantería española fue asustada por una patrulla de caballería francesa y huyó de sus posiciones, regresando solo poco antes de que comenzara la batalla.

Tras un bombardeo inicial, los franceses lanzaron un gran ataque contra el sector británico mientras que los españoles aguantaron varios ataques a lo largo del día. Los británicos cargaron con la mayor parte del peso de esta batalla reñida, para la cual los españoles no estaban entrenados y resistieron los ataques franceses a un costo de 5.500 muertos o heridos. Los españoles perdieron alrededor de 1.000 y los franceses 7.390 muertos o heridos. Muchos de los heridos de ambos lados murieron quemados cuando la hierba seca se incendió.

La brigada ligera, bajo el mando de Robert Crauford, se perdió la batalla, a pesar de una heroica marcha de 42 millas a través de un terreno montañoso. Llegan unas horas después del final, ayudando a lidiar con los casoulties y a combatir los incendios de matorrales que resultaron tan mortales.

Después de la batalla, los británicos se enteraron de que Marshall Soult con su cuerpo amenazaba su línea de retirada. Cuesta le informó a Wellesley que había puesto una guarnición en el camino de Soult, pero la 'guarnición' era un batallón de fuerza menor y los británicos se retiraron, dejando a sus heridos bajo la protección de Cuesta (los abandonó rápidamente, pero fueron rescatados por los franceses).

La retirada se convirtió en una pesadilla, y de ninguna manera por culpa de los franceses: Cuesta había prometido suministros a los británicos pero se los había negado. Las tropas españolas incluso amenazaron con saquear cualquier aldea que proporcionara suministros a sus "aliados". Los británicos, naturalmente, no confiaron en los españoles después de eso.

Después de que la noticia de la victoria llegara a Inglaterra, Wellesley fue elevado a la nobleza y nombrado vizconde de Wellington, de Talavera y de Wellington en el condado de Somerset.

Batalla de Alcañiz

La batalla de Alcañiz resultó en la derrota del ejército francés del general Suchet el 23 de mayo de 1809 por una fuerza española al mando del general Blake.

El ejército del general Blake de 8.500 de infantería y 500 de caballería fue atacado por el ejército del general Suchet de 10.000 de infantería y 800 de caballería, sin embargo, el ejército de Blake tenía una gran cantidad de artillería al mando del general García Loigorri en apoyo.

La victoria se atribuye al soberbio mando de Loigorri de la artillería española que permitió que las columnas francesas se cerraran y luego las mutilara con salvas bien dirigidas. Más tarde, Loigorri fue ascendido a mariscal de campo y se convirtió en el primer oficial de artillería en recibir la Cruz de San Fernando.

No tenemos mucha información sobre la batalla, así que si tienes alguna, contáctanos. -John

Asedio de Gerona

El Asedio de Gerona del 6 de mayo de 1809, a veces llamado Tercer Asedio de Gerona (después de dos batallas en 1808), implicó la lucha de siete meses de la Grande Armée francesa para conquistar la guarnición española en Gerona. El pueblo resistió obstinadamente bajo el liderazgo del general Álvarez hasta que la enfermedad y el hambre lo obligaron a capitular el 12 de diciembre.

Tras la ascensión de José Bonaparte al trono de España en 1808, el general Álvarez era el comandante del castillo de Montjuïc en Barcelona. El 29 de febrero llegaron tropas francesas para tomar posesión de la fortaleza. Álvarez se disponía a defenderlo contra ellos cuando recibió órdenes directas de su Comandante en Jefe de entregarlo. Álvarez huyó de Barcelona y se unió a los rebeldes españoles contra el dominio francés. El Gobierno español en Cádiz lo nombró comandante del Ejército de Cataluña y gobernador de Gerona.

El 6 de mayo, un ejército francés de 18.000 hombres al mando del duque de Castiglione sitió la ciudad. Álvarez tenía sólo 5.600 hombres en armas. Los franceses montaron 40 baterías de cañones que durante los siguientes siete meses dispararon unos 20.000 proyectiles explosivos y 60.000 balas de cañón contra la ciudad. En agosto, los franceses capturaron el castillo de Montjuich, el principal punto defensivo. Sin desanimarse, De Castro construyó barricadas y trincheras dentro de la ciudad y la batalla se prolongó durante otros cuatro meses antes de que Alavarez, agotado y enfermo, entregara el mando a un subordinado. Dos días después, el 12 de diciembre, la ciudad capituló. Se estima que unas 10.000 personas, soldados y civiles, habían muerto en su interior. Las pérdidas francesas fueron de alrededor de 15.000, más de la mitad de ellas por enfermedades.

La resistencia de la ciudad (sólo rivalizada por la defensa de Zaragoza) sirvió bien a los propósitos españoles debido a los grandes retrasos y pérdidas impuestas a los franceses, y la batalla se convirtió en una especie de leyenda en el transcurso de la Guerra de la Independencia. A pesar de la mala salud de Álvarez, los franceses lo encarcelaron en Perpignan.

Batalla de Medellín

Víctor inició su avance hacia el sur con el objetivo de destruir al Ejército de Extremadura, comandado por el general Cuesta, que se retiraba ante el avance francés. El 27 de marzo, Cuesta se reforzó con 7.000 soldados y decidió enfrentarse a los franceses en la batalla en lugar de seguir retirándose.

El campo de batalla estaba al sureste de la ciudad de Medellín, que estaba aproximadamente a 300 km al suroeste de Madrid. El río Guadiana corría a lo largo de un eje oeste-este en el borde norte del campo de batalla y se unía con el río Hortiga, que corría a lo largo de un eje norte-sur que impedía cualquier maniobra de flanqueo español en la derecha francesa. Aunque los españoles superaban en número a los franceses de 23.000 a 17.500 soldados, Víctor tenía una marcada superioridad en caballería (4.500 a 3.000) y una ventaja aún mayor (50-30) en cañones.

Ambos comandantes organizaron sus ejércitos de una manera inusual, aunque la disposición de Víctor era más razonable. El centro del ejército francés, una división de infantería al mando del general Eugene Villatte, ocupaba la carretera principal que conducía de Medellín a Don Benito en el sureste, mientras que las alas, comandadas por Lasalle (izquierda) y Latour-Maubourg (derecha), se situó mucho más al sur y al sureste. Cada ala estaba compuesta por una división de caballería y dos batallones de infantería llenos de tropas alemanas de la Confederación del Rin. Aparentemente, Víctor tenía la intención de seguir retirando sus flancos cada vez más cerca del centro hasta que un poderoso contraataque pudiera romper las líneas españolas. La reserva de Víctor era una división de infantería al mando del general Francois Ruffin, que no tomaría parte en la batalla. Cuesta no mantuvo reserva y extendió solo 23.000 hombres, desplegados en cuatro filas, en un arco de cuatro millas desde Guadiana hasta Hortiga. Su plan era simplemente atacar las alas francesas y esperar atrapar a todo el ejército francés de espaldas a Medellín y al río Guadiana, que era exactamente lo que esperaba Víctor.

El cañoneo comenzó alrededor de la 1 p.m. y Cuesta ordenó el ataque una hora después. Los españoles inicialmente tuvieron mucho éxito, repeliendo una impaciente carga de caballería en su flanco izquierdo por una brigada de dragones de Latour-Maoubourg e incitando a ambas alas francesas a seguir retrocediendo, todo mientras sus escaramuzadores desataban fuego mortal contra las filas francesas. La posición de Lasalle era un poco peligrosa, ya que el Guadiana a sus espaldas significaba que sus 2.000 jinetes y 2500 infantes no podían retroceder más de una milla. Tres regimientos de caballería española rondaban la orilla del Guadiana e intentaron girar a la izquierda francesa, pero Lasalle y sus hombres se mantuvieron en sus débiles posiciones.

En este punto de la batalla, ambos flancos franceses se habían retirado lo suficiente como para estar a una distancia de apoyo fácil de la división de Villatte. El sector occidental de Latour-Maubourg se reforzó con el regimiento de infantería de la 94.ª línea y un batallón de granaderos. Los diez cañones franceses en esta parte del campo de batalla también estabilizaron la situación, ya que superaron constantemente a sus homólogos españoles. La infantería española, sin embargo, siguió avanzando y creó muchos problemas para los hombres de Latour-Maubourg, que estaban dispuestos en cuadrados para protegerse contra las cargas de la caballería y, en consecuencia, tenían una potencia de fuego limitada. Cuando los españoles amenazaron con capturar los cañones franceses, Latour-Maubourg ordenó a los dragones que atacaran una vez más. Esta vez, la carga tuvo éxito. Los dragones franceses derrotaron a tres regimientos de caballería españoles, que huyeron del campo y dejaron a su infantería aislada, lo que los llevó a huir también. Como Cuesta no tenía reservas, una brecha de esta magnitud era lo peor que le podía pasar a su frágil línea.

Los eventos ahora se desarrollaron rápidamente.Lasalle se había reforzado con siete batallones de infantería de Villatte, y una vez que vio la huida española hacia el oeste, también ordenó un poderoso contraataque. El 2º regimiento de Húsares, acompañado por un regimiento de Chasseurs à Cheval, aplastó a la caballería española, se reformó y cargó contra la infantería española una vez más abandonada en el flanco oriental. Los nuevos batallones de Lasalle también atacaron frontalmente y los dragones franceses ahora rodaban sobre el centro del ejército español, que intentó huir de cualquier forma que pudiera. Muchos murieron brutalmente en esta retirada caótica y el ejército de Cuesta efectivamente dejó de existir.

Había sido un día desastroso para Cuesta, quien casi pierde la vida en la batalla. Los españoles tenían 8.000 soldados muertos o heridos y unos 2.000 capturados, mientras que los franceses solo sufrieron unas 1.000 bajas. Además de eso, los españoles perdieron 20 de sus 30 cañones. Fue la segunda gran derrota de Cuesta a manos de los franceses después de Medina del Río Seco en 1808. La batalla vio un comienzo exitoso de la conquista francesa del sur de España.

Batallas de Porto

La primera batalla de Oporto tuvo lugar el 28 de marzo de 1809, cuando los franceses al mando del mariscal Soult derrotaron por completo a 10.000 milicias portuguesas al mando de Lima Barreto y Pareiras en las afueras de la ciudad de Oporto (tradicionalmente llamada Oporto por los británicos). Soult siguió su éxito al asaltar la ciudad, con una masacre horrible que los civiles que huían de la ciudad fueron atacados por la artillería francesa que intentaba cruzar el puente hacia la costa sur, colapsando el puente. Se estima que 10,000 de los habitantes murieron en el ataque. Se desconocen las pérdidas sufridas por la milicia, aunque deben haber perdido varios miles. Los franceses perdieron solo 500 hombres.

La segunda batalla se produjo el 12 de mayo. Tomando el mando de las tropas británicas en Portugal en abril, el general Arthur Wellesley dirigió el ejército británico reforzado hacia el norte para vencer a los franceses. Cuando los británicos llegaron a la ciudad, se dieron cuenta de que no podían cruzar el río Duero porque Soult había ordenado que todos los barcos fueran destruidos o trasladados a la orilla norte.

El coronel John Waters estaba reconociendo el río al este de Oporto cuando se le acercó un barbero portugués que lo condujo a un punto de la orilla oculto por la maleza donde había `` un esquife, un prior del convento y tres o cuatro campesinos '' en parte en A súplicas de Waters y en parte a instancias del Prior, los campesinos se subieron al esquife con el oficial británico y cruzaron el río, trayendo de regreso tres barcazas de vino que estaban sin vigilancia en la orilla opuesta.

Cuando se le informó de esto, Wellesley dijo 'bueno, dejen que los hombres crucen'. Inmediatamente una compañía de los 3º Buffs, cruzó el río y entró en un convento amurallado que dominaba el rellano. Cuando Soult y los franceses se dieron cuenta de que las fuerzas de Wellesley estaban en la orilla norte, se había enviado al convento un batallón completo al mando de Rowland Hill.

El general Foy, que vio por primera vez el cruce británico, requisó un batallón y dirigió un ataque contra el convento, pero fue rechazado con grandes pérdidas. Reforzado más tarde en el día a cuatro batallones, atacó de nuevo. En ese momento, sin embargo, 3 batallones completos ocupaban el convento y los edificios circundantes. Una vez más, Foy fue rechazada. Soult retiró las tropas que custodiaban los barcos de Oporto para reforzar a Foy, la gente de Oporto partió de inmediato en "cualquier cosa que pudiera flotar" y transportó más tropas británicas. Cuatro batallones británicos fueron traídos de inmediato.

La brigada de Murray con la 14ª caballería ligera estaba estacionada hacia el este para cortar la retirada francesa. Murray no lo hizo, de lo contrario, todo el ejército francés pudo haber sido capturado y se contento con escaramuzas con la vanguardia francesa. Sin embargo, el 14 se aceleró tras los franceses en retirada y ambos causaron y recibieron considerables bajas.

Batalla de Ciudad-Real

La batalla de Ciudad-Real se libró el 27 de marzo de 1809 y resultó en una victoria francesa bajo el mando del general Sebastiani contra los españoles bajo el mando del general Cartojal.

Si tiene más información sobre la batalla, infórmenos.

Batalla de Villafranca del Bierzo (Vi'ya'Frang'ka Del Bi'yehr'Tzo)

La batalla de Villafranca del Bierzo tuvo lugar durante la ocupación francesa de León en la Guerra de la Independencia. Después de un sangriento asedio de cuatro horas, la pequeña y aislada guarnición francesa de Villafranca se rindió a una fuerza española al mando del brigadier Mendizábal.

En 1809, las operaciones militares españolas en el norte de España estuvieron marcadas por esfuerzos esporádicos para expulsar a los franceses de las provincias que habían invadido durante el colapso de los ejércitos españoles el año anterior. Fragmentos de los ejércitos destrozados por los franceses, que operaban en conjunto con guerrillas y milicias, organizaron incursiones y escaramuzas que ocasionalmente dieron como resultado la captura de tropas y suministros franceses.

Una formación española restante, la división de infantería regular del general La Romana, se estableció en Asturias y hostigó a los franceses en León y Galicia. En marzo, elementos de la unidad, armados con un cañón francés de 12 libras y municiones recuperadas de un puesto abandonado en Ponferrada, decidieron atacar el puesto francés en la cercana Villafranca del Bierzo.

La vanguardia del ataque estaba formada por unos 1.500 hombres de los regimientos de Zaragoza y Zamora al mando de Mendizábal. El 17 de marzo entraron en la plaza de Villafranca y se acercaron a los franceses atrincherados en el castillo. Estalló una costosa batalla que se cobró la vida de varios oficiales españoles. Después de cuatro horas de lucha, los franceses acordaron rendirse.

Batalla de la Coruña

En La Coruña, la retirada británica terminó y los soldados exhaustos descansaron mientras se embarcaban los heridos y las provisiones. Un observador señaló que parecía que nada podía despertar a los casacas rojas, pero el 16 de enero, cuando llegó la noticia de que iban a llegar los franceses, "todos se unieron y formaron sus compañías y regimientos, listos y ansiosos por enfrentarse al enemigo".

La infantería británica formó una serie de líneas defensivas con la posición clave en el pequeño pueblo de Elvina. Este punto fue el objetivo de Soult y, tras un largo bombardeo, envió un fuerte ataque contra los 42 y 50 regimientos defensores. Y una orden de traer municiones se confundió con una de retirarse. Moore reunió a la 42 y echaron a los franceses en un sangriento combate cuerpo a cuerpo. segundos después de que la 42a cargara, Moore fue alcanzado por una bala de cañón y se mantuvo con vida el tiempo suficiente para ver ganada la batalla. La batalla por la aldea fue feroz y los británicos tardaron varias horas en ahuyentar a los atacantes.

Un intento de la caballería francesa de flanquear la derecha británica fue derrotado por francotiradores fusileros del 95º. También se rechazó un asalto más directo al centro de los defensores y, al caer la noche, los británicos volvieron a evacuar a las tropas. El costo para los británicos incluyó a unos 900 hombres y la muerte de Sir John Moore, mientras que los franceses sufrieron unas 2000 bajas. La evacuación, sin embargo, fue un éxito total y llevó a que unos 27.000 hombres fueran salvados para luchar otro día.

Con el principal ejército francés atraído hacia el norte, la reinvasión planificada de Portugal se retrasó durante varios meses, lo que permitió a los británicos tener tiempo suficiente para construir la pequeña guarnición que quedaba en Lisboa en el ejército que derrotó la invasión francesa bajo Soult y posteriormente expulsó a los franceses de la Península Ibérica. península. Arthur Wellesley, duque de Wellington, dijo de Moore. "Sabes, no creo que hubiéramos ganado sin él".

Batalla de Cacabelos

A medida que la retirada continuaba, el ejército británico (con la excepción de la retaguardia bajo el crauford 'Black Bob' y los regimientos de la Guardia) comenzó a perder su disciplina, muchos hombres se salieron de las filas por agotamiento o para buscar bebida. Si bien muchos de ellos encontraron el camino de regreso al ejército, rara vez fue a sus antiguas unidades y la confusión resultante rompió aún más la disciplina.

Moore decidió contener a los franceses en el puente de Cacabelos sobre el río Coa, unos tres kilómetros antes de Villafranca, y envió al resto del ejército a sus almacenes bien provistos. Desafortunadamente, tan pronto como llegaron a la ciudad, las numerosas tropas británicas se desataron para saquear todo el licor que pudieron encontrar y el orden se desintegró.

De vuelta en el puente, los británicos estaban bajo una presión extrema del general barón Auguste Colbert y una gran cantidad de dragones franceses.

Después de un fuerte enfrentamiento en el que los rifles 95 y la caballería fueron derrotados detrás del puente Cacabelos, los franceses retrocedieron para reformarse para un ataque a través del puente.

Mientras Colbert lideraba la carga. Henry Paget, duque de Uxbridge hizo una apuesta con los hombres de la 95th Rifles sobre quién podría disparar al comandante francés. Un fusilero irlandés, Thomas Plunkett, corrió por delante de su unidad para tumbarse de espaldas y disparar al general en la cabeza y luego, para demostrar que no fue un disparo afortunado, mató a un tambor mayor francés que cabalgó en ayuda del general.

Al ver a su líder asesinado, los franceses se retiraron y permitieron que Moore se mudara a Villafranca, donde estaba consternado por los acontecimientos de los borrachos.

Incluso la ejecución de un delincuente falló en hacer más que detener temporalmente el libertinaje y la retirada hacia La Coruña siguió adelante.

Batalla de Benavente

Después de la batalla de Sahagún, los británicos se enteraron de que los ejércitos españoles habían sido aplastados por la Grande Armee y Moore decidió retirarse hacia el norte y alejar a los franceses del resto de España y Portugal, donde una pequeña guarnición británica de 10.000 hombres permanecía bajo el mando. de Arthur Wellesley

Cuando los hombres de Sir John Moore se alejaron del ejército de Napoleón Bonaparte que se acercaba rápidamente, los franceses enviaron 600 jinetes al mando del general Charles Lefebvre-Desnouettes para interrumpir la retirada británica.

Cogieron a la retaguardia británica en el río Cea, pero el coraje de un pequeño grupo de caballería británica consiguió tiempo suficiente para que Henry Paget (Lord Uxbridge) organizara una defensa.

Hubo un choque indeciso entre los hombres de Lefebvre-Desnouettes y la fuerza de Paget del 10º de Húsares y la caballería de la Legión Alemana del Rey.

Atrayendo a los franceses en dirección a Benavente, los hombres de Paget les tendieron una emboscada y, después de una dura pelea, persiguieron a los franceses en retirada a través del Coa.

Los británicos sufrieron alrededor de una docena de bajas, mientras que los franceses perdieron 50 hombres muertos y heridos y 100 capturados. Lefebvre-Desnouettes entre estos últimos.

A pesar del éxito moral de Benavente, la retirada hacia La Coruña continuó.

Batalla de Sahagún

Cuando la fuerza expedicionaria británica bajo John Moore marchó hacia España para apoyar a los españoles (cuyos ejércitos ya habían sido aplastados, sin que los británicos lo supieran), Henry Paget (Lord Uxbridge), comandante de la vanguardia de la caballería británica, decidió enfrentarse a una caballería francesa. fuerza basada en Sahagún.

Partiendo con los húsares 15 y 10, Paget llegó cerca de la ciudad y dividió su fuerza para atrapar a los franceses mientras se retiraban.

Envió al general Slade con el 10 para atacar Sahagún, que albergaba a unos 600 dragones, pero el general se movió demasiado lento y cuando los franceses descubrieron la columna de ataque se retiraron.

Cuando salieron de Sahagún, los franceses notaron el número 15 de Paget y, confundiéndolos con jinetes españoles, se dispusieron a atacar.

En lugar de que los inestables soldados españoles se opusieran a ellos, la caballería del general Debelle se enfrentó a una carga de unos 400 húsares británicos.

En cuestión de segundos, la primera fila francesa se había derrumbado y la retaguardia estaba dispersa, convirtiendo una batalla formada en una amarga lucha de duelo entre jinetes individuales donde los británicos tenían toda la ventaja.

Debelle y la mitad de sus hombres escaparon, pero dejaron atrás al menos 120 hombres muertos y más de 160 capturados.

Los británicos perdieron dos muertos y una veintena de heridos.

En una nota al margen, esta batalla nunca se menciona en ningún relato francés de la guerra peninsular (nunca sucedió, solo pregúnteles).

Batalla de Uclés

La batalla de Uclés se libró el 13 de enero de 1809 y resultó en una victoria francesa bajo el mando del general Víctor contra los españoles bajo el mando del general Venegas.

Debido a la falta de información, esto es todo lo que tenemos disponible en esta batalla. Si tiene más información, envíela.

Batalla de Zaragoza

El Segundo Asedio de Zaragoza, después de un primero en 1808, fue un ataque a la ciudad española de Zaragoza durante la Guerra de la Independencia. Es ampliamente considerada una de las batallas más brutales en la historia de la guerra napoleónica; incluso se puede hacer una comparación con la Batalla de Stalingrado debido a la extrema brutalidad y las feroces luchas callejeras que ocurrieron en ambos asedios. La batalla quizás se resume mejor en la respuesta del general Palafox a los franceses cuando se le preguntó si consideraría un armisticio: "Guerra al cuchillo". [

Tras la retirada francesa a la línea del Ebro tras el primer asedio, el general Palafox descuidó la restauración de las defensas de la ciudad hasta después de la noticia de la derrota española en la batalla de Tudela. Sin embargo, debido a las operaciones francesas en otros lugares, a los españoles se les dio tres semanas para preparar sus defensas.

El 20 de diciembre de 1808 el ejército francés al mando del general Moncey tomó las alturas del Monte Terro. Los llamados de Moncey a la rendición fueron rápidamente rechazados y comenzó el asedio de la ciudad propiamente dicha.

La lucha se limitó a las defensas periféricas durante el mes siguiente mientras los franceses se acercaban lentamente a las murallas con sus trincheras, y pronto se abrieron varias brechas en las murallas. Palafox preparó defensas internas para resistir el inevitable asalto.

El 27 de enero de 1809, los franceses asaltaron las brechas y se abrieron paso hacia la ciudad. Sin embargo, donde esto normalmente habría resultado en un saqueo, el populoso, así como las tropas españolas regulares, estaban lejos de ser derrotados y en su lugar se llevaron a cabo horribles combates callejeros.

Las batallas individuales son notables por su ferocidad. En un momento del Convento de San Agustín, los franceses sostuvieron el Altar al final de la capilla e intercambiaron disparos durante horas y horas con los españoles atrincherados en la Nave y el Campanario. Sin embargo, la superioridad francesa en equipamiento y entrenamiento estaba pasando factura, y miles caían diariamente tanto en los combates como debido a las enfermedades, que se extendían por la ciudad.

Finalmente llegó el final cuando los franceses abrieron un segundo frente a la ciudad en la orilla norte del Ebro. El 20 de febrero los españoles finalmente se rindieron. La mayor parte de la ciudad estaba en ruinas y alrededor de 54.000 personas murieron en el sitio.

La Batalla de Somosierra (30 de noviembre de 1808) tuvo lugar en el puerto de Somosierra en la Sierra de Guadarrama al norte de Madrid durante la Guerra de la Independencia. Fue una victoria para los franceses bajo Napoleón y condujo directamente a la caída de Madrid el 4 de diciembre. El episodio más famoso de la batalla fue una espectacular carga de caballería polaca dirigida por Jan Kozietulski.

A finales de noviembre de 1808, el gigante francés había abrumado y destruido ambas alas del ejército popular español. Para completar su reconquista de España, Napoleón avanzó sobre Madrid con 45.000 hombres de su Grande Armée.

El general San Juan reunió un ejército ad hoc de milicias, reservistas y varios regimientos regulares que se tambaleaban por derrotas anteriores en un total de aproximadamente 20.000 hombres para defender Madrid. Con el fin de ocultar los numerosos accesos a la ciudad, San Juan se vio obligado a desconcentrar sus fuerzas, que ya estaban muy superadas en número. Bajo sus órdenes, se enviaron 9.000 hombres al oeste para vigilar el paso de Guadarrama, mientras que 3.500 ocuparon un puesto avanzado en Sepulvida, dejando sólo 9.000 hombres y 16 cañones en las alturas de Somosierra.

La naturaleza del terreno favoreció al español. En la tarde del 29 de noviembre, la brigada de Sepulvida rechazó un ataque francés. Infligiendo muchas bajas y escapó de un abrumador número de franceses en la oscuridad que se avecinaba. A la mañana siguiente, Napoleón avanzó con su infantería directamente hacia el paso mientras pequeños destacamentos subían por los flancos. Intercambiando descargas de mosquete con los defensores, los franceses hicieron un progreso lento pero mensurable hacia los cañones enemigos.

Debido a que las fuerzas españolas no podían ser fácilmente flanqueadas por el movimiento de infantería, y Napoleón estaba impaciente por continuar, ordenó a la escolta polaca de caballos ligeros que cargara contra la artillería española.

El boletín 13 mencionó que fueron comandados por el general Louis Pierre, conde Montbrun. Sin embargo, tanto los participantes polacos como el teniente coronel. Pierre Dautancourt, uno de los comandantes de la unidad, destacó en sus relaciones que no era así. Datancourt mencionó que Montbrun se rió de la idea. Sin embargo, el historiador francés Adolphe Thiers le otorgó los honores de liderar la carga, lo que provocó la protesta de los polacos participantes vivos de la batalla. También el Mayor Philippe de Ségur en sus recuerdos escribió que él estaba al mando de la carga, pero sus parientes a menudo se describían como poco confiables y, nuevamente, tanto Dautancourt como Poles negaron su papel.

La Primera carga fue dirigida por Kozietulski, pero perdió su caballo después de tomar la primera batería. Luego, el 3er escuadrón del teniente Andrzej Niegolewski, que había estado en reconocimiento con sus tropas, se unió a la carga. La carga continuó bajo el mando de Dziewanowski, y cuando cayó de su caballo después de tomar la tercera batería, por Wincenty Krasiński. La carga a la última batería estuvo a cargo de Niegolewski, quien luego sobrevivió casi de milagro cuando la infantería española contraatacó y recuperó la batería (recibió nueve heridas de bayoneta y una herida en la cabeza. Niegolewski afirmó que recibió un disparo en la cabeza, pero otros relatos dicen que fue una herida de sable.

La segunda carga fue liderada por Tomasz Łubieński, quien luego intentó reclamar la victoria, minimizando el papel del tercer escuadrón mientras Niegolewski aseguraba que se llevó los cañones y Łubieński lo tuvo tan fácil 'Los españoles le disparaban con caramelos'.

Los oficiales franceses intentaron minimizar el efecto de la carga polaca, alegando que todo el éxito debería darse a la infantería francesa del general Francois Ruffin. Sin embargo, el 13º boletín de la Grande Armée mencionaba el papel principal de los chevau-légers polacos. Es innegable que incluso la primera carga pudo tomar las cuatro baterías, incluso si el éxito fue temporal y la última fue recapturada rápidamente, lo que permitió a la infantería francesa presionar su ataque, y que la segunda carga tomó la última batería nuevamente. Se produjo una retirada total de la milicia irregular española andaluza.

San Juan hizo que su ejército regresara a Madrid. Aunque la victoria en Somosierra fue más exactamente el resultado de un ataque combinado de infantería y caballería, con la infantería soportando los combates más duros, relatos posteriores, incluido Napoleón, pusieron todo el énfasis en la valiente carga polaca.

Las patrullas francesas llegaron a las afueras de Madrid el 1 de diciembre. El general San Juan hizo un intento poco entusiasta e inútil de defender la capital, y el 24 de diciembre, un devastador bombardeo de artillería francesa hizo afligirse a la defensa española. San Juan entregó a los 2.500 habituales que le quedaban, los 20.000 civiles bajo su bandera se dispersaron y los franceses entraron en Madrid por segunda vez ese año.

Batalla de Tudela

Con los ejércitos españoles acechando demasiado cerca de sus flancos en su marcha hacia Madrid, Napoleón Bonaparte envió a su amigo de confianza, el mariscal Jean Lannes, con 31.000 hombres para poner fin a su amenaza.

Bajo el mando del general Francisco Castaños, un ejército español fue capturado en Tudela y rápidamente derrotado.

Los 19.000 españoles mal desplegados no pudieron contener los bien ejecutados ataques de Lannes que aprovecharon las grandes brechas en las líneas españolas y rápidamente se pusieron en fuga.

Todo el ejército español habría quedado muy destruido si el mariscal Ney, al mando de una fuerza enviada para cortar cualquier ruta de retirada, hubiera logrado cerrar la trampa a tiempo. De hecho, Castanos perdió 4000 hombres, mientras que Lannes sufrió solo 650 hombres muertos y heridos.

Batalla de Espinosa

La Batalla de Espinosa se libró los días 10 y 11 de noviembre de 1808 en el municipio de Espinosa en la Cordillera Cantábrica y resultó en una victoria francesa al mando del general Víctor contra el Ejército de Galicia del teniente general Joaquín Blake.

El primer día de la batalla, Víctor, buscando una victoria fácil para borrar su humillación en Valmaseda, lanzó una serie de ataques mal coordinados que fueron rechazados con grandes pérdidas por los disciplinados habituales del general La Romana. Al anochecer, las posiciones de Blake aún se mantenían. En la mañana del 11 de noviembre, Víctor lideró un ataque francés masivo que atravesó el ala izquierda de Blake y expulsó a los españoles del campo. Los franceses capturaron un total de 30 cañones y 30 estandartes.

Aunque no fue una derrota decisiva en sí misma, la desesperada confusión del desgarrado y cansado ejército español (sin gobierno ni estructura de mando militar para coordinarlo) significó que Espinosa marcó el golpe de gracia al Ejército de Galicia de Blake. Blake, para su crédito, condujo a los hombres restantes a través de una retirada heroica hacia el oeste a través de las montañas, escapando, ante la incredulidad de Napoleón, de la persecución de Soult, pero cuando llegó a León el 23 de noviembre, solo quedaban 10,000 hombres bajo su bandera.

Batalla de Burgos

La batalla de Burgos se libró el 7 de noviembre de 1808. Un poderoso ejército francés al mando del mariscal Bessières aplastó y destruyó a los españoles en inferioridad numérica al mando del general Belveder, abriendo el centro de España a la invasión.

La historia española recuerda esta batalla por la vana valentía de la Guardia y los regimientos valones de Don Vicente Genaro de Quesada. Formando una retaguardia para las destrozadas líneas españolas, estas tropas absorbieron repetidas cargas de la caballería francesa del general Lasalle sin ceder ni una pulgada de terreno. El costo fue una masacre tanto de franceses como de españoles: de los 307 hombres en la retaguardia solo sobrevivieron 74, cubiertos de sangre con uniformes hechos jirones, bayonetas dobladas y desafiladas.

Se dice que Bessières devolvió personalmente la espada de Quesada y trató sus heridas en el hospital de campaña francés. Estos actos de caballería se volvieron cada vez más raros a medida que avanzaba la Guerra de la Independencia.

Valmaceda

La batalla de Valmaseda tuvo lugar durante la retirada del teniente general Blake de los superiores ejércitos franceses en Cantabria. Reforzado por la infantería regular veterana de la División del Norte del General La Romana (en español: División del Norte), Blake de repente se volvió contra sus perseguidores y derrotó a una división del ejército del General Víctor en Valmaseda.

Valmaceda ocurrió mientras los españoles se retiraban de Pan Corbo donde Blake se había sacudido el prematuro asalto francés y había escapado con su ejército intacto. Se cometieron más errores en la persecución francesa, es decir, cuando Víctor permitió descuidadamente que su Cuerpo de Ejército se extendiera en busca de un enemigo que consideraba derrotado. Como resultado, Blake pudo arrastrar a los franceses a una trampa propia, y el 5 de noviembre la división del general Villate, que operaba por delante de las otras formaciones francesas, cometió un brusco ataque.

Con parte de su ejército atrapado, el general Joachim Blake aprovechó los refuerzos al mando del general Pedro Romana y giró a la velocidad del rayo para rescatar a la unidad aislada.

Sus 24.000 hombres cogieron por sorpresa a unos 12.000 soldados franceses, pero el general Villate formó a sus hombres en cuadrillas y luchó contra una retirada que se precipitó en una huida precipitada. Dejaron atrás unos 500 muertos, heridos y capturados, mientras que Blake sólo sufrió bajas leves.

Batalla de Pancorbo

La batalla de Pancorbo fue uno de los primeros enfrentamientos en la invasión de España por parte de Napoleón. El 31 de octubre de 1808, el mariscal Lefebvre hizo sangrar al ejército de Galicia al mando del teniente general Joaquín Blake, pero no logró rodearlo ni destruirlo, trastornando tanto al emperador como a la situación estratégica francesa.

Bajo la dirección de Napoleón, los franceses habían hecho preparativos meticulosos para aniquilar la posición de Blake y aplastar así el ala izquierda del frente español que se extendía desde Cantabria hasta el mar Mediterráneo. Debido a los roces con las autoridades españolas y la falta de coordinación de la Junta Central, Blake, por su parte, no tenía confianza en el despliegue español y poco pudo hacer más que realizar un cauteloso avance en dirección a Bilbao.

El 31 de octubre, Lefebvre desobedeció las órdenes de Napoleón y lanzó su IV Cuerpo a un ataque prematuro contra Blake en Pancorbo. Blake estaba profundamente perturbado por la aparición de las fuerzas francesas y tomó medidas inmediatas para retirar sus tropas y armas. La infantería española, luchando sin apoyo de artillería, fue rápidamente rechazada pero escapó en buen estado.

Lefebvre perdió 300 bajas y Blake 600. Aunque los franceses habían logrado algo así como una victoria táctica, la batalla fue un error estratégico definitivo: Blake escapó de la trampa francesa y llevó a cabo una astuta retirada, controló a sus perseguidores en Valmaceda y no fue capturado hasta noviembre. 10. En última instancia, sin embargo, la abrumadora fuerza de la Grande Armée de Napoleón permitió a los franceses superar las tambaleantes defensas españolas y capturar Madrid a finales de año.


Presidencia

Balmaceda asumió la presidencia de Chile en 1886, [3] pero su elección fue duramente rechazada por los conservadores y los liberales disidentes, pero finalmente fue llevada con éxito por la influencia oficial ejercida por el presidente Domingo Santa María. Al asumir el cargo, el presidente Balmaceda se esforzó por lograr la reconciliación de todos los sectores del Partido Liberal en el Congreso y así formar una mayoría sólida para apoyar a la administración, por lo que nombró como ministros a representantes de los diferentes grupos políticos. Seis meses más tarde se reorganizó el gabinete y se otorgaron carteras a dos de los más acérrimos opositores a las recientes elecciones, pero, a pesar de su gran capacidad, el temperamento imperioso de Balmaceda poco lo capacitó para el cargo. [4]

Balmaceda instituyó reformas de gran alcance, creyendo que ahora se había asegurado el apoyo de la mayoría en el Congreso a favor de cualquier medida que decidiera proponer. El nuevo presidente inició una política inigualable de fuertes gastos en obras públicas, construcción de escuelas y fortalecimiento de las fuerzas navales y militares de la república. Se otorgaron contratos por valor de £ 6.000.000 para la construcción de ferrocarriles en los distritos del sur. Se gastaron unos $ 10.000.000 de dólares en la construcción de escuelas y colegios. Se agregaron tres cruceros y dos torpederos marítimos al escuadrón para la construcción del puerto naval en Se impulsó activamente Talcahuano, se adquirió nuevo armamento para las ramas de infantería y artillería del ejército y se adquirieron cañones pesados ​​con el propósito de fortificar de manera permanente y contundente los barrios de Valparaíso, Talcahuano e Iquique. [4]

En sí misma, esta política no era descabellada y, en muchos sentidos, sumamente beneficiosa para el país. Lamentablemente, la corrupción se infiltró en el gasto de las grandes sumas necesarias para llevar a cabo este programa. Los contratos se otorgaron por favor y no por mérito, y el avance en la construcción de la nueva obra pública dista mucho de ser satisfactorio. La oposición en el Congreso al presidente Balmaceda comenzó a crecer rápidamente hacia fines de 1887 y ganó terreno en 1888. Para asegurar una mayoría favorable a sus puntos de vista, el presidente lanzó todo el peso de su influencia oficial en las elecciones para senadores. y diputados en 1888, pero muchos de los miembros regresaron a las cámaras a través de esta influencia oficial y se unieron a la oposición poco después de tomar sus asientos. [4]

Conflicto con el congreso

En 1889, el Congreso se volvió claramente hostil a la administración del presidente Balmaceda, y la situación política se volvió grave y, en ocasiones, amenazó con involucrar al país en una guerra civil. Según el uso y la costumbre en Chile en ese momento, un ministerio no permanecía en el cargo a menos que fuera apoyado por una mayoría en las cámaras. Balmaceda se encontraba ahora en la posición imposible de no poder nombrar ningún ministerio que pudiera controlar una mayoría en el Senado y la Cámara de Diputados y, al mismo tiempo, estar de acuerdo con sus propios puntos de vista sobre la administración de los asuntos públicos. En esta coyuntura, el presidente asumió que la constitución le daba el poder de nominar y mantener en el cargo a los ministros que considerara personas adecuadas para ese propósito, y que el Congreso no tenía derecho a intervenir en el asunto. [4]

Las cámaras ahora solo esperaban una oportunidad adecuada para hacer valer su autoridad. En 1890 se dijo que el presidente Balmaceda había decidido nominar y hacer que fuera elegido su sucesor al expirar su mandato en 1891 a uno de sus amigos personales. Esta cuestión de la elección de otro presidente llevó las cosas a un punto crítico y el Congreso se negó a votar suministros para continuar con el gobierno. Para evitar problemas, Balmaceda llegó a un compromiso con el Congreso y acordó nombrar un ministerio de su agrado con la condición de que se votaran los suministros para 1890. Este gabinete, sin embargo, fue de corta duración y renunció cuando los ministros entendieron la cantidad total de fricción entre el presidente y el congreso. Balmaceda nombró entonces a un ministerio que no concordaba con los puntos de vista del Congreso de Claudio Vicuña, de quien no era ningún secreto que Balmaceda pretendía ser su sucesor en la silla presidencial y, para evitar cualquier expresión de opinión sobre su conducta en el asunto, se abstuvo de convocar una sesión extraordinaria de la legislatura para la discusión de las estimaciones de ingresos y gastos para 1891. [4]

Guerra civil

Cuando llegó el 1 de enero de 1891, el presidente publicó un decreto en el Diario Oficial en el sentido de que el presupuesto de 1890 sería considerado el presupuesto oficial de 1891. Este acto era ilegal y estaba fuera del alcance del poder ejecutivo. En respuesta a la acción del presidente Balmaceda, el vicepresidente del Senado, Waldo Silva, y el presidente de la Cámara de Diputados, Ramón Barros Luco, emitieron una proclama designando al Capitán Jorge Montt como comandante de la Armada, y declarando que el La marina no podía reconocer la autoridad de Balmaceda mientras no administrara los asuntos públicos de acuerdo con la ley constitucional de Chile. La mayoría de los miembros de las cámaras se alinearon con este movimiento y firmaron un Acto de deposición del presidente Balmaceda. El 7 de enero Waldo Silva, Barros Luco y varios senadores y diputados se embarcaron a bordo del buque de guerra chileno "Blanco Encalada", acompañados de los "Esmeralda" y "O'Higgins" y otras embarcaciones, zarpando del puerto de Valparaíso y avanzando hacia el norte hasta Tarapacá para organizar la resistencia armada contra el presidente, iniciando la guerra civil. [4]

Este acto de desafío al Congreso no fue el único tema que provocó la revolución. Balmaceda había enajenado a las clases aristocráticas de Chile con su vanidad y ambición personal y poco después de su elección estaba irreconciliablemente reñido con la mayoría de los representantes nacionales. La oligarquía compuesta por los grandes terratenientes siempre había sido un factor importante en la vida política de la república cuando el presidente Balmaceda se encontraba fuera de este círculo que pretendía gobernar sin su apoyo y traer a la administración a un grupo de personas ajenas a los círculos internos. del poder político, a quien podía controlar fácilmente. La influencia clerical también se volvió contra él como resultado de sus ideas radicalmente seculares sobre el gobierno. [4]


Una historia del condado de Izard: Guerra civil (seguimiento)

Cuando se trata de la historia de la Guerra Civil del condado de Izard en el libro, Una historia del condado de Izard, resuena un mensaje: Personas de épocas pasadas fueron cautivas de las costumbres de su entorno y época en la que vivieron. La advertencia del autor es clara: las personas de épocas pasadas deben ser perdonadas por los males cometidos por la omnipresente ignorancia de su tiempo. Quizás esto sea así. Sin embargo, esos males cometidos no deben olvidarse. La historia, por condenatoria que pueda ser para un pueblo, sigue siendo vital para enseñar lecciones que, en última instancia, conducen al progreso.

La semana pasada, sugerí que la falta de cobertura detallada del Sr. Shannon sobre la maldad y las dificultades de la Guerra Civil en el condado de Izard probablemente se debió a la sensibilidad entre los residentes del condado de Izard en el momento de escribir este artículo. Aunque más de 80 años desde que terminó la guerra, todavía quedan profundas cicatrices entre los ciudadanos e incluso entre las familias. Debido a que sabía que su audiencia serían personas con conexiones con el condado de Izard y sus familias, Karr probablemente suavizó los aspectos ásperos. En muchos casos. los bordes muy ásperos. También es muy probable que Shannon supiera que la historia estaba disponible y se estaba preservando y que estaría disponible para que los historiadores futuros la compartieran con el público del condado de Izard una vez que los rencores y resentimientos profundos se hubieran desvanecido.

A pesar de escribir una publicación inusualmente larga sobre la versión de Karr Shannon sobre la Guerra Civil en el condado de Izard la semana pasada, hay algunas cosas que no se dijeron. Mientras reflexionaba sobre la escritura de Karr y pensaba en la publicación, había un par de elementos importantes que tenía en mente para compartir, pero que no pude incluir en el artículo. Un amigo me envió un correo electrónico para recordarme esos elementos e incluyó información de su propia investigación sobresaliente que compartiré a continuación.

Roger Harvell, como el propio Karr Shannon, se crió en Lunenburg y continúa trabajando en su larga carrera en el periodismo como dibujante editorial. Roger también es un estudiante incansable de su propia historia familiar, así como de la historia de la Guerra Civil del condado de Izard. especialmente la de la escaramuza en Lunenburg en enero de 1864. En el primer correo electrónico que me envió sobre el tema de la publicación de la semana pasada, Roger me recordó los elementos que no había incluido:

El soldado "del Norte" no era un "yanqui" en absoluto. ¡Era un niño de Arkansas nacido y criado!

Los hermanos Sipes tampoco murieron en batalla. Fueron brutalmente asesinados por su servicio en la Unión. William y Jacob Sipe fueron despertados por la noche y asesinados en su casa de Lafferty. probablemente por personas que conocían bien a su familia.

Roger explica la conexión de los hermanos Sipe con el Ejército de la Unión en otro correo electrónico que incluye la maravillosa investigación sobre muchos de los hombres que participaron en la escaramuza en Lunenburg:

"Los otros hermanos sipe fueron William Sidney, Jacob Pinkney, Franklin y Rufus. William Sidney y Jacob Pinkney fueron asesinados el 18 de diciembre de 1864, un mes después del día en que mataron a su hermano Marcus.

No se puede leer la excelente investigación de Roger sin tener la fuerte impresión de que los males de la guerra afectaron no solo a unos pocos. pero fue omnipresente entre la mayoría, si no todas, las familias del condado de Izard.

Cabaña Jackie Blue / Moser
El correo electrónico inicial que Roger me envió sobre el tema también me recordó otro incidente que ocurrió durante el conflicto a una milla de la casa de los hermanos Sipe. En ese momento, una familia de Mosers vivía en lo que ahora conocemos como Jackie Blue Cabin, que todavía se encuentra hoy a lo largo de East Lafferty Creek. Una mañana, la mujer de la casa escuchó disparos en el campo donde trabajaba su esposo y pronto una pareja de vagabundos llegó a la casa y exigió que le mostraran dónde estaban escondidos los objetos de valor de la familia. Cuando la mujer Moser no les dijo, uno de los asaltantes llevó a su bebé de 18 meses a la azotea de la casa y colgó al niño aterrorizado sobre la chimenea humeante mientras su acompañante se quedaba con la madre. Los dos le exigieron que revelara el escondite de los objetos preciosos de la familia o dejarían caer al niño en el fuego de abajo. La madre enfureció tanto que agarró un hacha cercana y comenzó a atacar al bandido que se había quedado abajo con ella. Esto sorprendió tanto a la pareja que huyeron de la escena dejando al niño y a la madre ilesos. Se dice que el padre fue asesinado en el campo donde trabajaba.

La Guerra Civil fue un asunto brutal en muchos lugares. Y a pesar de las garantías de Karr Shannon, la historia testifica que la brutalidad era común en el condado de Izard incluso entre personas que habían sido vecinos pacíficos antes de que la Confederación declarara su independencia de la Unión.

Una pregunta surge de muchas de las fechas de la peor brutalidad contra Simpatizantes de la Unión en el año 1864. Los actos malvados y el hostigamiento hacia quienes habían rechazado la confederación parece haberse intensificado durante ese año. Quizás fue porque los rebeldes se dieron cuenta de que estaban derrotados y descargaron sus frustraciones en el enemigo más vulnerable que pudieron encontrar. O. muy probablemente también. muchos confederados del condado de Izard tenían un profundo resentimiento después de que la escaramuza en Lunenburg dejara a uno de sus jóvenes de una familia prominente, William A. Hinkle, muerto con solo 19 años. Quizás de alguna manera ese incidente inspiró a los vecinos a ejecutar a sus enemigos de la Unión al lado del condado o matarlos en el trabajo o mientras dormían.

Un agradecimiento especial a Roger Harvell por permitirme incluir su propio trabajo duro en una publicación de este blog. En el condado de Izard tenemos la suerte de tenerlo como conciudadano. ¡alguien que comprende la importancia de las lecciones de la historia!

6 comentarios:

Gracias por permitirme unirme a esta discusión.

Mi familia Howard se mudó del área de Gasconade / Franklin Co. de Missouri a Izard, AR Terr en 1829, y se incluyó en la Lista de impuestos de Izard Co. de 1829. También están en el censo de Izard Co. de 1830.

La familia Howard estaba encabezada por William Howard, Sr., nacido ca. 1760-1770 en Maryland, y su esposa Elizabeth (Reed) Howard, la hija de Leonard Reed. Los Howards y Reeds, con el servicio Rev. War detrás de ellos, estaban en Madison Co., KY en 1787, y William y Elizabeth Howard se casaron allí en febrero de 1793.

La familia Howard se mudó en 1808 a lo que se convertiría en el Territorio de Missouri y se estableció en lo que se convertiría en los condados de Gasconade y Franklin cuando Missouri se convirtió en estado.

Dos hijos adultos y dos menores se mudaron con William Howard, Sr. y Elizabeth Reed Howard en 1829 a Izard Co., Territorio de Arkansas.

Mi línea, William Howard, Jr. (llamado Billy), nacido ca. 1798, en Madison Co., KY, y su familia permaneció en AR cuando los demás, ca. 1834, regresó a MO.

Billy Howard está en muchos de los cuentos de Turnbo y su tierra estaba en lo que se convirtió en Marion Co., AR. Sus simpatías estaban con la Unión. Fue asesinado por confederados en 1864. Era un hombre indefenso, anciano y lisiado.

La mayoría de sus hijos sirvieron en el Ejército de la Unión en Missouri. Un nieto estaba en la Confederación. Partes de la familia nunca volvieron a hablar entre sí.

La Guerra Civil fue un desastre para muchas, si no la mayoría, de las familias de Arkansas.

La historia puede enseñarnos muchas lecciones. Si no sabemos dónde hemos estado, no podemos tomar las mejores decisiones sobre hacia dónde vamos.

¡Gran adición al artículo! ¡Muchas gracias por compartirlo con todos!

Gracias por tenerme.Soy descendiente del tercer bisabuelo, el segundo bisabuelo Barnett Moser, el bisabuelo Elkanah Moser y el bisabuelo John Ephraim Moser.

UPS. Dry Town, Condado de Izard

Catherine Celia Sipe fue mi tercera bisabuela y hermana de los hombres de Sipe que fueron asesinados en su casa. Estaba casada con Burrell Moser, mi tercer bisabuelo, cuando sucedió esto. Solo puedo imaginar el horror de este evento a la familia. Gracias por toda la investigación y por aclarar este asunto.
Atentamente
Joe Foster Moore Jr.
Nieto de Margie Mae Weaver Moore, hija de Ransom Homer Weaver y Euna Moser, hija de John Pinkney Moser y nieta de Catherine Cecilia Sipe Moser. La abuela creció en Sidney y se mudó a Missouri con su familia para recoger algodón y se estableció en Senath. El resto de su familia regresó a casa. Gracias de nuevo.

¡Hola! Soy el 4x bisnieto de Baltis D. Hinkle (1828-1889), primer sargento de la caballería de Freeman en Missouri, y para responder a su pregunta, es el primo segundo de William Asa Hinkle. Creo que ambos se unieron en 1864, pero no estoy seguro de esto, ya que creo que Baltis puede haberse unido antes. Este Baltis no debe confundirse con su primo Baltis Hinkle (1825-1854). ¡No puedo agradecerles lo suficiente por esta publicación de blog! Actualmente estoy escribiendo un libro sobre la vida de Baltis D. y el condado de Izard durante la Guerra Civil, ¡y esta es una información maravillosa!


Ver el vídeo: TOP PUNTAS. NACIONAL 2019 09 noviembre