Julius Schreck

Julius Schreck

Julius Schreck nació en Munich el 13 de julio de 1898. Sirvió en el ejército alemán durante la Primera Guerra Mundial. Desarrolló puntos de vista de derecha y fue miembro del Freikorps. En marzo de 1919, Schreck participó en el derrocamiento de la República Socialista de Baviera.

En 1920, Schreck se unió al Partido Nacionalsocialista de los Trabajadores Alemanes (NSDAP). Poco después se hizo amigo íntimo de Adolf Hitler. Schreck ayudó a organizar el Ordnertruppe (Steward Troop). Su tarea era mantener el orden en las reuniones políticas bajo techo. Más tarde se hizo conocido como el Saalschutz y se convirtió en parte de la Sección Atlética y Deportiva más grande del partido. Durante los dos años siguientes, su función cambió y se especializó en la función de custodiar a los oradores.

El 9 de noviembre de 1923, Adolf Hitler, Hermann Kriebel, Eric Ludendorff, Julius Steicher, Julius Schreck, Hermann Goering, Max Scheubner-Richter, Wilhelm Brückner y 3.000 partidarios armados del Partido Nazi marcharon por Munich en un intento de unirse a Roehm. fuerzas en el Ministerio de Guerra. En Odensplatz encontraron la carretera bloqueada por la policía de Munich. Lo que sucedió después está en disputa. Un observador dijo que Hitler disparó el primer tiro con su revólver. Otro testigo dijo que era Steicher, mientras que otros afirmaron que la policía disparó al suelo frente a los manifestantes.

William L. Shirer ha argumentado: "En cualquier caso, se disparó un tiro y en el siguiente instante una andanada de disparos resonó desde ambos lados, deletreando en ese instante la perdición de las esperanzas de Hitler. Scheubner-Richter cayó, mortalmente herido. Goering se fue con una herida grave en el muslo. En sesenta segundos cesaron los disparos, pero la calle ya estaba llena de cuerpos caídos: dieciséis nazis y tres policías muertos o moribundos, muchos más heridos y el resto, incluido Hitler, agarrándose al pavimento para salvar sus vidas."

Hitler fue arrestado y juzgado por traición. Si es declarado culpable, Hitler enfrentaría la pena de muerte. Otros procesados ​​por este delito fueron Schreck, Eric Ludendorff, Wilhelm Frick, Wilhelm Brückner, Hermann Kriebel, Ernst Roehm, Friedrich Weber y Ernst Pohner. Pronto quedó claro que las autoridades bávaras no estaban dispuestas a castigar a los hombres con demasiada severidad.

El fiscal del estado, Ludwig Stenglein, fue notablemente tolerante con Hitler en la corte: "Su honesto esfuerzo (Hitler) para despertar la fe en la causa alemana entre un pueblo oprimido y desarmado ... Su vida privada siempre ha sido limpia, lo que merece aprobación especial en vista de las tentaciones que naturalmente le vinieron como líder aclamado del partido ... Hitler es un hombre muy talentoso que, proveniente de un entorno simple, se ha ganado, a través de un trabajo serio y arduo, un lugar respetado en vida pública. Se dedicó a las ideas que lo inspiraron hasta el sacrificio, y como soldado cumplió con su deber en la mayor medida ".

En su juicio, a Adolf Hitler se le permitió convertir el proceso en una manifestación política. "El ejército que hemos entrenado crece día a día, hora tras hora. En este mismo momento tengo la orgullosa esperanza de que llegará la hora en que estas bandas salvajes se constituyan en batallones, los batallones en regimientos, los regimientos en divisiones ... Entonces desde nuestros huesos y nuestras tumbas hablará la voz de ese tribunal que es el único autorizado para juzgarnos a todos. Porque no ustedes, señores, nos juzgarán; ese juicio será pronunciado por el eterno tribunal de la historia, que arbitrará la acusación que se ha hecho contra nosotros ... Ese tribunal nos juzgará, juzgará al Intendente General del antiguo ejército, juzgará a sus oficiales y soldados como alemanes que querían lo mejor para su gente y su Patria, que estaban dispuestos a luchar y morir ".

William L. Shirer, autor de El ascenso y la caída del Tercer Reich (1964), ha señalado que una figura importante que protegía a Hitler era Franz Gürtner: "De principio a fin dominó la sala del tribunal. Franz Gürtner, el ministro de Justicia de Baviera y un viejo amigo y protector del líder nazi, se había encargado de ello que el poder judicial sería complaciente e indulgente. A Hitler se le permitió interrumpir con la frecuencia que quisiera, interrogar a los testigos a voluntad y hablar en su propio nombre en cualquier momento y con cualquier extensión; su declaración de apertura consumió cuatro horas, pero fue sólo la primera de muchas largas arengas ".

Hitler fue declarado culpable y solo recibió la sentencia mínima de cinco años. Ludendorff fue absuelto y Schreck y los demás, aunque declarados culpables, solo recibieron sentencias muy leves. Los hombres fueron enviados al castillo de Landsberg en Munich y a Hitler se le permitió escribir y publicar MI lucha.

Después de su liberación del castillo de Landsberg, Hitler decidió que necesitaba su propio guardaespaldas personal y el 9 de noviembre de 1925 el Saalschutz se conoció como Schutzstaffel (SS). La palabra Schutzstaffel significa "escalón de defensa". Como ha señalado Louis L. Snyder: "El nombre fue universalmente abreviado SS, no en letras romanas o góticas, sino escrito como un relámpago en imitación de caracteres rúnicos antiguos. La SS era conocida como la Orden Negra". Julius Schreck se convirtió en su primer líder y le dijeron que las SS eran una organización independiente junto a la Sturm Abteilung (SA), pero subordinada a ella.

Andrew Mollo, autor de To The Death's Head: La historia de las SS (1982): "Aunque en su mayoría desempleados, se esperaba que los hombres de las SS proporcionaran sus propios uniformes que también diferían de los de las SA. Los hombres de las SS vestían la camisa marrón pero, a diferencia de las SA, tenían una gorra negra adornada con una calavera plateada , una corbata negra y calzones negros, y el brazalete con la esvástica fue retirado de los hombres de las SS que habían infringido regulaciones menores ".

Schreck dimitió como Reichführer-SS en 1926 y se puso a trabajar para Hitler. Después de que Emil Maurice fuera despedido en 1931, Schreck se convirtió en el chofer privado de Hitler. Según Albert Speer, el autor de Dentro del Tercer Reich (1970), durante este período, el círculo íntimo de Hitler incluía a Schreck, Joseph Goebbels, Herman Goering, Hermann Esser, Wilhelm Brückner, Sepp Diettrich, Julius Schaub, Heinrich Hoffmann, Franz Schwarz, Max Amann y Otto Dietrich: algunos compañeros de confianza sobre: ​​Schreck, su chófer durante muchos años; Sepp Dietrich, el comandante de su guardaespaldas de las SS; el Dr. Otto Dietrich, el jefe de prensa; Brückner y Schaub, sus dos ayudantes; y Heinrich Hoffmann, su fotógrafo oficial. La mesa no tenía capacidad para más de diez personas, este grupo la llenó casi por completo. Para la comida del mediodía, en cambio, se reunieron los viejos camaradas de Hitler en Munich, como Amann, Schwarz y Esser ... Vi muy poco de Himmler, Roehm o Streicher en estas comidas, pero Goebbels y Goering solían estar allí ".

Julius Schreck murió de meningitis el 16 de mayo de 1936.

Por las noches solía tener algunos compañeros de confianza: Schreck, su chófer durante muchos años; Sepp Dietrich, el comandante de su guardaespaldas de las SS; Dr. Vi muy poco de Himmler, Roehm o Streicher en estas comidas, pero Goebbels y Goering solían estar allí.


Julius Schreck

Julius Schreck (13. heinäkuuta 1898 München - 16. toukokuuta 1936) oli varhainen Saksan kansallissosialistisen työväenpuolueen jäsen, SS: n ensimmäinen komentaja, Adolf Hitlerin ystävä ja autonkuljettaja. Hänen korkein SS-arvonsa oli Oberführer.

Ensimmäisessä maailmansodassa ja Freikorps-joukoissa palvellut Schreck liittyi kansallissosialistiseen puolueeseen vuonna 1920. Hän oli aktiivijäsen ja teki tiiviisti yhteistyötä Hitlerin kanssa. Epäonnistuneen oluttupavallankaappauksen jälkeen Schreck joutui muiden pidätettyjen natsijohtajien lailla vankilaan.

Hitler perusti puolueen uudelleen vuonna 1925. Schreck ja Emil Maurice loivat tuolloin Stosstrupp Adolf Hitler -nimisen henkivartiokaartin johtajansa turvaksi. Myöhemmin samana vuonna kaarti nimettiin uudelleen "Suojajoukoksi" (Schutzstaffel, lyhyemmin SS) ja Schreckistä tuli tällöin SS-mies numero 5. Hitler pyynnöstä Schreckistä tuli SS: n ensimmäinen Reichsführer, vaikka hän ei koskaan käyttänyt itsestään tätä titteliä. Seuraavana vuonna SS: n johtajaksi astui Joseph Berchtold. Schreck pysyi SS: n listoilla aluksi SS-Führerin ja vuodesta 1930 SS-Standartenführerin arvoisena, vaikka käytännössä hän oli vain Hitlerin autonkuljettaja.

Vuoden 1936 keväällä Schreck sairastui aivokalvontulehdukseen. Hän kuoli lyhyen sairastamisen jälkeen 16. toukokuuta. Hänet ylennettiin postuumisti SS-Brigadeführeriksi ja 1. SS-Standarten ”Münchenin” kunniakomentajaksi.


Re: Julius Schreck

Post por stryder & raquo 12 de noviembre de 2017, 04:03

Una nota al margen interesante, el edificio en Lublin, Polonia que albergaba al personal de "Aktion Reinhard" se llamaba cuartel de Julius Schreck.

Re: Julius Schreck

Post por Oberst Stucks & raquo 12 de noviembre de 2017, 14:22

Re: Julius Schreck

Post por Oberst Stucks & raquo 12 de noviembre de 2017, 14:23

von thoma escribió: Era SS-Brigadeführer, al menos según su insignia de rango.
Mira la primera imagen y la siguiente.

Re: Julius Schreck

Post por Georg_S & raquo 22 mar 2020, 20:12

Pero pensé en anunciar algo de información sobre Julius Schreck. En primer lugar, su rango final fue SS-Brif. 01.01.35 (ver foto adjunta).
También adjunto el Arreglo cuando fue enterrado en 1936.
Una foto extraña en su SSO era un grupo de personas con AH, pero no puedo ver a Julius Schreck en la foto.
Me pregunto por qué se salvó en su SSO.

Re: Julius Schreck

Post por Andrey & raquo 23 mar 2020 08:10

Pero pensé en anunciar algo de información sobre Julius Schreck. En primer lugar, su rango final fue SS-Brif. 01.01.35 (ver foto adjunta).
También adjunto el Arreglo cuando fue enterrado en 1936.
Una foto extraña en su SSO era un grupo de personas con AH, pero no puedo ver a Julius Schreck en la foto.
Me pregunto por qué se salvó en su SSO.

Interesante foto, gracias, Georg!
Shreck está presente en él, todo está bien.
Mejor,


Carrera en las SA

Schreck fue miembro fundador de & # 160Sturmabteilung& # 160 ("Storm Department" SA), participando en su crecimiento y desarrollo. [2] Este era un ala paramilitar del partido diseñada para desbaratar a los oponentes políticos y proporcionar fuerza para las tareas de seguridad. Hitler, a principios de 1923, ordenó la formación de un pequeño guardaespaldas separado dedicado a su servicio y protección en lugar de una masa incontrolada del partido, como las SA. [3] & # 160 Originalmente, la unidad estaba compuesta por solo ocho hombres, comandados por Schreck y & # 160Joseph Berchtold. [4] & # 160Fue designado el & # 160Stabswache& # 160 ("Guardia de personal"). [5] & # 160The & # 160Stabswache& # 160 se emitieron distintivos únicos, pero en este punto los & # 160Stabswache& # 160 todavía estaba bajo el control general de las SA, cuya membresía seguía aumentando. Schreck resucitó el uso del & # 160Totenkopf& # 160 ("cabeza de la muerte") como insignia de la unidad, un símbolo que varias fuerzas de élite habían utilizado en el pasado, incluidas las tropas de asalto especializadas de la & # 160Imperial Germany & # 160in & # 160World War & # 160who used & # 160Hutier& # 160tácticas de infiltración. [6]

En mayo de 1923, la unidad pasó a llamarse & # 160Stoßtrupp-Hitler& # 160 ("Tropa de choque-Hitler"). [4] [6] & # 160 La unidad era la única responsable de la protección de Hitler. [2] & # 160El 9 de noviembre de 1923 el & # 160Stoßtrupp, junto con las SA y varias otras unidades paramilitares, participaron en el & # 160Beer Hall Putsch & # 160 en & # 160Munich. [2] & # 160El plan era tomar el control de la ciudad en un & # 160coup d'état & # 160 y luego desafiar al gobierno en & # 160Berlín. El golpe fue rápidamente aplastado por la policía local y resultó en la muerte de 16 partidarios nazis y 4 policías. Tras el fallido golpe de Estado, tanto Hitler como Schreck y otros líderes nazis fueron encarcelados en la prisión de Landsberg. [2] & # 160El Partido Nazi y todas las formaciones asociadas, incluido el & # 160Stoßtrupp, fueron disueltos oficialmente. [7]


Julius Schreck, miembro de las SS y chofer de Adolf Hitler, 1933. Artista: Heinrich Hoffmann

Su cuenta de fácil acceso (EZA) permite a los miembros de su organización descargar contenido para los siguientes usos:

  • Pruebas
  • Muestras
  • Composicion
  • Diseños
  • Cortes ásperos
  • Ediciones preliminares

Anula la licencia compuesta en línea estándar para imágenes fijas y videos en el sitio web de Getty Images. La cuenta EZA no es una licencia. Para finalizar su proyecto con el material que descargó de su cuenta de EZA, necesita obtener una licencia. Sin una licencia, no se pueden hacer más usos, como:

  • presentaciones de grupos focales
  • presentaciones externas
  • materiales finales distribuidos dentro de su organización
  • cualquier material distribuido fuera de su organización
  • cualquier material distribuido al público (como publicidad, marketing)

Debido a que las colecciones se actualizan continuamente, Getty Images no puede garantizar que ningún artículo en particular esté disponible hasta el momento de la licencia. Revise cuidadosamente las restricciones que acompañan al Material con licencia en el sitio web de Getty Images y comuníquese con su representante de Getty Images si tiene alguna pregunta al respecto. Su cuenta EZA permanecerá en su lugar durante un año. Su representante de Getty Images hablará con usted sobre la renovación.

Al hacer clic en el botón Descargar, acepta la responsabilidad de utilizar contenido no publicado (incluida la obtención de las autorizaciones necesarias para su uso) y acepta cumplir con las restricciones.


La peculiar vida sexual de Adolf Hitler

Un extracto de. Publicado por Amazon eBooks 498 páginas (con el lector de libros electrónicos Amazon Kindle / se pueden usar otros dispositivos de libros electrónicos) Precio, $ 6.50.

CAPÍTULO 1: INCESTO, VIOLENCIA, CRIMINALIDAD Y LOCO

ADOLF HITLER le dijo una vez a su ayuda de cámara que el látigo era el símbolo perfecto de su carácter y que ocasionalmente se azotaba frente a otros cuando se sentía frustrado sexualmente o cuando sentía que no estaba recibiendo la atención que merecía en un entorno grupal.

Tuvo muchas parejas homosexuales durante su vida, incluidos sus guardaespaldas y chóferes (Julius Schreck fue el amor de su vida homosexual), pero sus intentos de relacionarse con mujeres siempre resultaron desastrosos.

Al dictador alemán le gustaban las colegialas católicas educadas en un convento y trató de dominarlas y manipularlas. Aunque Eva Braun encajaba en el perfil de una mujer que podía controlar por completo, y es bien conocida por el público, hubo muchas otras mujeres en su vida durante los años de las cuales se sabía poco hasta ahora.

The Peculiar Sex Life of Adolf Hitler analiza todas las fases de las experiencias sexuales de Hitler, incluido su rechazo total de su padre como modelo a seguir, su relación obsesiva con su madre, su fase homosexual a largo plazo y sus últimos años como un "heterosexual reacio" . " Si la sexualidad de un hombre no puede decirte quién es o era realmente, nada más lo hará.

Desde el comienzo de su carrera política, la maquinaria de propaganda nazi y los "arregladores del partido" estuvieron ocupados manteniendo en privado lo que realmente sucedía en la vida privada de Hitler: la locura y los matrimonios incestuosos dentro de su familia, sus años como vagabundo en Viena, su orientación sexual durante la Primera Guerra Mundial, sus arrestos por sodomía en Munich a principios de la década de 1920 y los rumores de que tuvo relaciones sexuales con un menor a fines de la década de 1920.

Hubo más amenazas de chantaje por las imágenes pornográficas que había dibujado de su sobrina Geli Raubal y la carta sexualmente explícita que le había escrito. Además, después de su muerte por suicidio, comenzaron a circular rumores de que él tenía una relación sexual pervertida con ella que involucraba tanto coprofilia [heces] como urofilia [orina]. También circularon rumores de que él había ordenado su asesinato para mantenerla en silencio para siempre.

No es de extrañar que cuando se convirtió en Führer, sus médicos dijeron que tenía "un patrón de sueño muy pobre, sufría de pesadillas aterradoras y tomaba pociones para dormir para ayudarlo a pasar la noche".

HOMBRE BRUTAL
El padre de Adolf Hitler, Alois Sr.

El padre de Adolf Hitler, Alois Schicklgruber Hitler (n. 1837-d. 1903) era un lascivo sexual, un matón violento y un borracho. Tuvo tres esposas, siete u posiblemente ocho hijos, una separación y un divorcio, al menos un nacimiento fuera del matrimonio y dos hijos inmediatamente después de su segundo y tercer matrimonio. Su primera esposa era 14 años mayor que él, la segunda 24 años más joven y su tercera esposa Klara Poelzl (n. 1860-d. 1907), la madre de Adolf Hitler, tenía 23 años menos.

Alois Sr. era el hijo ilegítimo de una criada de 42 años, Anna Schicklgruber.
Se fue de casa a los 13 años para trabajar como aprendiz de zapatero. Más tarde, se trasladó a Viena, donde se formó en la elaboración de cuero. No le gustaba el trabajo y en 1855 se unió al Servicio de Aduanas Imperiales de Austria. Pasó el resto de su vida laboral como un orgulloso oficial de aduanas en las ciudades a lo largo de la frontera occidental de Austria con Alemania.

El Dr. Louis L. Snyder (Iron Fist en Alemania: 1932) dijo: “Alois había avanzado varios pasos en la escala social desde sus orígenes campesinos. Resplandeciente con su uniforme con sus brillantes botones dorados, su gorra de terciopelo con borde dorado y su pistola en el cinturón, parecía ser un modelo de respetabilidad de la clase media baja ". A la edad de 40 años, cambió su apellido de Schicklgruber a Hitler para poder heredar dinero de su tío.

En 1876, durante su primer matrimonio con Frau Glasl-Hoerer, Alois Sr.invitó a su prima de 16 años, Klara Poelzl, a vivir con ellos como su "hija adoptiva". Su primera esposa murió en 1883, momento en el cual Alois ya había tuvo al menos un hijo fuera del matrimonio.

La segunda esposa de Alois, Franziska Matzelsberger, dio a luz a dos hijos, Alois Jr. y Angela, pero su salud se deterioró rápidamente debido a la tuberculosis.

Klara, que había sido enviada a Viena para trabajar como empleada doméstica, regresó a la casa de Alois para cuidar de su esposa postrada en cama y sus dos hijos. Franziska murió en agosto de 1884 y seis meses después se casó con la joven a la que siempre había llamado "sobrina" que ya estaba embarazada de su primer hijo.

Antes de que los padres de Adolf Hitler, Alois Sr. y Klara Poelzl pudieran casarse, se vieron obligados a obtener una dispensa episcopal de la Iglesia Católica porque estaban relacionados entre sí a través de abuelos compartidos.

El episcopado de Linz se declaró "no competente" para emitir la dispensa para contraer matrimonio y remitió la solicitud a Roma, donde finalmente fue concedida por decreto papal. Difícilmente fue un matrimonio por amor, y mucho después de su boda, Klara no pudo romper el hábito de llamar a su esposo "tío".

Los primeros tres hijos de Alois Sr. y Klara murieron en la infancia quizás porque estaban tan estrechamente relacionados: Gustav (n. 1885-d. 1887), Ida (n. 1886-d. 1888) y Otto (1887), que solo vivió durante tres años. dias.

El cuarto hijo de Klara, Adolf nació el 20 de abril de 1889 el sábado de Pascua en Braunau-am-Inn. Klara dio a luz a otro hijo, Edmund en 1894, pero vivió solo seis años. La sexta y última hija del matrimonio, Paula, nació en 1896.

En casa, Alois padre exigió que sus hijos se dirigieran a él como "Herr Vater" en lugar de usar una de las abreviaturas o apodos íntimos que suelen usar los niños. Era un padre estricto que golpeaba salvajemente a su hijo Adolf si no hacía lo que le decían.

El Dr. Louis L. Snyder (Iron Fist en Alemania: 1932) dijo: “Adolf temía a su padre, un hombre duro y difícil que estableció el patrón para la propia visión brutal de la vida del joven. Este hombre amargado y de mal genio era el amo dentro de su casa, donde hacía que los niños sintieran el látigo de su bastón, interruptor y cinturón. Alois le gruñó a su hijo, lo humilló y lo corrigió una y otra vez. Había una profunda tensión entre dos voluntades inflexibles. Es probable que los posteriores odios feroces de Adolf Hitler se debieran en parte a esta hostilidad hacia su padre ".

Años más tarde, Adolf Hitler describió el comportamiento violento de su padre en su autobiografía (Mein Kampf: 1925): “Las cosas terminan realmente mal cuando el hombre desde el principio sigue su propio camino y la esposa, por el bien de los hijos, se opone a él. . Comenzaron las peleas y las quejas, y en la misma medida en que el marido se distancia de su esposa, se familiariza con el alcohol. Cuando finalmente llega a casa borracho y brutal, pero siempre sin un último centavo o centavo, entonces Dios se apiade de las escenas que siguen. Yo fui testigo de todo esto personalmente en cientos de escenas y al principio con disgusto e indignación ".

Hitler dijo más tarde: (Hitler Speaks: 1939): “Después de leer un día en Karl May [cómics de vaqueros] que el hombre valiente no da señales de estar sufriendo, decidí no dejar escapar ningún sonido la próxima vez que estuviera vencido. Y cuando llegó el momento. Conté cada golpe ". Luego le dijo con orgullo a su madre: “Papá me golpeó 32 veces y no lloré”.

Aparentemente, cuando el joven Adolf dejó de reaccionar con dolor a las palizas de su padre, el castigo cesó definitivamente. Pero el daño a su psique y sexualidad ya estaba hecho.

Impotente como heterosexual

Los autores del Proyecto Nizkor concluyeron que las fantasías agresivas de Hitler hacia su padre llegaron a tal punto que temió las represalias de su padre. “La represalia que más temía era que su padre lo castrara o lesionara su capacidad genital de alguna manera. Al abandonar el nivel genital del desarrollo libidinal, el individuo se vuelve impotente en lo que respecta a las relaciones heterosexuales. Parecería, a partir de la evidencia, que algún proceso de este tipo tuvo lugar durante la primera infancia de Hitler ".

El psicólogo estadounidense Andrea Antczak también concluyó que cuando Hitler llegó a la adolescencia, su identidad sexual estaba totalmente confusa y que muchos de los rasgos de carácter de Hitler eran el resultado de su infancia abusada.

En su ensayo, “El desarrollo psicológico de Adolf Hitler” (2010), dijo: “Sus primeros años, hasta su adolescencia, le inculcaron odio, ira, confusión y autodesprecio.
“Hay pruebas sustanciales de que el abuso infantil tiene efectos psicológicos graves que no se pueden revertir. Los efectos incluyen agresividad, hostilidad y malas relaciones con los compañeros y el sexo opuesto. La combinación del afecto excesivo de su madre y el odio severo hacia su padre resultó en una forma de complejo de Edipo ”.

Ella concluyó: “Al revisar la infancia de Hitler desde las ocho etapas de la vida, está claro que no pudo completar ninguna de las etapas con éxito. cuando completó su etapa adolescente, sufría de confusión de identidad ".

Antczak también afirmó que su odio intenso hacia su padre alimentó su odio asesino durante el Holocausto.

La madre de Hitler era 23 años menor que Alois Sr. y tenían poco en común.
Ya había perdido a tres hijos y temía perder a otro, por lo que hizo todo lo posible para cumplir todos los deseos de su hijo. Incluso lo protegió del mal genio de su marido lanzando su cuerpo en el camino de los golpes.

Un extracto del diario de Paula Hitler (recién descubierto en 2005) describe la violencia ejercida por su padre Alois, y cómo su madre trató de proteger a su hijo: “Temiendo que el padre ya no pudiera controlarse a sí mismo en su rabia desenfrenada, decide poner fin a la paliza. Sube al desván, cubre a Adolf que está tendido en el suelo con su cuerpo, y sin hacer ruido lo absorbe ”.

Adolf Hitler adoraba a su madre dulce e indulgente y ella, a su vez, lo amaba más que nada. A menudo decía que los momentos más felices de su infancia fueron cuando se le permitió dormir con su madre "solo en la cama grande" cuando su padre estaba de viaje de negocios.

August Kubizek, el único amigo de la infancia de Hitler, describió a la madre de Hitler en términos casi siniestros: "Ella, que le perdonó todo, se vio obstaculizada en la crianza de su hijo por su amor ilimitado por él".

Poco después de la jubilación de su padre en 1895, Hitler asistió a la Volksschule local en la cercana Fischlham, donde tres grados se reunieron en la misma sala y fueron enseñados por el mismo maestro. Luego, en 1897, la familia se mudó a Lambach, donde Hitler fue enviado a una escuela primaria dirigida por monjes benedictinos. Mientras estuvo allí, tomó lecciones de canto, actuó en el coro de la iglesia católica e incluso consideró convertirse en sacerdote. Pero las cosas terminaron mal cuando fue expulsado por fumar en los terrenos del monasterio.

En 1898, la familia regresó definitivamente a Leonding.

Hasta los 11 años, todas las boletas de calificaciones de Hitler mostraban una línea casi ininterrumpida de "A" en sus materias escolares. Pero entonces, el fondo se cayó de su mundo y de repente cayó a un punto en el que falló en casi todas sus materias ... Esto fue inmediatamente después de que su hermano menor Edmund muriera de sarampión en 1900.

Según el Proyecto Nizkor, Hitler "pasó de ser un estudiante confiado, extrovertido y concienzudo a un niño taciturno, distante y hosco que luchaba constantemente con su padre y sus profesores".

Aproximadamente al mismo tiempo, el padre de Hitler, Alois, se indignó cuando su hijo le dijo que en lugar de unirse a la administración pública se convertiría en artista. Su padre discrepó vehementemente con esta idea y la animosidad entre padre e hijo creció. Hitler dijo más tarde de su padre que "todo se derrumba de la manera más desagradable en la inmundicia de una mentalidad depravada".

Hitler comenzó su educación secundaria el 17 de septiembre de 1900. Alois padre ignoró el deseo de su hijo de asistir a una escuela secundaria clásica para poder estudiar arte y lo envió a la Realschule técnica en Linz, donde su comportamiento rebelde lo llevó a la desgracia.

La primera "indiscreción" sexual de Hitler ocurrió en la Linz Realschule cuando tenía 12 años. A esta tierna edad, cometió un delito contra una "niña" registrada en alemán como "Sittlichkeitsvergehen", que se traduce como un "acto de indecencia" o "agresión indecente".

Fue severamente censurado por su comportamiento y apenas extrañaba ser expulsado de la escuela.

Después de haber agredido sexualmente a la niña, los alumnos de su clase condenaron al ostracismo a Hitler y comenzaron a llamarlo "bicho raro" y "perdedor". Se reían de él a sus espaldas y evitaban el contacto con él siempre que era posible.

Como a Hitler le gustaba dar órdenes, pasaba su tiempo con alumnos más jóvenes de las clases bajas. Disfrutaba recreando batallas de la Guerra de los Bóers y su juego favorito era interpretar el papel de un comando que rescata a los bóers de los campos de concentración ingleses. Sin embargo, también disfrutaba disparar contra ratas con una pistola de aire.

Llegaba a la escuela con cuchillos bowie, hachas y siempre estaba tratando de iniciar juegos indios en los que él era el líder. Mientras el maestro explicaba material nuevo, Hitler leía cómics de Karl May (vaqueros e indios) que mantenía escondidos debajo de su escritorio.
Siempre estaba enemistando a sus maestros y a los otros niños y era impopular entre sus compañeros de clase, así como entre la mayoría de sus maestros, quienes lo consideraban perezoso, poco cooperativo y alborotador.

Ansia por un hombre fuerte después de la muerte de su padre.

El padre de Hitler murió repentinamente en el pub Gasthaus Stiefler en Linz el 3 de enero de 1903.
Muchos años después, Hitler le dijo a Christa Schroeder [una de sus secretarias del búnker de Berlín]:
"Nunca amé a mi padre, pero le temí".

Como político en ascenso, buscó grandes hombres, vivos o muertos, que pudieran satisfacer su necesidad de un modelo masculino fuerte. Estos hombres incluían a Julio César, Napoleón, Federico el Grande, el general del ejército Erich Ludendorff y el presidente alemán Paul von Hindenburg.

Los autores del Proyecto Nizkor dijeron: “Al final, se volvió contra ellos uno tras otro y los trató de una manera despreciable. Solo podía someterse a una persona que fuera perfecta en todos los aspectos, literalmente un superhombre "

Estos psiquiatras estadounidenses también sugirieron que a lo largo de su infancia, Hitler obtuvo una satisfacción perversa, rayana en el placer sexual, de las golpizas de su padre. Dijeron que el trato cruel y abusivo de su padre hacia él trajo "muchas actitudes latentes más cerca de la superficie de la conciencia de Hitler", incluidas "tendencias anales que encontraron una salida al manchar [sus heces]". “Tendencias pasivas, femeninas y masoquistas” y “el deseo de ser dominado por una figura masculina fuerte”.

Después de la muerte de su esposo, Klara Hitler deseaba que Adolf obtuviera un buen desempeño en la escuela (para que pudiera unirse a la administración pública), pero sus intentos de persuasión no lograron más éxito que las amenazas y golpizas de su esposo, y él continuó obteniendo malas calificaciones. En 1904, el profesor Huemer de la Linz Realschule le dijo que la promoción de su hijo al cuarto curso solo sería posible si volvía a presentar su examen de francés y luego asistía a otra escuela. Klara decidió enviar a su hijo a la Realschule en Steyr, una pequeña ciudad industrial a 40 kilómetros al este de Linz.
En Steyr, las únicas materias en las que le fue bien fueron el dibujo a mano alzada, en el que fue calificado como "digno de elogio" y la gimnasia, por la que recibió la calificación de "excelente". En el primer semestre, la "lengua alemana" fue "insatisfactoria" y en "Historia" fue sólo "adecuado".
Al final de su primer año en Steyr, Hitler descubrió que había fallado una vez más.

Enviar sus heces al director de la escuela.

Los malos resultados académicos de Hitler tendrían consecuencias para el director de la escuela Steyr. La primera mención de la actitud inusual de Hitler hacia las heces (la suya en esta ocasión) se menciona en el libro de Donald Hook, The Madmen of History (1976), que detalla parte de la inquietante malevolencia de Hitler hacia el mundo exterior incluso cuando era joven.

Cuando el director le escribió a su madre para informarle que Adolf necesitaba repetir el año ya que había reprobado sus exámenes, ella leyó la carta y luego se la entregó a su hijo. Aparentemente, el joven Adolf fue al baño, defecó y luego usó la carta para limpiarse el trasero, luego volvió a guardar la carta en el sobre, volvió a dirigirla al director y la envió por correo a la escuela.

Este episodio que involucra lo que los psiquiatras llaman "mancha fecal" es importante ya que fue el primer indicio de que Adolf Hitler tenía una actitud inusual hacia sus propios desechos corporales.

Desde que terminó la escuela a los 16 años, hasta la muerte de su madre en diciembre de 1907, Hitler merodeaba por la casa mientras su madre le concedía todos sus deseos. Cuando declaró que estaba interesado en la música, ella le compró un piano de cola que nunca aprendió a tocar. Aunque la familia tenía problemas de efectivo, él no hizo nada para contribuir a los ingresos del hogar: se embadurnó con pinturas y dio largos paseos por el campo con August Kubizek, y permitió que su madre se quedara con él.

La mayor preocupación de Klara Hitler mientras yacía en su lecho de muerte era "¿qué pasaría con mi pobre y pequeño Adolf?" que tenía casi 19 años en ese momento. Hitler pasó varias horas a solas con su madre después de su muerte y se negó a permitir que médicos y funerarios la atendieran. Les dijo que quería dibujar una imagen de su rostro para poder tenerla con él, siempre. Solo entonces se les permitió entrar para asistir a su entierro.

Este extraño amor entre madre e hijo tendría consecuencias. Se expresaba en la peculiar sexualidad de Adolf Hitler, su fijación con la madre de toda la vida y en su extraña idea que tenía de la intimidad con ambos sexos.

Como líder nazi, basaría la “mujer aria ideal” del Partido Nazi en el recuerdo de su madre y una niña judía local con la que se obsesionó cuando era adolescente llamada Stephanie Isak.

EL RESTO DE LA FAMILIA DE HITLER

En su diario de la infancia, Paula Hitler (n. 1896-d. 1960) confesó que su hermano mayor a menudo volvía su ira interior contra ella y la golpeaba regularmente después de la muerte de su padre.
A los 8 años, escribió: "Una vez más siento la mano suelta de mi hermano en mi cara".
Su diario mecanografiado se encontraba entre una variedad de documentos desenterrados por los historiadores Dr. Timothy Ryback y Florian Beierl.

El Dr. Ryback dijo al periódico The Guardian que tras la muerte de su padre “Adolf se convirtió en la figura paterna. Era muy estricto con Paula y la abofeteaba regularmente. Ella lo justificó con ojos de estrella, porque creía que era 'por el bien de su educación' ".

Durante una de varias entrevistas con la inteligencia estadounidense (junio de 1946), Paula Hitler afirmó que había visto a su hermano solo una vez al año en la década de 1930 y principios de la de 1940 y que había conocido a Eva Braun solo una vez. (Registros militares: 1946)

Dijo que había cambiado su apellido de Hitler a "Wolf" en 1938 para protegerse del escrutinio público. Durante la Segunda Guerra Mundial, trabajó como secretaria en un hospital militar. En sus entrevistas de posguerra, alegó ignorancia del Holocausto y dijo que aunque su hermano era antijudío, no creía que él ordenara "el crimen cometido contra innumerables seres humanos en los campos de concentración".

But Paula “Wolf” Hitler was not the innocent she claimed to be. For a short time, she had been engaged to one of the Holocaust’s most notorious euthanasia doctors, Dr. Erwin Jekelius who sent at least 4,000 people (including a Hitler family cousin) to their deaths using gas or lethal injection.

By 1952, Paula Hitler was living “in seclusion” in a two-room apartment in a rural district of Berchtesgaden. By 1958, she was surviving on social welfare payments, her main interest being the Catholic Church. She died on June 1, 1960 aged 64.

Angela Raubal Hitler (b.1883-d.1949) was the mother of Geli Raubal, who according to Hiler's own testimony, was the love of his life.

When he was discharged from the army at the close of WWI, Hitler went to Vienna to visit his older sister Angela with whom he had no contact for more than 10 years.
In 1925 she moved to Munich with her daughter, Geli, and for almost a decade, worked as one of his housekeepers. It was during this time that Hitler became obsessed by his much younger niece.

When Geli committed suicide in Hitler’s apartment using his gun, Angela stood by her brother, believing at first, that her daughter’s death had been a “tragic accident.” She later believed it was a “forced suicide” instigated by Gestapo chief, Heinrich Himmler.

In Spring 1945, Adolf Hitler moved his sister to the safety of Berchtesgaden to prevent her from being captured by the Russians. She always spoke highly of her brother, and after the war, claimed he had known nothing about the Holocaust. She died in 1949 following a stroke.

Alois Hitler Jr., his older half-brother

Alois Hitler Jr. (b.1882-d.1956) suffered terrible beatings at the hands of his drunken father Alois Sr. and in 1896, aged only 15, he left the family home saying he wanted nothing more to do with his family. The side-effect of this was that his father then violently abused his youngest son, Adolf instead.
After leaving home, Alois Jr. worked as an apprentice waiter for a few years but struggled to stay on the right side of the law. In 1900, he received a five-month jail sentence for theft. Two years later, he was sentenced to eight months in jail for the same offense.

After his release from prison, he went to London and later to Dublin where he met and married Irish woman Bridget Dowling in 1910. They moved to Liverpool and had a son called William Patrick Hitler.

Alois Jr. regularly beat his wife and tried to beat his infant son and deserted them in 1914.

He returned to Germany and sold razor blades for several years. In 1916, he married Hedwig Heidemann without ever divorcing his first wife. In 1924, he appeared before a Hamburg court on charges of bigamy and was threatened with a six month jail sentence but he was let off.

In 1934, he opened a cafe-restaurant called “The Alois” located at 3 Wittenbergplatz in Berlin where SA men were regular customers..

After WWII, he was arrested by the Allies but released because he had never joined the Nazi Party. For the rest of his life, he survived by doing odd jobs and selling his autograph to tourists to make extra cash. He died in Hamburg in 1956 aged 74.

William Patrick Hitler, his half-nephew

William Patrick Hitler (b.1911-1987) is significant in Hitler’s life because he increased his uncle’s paranoia about his potential Jewish ancestry by sending him regular blackmail letters.
Hitler organized a job for him at the Reich Credit Bank in Berlin, then at an Opel car factory but his nephew failed at each of these jobs. Unhappy with his lot, William Patrick pestered his uncle for a better job and issued blackmail threats that he would sell embarrassing stories about the family to newspapers unless his “personal circumstances improved.”

In 1938, Hitler offered his nephew a high-ranking Nazi job but William Patrick was suspicious of his uncle’s real intentions and he left Germany for London “fearing for his life.” In London, he wrote an article for Look magazine called “Why I Hate my Uncle” which attracted the attention of renowned U.S. publisher William Randolph Hearst, who then invited him to do a lecture tour in America to talk about his famous uncle.

After writing a letter to President Franklin D. Roosevelt, William Patrick Hitler was “cleared” to join the U.S. Navy in 1944. He served as a Pharmacist’s Mate until he was discharged in 1947. As he had been wounded in action, he was awarded the Purple Heart medal for bravery. He changed his surname to “Stuart-Houston” and married a German woman with whom he had three sons (one of them worked for the CIA). The family eventually moved to Patchogue, Long Island where he used his medical training to establish a business analyzing blood samples for hospitals. He died aged 76 in Florida in 1987.

The Hitler’s family physician, Dr. Eduard Bloch said he was certain there was a daughter, slightly older than Adolf, who he described as “an imbecile.” This daughter has never been officially mentioned in the family tree.

Dr. Bloch noticed that the family always tried to hide the child and keep her out of the way when he came to attend the mother, perhaps feeling ashamed. He also noted that Hitler’s younger sister, Paula, was “a little on the stupid side, perhaps a high-grade moron.”

Indeed, the vulnerability of Hitler’s extended family to mental illness was known within the higher reaches of the Nazi party, almost from the very beginning but the details were covered up once he became German Chancellor.. A 1944 secret Gestapo report typed on the special “Fuhrer typewriter” said that his father’s line had “idiot progeny” and they in turn “produced a string of idiots.”
Nazi researcher, Dr. Timothy Ryback said one of them was a tax official called Joseph Veit.
“One of his sons had committed suicide a daughter had died in an asylum, a surviving daughter was half mad, and a third daughter was feeble-minded. The Gestapo established that a family in Graz had a dossier of photographs and certificates on all this but SS-chief Heinrich Himmler had them seized to prevent their misuse.”

Ryback concluded: “Hitler’s secrecy about his own family was legendary. This man really did have something to hide.”

Insane cousin gassed to death

One of Adolf Hitler’s second cousins was gassed to death under the Nazi policy of eliminating mental health patients. The woman, Aloisia Veit, daughter of Joseph Veit, from his father’s side of the family spent nine years sectioned at the Am Steinhof Psychiatric Institution in Vienna run by euthanasia doctor, Erwin Jekelius, (at one time Paula Hitler’s fiancé).

Aloisia Veit died, aged 49, in a room pumped full of carbon monoxide on December 6, 1940 at Hartheim Castle. When her medical files were discovered, they revealed that Nazi doctors diagnosed her as suffering from “mental instability, helplessness, depression, distraction, hallucinations and delusions.” (The Independent: 2005)

During her incarceration, she slept with a human skull on her pillow and her treatment included confinement in a dark room where she was chained to an iron bed. She told her doctors she was “haunted by ghosts” and asked to be provided with poison so she could kill herself. “I’m sure it would only require a small amount to free me from my appalling torture,” she wrote.

HITLER'S SEXUALITY AS AN ADULT

When Adolf Hitler's first boyfriend, August Kubizek (between 1905 to 1909) wrote to a friend years after WWII he said Hitler could “talk by the hour about deviant sexual behaviour.”

For most of his adult life, Hitler was predominantly homosexual. In his teens and early twenties, he had a string of “exclusive male companions,” including Kubizek, Reinhold Hanisch, and the little known, Rudolf Hausler. He shared accommodation with these men in seedy Viennese and Munich backstreets and in “homes for the destitute.”

In his autobiography, Mein Kampf, these early years are hardly mentioned. Instead, he jumps forward from his childhood to his experiences during WWI, describing the soldiers in his regiment as a “glorious male community.”

From the outset of the Great War, he enjoyed a sexual relationship with fellow dispatch-runner, Ernst Schmidt, which endured until 1919. In fact, U.S. intelligence discovered that Hitler was never promoted during WWI because of his “sexual orientation” and was arrested in Munich in 1919 for “pederasty and theft.” Indeed, former Nazi officer Otto Strasser said that when Hitler became Nazi Party leader in 1921, “his personal bodyguards and chauffeurs were almost exclusively homosexual.” Two of these bodyguards, Ulrich Graf and Christian Weber, were expected to satisfy their boss’s sexual needs whenever it was required.

In 1924, when Hitler was jailed for treason in Landsberg Castle, he began a love relationship with Rudolf Hess, nicknamed “Fraulein Anna” and “Black Emma” by other Nazi. Their sexual relationship endured for many years until Hess, who was prone to public hysterics became an embarrassment to the Nazi leader.

Even so, Hess remained devoted to “his Führer,” claiming they “had shared a beautiful human experience to the very end.”

By the early 1930s, the homosexual ethos at the top of the Nazi Party was so evident that one anti-Nazi newspaper called the political organization “The Brotherhood of Poofs.” The media ridicule became so widespread that Hitler decided to do something drastic to change public perceptions.

In June/July 1934, he organized the murders and imprisonment of hundreds of Nazi Storm Troopers, including their leader “Queen” Ernst Roehm, who was openly gay.
But while gay Nazis were being butchered or imprisoned, Hitler was having a clandestine affair with his Munich bodyguard and chauffeur Julius Schreck. The two were apparently devoted to each other and enjoyed romantic trysts at the Hotel Bube near Berneck, the midway point between Berlin and Munich. Their affair lasted until Schreck’s sudden death from meningitis in 1936.

Apparently, when he heard the bad news, Hitler wept uncontrollably for several days. He ordered a state funeral for his beloved chauffeur, at which he delivered a personal eulogy, with all the Nazi top brass ordered to attend.

In 1926, the 37-year-old German leader attempted to “go straight” as he was sick and tired of paying off blackmailers who knew of his homosexuality, but his attempts to have relationships with women proved disastrous. He had a picture of his mother hanging over his bed in Munich, in Berlin, and at his retreat in the Bavarian mountains. Few, if any, of his heterosexual relationships were ever consummated in the normal way.

Hitler was attracted to both pubescent teenagers and the actresses he admired on the silver screen. Eight of the women he had sexual contact with attempted suicide and six of them succeeded.

Hitler began a relationship with 16-year-old, convent-educated, Maria Reiter who tried to hang herself (in 1927) when he suddenly lost interest in her. Reiter told Stern magazine in 1959 that four years after her failed suicide attempt, she shared one night of passion with him but discovered his “sexual tastes were far too extreme” for her and they never met again.

Hitler then became obsessed with his half-niece, Geli Raubal. She and her “Uncle Alf” conducted a torrid relationship for more than four years, until she shot herself in 1931 with a gun he had given her as a gift. Some historians believe Hitler ordered her murder when she began telling friends about the “disgusting things” he made her do when they were alone together. After her death, he told Nazi colleagues she was “the only woman he had ever really loved”.

In 1937, film actress Renate Mueller threw herself from a balcony in Berlin after Hitler deliberately ruined her career and ordered the Gestapo to follow her. During their sordid sex sessions, she told friends she was obliged to kick and beat him while he masturbated on the ground.

When WWII broke out in 1939, English aristocrat Unity Mitford shot herself in the head with a gun Hitler had given her. Mitford wrote in her diary that “her Messiah” told her they could only be together sexually in “the afterlife.” She had participated in orgies with Nazi Party Storm Troopers, so she could relate the sordid details to Hitler afterwards.

Then, there was the long-suffering and loyal Eva Braun. Hitler was unfaithful to her with both men and women throughout their relationship. She became so sexually frustrated that she asked Dr Theodor Morell to give Hitler hormone injections to increase his libido and she told her close friends she regretted not leaving him 10 years earlier. Instead, she committed suicide with him just 40 hours after their marriage in the Berlin bunker in April, 1945.

The Peculiar Sex Life of Adolf Hitler by Siobhan Pat Mulcahy. Published by Amazon eBooks 498 pages (using Amazon Kindle eBook reader / other eBook devices can be used) Price, $6.50.


The Bizarre Love Life of Adolf Hitler — Homosexuality, Young Mistresses, and Primitive Viagra

A dolf Hitler was the personification of evil. As the dictator of Nazi Germany, he ordered the Holocaust and helped start World War II, which led to the death of over 70 million people worldwide.


Career in the SA

Schreck was a founding member of the Sturmabteilung ("Storm Department" SA), being involved in its growth and development. [2] This was a paramilitary wing of the party designed to disrupt political opponents and provide muscle for security tasks. Hitler, in early 1923, ordered the formation of a small separate bodyguard dedicated to his service and protection rather than an uncontrolled mass of the party, such as the SA. [3] Originally the unit was composed of only eight men, commanded by Schreck and Joseph Berchtold. [4] It was designated the Stabswache ("Staff Guard"). [5] El Stabswache were issued unique badges, but at this point the Stabswache was still under overall control of the SA, whose membership continued to increase. Schreck resurrected the use of the Totenkopf ("death's head") as the unit's insignia, a symbol various elite forces had used in the past, including specialized assault troops of Imperial Germany in World War I who used Hutier infiltration tactics. [6]

In May 1923, the unit was renamed Stoßtrupp-Hitler ("Shock Troop-Hitler"). [4] [6] The unit was solely responsible for Hitler's protection. [2] On 9 November 1923 the Stoßtrupp, along with the SA and several other paramilitary units, took part in the Beer Hall Putsch in Munich. [2] The plan to was to seize control of the city in a coup d'état and then challenge the government in Berlin. The putsch was quickly crushed by the local police and resulted in the death of 16 Nazi supporters and 4 police officers. In the aftermath of the failed putsch both Hitler, Schreck, and other Nazi leaders were incarcerated at Landsberg Prison. [2] The Nazi Party and all associated formations, including the Stoßtrupp, were officially disbanded. [7]


Descripción

Published by the Cigaretten-Bilderdienst. 203 Photographs by Heinrich Hoffman. Text by Joseph Goebbels, Julius Schreck, Otto Dietrich, Wilhelm Bruckner, Robert Ley, Albert Speer, Fritz Todt, Baldur von Schirach, Philipp Bouhler and Julius Schaub.

A perfect reproduction and translation of the famous original 1936 cigarette card photo album “Adolf Hitler: Bilder aus dem Leben des Führers” with articles from Hitler’s entourage describing his life, work, and achievements. Original cover.

The original was sold as a blank book, and then the owner would purchase the photographs separately. The images would then be manually pasted in to complete the book.

It contains 203 rare and unseen photographs dealing with all aspects of Hitler’s political work before his assumption of power—and for the first few years thereafter.

Regarded as one of the crowning popular propaganda achievements which helped consolidate Hitler’s hold on power, this book had sold millions of copies by 1940, and was one of those specifically ordered destroyed by the Allied occupation forces after 1945.

This is not a “photocopy”, but a perfect digital copy from a German original that has been reproduced to the highest possible quality standards.

Foreword by Hermann Goering

Preface by Dr. Joseph Goebbels

The Führer’s Travels by SS-Brigadier Leader Julius Schreck

The Führer and the German People by Dr. Otto Dietrich

The Führer as an Orator by Dr. Joseph Goebbels

The Führer in his Private Life by Obergruppenführer Wilhelm Bruckner

The Führer as a Statesman by Dr. Joseph Goebbels

The Führer and the German Worker by Dr. Robert Ley

The Führer and the Arts by Dr. Joseph Goebbels

The Buildings of the Führer by Architect Albert Speer

Adolf Hitler and his Roads by General Inspector Dr.-Ing. Fritz Todt

Our Hitler: Radio Address to the German Nation on the Occasion of the Führer’s Birthday by Dr. Joseph Goebbels

The Führer and the Army by Lieutenant Colonel Foertsch

The Führer and the German Youth by Baldur von Shirach

The Führer and the National Socialist by Philipp Bouhler

Special contribution: “The Fuhrer in the Landsberg Fortress” by SS Brigade Leader Julius Schaub


Julius Schreck was aan het einde van de Eerste Wereldoorlog lid van verscheidene vrijkorpsen, waaronder ook de Marine-Brigade Ehrhardt. De nationaalsocialist van het eerste uur als Schreck was, had hij het lidmaatschapsnummer 53 van de NSDAP, en bouwde met zijn vrijkorpseenheden vanaf januari 1923 de Dachauer en Münchner SA op. In april 1923 trokken de vrijkorpsen zich uit de partij terug, en Schreck bleef daarentegen met weinig aanhangers in deze. Hij had net op de wens van Hitler mensen gerekruteerd voor de Stoßtrupp Hitler - een voorloper van de latere SS, die oorspronkelijk uit 8 door straatgevechten beproefde vrijkorpsleden samengesteld was. De originele leden waren Joseph Berchtold, Ulrich Graf, Emil Maurice, Christian Weber, Josef Dietrich, Rudolf Hess, Jakob Grimminger en Walter Buch.

Delaware Stoßtrupp diende voor de persoonlijke bescherming van Hitler.

Het uniform van de Stoßtruppen leken sterk op die van de SA. Het enige duidelijke verschil was de zwarte skimuts met het doodskopembleem (Totenkopf), welke later ook in verscheidene andere SS-eenheden gebruikt werd. Schreck had het idee van de doodskopembleem van de Brigade Ehrhardt overgenomen.

Daarmee had Schreck de basis gelegd voor de oprichting van de latere SS. Van 1925 tot 1926 was Schreck de eerste SS-Oberleiter, waaruit een jaar later de functie van de Reichsführer ontstond.

In 1936 werd Schreck ziek en kreeg hersenvliesontsteking, waaraan hij uiteindelijk bezweek. Hitler zorgde ervoor dat hij een staatsbegrafenis kreeg. Alle hogere nazipartijleden waren hierbij aanwezig, inclusief Hermann Göring, Rudolf Hess, Joachim von Ribbentrop, Konstantin von Neurath, Emil Maurice, Hans Baur, Heinrich Hoffmann, Baldur von Schirach en Heinrich Himmler. Himmler noemde hem "Adolf Hitlers eerste SS-man". Zoals met vele andere graven van leden van de nazipartij werd Schrecks grafsteen na de Tweede Wereldoorlog verwijderd en is er een grafsteen zonder inscriptie op de plek waar hij begraven ligt neergezet [1] .

  • SS-Ehrenring[4] in 1935 [7][4] (nr.349) op 9 november 1933 [7][5][4] op 14 oktober 1932 [7][5][5] , 2e Klasse [5] in 1934 [5] , 3e Klasse met Zwaarden[5]
  • Ehrenwinkel der Alten Kämpfer
  • Julleuchter der SS op 16 december 1935 [7][5]

Er waren meerderen straten in Duitsland vernoemd naar Schreck [9] [10] [11] [12] .


Ver el vídeo: Три богатыря и морской царь. Мультфильм для всей семьи