El desfile de la ciudad de Nueva York rinde homenaje a los veteranos de la Primera Guerra Mundial

El desfile de la ciudad de Nueva York rinde homenaje a los veteranos de la Primera Guerra Mundial


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

El 10 de septiembre de 1919, casi un año después de que un armisticio terminara oficialmente la Primera Guerra Mundial, la ciudad de Nueva York realiza un desfile para dar la bienvenida a casa al general John J. Pershing, comandante en jefe de la Fuerza Expedicionaria Estadounidense (AEF), y a unos 25.000 soldados. que había servido en la 1.ª División de las AEF en el Frente Occidental.

Estados Unidos, que mantuvo su neutralidad cuando estalló la Primera Guerra Mundial en Europa en el verano de 1914, declaró la guerra a Alemania en abril de 1917. Aunque Estados Unidos inicialmente solo pudo reunir unos 100.000 hombres para enviar a Francia bajo el mando de Pershing, En verano, el presidente Woodrow Wilson adoptó rápidamente una política de reclutamiento. Cuando terminó la guerra el 11 de noviembre de 1918, más de 2 millones de soldados estadounidenses habían servido en los campos de batalla de Europa Occidental y unos 50.000 de ellos habían perdido la vida. La desmovilización comenzó a finales de 1918; en septiembre de 1919 las últimas divisiones de combate habían abandonado Francia, aunque una fuerza de ocupación de 16.000 soldados estadounidenses permaneció hasta 1923, con base en la ciudad de Coblenza, Alemania, como parte de la presencia aliada de posguerra en el valle del Rin determinada por los términos de el Tratado de Versalles.

Antes de que las unidades de combate de la AEF dejaran el servicio, el Departamento de Guerra de los Estados Unidos les dio a los ciudadanos la oportunidad de honrar a sus tropas. "Nueva York vivió ayer, probablemente, el último capítulo de su historia de grandes espectáculos militares que surgieron de la guerra", pregonó. Los New York Times del desfile que tuvo lugar el 10 de septiembre de 1919. Según el periódico, una multitud entusiasta acudió a vitorear a los 25.000 miembros de la 1ra División, que desfilaron por la Quinta Avenida desde la calle 107 hasta Washington Square en Greenwich Village, con cascos de trinchera y equipo de combate completo.

los Veces El informe continuó: “Fue la primera oportunidad de la ciudad para saludar a los hombres de la 1.a División y hacerles saber que recordaba su glorioso papel en los aplastantes ataques del ejército estadounidense en Toul, Cantigny, Soissons, St. Mihiel, y en el Mosa y el Argonne ". Los vítores más ruidosos fueron para el propio Pershing, quien "fue mantenido en un saludo casi continuo por los tributos que le disparaban desde ambos lados de la avenida".

Pershing encabezó un desfile similar por Pennsylvania Avenue en Washington, DC el 17 de septiembre; dos días después, se dirigió a una sesión conjunta del Congreso de los Estados Unidos, que ese mismo mes creó un nuevo rango para él: "General de los Ejércitos", un rango que solo él ha ocupado, lo que lo convierte en la figura militar de mayor rango en el país. . Durante su mandato como jefe de personal del Ejército de los EE. UU., De 1921 a 1924, Pershing reorganizó por completo la estructura del ejército, combinando el ejército regular, la Guardia Nacional y las reservas permanentes del ejército en una sola organización. Tras su jubilación, encabezó una comisión que supervisaba la construcción de monumentos de guerra estadounidenses en Francia. Pershing murió en 1948.


El desfile de la ciudad de Nueva York rinde homenaje a los veteranos de la Primera Guerra Mundial

SGT (Únase para ver)

El 10 de septiembre de 1919, la ciudad de Nueva York dio la bienvenida a casa al general John J. Pershing y a 25.000 soldados de la Primera Guerra Mundial. Del artículo:

& quot El desfile de la ciudad de Nueva York rinde homenaje a los veteranos de la Primera Guerra Mundial
El 10 de septiembre de 1919, casi un año después de que un armisticio terminara oficialmente la Primera Guerra Mundial, la ciudad de Nueva York realiza un desfile para dar la bienvenida a casa al general John J. Pershing, comandante en jefe de la Fuerza Expedicionaria Estadounidense (AEF), y a unos 25.000 soldados. que había servido en la 1.ª División de las AEF en el Frente Occidental.

Estados Unidos, que mantuvo su neutralidad cuando estalló la Primera Guerra Mundial en Europa en el verano de 1914, declaró la guerra a Alemania en abril de 1917. En verano, el presidente Woodrow Wilson adoptó rápidamente una política de reclutamiento. Cuando terminó la guerra el 11 de noviembre de 1918, más de 2 millones de soldados estadounidenses habían servido en los campos de batalla de Europa Occidental y unos 50.000 de ellos habían perdido la vida. La desmovilización comenzó a fines de 1918 en septiembre de 1919, las últimas divisiones de combate habían abandonado Francia, aunque una fuerza de ocupación de 16.000 soldados estadounidenses permaneció hasta 1923, con base en la ciudad de Coblenza, Alemania, como parte de la presencia aliada de posguerra en el valle del Rin. determinado por los términos del Tratado de Versalles.

Antes de que las unidades de combate de la AEF dejaran el servicio, el Departamento de Guerra de los Estados Unidos les dio a los ciudadanos la oportunidad de honrar a sus tropas. “Nueva York vivió ayer probablemente el último capítulo de su historia de grandes espectáculos militares que surgieron de la guerra”, pregonó The New York Times sobre el desfile que tuvo lugar el 10 de septiembre de 1914. Según el periódico, una multitud entusiasta acudió a animar a los 25.000 miembros de la 1ª División, que desfilaron por la Quinta Avenida desde la calle 107 hasta Washington Square en Greenwich Village, con cascos de trinchera y equipo de combate completo.

El informe del Times continuó: “Fue la primera oportunidad de la ciudad para saludar a los hombres de la 1.ª División y hacerles saber que recordaba su glorioso papel en los aplastantes ataques del ejército estadounidense en Toul, Cantigny, Soissons, St. Mihiel. , y en el Mosa y el Argonne ". Los vítores más ruidosos fueron para el propio Pershing, quien "fue mantenido en un saludo casi continuo por los tributos que le disparaban desde ambos lados de la avenida".


BARRY LEWIS: Honramos a los que murieron con una ceremonia solemne.

Originalmente llamado Día de la Decoración, lo que ahora llamamos Día de los Caídos es una celebración de 153 años que comenzó reconociendo las tumbas de los soldados de la Unión y la Confederación. Los estadounidenses del norte y del sur decorarían las tumbas de los soldados que murieron en la Guerra Civil.

Después de la Primera Guerra Mundial, las vacaciones se ampliaron para incluir a los miembros del servicio que murieron en todas las guerras del país y los rsquos. Nueva York fue el primer estado en reconocer la festividad.

Eso es lo que encuentras en los libros de texto.

En lo que realmente se han convertido las vacaciones es en un día libre de la escuela, un día libre del trabajo y la oportunidad para que los comerciantes empujen muebles de terraza, flotadores para piscinas y freidoras.

Mira, si el clima y los rsquos son agradables, yo y rsquoll grill. Cortar el césped. Quizás ver un partido. Darme un capricho con un helado. Disfrutar del día.

Y no me olvido de por qué me voy.

Creo que en rsquos algunos habitantes bien intencionados se ponen un poco entusiastas al planificar la pompa en esta festividad nacional.

Por alguna razón, no es suficiente para ellos pedir a otros que recuerden, observen y rindan tributo.

Los veteranos con los que hablo dicen que les encanta marchar el Día de los Veteranos. Golpea la banda. Saca los camiones de bomberos. Honra a los soldados.

Pero en el Día de los Caídos y mdash dicen que lo bajen un poco.

Una ceremonia de ofrenda floral en un monumento a los veteranos y rsquos es un excelente tributo. Planeo visitar el cementerio de veteranos del condado de Sullivan en Liberty para saludar a mi padre, quien sirvió en el ejército durante la Guerra de Corea.

"Se supone que es solemne, donde honramos los recuerdos de hombres y mujeres que murieron por su país", es lo que Jack Simons me dijo hace años. Jack murió en 2006, pero no ha habido un Día de los Caídos desde que no pienso en sus palabras. & ldquoFestejamos el 4 de julio. Rendimos homenaje en el Día de los Caídos. & Rdquo

Simons recibió el Corazón Púrpura y la medalla de infantería de combate después de recibir varios disparos cerca del final de su gira de dos años en Corea.

En la década de 1980, dirigió una protesta de VFW de un desfile planeado por Broadway hasta Monticello Raceway.

& ldquoEstuvieron hablando payasos y globos y un carnaval en la pista. Le dijimos al alcalde: "Este no es un día para parrilladas de pollo".

Logró cancelar esa celebración, pero décadas más tarde la idea de gente comiendo y marchando todavía se atascó. & ldquo¿Cómo se puede hacer un festival para las personas que murieron? & rdquo

En la ciudad donde vivo, no hay desfiles del Día de los Caídos ni del Día de los Veteranos.

El lunes, y nuevamente en noviembre, a la hora 11 del día 11, la gente se reunirá en el Cementerio Rural en la Ruta 55 en Grahamsville para un programa de intercambio de banderas.

Una familia local dona una bandera estadounidense en memoria de un ser querido que había servido a su país. Su bandera se iza a cambio de la bandera de otra familia que también tenía un ser querido en el servicio.

Hay & rsquos una guardia de honor de veteranos locales. Los Boy Scouts suben y bajan las banderas y se las devuelven a la familia. Se reproduce "Taps".

Hace años, un maestro de Tri-Valley invitó a más de una docena de estudiantes de secundaria a asistir a la ceremonia. Era una forma de recordarles por qué no tenían escuela. La mayoría sabía que era por el Día de los Caídos.


¿Cómo se convirtió el Día del Armisticio en el Día de los Veteranos en los Estados Unidos?

La festividad, que originalmente marcó el final de la Primera Guerra Mundial, se amplió en la década de 1950 para honrar a todos los veteranos.

La gente celebra el Día del Armisticio en la ciudad de Nueva York el 11 de noviembre de 1918. Crédito. Associated Press

El 11 de noviembre de 1918, las naciones aliadas y Alemania firmaron un armisticio que puso fin a los combates en la Gran Guerra, que había matado a más de 15 millones de personas. Un año después, el rey Jorge V de Inglaterra proclamó esa fecha como el Día del Armisticio, que se marcaría con dos minutos de silencio a las 11 a.m., hora en que el acuerdo había entrado en vigor.

"King pide a los británicos que pausen dos minutos en el Día del Armisticio", escribió The New York Times en un titular de primera plana el 7 de noviembre de 1919. Días después, el periódico informó que los estadounidenses también estarían observando el día, con ceremonias alrededor el país.

En un mensaje especial a la nación en 1919, el presidente Woodrow Wilson señaló los cambios monumentales que había provocado la feroz y sangrienta guerra. Los aliados europeos lucharon durante más de cuatro años y los estadounidenses durante más de año y medio. Ninguno volvería a ser el mismo. Los combates destruyeron imperios, transformaron las fronteras de Europa, impulsaron los avances en el armamento y la fabricación y llevaron a millones de mujeres a la fuerza laboral.

Con espléndido olvido de las meras preocupaciones personales, remodelamos nuestras industrias, concentramos nuestros recursos financieros, aumentamos nuestra producción agrícola y reunimos un gran ejército, de modo que al final nuestro poder fue un factor decisivo en la victoria. … De esta victoria surgieron nuevas posibilidades de libertad política y concierto económico. La guerra nos mostró la fuerza de las grandes naciones que actúan juntas con altos propósitos.

El Tratado de Versalles, que puso fin formalmente a la guerra, se firmó a principios de ese año, el 28 de junio de 1919.

En 1953, Alvin J. King de Emporia, Kansas, propuso cambiar el nombre de la festividad a Día de los Veteranos, para reconocer a los veteranos de todas las guerras y conflictos. Según una resolución del Congreso de 2003 reconociendo sus esfuerzos, la festividad se celebró por primera vez en esa pequeña ciudad, a unas 60 millas al suroeste de Topeka, el mismo año.

La resolución señaló que, si bien el Sr. King no era un veterano, su hijastro John Cooper, a quien había criado, murió en combate durante la Segunda Guerra Mundial.

La comunidad recaudó dinero para enviar al Sr. King y su esposa, Gertrude, a Washington para reunirse con los funcionarios y presionarlos para que cambien el nombre del feriado federal. Recibieron un apoyo crucial del Representante Edward H. Rees, también de Emporia.

El presidente Dwight D. Eisenhower hizo el cambio al año siguiente. Una ley de 1968 movió la observancia del feriado al cuarto lunes de octubre, pero eso fue impopular, y en 1975, el presidente Gerald Ford firmó una ley que lo trasladaba al 11 de noviembre. La ley entró en vigencia en 1978.

El Día de los Caídos, por otro lado, se observa el último lunes de mayo. Mientras que el Día de los Veteranos honra a todos los veteranos, el Día de los Caídos honra específicamente a aquellos que dieron su vida por los Estados Unidos.

Las naciones de la Commonwealth británica y algunos otros países europeos también marcan el aniversario del armisticio con ceremonias en o alrededor del Domingo del Recuerdo. En Londres, cada año se lleva a cabo un Servicio Nacional de Recuerdo en el Cenotafio, un monumento a los caídos en la guerra y se usan amapolas de papel rojo brillante como símbolo de apoyo a las fuerzas armadas.

En el campo bombardeado de Europa occidental después de la Primera Guerra Mundial, las amapolas de Flandes, que eran lo suficientemente resistentes como para crecer en medio de la destrucción, se convirtieron en símbolos poderosos. Un médico canadiense, el teniente coronel John McCrae, los describió en el poema "In Flanders Fields".

La Royal British Legion, una organización benéfica fundada en 1921 que apoya a las fuerzas armadas, adoptó la amapola como su emblema y estableció un almacén para emplear a ex militares discapacitados para producir amapolas. La tradición ha perdurado y las figuras públicas que se han negado a usar la amapola se han enfrentado a las críticas. (También hay amapolas blancas para los pacifistas, violetas para los amantes de los animales y, este año, aparentemente informes falsos de arcoíris para los partidarios de los derechos LGBT).

El corolario estadounidense de la organización, la Legión Estadounidense, también utiliza la amapola roja como flor oficial y ha promovido el viernes anterior al Día de los Caídos como Día Nacional de la Amapola.


El Desfile del Día de los Veteranos intenta regresar

Herbert W. Young, que tiene 109 años, marchó por última vez en un desfile del Día de los Veteranos en 1924. Mañana lo hará de nuevo, usando un bastón.

"Estoy orgulloso de ser parte de esto", dijo el Sr. Young, un residente de Harlem, que estaba en el 807º Cuerpo de Infantería de Pioneros.

En los últimos años, las observaciones del Día de los Veteranos se han vuelto inconexas en el mejor de los casos, y los espectadores a menudo se limitan a los transeúntes que pasean a sus perros o salen a tomar un litro de leche. Pero el Sr. Young, el único veterano de la Primera Guerra Mundial que se ofrece como voluntario para marchar, es parte de un intento de revitalizar el desfile del Día de los Veteranos de Nueva York.

Los organizadores esperan más de un millón de espectadores, un objetivo ambicioso y quizás inalcanzable, considerando que el año pasado hubo tan pocos espectadores que la policía ni siquiera estimó la multitud. En comparación, 1,5 millones asistieron el año pasado a & # x27s St. Patrick & # x27s Day Parade, la marcha anual más grande de la ciudad.

Pero para mañana & # x27s 11:05 A.M. Comenzar, los organizadores han ideado una alineación más impresionante que el año pasado & # x27s: el coche de mando de la Segunda Guerra Mundial del General Patton & # x27s, un tanque de guerra del Golfo Pérsico 10 veces más pesado que un elefante toro, Walter Cronkite como el locutor del stand de revisión y un B- 1 bombardero que zumbará la Quinta Avenida desde 2.500 pies.

Habrá 40 bandas de música, 20 carrozas y 30.000 manifestantes de grupos que van desde Pearl Harbor Survivors hasta Gay, Lesbian and Bisexual Veterans. Los invitados de honor, 3,000 veteranos de la Segunda Guerra Mundial, encabezarán el desfile desde la calle 48 hasta un puesto de revisión en la calle 59. Allí permanecerán mientras el desfile continúa hasta la calle 79.

El Departamento de Defensa ha designado el desfile de la Quinta Avenida, llamado Nation & # x27s Parade, el cierre oficial del 50 aniversario de la Segunda Guerra Mundial.

Para reunir recursos limitados para el desfile de Manhattan & # x27s, los organizadores persuadieron a los funcionarios de cada distrito y de los suburbios de que renunciaran a los desfiles. En particular, las ciudades de Long Island, que tienen muchos veteranos, están invirtiendo dinero y manifestantes en la gran ciudad de Manhattan.

"Esta es una gran ocasión para darle vida a lo que alguna vez fue un día muy, muy importante", dijo Tom Fox, director ejecutivo del desfile. & quot; Es más que un día de compras & quot.

Las fortunas del Día de los Veteranos han aumentado y disminuido desde que comenzó el recuerdo, como el Día del Armisticio, inmediatamente después de la Primera Guerra Mundial. Pero muchos veteranos cayeron en la pobreza durante la Depresión, y la celebración retrocedió en consecuencia, dijo Bernard Wray, un coronel retirado de la Fuerza Aérea que participa activamente en United War Veterans of New York, una coalición de 55 grupos que representan a 750.000 veteranos, que organiza eventos del Día de los Veteranos.

Las vacaciones resurgieron después de la Segunda Guerra Mundial, solo para desvanecerse cuando los veteranos murieron, se retiraron o se mudaron. En la década de 1980 y 27, menos de 2.000 veteranos marchaban en los desfiles. Solo en los últimos tres años ha vuelto a crecer la participación, a medida que los veteranos de Vietnam se han vuelto más activos.

No obstante, desde el principio, los organizadores de este año han estado patinando sobre el hielo financiero delgado, las aprobaciones gubernamentales han sido lentas y alinear cosas como los tanques Sherman y las bandas de música ha sido difícil. "Ha habido una conciencia constante de que todo podría desmoronarse en cualquier momento", dijo Fox.

Los organizadores no recibieron contribuciones de las 200 corporaciones que solicitaron, entre ellas contratistas militares a quienes presentaron documentación de las ganancias obtenidas con las armas utilizadas en la Segunda Guerra Mundial.

--Zippo, dada, zilch - dijo el señor Fox. --Nada de Northrup, United Technologies, ninguno de ellos. Para mí, es un pecado ''.

A mediados de agosto, los organizadores tenían una cuenta bancaria de exactamente 1,21 dólares. Se rechazó una solicitud a las aerolíneas para que donaran mantas para veteranos de edad avanzada porque los logotipos podrían no ser visibles en la televisión. Luego, Donald Trump, un no veterano, acordó aportar $ 200,000 y recaudar dinero de sus amigos, a cambio de ser nombrado Gran Mariscal.

Desde entonces, ha entrado dinero, aunque no lo suficiente para cumplir con el presupuesto original, que se redujo de $ 2.9 millones a $ 2.4 millones. Los fuegos artificiales fueron solo uno de los muchos cortes.

"Este es el desfile más complejo en el que he estado involucrado, de lejos", dijo Joseph M. Haneman, el director del desfile & # x27s, que ha organizado más de 500 desfiles, incluidos los más populares de la ciudad: St. Patrick & # x27s. Desfiles del Día # x27 y del Día de Puerto Rico.

Los organizadores tuvieron que apresurarse esta semana para recibir la aprobación de la policía para un saludo de 21 cañones en la Quinta Avenida y la Calle 60 para preparar un atracadero en el río Hudson para el Kearsarge, el portaaviones cuyos marineros ayudaron a rescatar al Capitán Scott O & # x27Grady de Bosnia y quién marchará y, lo que es más importante, para encontrar formas de mantener cómodos a los veteranos de edad avanzada.

Luego buscaron al trompetista que tocó el solo original en & quotStardust & quot para que pudiera unirse a Glenn Miller Alumni Players, que tocará en varios eventos. Lo encontraron en San Diego. Tocará su instrumento sentado en la silla de ruedas que ahora usa.

Otro obstáculo fue obtener la aprobación de la Administración Federal de Aviación para permitir que el B-1 pasara por encima de la Quinta Avenida y para la coreografía de eventos aéreos. Cinco aviones de la Segunda Guerra Mundial sobrevolarán el desfile. La F.A.A. también está proporcionando controladores de tráfico aéreo para que Floyd Bennett Field, la estación aérea naval de la Segunda Guerra Mundial en Brooklyn, pueda usarse para el despegue y aterrizaje de aviones históricos.

En una cooperación inusual, los funcionarios del Desfile de Saludo a Israel, el Desfile del Día Mundial Musulmán, el Desfile del Día de la India y el Desfile de Pakistán, entre otros, ayudarán a que las carrozas y los manifestantes se muevan sin problemas.

No se han ganado todas las batallas. Un tanque Sherman no hará ruido por la avenida, porque los funcionarios de la ciudad temían que dañara las carreteras y las tuberías principales. "Es pura tontería", dijo Frank Buck, un comerciante de camiones de Bartonsville, Pensilvania, que traerá 10 vehículos militares antiguos que posee, además del tanque, que en su lugar viajará en un camión de plataforma. Dijo que los funcionarios franceses le permitieron conducir el tanque sobre adoquines durante la observancia del Día D en Francia el año pasado.

A principios de esta semana, el Sr. Haneman parecía estar resolviendo un problema por un minuto a medida que se acercaba el Día de los Veteranos. Cuando recibió un fax del diseño de la carroza que llevará a los jugadores de Glenn Miller Alumni, el Sr. Haneman, ex director de la banda, notó un error.

"Se ve bien, excepto que las notas musicales están al revés", se rió entre dientes al fabricante de flotadores en Nueva Jersey. "¿Por qué no les da a todos un espejo y les dice que miren el flotador al revés?"


El desfile de la ciudad de Nueva York rinde homenaje a los veteranos de la Primera Guerra Mundial

TSgt Joe C.

En este día de 1919, casi un año después de que un armisticio terminara oficialmente la Primera Guerra Mundial, la ciudad de Nueva York realiza un desfile para dar la bienvenida a casa al general John J. Pershing, comandante en jefe de la Fuerza Expedicionaria Estadounidense (AEF), y a unos 25.000 soldados. que había servido en la 1.ª División de las AEF en el Frente Occidental.

Estados Unidos, que mantuvo su neutralidad cuando estalló la Primera Guerra Mundial en Europa en el verano de 1914, declaró la guerra a Alemania en abril de 1917. Aunque Estados Unidos inicialmente solo pudo reunir unos 100.000 hombres para enviar a Francia bajo el mando de Pershing, En verano, el presidente Woodrow Wilson adoptó rápidamente una política de reclutamiento. Cuando terminó la guerra el 11 de noviembre de 1918, más de 2 millones de soldados estadounidenses habían servido en los campos de batalla de Europa Occidental y unos 50.000 de ellos habían perdido la vida. La desmovilización comenzó a fines de 1918 en septiembre de 1919, las últimas divisiones de combate habían abandonado Francia, aunque una fuerza de ocupación de 16.000 soldados estadounidenses permaneció hasta 1923, con base en la ciudad de Coblenza, Alemania, como parte de la presencia aliada de posguerra en el valle del Rin. determinado por los términos del Tratado de Versalles.

Antes de que las unidades de combate de la AEF dejaran el servicio, el Departamento de Guerra de los Estados Unidos les dio a los ciudadanos la oportunidad de honrar a sus tropas. “Nueva York vivió ayer probablemente el último capítulo de su historia de grandes espectáculos militares que surgieron de la guerra”, pregonó The New York Times sobre el desfile que tuvo lugar el 10 de septiembre de 1914. Según el periódico, una multitud entusiasta acudió a animar a los 25.000 miembros de la 1ª División, que desfilaron por la Quinta Avenida desde la calle 107 hasta Washington Square en Greenwich Village, con cascos de trinchera y equipo de combate completo.

El informe del Times continuó: “Fue la primera oportunidad de la ciudad para saludar a los hombres de la 1.ª División y hacerles saber que recordaba su glorioso papel en los aplastantes ataques del ejército estadounidense en Toul, Cantigny, Soissons, St. Mihiel. , y en el Mosa y el Argonne ". Los vítores más ruidosos fueron para el propio Pershing, quien "fue mantenido en un saludo casi continuo por los tributos que le disparaban desde ambos lados de la avenida".


Servicios de investigación de la Segunda Guerra Mundial

A medida que pasa cada momento, nos dejan más recuerdos de la Segunda Guerra Mundial. Conectarse con la experiencia de la Segunda Guerra Mundial de un ser querido se vuelve más difícil con cada día que pasa: las conversaciones, los documentos antiguos y las fotos se desvanecen. Encontrar registros y entenderlos puede ser una tarea abrumadora, razón por la cual lanzamos los Servicios de Investigación de la Segunda Guerra Mundial, una iniciativa destinada a localizar y traducir registros militares para el público en general. Nuestros investigadores expertos revisan innumerables archivos militares y civiles para encontrar la información que desea buscar, que no es de fácil acceso en línea. Todo lo que necesita es completar nuestro formulario en línea o llamar a nuestros expertos para comenzar el proceso; contáctenos hoy.


Registros militares de Nueva York

Breve historia del vigésimo octavo regimiento de voluntarios del estado de Nueva York, primera brigada, primera división, duodécimo cuerpo del ejército del Potomac: del diario del autor y de los informes oficiales: con el registro del regimiento. Libros de FamilySearch

Una historia militar completa y un registro del 108. ° Regimiento N.Y. vols., De 1862 a 1894. Junto con la lista, cartas, juramentos de lealtad rebeldes, pases rebeldes, reminiscencias, bocetos de vida, fotografías, etc., etc.

Servicio de Parques Nacionales de Base de Datos de Soldados de la Guerra Civil

Hijas de la Revolución Americana Ancestor Search Hijas de la Revolución Americana

Registros de naturalización militar de Nueva York (Primera Guerra Mundial, Segunda Guerra Mundial y Guerra de Corea) Grupo de Genealogía Alemana

Recopilación de tropas provinciales de Nueva York 1755-1764 Genealogía de Long Island

Reclutamiento de tropas provinciales de Nueva York 1755-1764 Biblioteca de la Universidad de Cornell

Localizador de tumbas a nivel nacional (lugares de entierro de veteranos) Administración nacional del cementerio

Registros de la Guardia Nacional del Estado de Nueva York, 1906-1954 Family Search

Nueva York en la guerra hispanoamericana de 1898: parte del informe del Ayudante General del Estado para 1900 Genealogy Gophers

Nueva York en la guerra de rebelión, 1861 a 1865 Genealogy Gophers

Regimiento de Nueva York, Boceto de la octava generación de Gophers de caballería de Nueva York

Nueva York, Registros del servicio de la guerra civil de soldados de la Unión, 1861-1865 Family Search

Nueva York: la plantación y el crecimiento del Empire State (Volumen 1) Biblioteca de la Universidad de Cornell

Nueva York: la plantación y el crecimiento del Empire State (Volumen 2) Biblioteca de la Universidad de Cornell

Historia pictórica, Vigésima Séptima División, Ejército de los Estados Unidos, 1940-1941 Colecciones digitales del patrimonio de Nueva York

La historia del cuadragésimo octavo regimiento de voluntarios del estado de Nueva York, en la guerra por la unión. 1861-1865 Topos genealógicos

La historia natural, estadística y civil del estado de Nueva York (Volumen 1) Biblioteca de la Universidad de Cornell

La historia natural, estadística y civil del estado de Nueva York (Volumen 2) Biblioteca de la Universidad de Cornell

La historia natural, estadística y civil del estado de Nueva York (Volumen 3) Biblioteca de la Universidad de Cornell

Víctimas de personal del ejército, dependientes y empleados civiles en los Estados Unidos, 1961-1981 Búsqueda de familias

Víctimas estadounidenses de la guerra de Vietnam, 1956-1998 Family Search

Registros del Servicio de la Guerra Civil de los Estados Unidos de las tropas de color de la Unión, 1863-1865 Búsqueda de familias

Registros del Servicio de la Guerra Civil de los Estados Unidos de soldados de la Unión, 1864-1866 Family Search

Índice de soldados de la Guerra Civil de los Estados Unidos, 1861-1865 Family Search

Archivos de pensiones de viudas y otros dependientes de la guerra civil de los Estados Unidos, 1861-1934 Family Search

Índice de pensiones de la guerra civil y posterior de los Estados Unidos, 1861-1917 Family Search

Índice general de archivos de pensiones de los Estados Unidos, 1861-1934 Family Search

Solicitudes de lápida estadounidense para veteranos militares de EE. UU., 1925-1949 Búsqueda familiar

Índice de correspondencia general de la Oficina de pensiones de los Estados Unidos, 1889-1904 Family Search

Índice de archivos de pensiones de guerras indias de los Estados Unidos, 1892-1926 Family Search

Índice estadounidense de naturalizaciones de soldados de la Primera Guerra Mundial, 1918 Family Search

Índice de registros de servicio de los Estados Unidos, Guerra con España, 1898 Family Search

Estados Unidos Guerra de Corea Muertes en batallas, 1950-1957 Family Search

Estados Unidos Muertos en la guerra de Corea y heridos del ejército, 1950-1953 Búsqueda familiar

Estados Unidos Guerra de Corea repatriados prisioneros de guerra, 1950-1954 Family Search

Registros de servicio e índices de la guerra mexicana de los Estados Unidos, 1846-1848 Family Search

Índice de pensiones de guerra de México de los Estados Unidos, 1887-1926 Family Search

Personal militar de los Estados Unidos que murió durante la guerra de Vietnam, 1956-2003 Búsqueda familiar

Lista de miembros del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos, 1798-1937 Family Search

Hogares nacionales de Estados Unidos para soldados voluntarios discapacitados, 1866-1938 Family Search

Encuentro de alistamiento naval de los Estados Unidos, 1855-1891 Family Search

Certificados de viuda de la Marina de los Estados Unidos, 1861-1910 Family Search

Índice de pensiones de la antigua guerra de Estados Unidos, 1815-1926 Family Search

Registros de lápidas de los veteranos de la unión fallecidos de los Estados Unidos, 1879-1903 Búsqueda familiar

Registros de alistamientos de los Estados Unidos en el ejército de los EE. UU., 1798-1914 Family Search

Índice de solicitudes de pensión de viudas vueltas a casar de Estados Unidos, 1887-1942 Family Search

Registros de servicio compilados de la guerra revolucionaria de los Estados Unidos, 1775-1783 Family Search

Libro mayor de pagos de pensiones de la Guerra Revolucionaria de los Estados Unidos, 1818-1872 Family Search

Solicitudes de autorización de tierras de recompensa y pensión de guerra revolucionaria de los Estados Unidos, 1800-1900 Búsqueda familiar

Rollos de la Guerra Revolucionaria de los Estados Unidos, 1775-1783 Family Search

Listas de soldados y marineros de la guerra revolucionaria de los Estados Unidos, 1775-1783 Family Search

Archivos del mariscal preboste de la Unión de los Estados Unidos de civiles individuales, 1861-1866 Búsqueda familiar

Archivos del mariscal preboste de la Unión de los Estados Unidos de dos o más civiles, 1861-1866 Búsqueda familiar

Tarjetas de pago de pensiones de la Administración de Veteranos de los Estados Unidos, 1907-1933 Family Search

Índice de archivos de solicitud de pensión de la Guerra de 1812 de los Estados Unidos, 1812-1910 Family Search

Índice de registros de servicio de la Guerra de 1812 de los Estados Unidos, 1812-1815 Family Search

Tarjetas de registro de reclutamiento de la Primera Guerra Mundial de los Estados Unidos, 1917-1918 Family Search

Registros de alistamiento del ejército de la Segunda Guerra Mundial de los Estados Unidos, 1938-1946 Family Search

Tarjetas de registro de reclutamiento de la Segunda Guerra Mundial de los Estados Unidos, 1942 Family Search

Tarjetas de registro de reclutamiento de la Segunda Guerra Mundial de los Estados Unidos, 1942 Family Search

Prisioneros de guerra japoneses de la Segunda Guerra Mundial de los Estados Unidos, 1941-1945 Family Search

Estados Unidos, registros de entierro de puestos, campamentos y estaciones militares, 1768-1921 Family Search

Estados Unidos, índice maestro de la Administración de Veteranos, 1917-1940 Family Search

Estados Unidos, Muertes de las Fuerzas Expedicionarias Estadounidenses de la Primera Guerra Mundial, 1917-1919 Family Search

Estados Unidos, prisioneros de guerra de la Segunda Guerra Mundial, 1941-1945 Family Search

Guerra de 1812, 129 ° Regimiento, Milicia de Nueva York (Regimiento de Elisha Farnham) Dan Weiskotten

Guerra de 1812, 2do Regimiento, Milicia de Nueva York (Regimiento de Samuel Dutton) Dan Weiskotten

Quién es quién en Nueva York (ciudad y estado) 1904 Biblioteca de la Universidad de Cornell

Registros militares por condado


¿Adiciones o correcciones a esta página? Agradecemos sus sugerencias a través de nuestra página Contáctenos

Cómo usar este video del sitio

Mapa de nueva york

Consejo de investigación

Los registros militares pertenecen a los militares de alguna manera. Hay una variedad de registros militares que se crearon debido a la participación de los Estados Unidos en la Guerra Revolucionaria, la Guerra de 1812, la Guerra Civil, la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial, la Guerra de Corea, la Guerra de Vietnam, etc.


Medalla de honor al fin para el veterano negro de la Primera Guerra Mundial

Después de casi un siglo, Henry Johnson, apodado la "muerte negra" por su heroísmo en el Argonne, será plenamente honrado.

Jacob Siegel

Ilustración fotográfica de Emil Lendof / The Daily Beast

Henry Johnson, de 5 pies 4 pulgadas, recibió el nombre de "muerte negra" por su valor en el bosque de Argonne durante la Primera Guerra Mundial. Gritos de "¡Oh, muerte negra!" en un desfile de bienvenida en Harlem saludó su regreso a los Estados Unidos después de la guerra. Pero la leyenda de Johnson se desvaneció rápidamente. Era demasiado negro para ser un héroe estadounidense y estaba demasiado lisiado por la guerra para mantener su antiguo trabajo. Murió en 1929, poco más de una década después del final de la guerra, en la miseria y sin publicidad.

El hijo de Henry, Herman Johnson, fue criado por una tía y un tío abuelos. Conocía a su padre solo por reuniones ocasionales en parques públicos y visitas posteriores a las habitaciones de los hospitales de VA. Después de la muerte de su padre, Herman no tenía ni una tumba para visitar.

Por lo que Herman sabía, los restos de su padre yacían sin marcar en algún lugar de un campo de indigentes.

Hasta las últimas décadas, no había ningún premio oficial que reconociera al hombre al que llamaban "Peste Negra". Nada en los libros de registro gubernamentales o militares para preservar el legado de un hombre que Teddy Roosevelt había llamado uno de los "cinco estadounidenses más valientes" para servir en la Primera Guerra Mundial. Así que, en su vida posterior, el joven Johnson luchó, junto con senadores y veteranos militares, que el ejército le otorgara a su padre los elogios que le habían negado durante su corta vida. “Luchar por su país es un honor, pero no le darían ningún honor a los negros”, dijo Johnson poco antes de morir.

Ambos hombres de Johnson están muertos ahora, pero la hija de Herman, Tara Johnson, estará en la Casa Blanca esta semana para ver cómo se hacen realidad las esperanzas de su padre.

El 2 de junio, casi un siglo después de que Henry Johnson hiciera su leyenda luchando en Europa, el presidente Obama le otorgará póstumamente la Medalla de Honor. Junto con Johnson, el presidente entregará la Medalla de Honor al Sargento del Ejército William Shemin, un veterano judío de la Primera Guerra Mundial.

En los años que han esperado este reconocimiento, la familia Johnson ha mantenido su tradición de servicio militar. "El abuelo fue la Primera Guerra Mundial", dijo Tara Johnson. “Dad was a Tuskegee Airman, my cousin Herman was a U.S. Marine, and my son DeMarqus was with the first Marines in Fallujah, Iraq.”

Her grandfather, Henry Johnson, left North Carolina in his teens and headed for Albany, N.Y., looking for steady work. After bouncing around as a laborer, he took a job as a Red Cap porter, one of the few positions at the time that promised some upward mobility to black Americans.

In 1917, the year President Woodrow Wilson entered the U.S. into World War I, Johnson joined the military. He volunteered in the 369th Infantry regiment, an all-black unit of the New York National Guard. For their first year of service the soldiers of the 369th were, at best, an afterthought for the Army. The men who would later take the name Harlem Hellfighters were subjected to racist abuse and assigned to perform “labor service duties” while white units received combat training.

It wasn’t until the 369th was transferred from the command of the segregated U.S. Army to the French army that its soldiers were sent into battle. Under the French, the 369th stayed under fire on the front lines for 191 straight days. That, and the high rate of casualties they sustained as a result, led prominent black intellectual and civil rights leader W.E.B. Dubois to accuse the French of using them as fodder.

Shortly after they were placed under French command, Johnson and the other Hellfighters were sent to man the French lines in northeastern France. In the early hours of May 14, 1918, Johnson and another soldier, Needham Roberts, were on guard duty when German snipers began firing on their outpost.

“There isn’t so much to tell,” Johnson told an interviewer in New York after the war when he described what happened next after the German snipers opened fire.

“…I began to get ready. They’d a box of hand grenades there and I took them out of the box and laid them all in a row where they would be handy… the snippin’ and clippin’ of the wires sounded near so I let go with a hand grenade. There was a yell from a lot of surprised Dutchmen and then they started firing. … A German grenade got Needham in the arm and through the hip. He was too badly wounded to do any fighting so I told him to lie in the trench and hand me up the grenades. Keep your nerve I told him. All the Dutchmen in the woods are at us but keep cool and we’ll lick ’em. … Some of the shots got me. One clipped my head, another my lip, another my hand, some in my side, and one smashed my left foot so bad that I have a silver plate holding it up now. The Germans came from all sides. Roberts kept handing me the grenades and I kept throwing them, and the Dutchmen kept squealing but jes’ the same, they kept comin’ on. When the grenades were all gone I started in with my rifle.”

Johnson was using the French rifle he’d been given after being placed under the French Army’s command. When he tried to load an American magazine, the French rifle jammed.

“There was nothing to do but use my rifle as a club and jump into them. I banged them on the dome and the side and everywhere I could land until the butt of my rifle busted. One of the Germans hollered, ‘Rush him, Rush him.’ I decided to do some rushing myself. I grabbed my French bolo knife and slashed in a million directions. … They knocked me around considerable and whanged me on the head, but I always managed to get back on my feet. There was one guy that bothered me. He climbed on my back and I had some job shaking him off and pitching him over my head. Then I stuck him in the ribs with the bolo. I stuck one guy in the stomach and he yelled in good New York talk: That black ——— got me. I was still banging them when my crowd came up and saved me and beat the Germans off.”

He concluded his account of the battle for which he is receiving the Medal of Honor: “That’s about all. There wasn’t so much to it.”

There was so little to it in the official record that despite some early accolades for his bravery, the U.S. military did nothing to formally recognize Johnson’s heroism. He was the first American to receive the Croix de Guerre, France’s highest military honor. Yet, for his valor, Johnson had nothing to show from his own government, not even a Purple Heart for the serious wounds he sustained that kept him hospitalized for months. Because the army kept no record of Johnson’s injuries, he was ineligible for disability benefits after his discharge.

Five years after he returned from the war, Johnson, unable to work because of his injuries, separated from his wife. Alone, Johnson spent his last years in poverty and alcoholism before dying in 1929 at a veterans hospital.

Though his father didn’t raise him, Herman Johnson grew up aware of his legacy. The younger Johnson was as a Tuskegee Airman, and Ivy League graduate before becoming a successful businessman in Kansas City, Missouri, where he was also the president of the NAACP’s local chapter.

“He never really talked about his father until I was 25 or 26,” Tara Johnson said of the relationship between her father and grandfather, whom she never met. “I think it was just hard for him to talk about having to go to a park to visit him or having to go visit him in a VA hospital.”

It wasn’t until later in his life that Herman Johnson began working to restore his father’s legacy. “His way of honoring his dad was to make sure he had his rightful place in this country,” Tara Johnson said.

Johnson was joined in his effort by John Howe, a black Vietnam veteran from Albany, New York, and by the office of New York Senator Chuck Schumer.

The first recognition for Johnson came in 1996 when President Clinton awarded Johnson the Purple Heart for the injuries he suffered in combat. He’d gone to the grave with his wounds but the paperwork took another 80 years or so.

In 2002 researchers told Herman Johnson that his father, who he believed to be laying in an unmarked grave, had been buried at Arlington National Cemetery, but previously unidentified because the burial paperwork had used a variation on his name.

Shortly before Herman’s death, his father received the second-highest military award, the Distinguished Service Cross. The Medal of Honor submission had been denied citing insufficient evidence.

“Then a miracle happened,” Tara Johnson said. “Senator Schumer’s officer never gave up. His staff kept doing the research and they found the original evidence that would allow them to resubmit.”

The original evidence, discovered by Schumer staffer Caroline Wekselbaum, was a letter written by General John J. Pershing shortly after Johnson’s battle in the Argonne, commending his bravery, and additional citations from Johnson’s peers.

The Medal of Honor application was resubmitted with the new evidence and approved.

After this week’s White House ceremony, Tara Johnson will go back to splitting her time between her business in Kansas City and her family in Toledo, Ohio.

“DeMarqus is the real reason I’m not running my company in Kansas City,” she said. After his service in the Marines, her son “had his first PTSD episode in 2009,” Johnson said. “I’m trying to give him the opportunity that wasn’t offered to my grandfather. It’s a battle. He has more help than my grandfather did but I’m trying to give him the family support that I don’t think my grandfather had.”


The Harlem Hellfighters: The most storied Black combat unit of World War I

On the Western Front of World War I, death did not discriminate.

Artillery screaming towards the trenches treated men of all color the same. But the soldiers of the 92nd and 93rd divisions lived segregated lives both in and out of war.

These all-Black units, which served under mostly white officers, readily took up arms with their fellow Americans, hopeful that their patriotism and service would lead to better treatment at home.

In the end, the Harlem Hellfighters, as they were likely first dubbed by their German adversaries, spent more time in continuous combat than any other American unit of its size, with 191 days in the front-line trenches, according to the National Museum of African American History and Culture.

The unit also suffered 1,400 total casualties, more than any other American regiment. Many of those soldiers are buried or memorialized at American military cemeteries overseas managed by the American Battle Monuments Commission (ABMC).

More than 350,000 African Americans served in the Great War. The majority were assigned to labor and stevedore battalions—digging ditches, building roads and supplying the front lines.

Throughout the course of WWI, only about one in 10 African Americans in the U.S. military served in a combat role based on leadership decisions at the time.

The 369th Infantry Regiment of the 93rd Division, formerly the 15th New York National Guard Regiment, was unique.

The 369th landed at Brest, France, in December of 1917.

In March of 1918, the regiment began training under French command due to their need for replacements.

Despite the expectation that this arrangement would be temporary, members of the 369th never served under American command during the war.

By summer, they were fighting in the Champagne-Marne Defensive and the Aisne-Marne Offensive.

It would be then that the Harlem Hellfighters would see grisly combat during the Meuse-Argonne Offensive, which began on Sept. 26, 1918.

As the 369th advanced, capturing towns and a key railroad junction, the losses mounted. In a matter of days, these advances cost the regiment 851 men, and shortly after they were relieved from the front lines.

In recognition of their bravery during the offensive, 171 officers and men received medals and the entire regiment received the Croix de Guerre from France.

The 369th returned to a huge victory parade in New York in February of 1919.

Thousands gathered along 5th Avenue and 42nd Street, outside the New York Public Library, welcoming home the brave soldiers. The division was even featured prominently on the cover of the Sunday New York Times.

But despite this celebration, little to nothing changed in their day-to-day lives. It would take another world war, and decades of civil rights activism before the hopes of these African American doughboys would start to be realized.

In fact, the inequalities experienced by these brave men are still being remedied today. Legislation passed by Congress in 2014 paved the way for Pvt. Henry Johnson, a Harlem Hellfighter with the 369th, to receive the Medal of Honor. And in 2020, the Army Center of Military History approved the official special designation of the Harlem Hellfighters.

There are 169 members of the 369th Infantry Regiment, 93rd Division, buried or memorialized at ABMC cemeteries. The majority are at Meuse-Argonne, but also at Aisne-Marne, Oise-Aisne, St. Mihiel and Suresnes American cemeteries.

Among the more than 14,000 total American soldiers buried at Meuse-Argonne is Freddie Stowers, a member of the 93rd Division, 371st Infantry Regiment, and the first African American to receive the Medal of Honor from WWI.

As at all ABMC sites, the cemeteries are integrated. Race, rank, gender or creed had no determination on burial location and every day the fallen are remembered for their selfless sacrifice.


‘Over There!’

Of the 375,000 blacks who served in World War I, 200,000 shipped out overseas, but even in the theater of war, few saw combat. Most suffered through backbreaking labor in noncombat service units as part of the Services of Supply. Lentz-Smith puts the number of combat troops at 42,000, only 11 percent of all blacks in the army.

For the first of the two black combat divisions, the 92nd, the Great War was a nightmare. Not only were they segregated, their leaders scapegoated them for the American Expeditionary Forces’ failure at Meuse-Argonne in 1918, even though troops from both races struggled during the campaign. In the aftermath, five black officers were court-martialed on trumped-up charges, with white Major J. N. Merrill of the 368th’s First Battalion writing his superior officer, “Without my presence or that of any other white officer right on the firing line I am absolutely positive that not a single colored officer would have advanced with his men. The cowardice showed by the men was abject” (quoted in Williams, Torchbearers). Even though Secretary of War Newton Baker eventually commuted the officers’ sentences, the damage was done: The 92nd was off the line.

Read more of this blog post on The Root.

Cincuenta de los 100 hechos asombrosos se publicarán en el sitio web African Americans: Many Rivers to Cross. Lea los 100 hechos en La raíz.


Ver el vídeo: 100 años del fin de la Primera Guerra Mundial


Comentarios:

  1. Kalani

    Esta condicionalidad

  2. Yozshuzilkree

    Creo que no tienes razón. estoy seguro Puedo defender la posición. Escríbeme por PM, nos comunicamos.

  3. Humphrey

    Puedo encontrar mi camino alrededor de esta pregunta. Uno puede discutir.

  4. Platon

    Felicito, esta idea es necesaria por cierto

  5. Almer

    Me encanta esto

  6. Hok'ee

    En mi opinión, el tema es bastante interesante. Sugiero que todos participen en la discusión de manera más activa.



Escribe un mensaje