Oswald de Northumbria

Oswald de Northumbria

Oswald de Northumbria (c. 642 EC) fue un rey y santo anglosajón del siglo VII. 633 o 634 EC tras su victoria sobre Cadwallon ap Cadfan, rey de Gwynedd. Oswald gobernó los reinos de Bernicia y Deira en Northumbria, pero también ejerció una autoridad significativa sobre partes de la actual Inglaterra, Gales y Escocia. El reinado de Oswald es elogiado por el historiador de Northumbria Beda, que escribió en el siglo VIII EC; es uno de los héroes del influyente trabajo de Beda, el Historia Ecclesiastica Gentis Anglorum (Historia eclesiástica del pueblo inglés). Oswald difundió vigorosamente el cristianismo en su reino y más allá. C. 642 EC, fue asesinado en la Batalla de Maserfield contra el rey Mercian Penda. Después de su muerte, Oswald fue venerado como santo y mártir. Sus reliquias fueron veneradas y se formó un culto en Inglaterra y en el continente que prosperó en la Edad Media.

Antecedentes, vida temprana y exilio

Durante la vida de Oswald, el término Northumbria aún no se usaba. La región que las generaciones posteriores llamarían Northumbria estaba compuesta aproximadamente por dos reinos separados, Deira y Bernicia, que se encontraban al norte del río Humber. El término Northumbria probablemente entró en uso a principios del siglo VIII d.C. para describir las tierras al norte de Humber. El reino de Deira se extendía aproximadamente desde el río Humber al norte hasta el río Tees. Bernicia se encontraba al norte de Deira y se extendía desde el río Tees hasta el Firth of Forth. Las casas reales de los dos reinos respectivos a menudo se denominaban anglos en las fuentes antiguas, a diferencia de los sajones, que parecen haber gobernado muchos de los reinos del sur. Las dos familias eran enemigas, constantemente en guerra entre sí desde finales del siglo VI EC hasta gran parte del siglo VII EC.

Oswald fue uno de los siete hijos conocidos de Aethelfrith de Bernicia y Acha, y su nacimiento generalmente data de c. 604 CE. Su hermano mayor Eanfrith parece haber sido hijo de Aethelfrith de otra unión. Se sabe muy poco sobre estos niños además de Eanfrith, Oswald y Oswiu. En 604, Aethelfrith se convirtió en rey de Deira y de Bernicia, probablemente por conquista. Se casó con Acha, hermana de Edwin de Deira e hija del rey depuesto, uniendo los dos reinos rivales bajo su propio gobierno. El propio Edwin huyó al sur para escapar de Aethelfrith. Durante algunos años, Edwin vagó en el exilio mientras Aethelfrith planeaba matarlo. Finalmente, Edwin fue recibido en la corte de Raedwald de East Anglia. Raedwald rechazó la solicitud de Aethelfrith de matar a Edwin, en su lugar, se volvió contra Aethelfrith, derrotándolo y matándolo en una batalla cerca del río Idle c. 616 CE.

La muerte de Aethelfrith obligó a sus hijos a huir al norte al exilio, como lo había hecho Edwin años antes. Oswald pasó su exilio en el reino gaélico de Dal Riata, que cubría gran parte del oeste de Escocia y parte de Irlanda. Durante su exilio, Oswald se convirtió al cristianismo aunque su padre había sido pagano.

Batalla de Heavenfield y Kingship

En octubre de 633 EC, Edwin se encontró con los ejércitos combinados de Penda de Mercia y Cadwallon de Gwynedd en la Batalla de Hatfield Chase. La batalla fue una rotunda derrota para las fuerzas de Edwin; Edwin murió y gran parte de su ejército fue destruido. Los reinos de Deira y Bernicia, unidos bajo el gobierno de Edwin, se dividieron una vez más entre las dos respectivas casas reales. El hermano de Oswald, Eanfrith, regresó del exilio para gobernar a Bernicia, mientras que el primo de Edwin, Osric, gobernaba Deira. Penda parece haber regresado a Mercia, pero Cadwallon continuó atacando las tierras de los dos reinos de Northumbria.

El reinado de Oswald es elogiado por el historiador de Northumbria Beda, que escribió en el siglo VIII EC; es uno de los héroes del influyente trabajo de Beda, el Historia Ecclesiastica Gentis Anglorum.

Según Bede, Osric y Eanfrith solo gobernaron sus respectivos reinos durante aproximadamente un año (c. 632 o 633 EC). Bede escribe que tanto Eanfrith como Osric abandonaron vergonzosamente la fe cristiana por sus dioses ancestrales. Beda culpa a esta apostasía por sus rápidas caídas. Osric parece haber sitiado Cadwallon en una fortaleza o ciudad sin nombre, pero Cadwallon atacó y mató a Osric y dispersó sus fuerzas. En algún momento más adelante en el mismo año, Eanfrith fue a negociar la paz con Cadwallon, trayendo consigo solo doce guerreros, y Cadwallon los mató a todos.

¿Historia de amor?

Regístrese para recibir nuestro boletín semanal gratuito por correo electrónico.

Tras la muerte de Eanfrith, Oswald regresó del exilio y reclamó el trono de Bernicia. Bede escribe que Oswald regresó a Bernicia con solo un pequeño ejército. Es posible que en su apuesta por el poder fuera apoyado por aliados escoceses y pictos, así como por sus propios sirvientes. Oswald se reunió con las fuerzas de Cadwallon en un lugar llamado Heavenfield, cerca de Hexham. Bede escribe que la fuerza de Cadwallon era mucho mayor, pero que Oswald fue ayudado por Dios. La noche anterior a la batalla, Oswald erigió una gran cruz de madera y él y sus tropas oraron al Dios cristiano por la victoria. Al menos un relato menciona una visión de San Columba apareciéndose a Oswald, asegurándole que saldría victorioso.

La Batalla de Heavenfield tuvo lugar al día siguiente y las fuerzas de Oswald obtuvieron una aplastante victoria. El propio Cadwallon fue asesinado y sus partidarios completamente derrotados. Todos los consejeros de Oswald acordaron ser bautizados después de la batalla, y Oswald tomó el control de Bernicia y Deira, reuniendo los reinos de Northumbria. Bede afirma que Oswald sostuvo imperio sobre prácticamente todos los demás reinos anglosajones durante su reinado, además de ejercer influencia sobre las tierras celtas vecinas. Oswald se conoce como Bretwalda en el Crónica anglosajona. El término Bretwalda (Brytanwalda o bretenwealda) se refiere al estatus de Oswald como señor de facto de Gran Bretaña y es análogo al concepto de Bede de imperio.

Oswald y el cristianismo

Oswald abrazó plenamente la fe cristiana como pocos otros reyes anglosajones del norte lo habían hecho antes que él. Beda considera a Oswald el más santo de todos los reyes que examina en el Historia eclesiástica. Su padre murió pagano, e incluso Edwin solo se había bautizado después de convertirse en rey. Mientras tanto, Oswald se bautizó mucho antes de llegar al poder. Como resultado del tiempo que pasó en Dal Riata y más allá, Oswald se alió con la fe cristiana celta centrada en el monasterio de Iona. Este tipo de cristianismo contrastaba marcadamente con la comunidad orientada a Roma centrada en Canterbury al sur, fundada por San Agustín el Menor en 597 EC. La rivalidad entre estas facciones llegaría a un punto crítico, mucho después de la muerte de Oswald, en el Sínodo de Whitby en 664 EC.

Oswald solicitó un obispo de Iona en lugar de Canterbury. Al principio, el monasterio envió a un hombre llamado Corman que resultó ser demasiado austero y rígido. Así fue llamado, y en su lugar la comunidad de Iona envió a Aidan. A su llegada a Northumbria, se fundó la sede de la diócesis de Aidan en la isla de Lindisfarne, que se encontraba no lejos de la sede real de Bamburgh. Si bien Beda criticaba ciertos aspectos de la tradición cristiana celta (estaba más estrechamente aliado con Roma que con la iglesia del norte de la época de Oswald), admiraba mucho a Aidan. Bede escribe que Oswald llegó a traducir para Aidan durante muchos de sus sermones, ya que Aidan aún no podía hablar inglés.

Bede también escribe que Oswald era amigo de los pobres. También promovió vigorosamente la fe cristiana más allá de sus propias fronteras. Él fue el padrino del rey Cynegils de Sajonia Occidental (r. C. 611-642 EC) después de su bautismo en Dorchester y también se casó con la hija de Cynegils. Esto habla del estatus de Oswald como señor supremo sobre los otros reinos anglosajones en este momento de su reinado.

Muerte

Oswald fue asesinado en la batalla de Maserfield (Maserfelth) el 5 de agosto de c. 641 o 642 CE. Beda escribe que había reinado durante ocho años y tenía 38 años en el momento de su muerte. Aunque los detalles del conflicto son escasos, la batalla se libró entre las fuerzas de Oswald y el ejército de Penda de Mercia, que también había participado en la victoria sobre Edwin aproximadamente nueve años antes. Bede escribe que tras su muerte Oswald oró por las almas de sus guerreros. Después de la batalla, el pagano Penda hizo cortar la cabeza y las manos de Oswald y exhibirlas como trofeos. Esto ha sido interpretado por algunos como una posible ofrenda al dios pagano Woden.

La ubicación de la batalla no se conoce con precisión, pero se identifica tradicionalmente con la Oswestry actual. En el momento de la muerte de Oswald, Oswestry se habría ubicado en el territorio del reino galés de Powys. Esto sugiere que Oswald estaba liderando un ataque mucho más allá de sus fronteras y, por lo tanto, entra en conflicto con el relato de Beda sobre un rey santo. También sugiere que las tropas galesas pueden haber apoyado a Penda contra Oswald. Bede escribe que Oswald estaba librando una guerra justa en el momento de su muerte, pero prácticamente guarda silencio sobre las causas del conflicto.

La muerte de Oswald destrozó la supremacía de Northumbria al igual que la muerte de Edwin nueve años antes. Bernicia y Deira una vez más se dividieron entre las dos casas reales tradicionales, con el hermano menor de Oswald, Oswiu, ascendiendo al trono de Bernician. Penda y los mercianos ejercerían una autoridad considerable sobre los reinos vecinos durante gran parte de la próxima década. No fue hasta c. 655 EC que Oswiu finalmente derrotaría y mataría a Penda en la Batalla de Winwaed.

Veneración

La santidad de Oswald siguió poco después de su muerte en Maserfield. Aunque Beda se esforzó por describir a Oswald como santo en vida, él y los cronistas posteriores relatan un catálogo de milagros asociados con su martirio. Se decía que la tierra del lugar donde mataron a Oswald tenía propiedades curativas milagrosas. Según el monje Reginald de Durham del siglo XII, un pájaro se llevó el brazo derecho de Oswald y lo dejó caer cerca de un árbol. Se formó un manantial donde aterrizó el brazo de Oswald, y tanto el manantial como el árbol exhibieron poderes curativos. También se decía que las astillas de la cruz en Heavenfield mostraban poderes curativos. Ha habido cierto debate académico sobre si las propiedades milagrosas de las reliquias de Oswald reflejan las nociones paganas germánicas de la realeza.

Las reliquias de Oswald se trasladaron varias veces. Según Bede, el cuerpo de Oswald fue llevado a Bardney Abbey en Lindsey, donde los monjes inicialmente se negaron a aceptar el cuerpo, ya que Oswald había sido un enemigo del Reino de Lindsey durante su vida. Sin embargo, un rayo de luz milagroso que abarcó el cuerpo validó el estatus de Oswald como santo y cambió la mente de los monjes. Se cree que la cabeza de Oswald está enterrada en la catedral de Durham, aunque hay varias otras iglesias que afirman poseer su cabeza en Inglaterra y en el continente. Se dijo que su brazo derecho permaneció ileso después de su muerte y finalmente fue consagrado en la Abadía de Peterborough. La fiesta de Oswald se celebra el 5 de agosto.

El estatus de Oswald como un santo rey cristiano cobró gran importancia en la imaginación de las generaciones posteriores. Sus esfuerzos en la vida no solo fueron esenciales para la expansión del cristianismo en Northumbria y en toda Inglaterra, sino que sirvió como modelo de realeza cristiana durante los siglos venideros. Para Beda, Oswald era el epítome de la realeza adecuada en el Historia eclesiástica. La familia real de Wessex parece haber tomado a Oswald como modelo también a finales del siglo IX y principios del X d.C. La casa real de Wessex se esforzó por adquirir las reliquias de Oswald para los monasterios e iglesias que fundaron, y al menos una de estas iglesias, el Priorato de St. Oswald en Gloucester, recibió el nombre del rey. Aethelstan (r. 924-927 EC) fue un patrocinador entusiasta del culto de Oswald. Cuánto del legado de Oswald se debe a sus propias acciones o al influyente retrato de Bede es tema de debate. En cualquier caso, la figura del rey santo martirizado en la batalla contra un enemigo pagano demostró ser un símbolo resistente en los siglos posteriores, cuando los reyes cristianos ingleses se enfrentaron a los invasores vikingos paganos.


Oswald de Northumbria

Oswald (C. 604 & ndash 5 de agosto de 642) fue rey de Northumbria desde 634 hasta su muerte, y posteriormente fue venerado como santo cristiano. Era el hijo de & AEligthelfrith de Bernicia y llegó a gobernar después de pasar un período en el exilio después de derrotar al gobernante británico Cadwallon ap Cadfan, Oswald trajo los dos reinos de Northumbria de Bernicia y Deira una vez más bajo un solo gobernante, y promovió la expansión del cristianismo. en Northumbria. El historiador Bede le dio una evaluación fuertemente positiva, que escribió poco menos de un siglo después de la muerte de Oswald, quien consideraba a Oswald como un rey santo; también es Beda quien es la fuente principal del conocimiento histórico actual de Oswald. Después de ocho años de gobierno, en los que fue el gobernante más poderoso de Gran Bretaña, Oswald murió en la batalla de Maserfield.


Conferencia en línea: Liturgia, literatura e historia: Oswald de Northumbria y el culto de los santos en la Alta Edad Media, del 5 al 6 de agosto de 2021

Del Instituto de Estudios Medievales y Renacentistas de la Universidad de Londres:

& # 8216 La centralidad del culto a los santos en el cristianismo medieval se refleja en los textos litúrgicos, históricos, literarios y administrativos, la cultura material y la arquitectura que sobreviven. Sin embargo, con demasiada frecuencia, los límites disciplinarios significan que estas fuentes se estudian de forma aislada unas de otras. Se necesita un enfoque multidisciplinario si queremos comprender adecuadamente tanto los mecanismos por los que se difunden los cultos de los santos como la forma en que la veneración de los santos impulsó otras formas de expresión política, cultural y social. Esta conferencia, centrada en el culto a Oswald de Northumbria en la Alta Edad Media, reúne a historiadores, académicos literarios, musicólogos e historiadores del arte para explorar el culto de los santos a través de textos, objetos, espacio, sonido y los sentidos y, en particular, cuestiona la influencia. de la liturgia sobre la sociedad. La conferencia tenía la intención de incluir una representación de la liturgia del día festivo de Oswald extraída de los manuscritos de Peterborough y promulgada en el espacio para el que se concibió originalmente. Esperamos que esta recreación sea posible en el día festivo de Oswald en 2022. & # 8217

Esta conferencia se llevará a cabo a través de Zoom Webinar. Las presentaciones en video de los artículos estarán disponibles para ver desde 2 semanas antes de la conferencia y el elemento en vivo el 5 y 6 de agosto consistirá en sesiones de discusión. A los delegados se les enviará un enlace para acceder a las presentaciones en video y los detalles de cómo unirse al seminario web cuando se acerque la hora. También habrá una sesión social / de discusión informal opcional el jueves por la noche; los detalles sobre cómo unirse a esto se compartirán durante el seminario web.

Todos los videos pregrabados tendrán la opción de activar subtítulos de subtítulos cerrados precisos y las sesiones de discusión contarán con subtítulos en vivo a través de una URL del visor de subtítulos. Una transcripción de las sesiones de discusión estará disponible después de la conferencia enviando un correo electrónico a [email protected] con "transcripción" como título del tema. Si tiene otros requisitos de acceso que podrían respaldar su participación en la conferencia, envíe un correo electrónico a [email protected] con "acceso" como título del asunto.

Registro

La conferencia es gratuita y abierta a todos. Regístrese para las sesiones del seminario web en vivo utilizando los enlaces a continuación. No es necesario registrarse para la discusión informal, ya que los detalles sobre cómo unirse a esta sesión se compartirán durante el seminario web del jueves.

Si está interesado en la conferencia pero no reside en una zona horaria que haga que la asistencia al elemento en vivo sea plausible, aún puede registrarse para la conferencia. Al registrarse, podrá acceder a los videos pregrabados en el momento que más le convenga, para enviar preguntas a los oradores antes de las sesiones en vivo y, enviando un correo electrónico a [email protected] con 'transcripción' como tema encabezado, que se enviará una transcripción escrita de las discusiones una vez finalizada la conferencia.

Borrador del programa (todas las horas BST)

Jueves 5 de agosto

14:30 Bienvenida

14:45 Panel 1

Profesora Tessa Webber (Cambridge), "Lectura pública y celebración de la fiesta de San Oswald en Peterborough: lo conocido y lo desconocido"

Dr. Nicholas Karn (Southampton), "Hacia una nueva edición de la crónica de Peterborough de Hugh Candidus"

Moderador: Profesora Elisabeth van Houts (Cambridge)

15:45 Panel 2

Profesor David Hiley (Ratisbona), "Lo antiguo y lo nuevo en los cantos litúrgicos de la fiesta de San Oswald"

Dra. Johanna Dale (UCL), "El brazo del rey Oswald: liturgia y cultura material en la abadía de Peterborough"

Presidenta: Dra. Helen Gittos (Oxford)

17:00 Panel 3

Profesor Julian Luxford (St Andrews), "Imágenes y reliquias de Oswald en la Inglaterra medieval tardía"

Profesor Nicholas Vincent (UEA), "Oswald and England’s Kings, 1066-1307".

Presidenta: Dra. Philippa Hoskin (Cambridge)

18:00 Reunión social informal

Viernes 6 de agosto

14:00 Bienvenida

14:05 Panel 4

Dr. Benjamin Müsegades (Heidelberg), "Un inglés en el extranjero. El culto de San Oswald en el Imperio medieval "

Dr. Diarmuid O’Riain (Múnich), "Las vidas de Oswald y otros santos ingleses en el Magnum Legendarium Austriacum del siglo XII"

Presidente: Profesor Björn Weiler (Aberystwyth)

15:00 Panel 5

Dr. Henry Parkes (Nottingham), "Oficina de Oswald en el Bodenseeraum"

Dr. Gerhard Lutz (Museo de Cleveland), "Oswald e Hildesheim reconsiderados"

Presidente: Dr. Jonathan Lyon (Chicago)

16:15 Panel 6

Dr. Sean Dunnahoe (Estado de California), "La transmisión de la liturgia de Oswald a Escandinavia"

Profesora Brigitte Meijns (KU Leuven), "La abadía de Bergues-Saint-Winnoc y el culto de San Oswald en Flandes del siglo XI"

Presidente: Dr. Erik Niblaeus (Cambridge)

17:15 Panel 7

Dra. Sarah Bowden (King's College de Londres), "El cuervo de San Oswald: santidad, soberanía y animalidad en el Múnich Oswald

Dra. Francesca Brooks (York), "Cayendo al precipicio de la mente y el monasterio": Lynette Roberts (1909-95) y las vidas de los santos cambro-británicos "

18:00 Observaciones finales

Esta conferencia ha sido organizada con el apoyo de la Academia Británica, la Catedral de Peterborough y UCL.


Historia Meme-Tag: Oswald de Northumbria

Jonathan Jarret me ha etiquetado con un meme mutado sobre personajes históricos favoritos. ¿A quién más elegiría aparte de St Oswald of Northumbria? Entonces, cómo funciona esto es que tengo que replicar las instrucciones (solo meme mutado), dar siete datos interesantes o inusuales sobre esta figura y luego etiquetar a varias otras personas para transmitir el meme. Dado que Jonathan ya ha etiquetado a varias personas a las que yo hubiera etiquetado, ¡será mejor que me apure!

  1. Vínculo a la persona que te etiquetó.
  2. Enumera 7 cosas extrañas o aleatorias sobre tu figura histórica favorita.
  3. Etiqueta a siete personas más al final de tu blog y enlaza al de ellos.
  4. Hágale saber a la persona que ha sido etiquetada dejando una nota en su blog.

Y el último será el primero: etiquetaré al Dr. Nokes, Jennifer Lynn Jordan, Chris Laning, el Dr. Mike Drout, Nicola Griffith y, en buena medida, etiquetaré a Derek el Ænglicano y a Larry Swain nuevamente.

Entonces, ¿por qué elegí St Oswald, rey de Northumbria? Bueno, he estado trabajando en él durante casi 10 años. Sin duda, es el tema más persistente en mis estudios. Mi interés inicial por las raíces históricas de la leyenda artúrica me llevó a la Historia de Beda, quien me presentó a una figura histórica que encarnaba mucho de lo atractivo de Arthur (¡y además es un santo!). En Oswald veo gran parte de la riqueza de la leyenda y el heroísmo de la tradición artúrica y, sin embargo, es una figura histórica genuina que tuvo un impacto significativo en la historia. Quizás algún día escriba una publicación comparando a Arthur y Oswald ...


Liturgia, literatura e historia # 038: Oswald de Northumbria y el culto de los santos en la Alta Edad Media

Los días 5 y 6 de agosto de 2021, celebraremos una conferencia en línea, en colaboración con la Academia Británica y la Catedral de Peterborough, que utiliza el culto de Oswald de Northumbria como caso de estudio para examinar los mecanismos por los cuales se difunden los cultos de los santos y también el manera en que la veneración de los santos impulsó otras formas de expresión política, cultural y social.

Aunque las conferencias en línea tienen el gran beneficio de permitir la participación de delegados de todo el mundo, es más difícil reproducir las oportunidades informales en persona para que los estudiantes de doctorado y los investigadores de carrera temprana hablen sobre su trabajo, se conecten con compañeros y mentores e intercambien ideas. . Para facilitar el conocimiento de los proyectos de doctorado / ECR y ayudar a los investigadores a obtener visibilidad de sus proyectos, estamos lanzando esta convocatoria para publicaciones de blog.

Los detalles sobre la conferencia se pueden encontrar en https://oswaldusrex.co.uk/conference/. Esta página se actualizará con más información a su debido tiempo y las publicaciones de blog se alojarán en el mismo sitio web y se publicitarán en las redes sociales. Actualmente estamos explorando la posibilidad de producir un boletín físico para los delegados & # 8211 si hacemos esto, las publicaciones de blog también se anunciarán en este.

Si su investigación toca los temas más amplios de la conferencia, incluidos, entre otros, la liturgia medieval, la escritura histórica, la cultura material, la arquitectura, el culto a los santos, la música, la literatura o las comunidades religiosas, y le gustaría explorar sus ideas. y compartirlos con una audiencia internacional de medievalistas interesados ​​en temas similares, considere enviar un resumen. Las publicaciones de blog de aproximadamente 600 a 800 palabras, con 3 o 4 imágenes adjuntas, se publicarán a fines de junio / principios de julio.


El cadáver milagroso del rey Oswald de Northumbria

Tras la muerte del rey Aethelfrith de Northumbria en 616, el trono del reino cayó en manos de un noble rival de Northumbria llamado Edwin. Cuando el nuevo rey tomó el poder, los hijos pequeños del difunto Aethelfrith se vieron obligados a buscar asilo fuera de Northumbria. Uno de estos hijos, Oswald, encontró refugio en la isla de Iona, parte del archipiélago de las Hébridas frente a la costa de Escocia. En Iona, los monjes irlandeses residentes, dirigidos por un hombre llamado Aidan, convirtieron a Oswald a la religión cristiana.

Oswald terminó su exilio alrededor del 633, después de que el rey Edwin de Northumbria fuera derrotado y asesinado en batalla por un ejército de coalición dirigido por el rey Cadwallon de Gwynedd y el rey Penda de Mercia. Después de dejar que su tierra natal se cocine por un tiempo en la guerra civil, Oswald regresó a Northumbria, tomó el trono e inmediatamente ganó prestigio al matar al rey Cadwallon, alrededor del 634, en una batalla cerca de la actual Northumberland. En el apogeo de su reinado, el rey Oswald (r. 633-642) gobernó un dominio extenso que consistía en Northumbria, que estaba formado por Bernicia (aproximadamente la actual Durham, Northumberland y Firth of Forth), Deira (Yorkshire) y Lindsey (Lincolnshire). )), así como otras partes de Inglaterra, Gales y Escocia.

Después de que el rey Oswald asumió el poder, invitó a Aiden y a los monjes irlandeses de Iona a predicar en su reino. El rey les dio a los sacerdotes acceso a Lindisfarne como su cuartel general, y Aidan se convirtió en el primer obispo de la región. Los monjes estaban agradecidos por la bondad del rey Oswald, y en algún momento el obispo Aiden supuestamente agarró el brazo del rey y oró: "Que esta mano nunca se marchite con la edad" (Bede, Historia eclesiástica, Libro 3, Capítulo 6). Esta oración aleatoria supuestamente resultó tener mucho más poder de lo que el obispo Aidan pudo haber adivinado.

En 642, el rey Oswald fue asesinado por el rey Penda de Mercia durante una batalla que ocurrió cerca de la moderna Oswestry, en el condado de Shropshire. Después de la batalla, Penda hizo desmembrar el cuerpo del rey caído y exhibirlo en estacas. Aunque Oswald estaba muerto, su historia estaba lejos de terminar. A partir de este momento, las historias sobre el cadáver mutilado del rey se vuelven realmente extrañas.

Después de la espantosa muerte de Oswald, el hermano del rey, Oswiu (u Oswy) tomó los pedazos esparcidos de su hermano que pudo encontrar y envió los restos separados para que fueran consagrados en varias iglesias. Según Bede, la hija de Oswui, la reina Osthryd de Mercia, encontró más huesos de Oswald a finales del siglo VII y los hizo transportar a Bardney Abbey, en Lincolnshire. Según cuenta la historia, los monjes dudaban en llevar los restos a la abadía debido a algún antiguo prejuicio o rencor que tenían contra el difunto rey, por lo que dejaron el carro con los restos fuera de la abadía. Sin embargo, durante la noche, los huesos del rey Oswald aparentemente fueron iluminados como un foco por un rayo luminoso que era lo suficientemente brillante como para ser visto por todos en Lincolnshire. Reconociendo la flagrante insinuación divina, los monjes recibieron los restos y lavaron los huesos. Luego arrojaron esta agua usada a su cementerio. Supuestamente, cualquier material que el agua tocara, ya sea tierra, piedra o polvo, se impregnó milagrosamente del poder del exorcismo. Además, después de que los restos de Oswald fueran debidamente consagrados en la abadía, la mera visita a la tumba supuestamente podría conducir a una curación milagrosa.

Trozos del cuerpo del rey Oswald estaban esparcidos por todas partes. El rey Oswiu envió la cabeza de Oswald a Lindisfarne. Lo que se encontró de su cuerpo fue enviado a Bardney Abbey (debido a la historia anterior) y Gloucester. Incluso se envió una pieza del rey a la región de Frisia. La veneración de San Rey Oswald se extendió por gran parte de Europa, filtrándose desde las Islas Británicas a lugares como Francia, Holanda, Alemania, Suiza y partes de Italia. Ah, y si recuerdas la historia sobre el obispo Aiden tocando la mano del rey Oswald y proclamando que la extremidad nunca envejecería, Venerable Bede (673-735) atestiguó que el brazo cortado impecablemente conservado de Oswald se podía encontrar dentro de una iglesia ubicada en la moderna Bamburgh. , Inglaterra.

A pesar de la extraña difusión de los restos desmembrados del rey Oswald, los huesos del rey no fueron la fuente principal de los milagros que supuestamente generó su muerte. La mayoría de los milagros relacionados con el rey Oswald, o al menos la mayoría de los que Bede reunió para su Historia del pueblo inglés, se centraron más en la tierra y el suelo que había tocado los restos o la sangre de Oswald.

Según Bede, el lugar cerca de Owestry, donde Oswald fue asesinado por el rey Penda, se impregnó tanto de santidad que la hierba y la vida vegetal del lugar eran visiblemente más verdes y vibrantes que el resto del paisaje que lo rodeaba. Al igual que el poderoso polvo y el suelo golpeados por el agua en Bardney Abbey, la tierra en el lugar de la muerte de Oswald supuestamente tenía potentes habilidades curativas. Como dijo Beda, solo necesitabas caminar sobre el lugar para curarte de todo tipo de enfermedades, desde convulsiones hasta plagas.

Pronto, la gente descubrió que el poder de la mancha podía hacerse portátil al llevar la tierra a otra parte y mezclarla con agua como una especie de poción curativa. Cuando el truco empezó a funcionar, la gente comenzó a llevarse cucharadas del suelo sagrado a casa para su uso posterior; Bede escribió en su historia que, durante su vida, la constante excavación del suelo del lugar sagrado había convertido el lugar de muerte de Oswald en lo que sólo podría describirse como un pozo.

Además del exorcismo y la curación, la suciedad que entró en contacto con los restos de Oswald también aparentemente tenía otra peculiaridad interesante. Fue resistente al fuego. En una de las historias milagrosas de Beda, un británico anónimo envolvió un trozo de tierra de Oswald en una tela de lino para su uso posterior. Luego llevó esta bolsa de tierra a una casa en un pueblo cercano, donde planeaba quedarse por un tiempo. Al entrar a la casa, nuestro peregrino sin nombre debería haberse preocupado por la escena que presenció dentro de la casa: los otros residentes de la casa estaban celebrando una fiesta en el interior, centrada alrededor de un gran fuego en el centro de una habitación. Todo esto (los fiesteros, la fiesta y el fuego) sucedió al abrigo de un techo de paja inflamable. Sin embargo, el hombre simplemente colgó su bolsa de tierra en una viga cercana dentro de la casa y luego fue a participar de la comida y bebida que estaban sirviendo los juerguistas. Sin embargo, como estaba destinado a suceder, una brasa rebelde del fuego tocó el techo de paja y envolvió toda la casa en llamas. Los juerguistas lograron escapar, pero la mayor parte de la casa se derrumbó; supuestamente, la única parte de la estructura que sobrevivió al fuego fue la viga de la que se había colgado la bolsa de tierra sagrada.

Escrito por C. Keith Hansley.

Atribución de la imagen superior: (Oswald, rey de Northumbria, c.604-41. Vitral, Capilla del All Souls College, Oxford. [Dominio público] a través de Creative Commons).


Milagros

  • Una Pascua estaba a punto de cenar con San Aidan. Llegó una multitud de pobres pidiendo limosna. Oswald les dio toda la comida y las riquezas que llevaba consigo, luego hizo desarmar y distribuir los cubiertos de plata de su mesa.
  • San Aidan estaba tan conmovido por la generosidad del rey que tomó la mano derecha de Oswald y exclamó: "¡Que esta mano nunca perezca!" Durante años, el rey fue considerado invencible. La mano, de hecho, ha sobrevivido, ya que está consagrada como una reliquia en la iglesia de Bamburgh.
  • El cuerpo de Oswald fue despedazado en el campo de batalla donde cayó, y su cabeza y brazos se clavaron en postes en señal de triunfo. Un brazo llevado a un fresno por el cuervo mascota de Oswald. Donde el brazo cayó al suelo, brotó un pozo sagrado.
  • Una vez, un jinete cabalgaba cerca de Heavenfield. El caballo desarrolló un problema médico, cayó al suelo, rodando de dolor. En un momento, pasó sobre el lugar donde había muerto Oswald y se curó de inmediato.
  • El jinete contó su historia en una posada cercana. La gente de allí llevó a una niña paralítica al mismo lugar, y ella también se curó.
  • La gente empezó a sacar tierra del lugar para ponerla en agua para que bebieran los enfermos. Se removió tanta tierra que dejó un pozo lo suficientemente grande como para que un hombre pudiera pararse.
  • La sobrina de Oswald quería que el rey fuera enterrado en Bardney Abbey, Lincolnshire. Los monjes se mostraron reacios porque no se llevaban bien con los señores de Northumbria. Sin embargo, el ataúd admitía una luz por la noche. Los monjes lo consideraron una señal y permitieron el entierro.
  • Cuando los monjes lavaron los huesos antes de la consagración, vertieron el agua en el suelo cercano. La gente local pronto aprendió que el suelo tenía el poder de curar.
  • Un hombre enfermo que había llevado una vida disoluta bebió agua que contenía una astilla de la estaca en la que se había clavado la cabeza de Oswald. El hombre fue sanado, reformó su vida.
  • Un niño se curó de una fiebre sentándose junto a la tumba de Oswald en Bardney.
  • Se afirmó que las piezas de la cruz de Heavenfield tenían poderes curativos.
  • Se reclamaron poderes curativos para el musgo que creció en la cruz.
  • Una plaga en Sussex fue detenida por la intercesión de Oswald.
  • El arzobispo Willibrord le contó a San Wilfrid cuentos de milagros realizados en Alemania por las reliquias de Oswald.

Un empleado de Oxford


Hoy es el día de la fiesta de Oswald, rey de Northumbria en el siglo VII, y uno de los reyes más grandes de Inglaterra; era una especie de héroe favorito del Venerable Beda, por lo que sabemos bastante sobre él. Un relato de su vida está disponible en los lugares habituales. Fue un santo popular durante todo el período anglosajón, algo así como un emperador nativo Constantino, promoviendo el cristianismo no solo con la espada sino con la predicación de buenos obispos: un cristiano convertido él mismo, trajo a San Aidan de Irlanda para difundir la fe cristiana. a la gente de Northumbria.

(My favourite detail of Bede's story about their work together is that Oswald used to act as interpreter when Aidan preached, translating from Irish to English Oswald himself had learned Irish as a young man in exile.)

His capital was at Bamburgh, which today has a castle which looks like this:

And a view like this:
(Those are St Cuthbert's Farne Islands out to sea.)

At Bamburgh his incorrupt right arm was once preserved as a relic Bede explains how this came about:

Oswald was killed on the 5th August, 642, in battle against the pagan king Penda of Mercia. Bede claims that it was proverbial that he died in prayer: the proverb was "Lord, have mercy on their souls, said Oswald, as he fell to the ground." The site where his blood fell was considered to be holy, and Bede describes how "many took up the very dust of the place where his body fell, and putting it into water, did much good with it to their friends who were sick. This custom came so much into use, that the earth being carried away by degrees, there remained a hole as deep as the height of a man." Many people were miraculously cured by this holy ground.

Oswald's relics were removed first to Bardney in Lincolnshire and then to Gloucester. Bede tells of the translation to Bardney, but it apparently entered local folklore excuse me while I repost myself, from last October:

Apparently this is a well-known saying in Lincolnshire, used to tell someone they've left a door open (compare, I suppose, 'Were you born in a barn?'). The supposed origin of the phrase is rather strange:

Bardney is a village a few miles east of Lincoln. It was the site of an Anglo-Saxon abbey, and in 679 Osthryth, queen of Mercia, wanted to transfer the bones of her uncle St Oswald to Bardney. The monks, showing a surprising degree of incipient regionalism, refused to accept the relics on the grounds that Oswald, when king of Northumbria, had conquered Lindsey (the Anglo-Saxon kingdom comprising part of modern-day Lincolnshire).

The monks shut the abbey gates against St Oswald's bones and refused to allow the coffin in, but during the night a pillar of light shone out above the body (a common motif a similar pillar helped reveal the location of the body of Edward the Martyr). The monks, recognising a miracle when they saw one, realised that Oswald really was a saint and they had been wrong to leave him outside, so after that they always left their gates wide open (some say, removed them altogether). Hence the saying.


Saint Oswald of Northumbria, King and Martyr

We know very little about the early years of St. Oswald. His father was killed in 616 and young Oswald most probably went into exile in Scotland, where he had close links with the famous monastery on Iona, founded by St. Columba in c. 563. Eventually St. Oswald was baptized on Iona. Some sources claim that he also lived in Ireland for several years. In 633 the Welsh king Cadwallon (only a nominal Christian) in alliance with the notorious pagan King Penda of Mercia killed the saintly King Edwin of Deira&mdashuncle of Oswald&mdashthe first ruler to introduce Christianity into northern England (though his missionary work there did not last long).

After that tragic event, St. Oswald, filled with religious zeal, firmly decided to return to his native land to drive the pagan usurpers away and restore a pure and serious Christianity among his fellow countrymen. Before the battle with the pagans, which took place at a place called Heavenfield near Hadrian&rsquos Wall, St. Oswald erected a large wooden cross and fervently prayed before it on his knees, asking the Lord to grant him and his soldiers victory. According to tradition, at that time St. Columba of Iona (who had reposed over 40 years before) appeared to him in a vision and encouraged and predicted victory. The soldiers prayed and promised to accept baptism in case of victory.

The following day by the grace of God St. Oswald&rsquos army defeated the whole army of pagans so that Penda had to leave the battlefield alone. It was a real triumph for the holy king and for the people who were freed from pagan tyrants. It was decided to leave the cross at the same place and later many healing miracles occurred from it. Unfortunately, there were almost no missionaries in the kingdom at that time, one of the few remaining ones was the saintly Deacon James, who preached in York, Lincoln and other places. St. Oswald then asked the brethren of Iona to send him a missionary to help Christianize the region.

The first monk who came to Northumbria was too harsh with the native people, and then it was decided to send a monk called Aidan, whom St. Oswald came to love at once for his kindness, apostolic spirit, humble life and genuine asceticism. St. Oswald gave Aidan (who in the future was to become a great saint) an island called Lindisfarne near the Northumbrian coast, where St. Aidan built a monastery and arranged life on the pattern of Celtic communities. Aidan became Abbot and Bishop of Lindisfarne and it soon became a great monastic and missionary centre. Aidan travelled much throughout the kingdom, walking from one settlement to another, bringing the local inhabitants the Good News. St. Oswald, who knew Irish very well, was for some time St. Aidan&rsquos personal interpreter, as Aidan did not speak the Northumbrian dialect very well. Evangelization was very fruitful, for more and more Northumbrians came to live in Christ and were baptized. As the Venerable Bede writes, meanwhile, King Oswald strengthened in goodness and humility, he was generous in all his deeds, founding many monasteries and churches all over Northumbria.

Once Sts. Oswald and Aidan were sitting at the same table on Easter Day. Servants brought the king the royal meal on a large, silver dish. Suddenly one servant informed him that a great multitude of beggars had gathered in the neighbouring streets, waiting for alms from the king. The king at once ordered all the food to be given to the beggars as well as to break the dish into pieces and give them to the needy. St. Aidan then took Oswald by his right arm and exclaimed: &ldquoMay this arm be incorrupt forever&rdquo. And this prophecy was fulfilled. With time Oswald became the &ldquoOverlord&rdquo or most powerful ruler in England at the time. Not only Angles, but also Britons, Picts and Scotts were under his dominion. St. Oswald gathered the lands for the Glory of God, not for his own glory, wishing to bring as many people to Christ as possible.

In York Oswald completed the building of the Minster Church, begun by St. Edwin before him. His activities spread to Lindsey in present-day Lincolnshire, where he too was venerated. The king maintained friendly relations with other kingdoms, like Wessex. Thus, he was godfather to King Cynegils of Wessex, who was baptized by the holy Bishop Birinus, and even married Cynegil&rsquos daughter Cyneburgh. Amazingly, St. Oswald combined ruling the kingdom with a very ascetic life: we know from St. Bede that the king often prayed alone in the church from early morning for many hours with his arms outstretched and that he received from the Lord the gift of unceasing prayer (a gift obtained by the Church Fathers). St. Oswald was the most pious, God-fearing and glorious king of Northumbria for eight years. He praised the Lord all the time and strove to do only His will.

At the age of 38, Oswald was martyred by the pagan king Penda&mdashthe same Penda whom he had earlier defeated at Heavenfield. Penda declared war on him, and the two armies fought at the battle of Maserfield (this site is identified by many historians with the present-day town of Oswestry in Shropshire). The Christian army lost the battle. St. Oswald, knowing that he was to be killed too, kept praying for his soldiers&rsquo souls and until his last breath he called upon the Name of Jesus. Penda cut off the saint&rsquos head and right arm and hung them on a pole as trophies. (According to tradition, Oswald&rsquos tame and faithful raven placed one of the king&rsquos arms on the tree nearby and it became evergreen, and when it dropped on the ground, a well gushed up from the spot).

The saint&rsquos successor, King Oswiu, translated his incorrupt relics to Lindisfarne, and later the saint&rsquos right arm was translated to Bamburgh. Late in the seventh century St. Oswald&rsquos niece, the holy Queen Ostrith, had his relics translated to the monastery of Bardney in Lincolnshire. St. Oswald&rsquos veneration as a holy and right-believing King and Martyr began immediately after his death. St. Bede reports many cases of miracles from the relics, from the cross (near which he was martyred) of St. Oswald and even from the earth on which he was slain. Thus, once a sick horse was healed on the spot where the king fell in battle, and on the same day a paralysed girl was fully restored there. An Irishman, who before had led unholy life, fell seriously ill. He then sincerely repented and was healed by water in which a tiny piece of the wooden pole, on which the head of Oswald had been hung, was placed. Pilgrims from far and wide flocked to St. Oswald&rsquos relics, asked for his intercession for them and their relatives, and all received aid from him. Everybody admired and loved St. Oswald, who took special care of the poor and needy, was famous for his compassion, and everywhere sought the Lord&rsquos glory.

In 909, when Viking raids on Mercia began, most of St. Oswald&rsquos relics were translated from Bardney to Gloucester in Gloucestershire by Ethelflaed, daughter of Alfred the Great. The Priory of St. Oswald was founded in Gloucester and it existed till the Reformation. Surprisingly, a part of this tenth century priory has survived to this day (along with several other former monasteries in this city as well as its magnificent eleventh century Cathedral), and a Saxon cross was discovered there not long ago. St. Oswald&rsquos head was later translated to Durham Cathedral and laid in the same tomb where St. Cuthbert&rsquos relics rested. His head is believed to be there to this day. In late medieval times an arm of the saint was translated to Peterborough Monastery (now Peterborough Cathedral in Cambridgeshire) where the chapel in which the relic was held has survived, and there is a Roman Catholic church of St. Oswald in this city. Some minor relics were also kept in Ely (Cambridgeshire) and even abroad&mdashin Ireland and many European monasteries and cathedrals, especially in Germany.

Saint Oswald's church, Bad Kleinkirchheim, Carinthia, one of many churches and place names which commemorate Oswald

St. Oswald was considered to be not only one of universally venerated saints in England, but also one of the universal and most famous saints of all Europe. The baptismal name &ldquoOswald&rdquo is still very popular in many countries of Europe. Seventy ancient churches were dedicated to St. Oswald in England, and taking into account modern Anglican and new Roman Catholic churches in England, the total number is now even more. There are important churches of St. Oswald in most parts of England, including the churches in both Heavenfield near Hexham and in Oswestry, associated with the Oswald&rsquos victory over pagans and with his martyrdom. Some place-names, like Oswaldtwistle in Lancashire and Kirkoswald in Cumbria, preserve his memory as well. Outside England today St. Oswald is also venerated in Germany (where over twenty churches are dedicated to him), France, northern Italy, Ireland, Scotland, Portugal, the Czech Republic, the Netherlands, Austria, Switzerland, Slovenia and Australia. A portion of St. Oswald&rsquos relics is most likely kept at Hildesheim in Germany, Lower Saxony.

In our view, it is truly deservedly that this remarkable king is still loved and admired for his valour and military skills, for his generosity and piety, and for the fact that he sacrificed his life for the sake of the faith of Christ and for his native kingdom.


/>Oswald of Northumbria />

See a boat leave the island of Mull, off the west coast of Scotland, and head across to the smaller island of Iona. Among the passengers were four children, three boys and a girl: the fatherless and exiled children of Aethelfrith, Anglo-Saxon king of Northumbria, recently killed in battle.

Why were they going to Iona?

There was an Irish monastery of Christian monks there, but these children were not Christian yet. Indeed their father, who was known as the 'Destroyer', had once massacred 1200 Welsh Christian monks who had gathered to pray against his victory, even though they were unarmed and defenceless. But the monks of Iona received the exiles kindly, guarded them, taught them and eventually baptised them.

We may imagine the monks talking zealously to the most serious of the princes, Oswald, about the dark heathenism of the kingdom that had been his father's. Possibly the growing lad Oswald discussed all this earnestly with another of much the same age, a young Irishman who was going to be a monk on Iona, whose name was Aidan.

We don't know whether it really happened as we have imagined it. But we do know that, however it happened, Oswald in exile met the monks of lona, and that meeting was a moment of destiny. For through that moment came the conversion of the greater part of England to the Christian faith.

When Oswald decided to fight to regain his father's kingdom the battle, at a place called Heavenfield, was fought in the shadow of a big wooden cross erected by his own hands, to show that he fought as a Christian against a non-Christian foe. When he became king he turned naturally to Iona to ask for a missionary to convert his people, and the monks of Iona sent Aidan.

When Aidan arrived Oswald gave him free choice of land on which to found his monastery and Aidan chose Lindisfarne. As this was not far from 0swald's main "palace" at Bamburgh the king and the new bishop could work together for the conversion of the people.

Like all Anglo-Saxon kings Oswald was a warrior. Like other kings he expected to die on the battlefield, and so indeed in the end he did. But unlike other kings, before he died Oswald had won for himself the reputation of being a saint, and his death in battle against Penda the heathen king of Mercia was seen as a martyr's death.

What is a Christian saint, if not one who lives a life of love, first to God and then to man?

Oswald was a man of prayer, and this must have been quite unusual among kings of his day. He used to get up very early in the morning to pray in the hour before dawn. Bede tells us he prayed so much that whenever he sat down his hands naturally rested on his knees in an upturned gesture of prayer and thanksgiving. Bede also tells us that his last conscious thought was prayer for his soldiers, for as he fell in battle he said, "God have mercy on their souls."

Oswald was a man of compassion. One of the best-known stories describes how one Easter, when he was about to dine with Bishop Aidan, a great crowd of the poor came begging alms. The king gave them not only the food but also the silver dish, to be broken up and distributed among them. Aidan was so moved by this generosity that he grasped the king's right hand and exclaimed, "May this hand never perish!" (And Bede tells us that it didn't, for in his day the king's hand, which had been severed in his last battle, was preserved in Bamburgh church!)

So great was Oswald's compassion for the sick that even the earth on which he died passed on its blessing in healing so people said and not to human beings only. One day a horseman was riding near this place when his horse began to feel great pain: it rolled in agony on the ground, apparently dying, until it happened to roll over the spot where Oswald had died. Then it was immediately cured. lt's owner told the story at the nearest inn, and the people there decided to take a paralysed girl to the same spot. She was cured too. Then people began to take earth from this spot to put into water for the sick to drink. So much earth was removed that it left a pit large enough for a man to stand in, says Bede. Further, when Oswald's niece wished to have his body buried at Bardney Abbey in Lincolnshire, the monks there were at first reluctant to accept it, as they looked upon the Northumbrian overlords as no friends of theirs. But a light from the coffin at night persuaded them to take it in, and when they washed the bones and poured away the water they found that the ground into which it had sunk had power to heal.

Bede gives us more stories. A sick man in fear for his salvation drank water which contained a chip of the stake on which Oswald's head had been spiked the man got better and reformed his life. A little boy at Bardney was cured of a fever by sitting by Oswald's tomb. Power to heal was claimed also for pieces of the cross which had been set up at his first victorious battle, and moss from this cross was said to have healed a broken arm. A plague in Sussex was stopped by Oswald's intercession, and even in distant Germany Archbishop Willibrord recounted to St. Wilfrid tales of miracles worked by some of Oswald's relics.

What do we make of all this?

Bede finds it not surprising, in view of the devotion and compassion shown by Oswald in his life. Ordinary people of the time found it not surprising, for they thought that a good and powerful man was the same man after death, but nearer to the source of goodness and power.

Why do we find it surprising?

History can tell us of King Oswald, one of the most powerful of all the northern kings skilful in both war and diplomacy. Such men do not find it simple to be Christian, beset as they are by all the difficult decisions and ambiguities that face any man who wields great earthly power. How much easier to be a Christian bishop than a Christian king! But Bede's story invites us to see in Oswald more than the king: to see the saint who gave his life to God and the martyr who gave his death, and who therefore in life or after death could be called on with confidence by those in need.


Ver el vídeo: August 05 St Oswald of Northumbria