¿Cuál era la moneda en uso en Palestina poco antes y durante la Primera Guerra Mundial?

¿Cuál era la moneda en uso en Palestina poco antes y durante la Primera Guerra Mundial?

Wikipedia enumera las siguientes monedas otomanas: Akçe, Para, Kuruş, Lira, Sultanî, pero ahora me gustaría saber cuáles prevalecían en el uso real (o, más bien, usos). Además, tal variedad sugiere que quizás diferentes áreas geográficas vieron el uso de diferentes monedas. Otro aspecto que se me ocurre es: ¿qué tan frecuente fue el uso de las monedas europeas, en comparación con las monedas otomanas?


De 1516 a 1917 fue dinero otomano, llamado oro liran asmali. Para ser específicos, de 1807 a 1918 utilizaron una moneda otomana diferente llamada tamashlik, onlic, sikwin. En 1914, cuando los otomanos perdieron en la Primera Guerra Mundial, el oro de Liran francés se volvió predominante. En el 23/11/1917, los británicos anunciaron que el dinero egipcio era legal, así como el otomano y cualquier dinero de los aliados.

Referencias (no en inglés ni en alfabeto latino):


Detrás de la crisis de Oriente Medio

He aquí que voy a hacer de Jerusalén una copa de tambaleo para todos los pueblos de alrededor. en aquel día haré de Jerusalén una piedra pesada para todos los pueblos, y todos los que la levanten se lastimarán gravemente. Y todas las naciones de la tierra se unirán contra ella. -Zacarías 12: 2-3

Israel y la OLP se han estado deslizando hacia una guerra en toda regla desde septiembre de 2000, cuando los últimos restos del Proceso de Paz de Oslo se disolvieron en un intifada y sucesivas actividades terroristas. El principal representante de la Autoridad Nacional Palestina en Estados Unidos, Hassen Abdel Rahman, dijo en una reunión del Instituto de la Paz de Estados Unidos en abril pasado que si el primer ministro israelí Ariel Sharon continuaba por el camino actual ''. las puertas del infierno se abrirán. Volveremos, no a 1967, sino a 1948 y desataremos el radicalismo en toda la región ''. 1

En los medios de comunicación mundiales, la guerra de la propaganda sigue siendo igualmente feroz, paralela al conflicto que describe. Todas las noches, los expertos de los canales de conversación y sus invitados israelíes o palestinos gritan una desconcertante variedad de afirmaciones, contrarreclamaciones, propaganda e información, dejando al occidental desinformado con la impresión de que se trata de una mala disputa familiar de la que cualquier persona sabia debería permanecer lejos. Es prácticamente imposible resolver los argumentos presentados por israelíes y palestinos sin mucho esfuerzo, pero una cosa es dolorosamente obvia: ambas partes ni siquiera pueden ponerse de acuerdo sobre los hechos históricos que generaron el conflicto de hoy. También está claro que ambos grupos operan desde dos visiones del mundo fundamentalmente incompatibles, algo que la comunidad secular global está utilizando para señalar a la religión como la causa de todos los problemas del mundo.

El comienzo de la contienda

El conflicto es tan antiguo como los dos hijos de Abraham, Isaac e Ismael, patriarcas de los dos pueblos. El capítulo moderno comenzó a fines del siglo XIX, con el surgimiento del sionismo como resultado del juicio de un oficial militar judío francés llamado Alfred Dreyfus, acusado de traición. El reportero de un periódico judío, Theodor Herzl, estaba cubriendo el juicio y, en el transcurso del proceso, finalmente se dio cuenta de que Dreyfus estaba siendo procesado por ser judío. A partir de esa comprensión, Herzl llegó a creer que los judíos nunca estarían a salvo hasta que tuvieran una patria propia y naciera el sionismo moderno.

Dos eventos históricos clave en esta historia ocurrieron a principios del siglo XX. Primero, durante la Primera Guerra Mundial los británicos, bajo el mando del general Edmund Allenby, capturaron Jerusalén a los turcos otomanos en 1917. Hasta ese momento, Jerusalén y Palestina eran regiones atrasados ​​del Imperio Otomano, con su capital en Estambul. Mark Twain visitó Jerusalén en el siglo XIX y la registra como una ciudad vieja y sucia en total deterioro. A medida que los judíos sionistas ingresaban a Palestina, compraron propiedades a los terratenientes ausentes, a menudo las porciones de tierra más indeseables a precios inflados, y convirtieron los pantanos y las tierras desérticas en campos agrícolas florecientes. kibutzim (comunas). Con el aumento de las oportunidades económicas en Palestina, más y más musulmanes comenzaron a gravitar hacia la región para aprovechar el auge económico.

El segundo evento clave ocurrió cuando Gran Bretaña promulgó la Declaración Balfour, diciendo que el gobierno de Su Majestad veía a favor la creación de una patria judía en Palestina.

A medida que aumentaba el número de judíos en Palestina, también aumentaban las tensiones entre árabes y judíos, fomentadas en gran parte por el Mufti de Jerusalén, Haj Amin Husseini. El conflicto de hoy se formalizó con el nacimiento del estado israelí en 1948, cuando las Naciones Unidas, en una mayoría abrumadora de un voto, dividieron Palestina en dos estados, uno para los judíos (Israel) y otro para los árabes (Jordania). El sufrimiento judío del Holocausto fue un tremendo impulso para que el mundo se adaptara a los judíos, que habían sufrido tanto durante la Segunda Guerra Mundial. Los árabes rechazaron el plan de partición y atacaron el nuevo estado judío, iniciando la Guerra de Independencia de Israel de 1948.

Durante este tiempo, los árabes dentro del incipiente estado de Israel huyeron de sus hogares para evitar quedar atrapados en el inminente conflicto, temiendo también el gobierno bajo el dominio judío. Este grupo de refugiados se convirtió en el grupo de personas que hoy llamamos palestinos. Muchos huyeron a Jordania u otros estados vecinos, donde fueron colocados en campos de refugiados y nunca asimilado a la gran cultura de esos países. Aunque la mayoría de los refugiados originales de 1948 han muerto, muchos de sus descendientes todavía viven en campamentos y hasta el día de hoy exigen el derecho a regresar a sus antiguos hogares dentro de Israel. El gobierno israelí se ha negado a otorgar este derecho porque el número de palestinos abrumaría la demografía económica y política de Israel, convirtiendo a los judíos israelíes en minorías en su propio país. Esta cuestión tendrá que abordarse de alguna manera si se quiere que haya una paz satisfactoria.

Los eventos que rodearon la Guerra de los Seis Días árabe-israelí de 1967 son quizás la manzana de la discordia más grande con respecto al conflicto actual: las fronteras y quién inició la lucha. Con frecuencia, se escuchan demandas sobre la Resolución 242 de la ONU, que requiere que Israel se mantenga en sus fronteras anteriores a 1967 con sus vecinos árabes, pero nadie puede ponerse de acuerdo exactamente sobre lo que eso significará. Al final de la guerra árabe-israelí de 1948, no se firmó ningún tratado de paz, un armisticio de alto el fuego fue lo único que definió las fronteras y los términos de la paz. Más tarde se iba a elaborar un tratado de paz, algo que los países árabes posteriormente se negaron a hacer, ya que todavía tenían la intención de retomar el territorio de Israel cuando se presentara la ocasión.

El 15 de mayo de 1967, la inteligencia israelí descubrió que Egipto estaba concentrando fuerzas a gran escala en la península del Sinaí; recuerde que esto es antes de los días de la inteligencia satelital. El 19 de mayo, la Fuerza de Emergencia de las Naciones Unidas estacionada en la frontera entre Egipto e Israel fue evacuada a petición del presidente de Egipto, Gamal Abdel-Nasser. Durante la noche del 22 al 23 de mayo, la armada de Egipto bloqueó la apertura del Estrecho de Tirán en el Océano Índico, prohibiendo el paso a los barcos israelíes. El 30 de mayo, Jordania se unió a la alianza egipcio-siria de 1966 y puso sus ejércitos bajo el mando egipcio. Irak hizo lo mismo poco después. Mientras tanto, empezaron a llegar destacamentos militares de otros países árabes. A finales de mayo, Israel se enfrentó a una fuerza musulmana de 465.000 soldados, 2.880 tanques y 810 aviones de combate a lo largo de toda su frontera con los países árabes, que no habían estado allí menos de un mes antes.

Mientras la radio árabe crepitaba con la retórica de "llévalos al mar", la situación se puso muy tensa. Técnicamente, el bloqueo egipcio del Estrecho de Tirán probablemente podría considerarse el primer acto bélico de guerra, pero no hubo violencia ni pérdidas de vidas. A pesar de que un enorme ejército egipcio amenazaba su frontera sur, Israel intentó calmar diplomáticamente la crisis acercándose a Gran Bretaña y Francia, que habían garantizado la libertad de navegación israelí. Esos condados incumplieron su promesa. El presidente estadounidense Johnson propuso romper el bloqueo con una armada internacional. En una transmisión del 28 de mayo, el primer ministro de Israel, Levi Eshkol, acordó esperar y ver.

El 4 de junio quedó claro que los canales diplomáticos habían fallado. Ante el peligro inminente, Israel lanzó un ataque aéreo preventivo para destrozar las fuerzas aéreas árabes mientras sus aviones aún estaban en tierra, un movimiento que tuvo éxito. Durante los seis días de la guerra, en feroces combates, Israel tomó los Altos del Golán de Siria, el desierto del Sinaí de Egipto y Cisjordania, incluida Jerusalén Oriental, de Jordania, todos los territorios que han estado sobre la mesa de negociación durante el proceso de paz de Oslo. Israel devolvió el Sinaí a Egipto durante el histórico acuerdo de Camp David bajo el presidente Jimmy Carter, negociado entre el primer ministro israelí Menachem Begin y el presidente egipcio Anwar Sadat. Sadat luego pagaría esto con su vida como resultado de un asesinato. Los territorios restantes todavía están en manos de Israel. Los palestinos consideran que estas tierras han sido tomadas y ocupadas por la agresión israelí, mientras que los israelíes las ven como un botín de una guerra que no iniciaron ni querían.

Jerusalén sigue siendo un obstáculo para la paz, ya que los palestinos afirman que la ciudad era de ellos antes de la guerra de 1967, mientras que la ciudad es el corazón y el alma de la nación y la religión judías. Fue una vez la gran capital del rey David y el sitio del templo de Salomón y, más tarde, de Herodes. Aunque los musulmanes consideraban que Jerusalén era un lugar sagrado, la construcción de la mezquita Al-Aksa en el Monte del Templo en d.C. 687 para conmemorar el sitio desde el que Mohammed hizo su Miraaj o Viaje nocturno hacia los cielos, la ciudad misma fue prácticamente ignorada hasta que los inmigrantes judíos regresaron en cantidades significativas. La ciudad es ahora la mayor fuente de división entre israelíes y palestinos, ya que el lado que gobierna Jerusalén tendrá dominio sobre los lugares sagrados del otro. Ni los israelíes ni los palestinos pueden aceptar renunciar voluntariamente a ninguna parte del Monte del Templo. Es el último punto de honor.

El Acuerdo de Oslo estableció la mayor parte de Cisjordania y Gaza como áreas controladas por los palestinos en el entendimiento de que se requerirían futuras negociaciones para resolver las cuestiones de las líneas fronterizas, el establecimiento de un estado palestino, la cuestión de Jerusalén y el derecho al retorno. de los refugiados palestinos. Se consideró que estos problemas eran demasiado candentes para manejarlos y, de hecho, estos problemas torpedearon las conversaciones más recientes de Camp David. En un intento por establecerse como el presidente cuyo legado era traer la paz al Medio Oriente, el presidente Clinton presionó al primer ministro israelí Ehud Barak y al presidente palestino Yasser Arafat para que abordaran estos problemas de manera prematura. Llegar a un acuerdo en ese momento habría significado un suicidio político para ambos hombres y, en última instancia, le costó a Barak su puesto.

Mientras tanto, es la gente común de ambos lados quienes están sufriendo los efectos de la violencia constante. Los israelíes no pueden sentirse seguros en ningún lugar público, por temor a que ataque un terrorista suicida, mientras que los palestinos temen que las represalias israelíes se extiendan a sus vecindarios. La economía israelí se ha visto muy afectada por la disminución del turismo debido a la violencia, y los palestinos se ven afectados por una tasa de desempleo del 60%, en parte porque no se les permite viajar a sus trabajos en Israel.

Muchos occidentales no comprenden la naturaleza religiosa más profunda no solo del conflicto del Medio Oriente, sino también de cómo eso afecta nuestra propia posición en el mundo. El 11 de septiembre tomó por sorpresa a Estados Unidos y Occidente, pero no debería haberlo hecho. Todos los indicadores estaban ahí para que cualquier persona con ojos entendiera lo que estaba mirando, y estaba claro que algo tenía que ceder. La cultura occidental es vista como una amenaza para el Islam, que a estas alturas ya debería haber estado en camino de convertir el mundo al servicio de Alá. De hecho, realmente lo es, ya que en algunas partes del mundo occidental es la religión de más rápido crecimiento. Para el año 632, el profeta Mahoma había completado la tarea de conquistar la península arábiga, algo que comenzó solo 10 años antes. Desde Arabia, el Islam se extendió por el norte de África, así como por la actual Turquía y los Balcanes. Desde el norte de África, los musulmanes invadieron la península ibérica y se dirigieron hacia el corazón de Europa, donde fueron detenidos por Charles Martel en la batalla de Tours en 732. Los musulmanes continuaron afianzándose en España, contribuyendo enormemente a la cultura española, hasta que finalmente fueron expulsado bajo Isabel y Fernando en 1492.

El Islam es una cultura rica y compleja en sí misma, que tradicionalmente asume uno de dos roles. En un país donde no es dominante, asume un papel sumiso y negociador hasta que puede lograr la ventaja. Una vez en el dominio, cambia de rostro y asume el control, imponiéndose a la cultura en la que se encuentra mayoritariamente. En última instancia, los musulmanes creen que todo el mundo será musulmán, incluso si se necesitan algunos siglos y una serie de reveses.

Los musulmanes árabes tienen una relación de amor / odio con Occidente. Los musulmanes ven la cultura occidental como algo decadente (francamente, tienen razón) y están angustiados porque los gobiernos occidentales se han entrometido en tierras musulmanas desde la Primera Guerra Mundial. Prácticamente todos los países del Medio Oriente de hoy son el resultado de fronteras artificiales trazadas. por las potencias occidentales tras la Gran Guerra. Israel es visto como una espina occidental en el corazón islámico, un cáncer intolerable que, en última instancia, debe ser tratado. La pregunta en la mente islámica no es cuánta tierra tiene Israel, sino el hecho de que tiene alguna tierra en lo que antes era territorio musulmán. Esta es una de las razones fundamentales por las que Oriente Medio nunca podrá tener paz a menos que se imponga desde fuera, y una vez que se elimine la presión externa, la guerra volverá.

Mientras se adhieren a las prácticas religiosas del siglo VI, especialmente en lo que respecta a la sexualidad y las mujeres, los musulmanes creen firmemente en la máxima victoria global del Islam. Aun así, mientras deploran la cultura occidental, los musulmanes aman la tecnología y el dinero occidentales. Usan correo electrónico, teléfonos celulares, faxes y similares. Compran armas y ropa occidentales y utilizan el dinero del petróleo de los países occidentales para financiar sus actividades, incluido el terrorismo.

Opinión mundial? ¡Nunca más!

La población judía de Israel tiene lazos emotivos igualmente fuertes con la tierra en cuestión. Jerusalén se menciona cientos de veces en las Escrituras judías. Fue desde Jerusalén y el gran Israel que los judíos fueron llevados a Diáspora. Después de soportar dos milenios de exilio, persecución y pogromos, los judíos finalmente regresaron a su tierra natal, sobre la cual concluirían sus seders anuales de Pascua diciendo: "El próximo año en Jerusalén".

Los horrores del Holocausto cimentaron la necesidad de un estado judío en la patria judía ancestral. Es por eso que la opinión mundial no impresiona a los israelíes tanto como uno podría pensar que debería. La opinión mundial no ayudó a los judíos cuando buscaban refugio de la Alemania de Hitler incluso antes de la Endlsung (solución final) se había implementado. Los barcos que transportaban judíos fueron devueltos a Alemania, incluso desde los EE. UU. La mayoría de los países no estaban dispuestos a acogerlos cuando necesitaban desesperadamente un lugar adonde ir y la opinión pública no había logrado aprehender la matanza que se acercaba. Los países han renegado de sus votos de ayudar a Israel. Entonces, en la mente israelí, sus vidas están en juego y la opinión mundial es solo "hablar". El voto "¡Nunca más!" Pesa mucho en la mentalidad israelí y con razón.

Los dos grupos que compiten por el mismo espacio en el Medio Oriente tienen dos religiones diferentes, dos visiones del mundo diferentes, dos "citas bíblicas" diferentes para el destino futuro de la tierra. A esto se suma un siglo de derramamiento de sangre, conflictos, represalias y odio en el que los ciudadanos de ambos lados han sufrido y muerto, cuando en su mayor parte, la mayoría simplemente quiere vivir sus vidas y criar a sus hijos en paz. Está claro que la paz es poco probable a menos que se imponga desde fuera y entonces la pregunta es, ¿la paz de quién y a qué costo?


  • En 1923, cuando el país golpeado luchaba por recuperarse de la guerra, el dinero en efectivo se volvió casi inútil.
  • Se puede ver a los niños haciendo cometas con dinero en efectivo y jugando con grandes montones de dinero en lugar de ladrillos de juguete.
  • Se puede ver a las mujeres con vestidos hechos con billetes, mientras que otras personas queman dinero en efectivo en lugar de leña.
  • Un efecto del desastre fue la destrucción de los ahorros de la gente de clase media, que Adolf Hitler explotó.

Publicado: 11:17 BST, 16 de noviembre de 2017 | Actualizado: 18:58 BST, 16 de noviembre de 2017

Niños jugando con montones de dinero en efectivo como si fueran ladrillos de juguete, mujeres con vestidos hechos de dinero, una mujer quemando billetes en lugar de madera: estas son las extrañas escenas de una Alemania acosada por la hiperinflación.

En 1923, cuando el país golpeado y muy endeudado luchaba por recuperarse del desastre de la Primera Guerra Mundial, el dinero en efectivo se volvió casi inútil.

Alemania se vio afectada por uno de los peores casos de hiperinflación de la historia con, en un momento, 4,2 billones de marcos alemanes por valor de solo un dólar estadounidense.

Comenzó durante la Primera Guerra Mundial, cuando el gobierno alemán imprimió moneda sin respaldo y pidió dinero prestado para financiar su sueño de conquistar Europa.

El plan era saldar las deudas apoderándose de territorios ricos en recursos e imponiendo reparaciones a los aliados vencidos.

Pero cuando Alemania fue aplastada en 1918, terminó con enormes deudas junto con enormes reparaciones punitivas adeudadas a los Aliados en virtud del Tratado de Versalles.

El país se convirtió gradualmente en una verdadera catástrofe económica que, en noviembre de 1923, había degradado tanto el marco alemán que se necesitaron 200 mil millones de ellos para comprar una barra de pan.

Niños jugando con montones de dinero en efectivo como si fueran ladrillos de juguete (derecha), mujeres con vestidos hechos de dinero (izquierda): estas son solo algunas de las escenas extrañas de una Alemania acosada por la hiperinflación. En 1923, cuando el país golpeado y muy endeudado luchaba por recuperarse del desastre de la Primera Guerra Mundial, el dinero en efectivo se volvió casi inútil. El país se precipitó gradualmente hacia una catástrofe económica en toda regla que, en noviembre de 1923, había degradado tanto el marco alemán que se necesitaron 200 mil millones de ellos para comprar una barra de pan. Alemania se vio afectada por uno de los peores casos de hiperinflación de la historia con, en un momento, 4,2 billones de marcos alemanes por valor de solo un dólar estadounidense

La inflación comenzó durante la Primera Guerra Mundial, cuando el gobierno alemán imprimió moneda sin respaldo y pidió dinero prestado para financiar su sueño de conquistar Europa. El plan era saldar las deudas apoderándose de territorios ricos en recursos e imponiendo reparaciones a los aliados vencidos. Pero cuando Alemania fue aplastada en 1918, terminó con enormes deudas junto con enormes y punitivas reparaciones debidas a los Aliados en virtud del Tratado de Versalles. La economía pronto colapsó. En la imagen: comida exhibida en un escaparate con precios absurdamente altos durante la hiperinflación en Alemania en 1923

La inflación subió lentamente al principio, antes de acelerarse rápidamente a fines de 1922. Para el otoño de 1923, el país estaba en pleno colapso económico. La tasa de inflación fue de 3.250.000 por ciento mensual y los precios de los productos básicos diarios se duplicaron en cuestión de horas. En la foto de la izquierda: un hombre usa billetes como papel tapiz, más asequible que el papel tapiz real. Derecha: niños parados junto a una torre de 100.000 marcos, que en ese momento equivalía a solo un dólar estadounidense. Más tarde ese año, el tipo de cambio aumentaría mucho más, alcanzando los 4,2 billones de marcos por dólar.

Durante la crisis, los trabajadores pagados por hora encontraron que sus salarios eran esencialmente inútiles porque los precios habían subido desde que comenzaron sus turnos. Se volvió más barato quemar dinero que comprar leña. La moneda tenía tan poco valor que los niños jugaban con los billetes, convirtiéndolos en cometas (en la foto), y la gente incluso usaba dinero en efectivo como tela para hacer ropa. Los jubilados con ingresos fijos fueron los más afectados y los ahorros de toda la vida de las personas de repente se volvieron menos valiosos que una barra de pan.

Los agricultores finalmente se negaron a traer productos agrícolas a la ciudad, ya que los requisitos para calcular y recalcular transacciones comerciales de miles de millones y billones hicieron prácticamente imposible hacer negocios en efectivo. Las tiendas fueron abandonadas porque los comerciantes no podían hacer negocios con la suficiente rapidez para proteger sus recibos de efectivo. En la imagen: los niños pequeños usan los billetes casi sin valor durante una sesión de manualidades.

Como era de esperar, las dificultades creadas por la hiperinflación llevaron a levantamientos. Una revuelta de trabajadores de extrema izquierda en la región industrial del Ruhr llevó a un "Ejército Rojo" de 50.000 hombres que tomó el control del área antes de ser sofocado por el ejército. Adolf Hitler y el Partido Nazi también intentaron una fallida toma de posesión del gobierno en Munich, que se conoció como el Beer Hall Putsch. En la foto: un comerciante con una caja de dinero en efectivo en 1922

La fiebre de la hiperinflación finalmente estalló a fines de 1923 cuando el gobierno comenzó a emitir el nuevo Rentenmark, una moneda respaldada por hipotecas sobre tierras agrícolas e industriales, que se introdujo con el tipo de cambio anterior de un dólar estadounidense a 4.2 Rentenmark. En la foto: Efectivo vendido por peso en 1923

La base de la nueva moneda era inestable en el mejor de los casos, pero años de terrible inestabilidad dejaron al pueblo alemán lo suficientemente desesperado como para confiar en ella. No obstante, millones de alemanes de clase media, normalmente el pilar de una república, fueron arruinados por la hiperinflación. En la imagen: Billetes sin valor recogidos en un cuenco enorme mientras esperan ser quemados en Alemania, 1923

Muchos miembros de las clases medias arruinadas finalmente se volvieron receptivos a la propaganda extremista, y muchos acudieron en masa a Adolf Hitler y al Partido Nazi, así como a otras ideologías antihumanas como el comunismo. En la imagen: montones de billetes en espera de distribución en el Reichsbank durante la hiperinflación en Alemania durante octubre de 1923

Alemania debía a los Aliados enormes deudas en compensación por haber causado la guerra, por lo que imprimir dinero en efectivo se convirtió en una forma de pagar a los países que los habían derrotado. Esto empeoró la inflación que ya estaba en aumento y provocó una crisis económica que impidió a Alemania pagar cualquier reparación. Como consecuencia, las tropas francesas y belgas ocuparon la altamente productiva región del Ruhr y se hicieron cargo de sus industrias. En la imagen: un banquero de Berlín cuenta pilas de billetes en Berlín, 1922

En la imagen: el dueño de una tienda anuncia 'vender y reparar a cambio de comida', uno de los muchos alemanes que recurren a una economía de trueque en medio de la hiperinflación, alrededor de 1922

Izquierda: una mujer usa billetes para encender su estufa, Alemania, alrededor de 1923. Derecha: un hombre usa billetes como papel tapiz, más asequible que el papel tapiz real en 1923

Un billete de mil millones de marcos en 1923. La hiperinflación fue uno de los eventos en la era de la República de Weimar que llevó a su colapso y al surgimiento del Partido Nazi.

Izquierda: Los billetes se utilizaron como fuente de combustible barato en 1923. Derecha: 'El rey de la inflación', un hombre vestido con monedas sin valor, fue una atracción en la Alemania asolada por la hiperinflación.

En la imagen: los hombres llevan su dinero en efectivo en cestas en 1923. Sin embargo, el mundo no aprendió la lección de la experiencia de la hiperinflación en Alemania. Después de la Segunda Guerra Mundial, el pengő húngaro sufrió el peor caso de hiperinflación jamás registrado. En Zimbabwe en 2008, mientras tanto, la inflación alcanzó el 79,6 mil millones por ciento

Los niños juegan con marcos alemanes prácticamente sin valor en 1922. La hiperinflación alcanzó su cenit en noviembre de 1923. Terminó cuando se introdujo una nueva moneda, conocida como Rentenmark, para reemplazarla. Los bancos 'entregaron las marcas a los comerciantes de chatarra por toneladas' en este momento para que pudieran ser recicladas como papel

En la imagen: pan que se vendió por la asombrosa cantidad de 4,60 millones de marcos durante la hiperinflación en 1923. En noviembre de 1923, la moneda se había degradado tanto que se necesitaron 200 mil millones de marcos para comprar una barra de pan.

En la foto: un hombre que lleva una carretilla llena de dinero en efectivo, que efectivamente se convirtió en la billetera de las personas debido a la hiperinflación en 1923.

Loadsamoney: dinero en efectivo que se transporta en carros para pagar los salarios debido a la hiperinflación extrema en la Alemania de Weimar después de la Primera Guerra Mundial


¿Qué está pasando ahora mismo?

Durante el mes sagrado de Ramadán, Israel volvió a atacar. Sheikh Jarrah, un barrio de Jerusalén Este, tiene a sus ciudadanos siendo desalojados por la fuerza. Esta es un área donde varios palestinos se refugiaron después de la guerra. Sin embargo, esta zona ahora está siendo invadida. El pueblo israelí afirma que estas son sus casas de propiedad legítima y desaloja a la gente de sus propios hogares. La ley israelí permite este reclamo de la propiedad mientras niega a los palestinos los mismos derechos. Cuarenta y tres ciudadanos fueron desalojados en 2002, con más familias en 2008 y 2017. Sin embargo, desde principios de 2020, Israel ha ordenado el desalojo de 13 familias más, lo que se ha intentado con bastante fuerza. A principios de mayo de 2021, cuando el tribunal israelí retrasó una audiencia programada sobre una apelación palestina en medio de una mayor tensión. El fallo de la apelación determinará si 4 familias serán desalojadas de sus hogares, donde han vivido durante generaciones.

¿Crees que lo están haciendo de forma pacífica y respetuosa? Ver este. ¿Crees que todo es un engaño? La parte indignante es que una anciana que vive pacíficamente en su propia casa tiene israelíes esperando morir para ocuparla.

Esto se tomó como una victoria momentánea para los palestinos. Sin embargo, las protestas llevaron a las incursiones de Israel en la mezquita de Al-Aqsa en la última semana del Ramadán, la época más sagrada del año para los musulmanes. Para muchos, esto no se considera una coincidencia, se ha percibido como una provocación directa de las protestas en curso en apoyo de las familias en Sheikh Jarrah. Tenga en cuenta que los ciudadanos de la mezquita estaban realizando sus oraciones. Las personas fueron interrumpidas mientras oraban, se arrodillaban y alababan a Allah.

Desde los ataques a la Mezquita, Israel ha procedido con misiles lanzados sobre la Franja de Gaza. El número de muertos en Gaza aumentó a 87 a partir del 14 de mayo de 2021, incluidos 18 niños inocentes.

Suhaib Salem en Reuters - "Un palestino corre para cubrirse durante un ataque aéreo israelí cerca del sitio de una torre destruida en la ciudad de Gaza".


Cultura popular durante la Primera Guerra Mundial

Introducción
Como soldado estadounidense destinado en Francia de 1917 a 1918, Frank Steed se sumergió en la cultura que lo rodeaba. Sus álbumes de recortes personales, que conmemoran sus experiencias en la Primera Guerra Mundial, incluyen programas de ópera, programas de teatro y guías de sitios turísticos. La guerra no detuvo la cultura en Francia, ni en el país de origen de Steed. La vida cotidiana continuó a pesar de la guerra mundial. En Estados Unidos, las tendencias en la música, la danza y la moda estaban cambiando. Algunas actividades sociales se detuvieron durante la Gran Guerra, mientras que otras evolucionaron. La Primera Guerra Mundial tuvo una profunda influencia en su cultura contemporánea, ya que el conflicto y sus soldados estaban representados en la cultura popular de la época. Este fue un período de transición cultural. Durante la Primera Guerra Mundial, muchos estadounidenses confiaron en la cultura popular para dar sentido a los asuntos globales.

Música
La Primera Guerra Mundial fue un punto de transición para dos formas populares de música. Los años anteriores a la guerra estuvieron marcados por el ragtime, mientras que los años de la posguerra dieron origen a la Era del Jazz. Ambos estilos surgieron de las tradiciones afroamericanas y son un resultado directo de las contribuciones afroamericanas. Ragtime se hizo popular en la década de 1890 y reinó hasta finales de la década de 1910. Después del final de la guerra, el jazz lo reemplazó como el estilo dominante de la música popular.

Mientras que el ragtime se estaba convirtiendo en jazz, las canciones de guerra eran la forma más común de música popular. Incluso antes de que Estados Unidos entrara oficialmente en la Primera Guerra Mundial, el conflicto era música inspiradora. De 1917 a 1919, este tipo de melodías fueron los himnos pop de la época. En general, se parecían más a odas patrióticas que a canciones de protesta. Sus estados de ánimo van desde jubilosos ("Allá") a vacilantes ("No envíes a mi querido niño lejos") y anti-alemanes ("¡Bing! ¡Bang! Bing 'Em on the Rhine"). Otras canciones representan la vida cotidiana de los soldados, como "Oh How I Hate Getting Up In the Morning" de Irving Berlin y "I Don’t Want to Get Well", un dúo de Arthur Fields y Grace Woods. El amor es otro tema común. En canciones como "Si él puede luchar como él puede amar, Buenas noches Alemania", las intérpretes cantan a sus novias en el extranjero. Algunas canciones dan voz a los roles de las mujeres en tiempos de guerra en el extranjero. En "Oh Frenchy", una enfermera estadounidense que trabaja en París se enamora de su paciente. Las canciones de guerra provienen de muchos puntos de vista y reflejan una mezcla única de sentimientos. Estos son solo algunos ejemplos de un movimiento musical que creó una biblioteca de canciones masiva.

Danza
El ragtime era la moda del baile de antes de la guerra. El estilo se desarrolló en las pistas de baile de los Estados Unidos como respuesta a la tendencia ragtime en la música popular. A Irene y Vernon Castle se les atribuye la introducción del estilo en el extranjero durante su luna de miel en París en 1911, haciendo del ragtime un fenómeno mundial. Los bailes populares dentro del movimiento ragtime incluyen el Fox-Trot, el Tango y el One-Step. En 1915, la popularidad de la danza ragtime disminuyó. Con hombres en el extranjero en combate, las pistas de baile se quedaron rápidamente desiertas. La danza social se reanudó en 1919 después de que cesaron las luchas. Sin embargo, el ragtime se consideraba anticuado, una reliquia de un pasado distante e inocente antes de la guerra. The Jazz Age marcó el comienzo de nuevas locuras de baile, sobre todo el Charleston. Sin embargo, el Fox-Trot y el Tango continuaron gozando de popularidad y vieron actualizaciones que los mantuvieron actualizados para los bailarines de la posguerra.

Cine y teatro
Las películas mudas eran una forma popular de entretenimiento en la década de 1910. Para evitar ser considerado una "industria no esencial" por el gobierno, la Asociación Nacional de la Industria Cinematográfica se asoció con el gobierno federal y acordó ayudar al esfuerzo de guerra de cualquier manera posible. No todas las películas producidas durante los años de guerra se centraron en la Primera Guerra Mundial. Muchas historias de amor, comedias y dramas no hacen referencia a la guerra, y los westerns siguieron siendo un género popular.
Los cuentos patrióticos se hicieron más frecuentes en 1917.Las aventuras amorosas a menudo eran metáforas de la guerra, como en 1917 El pequeño americano. Ambientada explícitamente en la Primera Guerra Mundial, la popular estrella de cine Mary Pickford interpretó a una enfermera estadounidense que trabajaba en Francia y que se enamoró de dos hombres: un soldado francés y un soldado alemán. Las películas de guerra también pueden adquirir un tono cómico. Charlie Chaplin y # 8217s Armas al hombro se destacó por satirizar la guerra en su conjunto, burlarse de los alemanes, los estadounidenses y la cultura de la guerra. En última instancia, la industria cinematográfica se benefició de la Primera Guerra Mundial como resultado de su asociación con el gobierno federal y la reputación patriótica y positiva que ganó a los ojos de los estadounidenses.

Incluso cuando la industria del cine despegó, el vodevil siguió siendo popular durante la Primera Guerra Mundial. Se convirtió en parte del esfuerzo de guerra cuando las compañías de actuación se ofrecieron como voluntarias para viajar al extranjero y ofrecer espectáculos en vivo para los soldados.

Moda
During World War I, many men and women decided that dressing in a gaudy, elaborate manner was inappropriate considering global affairs. As a result, very little innovation occurred in fashion for either gender during the war years. That doesn’t mean that fashion was completely stagnant. Women adapted current styles to make them more functional for their wartime work, phasing out fads like double-skirts and dressing to a more tailored look. Clothing became more practical and comfortable. In the post-war years of the Jazz Age, fashion for fashion’s sake found it voice again. In the 1920’s, women would begin to push the boundaries of socially acceptable dress.

Sports
Sports had a waning influence during the war years. In the United States, most professional sports teams shut down due to World War I. Athletic men were needed for the war effort. “Work or fight” orders compelled professional athletes to join the military. Public opinion turned against athletes who chose to stay in the United States and play ball rather than join their fellow countrymen in combat. Professional baseball came under scrutiny when both the American and National Leagues decided against suspending their 1918 seasons. Game play was paused indefinitely on September 2, 1918, after the Boston Red Sox defeated the Chicago Cubs, but only for a few months as the war ended the following November. Despite the negative effects this controversy had on professional baseball’s reputation, attendance increased by over 50% during the 1919 season. This suggests that post-war Americans were eager to return to life and leisure as usual.

Bibliography and Works Cited:

Berlin, Edward. “Ragtime.” Encyclopedia of African-American Culture and History 2006: 1872-1875.

“Charles Chaplin – Shoulder Arms.” Youtube video, 44:53. Posted December 15, 2013. https://www.youtube.com/watch?v=rj6DIm119-g.

Hensler, Paul. “”Patriotic Industry”: Baseball’s Reluctant Sacrifice in World War I.” NINE: A Journal of Baseball History and Culture 21, no. 2 (2013): 98-106.

Keil, Charlie, and Ben Singer. American Cinema of the 1910s: Themes and Variations. Piscataway: Rutgers University Press, 2009.

Paris, Michael. The First World War and Popular Cinema: 1914 to the Present. New Brunswick, N.J.: Rutgers University Press, 2000.

“Popular Songs of WWI.” USCB Cylinder Audio Archive. University of California Santa Barbara Library. http://cylinders.library.ucsb.edu/wwi-radio.php.

Laver, James. The Concise History of Costume and Fashion. New York: Scribner, 1969.

Ritzenhoff, Karen A., and Clémentine Tholas-Disset. Humor, Entertainment, and Popular Culture During World War I. New York: Palgrave Macmillan, 2015.

Additional Resources:

Campbell, Donna. “Brief Timeline of American Literature, Music, and Movies 1910-1919.” Washington State University. http://public.wsu.edu/

Golden, Eve. Vernon and Irene Castle’s Ragtime Revolution. The University Press of Kentucky, 2007.

Watkins, Glenn. Proof Through the Night: Music and the Great War. Berkeley: University of California Press, 2002.

Edward Berlin, “Ragtime,” Encyclopedia of African-American Culture and History 2006: 1872-1875.

“Popular Songs of WWI,” USCB Cylinder Audio Archive, University of California Santa Barbara Library, http://cylinders.library.ucsb.edu/wwi-radio.php.

Richard Powers, “Social Dances of the Ragtime Era,” Standford University.

Richard Powers, “Social Dances of the Ragtime Era,” Standford University.

Michael Paris, The First World War and Popular Cinema: 1914 to the Present, New Brunswick, N.J.: Rutgers University Press, 2000, 147.

Charlie Keil and Ben Singer, American Cinema of the 1910s: Themes and Variations, Piscataway: Rutgers University Press, 2009, 187.

Charlie Keil and Ben Singer, American Cinema of the 1910s: Themes and Variations, Piscataway: Rutgers University Press, 2009, 211.

Karen A. Ritzenhoff and Clémentine Tholas-Disset, Humor, Entertainment, and Popular Culture During World War I, New York: Palgrave Macmillan, 2015, 169.

James Laver, The Concise History of Costume and Fashion, New York: Scribner, 1969, 229.

Paul Hensler, “Patriotic Industry”: Baseball’s Reluctant Sacrifice in World War I,” NINE: A Journal of Baseball History and Culture 21, no. 2 (2013): 98-106.


Editorial Reviews

Revisar

It was a pleasure to read a well researched and interesting story on the experiences of the Anzacs in the Middle East during WWI. It is good to see a focus on individual soldiers as opposed to the war in general.
Recommended to anyone who wants a good understanding of the trials and tribulations endured by Anzac soldiers 1916-1918.

&ndash John Meyers, President, Military Historical Society of Australia

One hundred years on we can honor those from Australia and New Zealand whose stories are captured by Dearberg with the intent of providing the soldiers&rsquo perspective. He offers insights into the course of the campaigns in the Sinai, Gaza, Palestine, and Transjordan during WWI and includes many unforgettable details.

&ndash Barbara A. Porter, Director, American Center Of Oriental Research (ACOR), Amman, Jordan


Background: Life Before the Holocaust

Survivors in this section talk about life before the Holocaust. They encounter anti-Semitic prejudice and discrimination. They talk about the loss of various rights once anti-Jewish decrees are established. Some speak of their childhood memories, such as having to leave their homes in Germany to travel to England on the Kindertransport . Jack Kagan describes occupation and the arrival of the Einatzkommando in his town, as violence towards the Jews escalates.

Anti-Semitism

    The Nazis used propaganda campaigns to promote the party's virulent hatred of Jews. This attitude towards Jews is known as anti-Semitism. It can take different forms - institutional, physical or verbal.

Anti-Jewish Decrees:

During the early 1930s, at the time of the Nazi rise to power, Germany was experiencing great economic and social hardship. The country:

  • had to pay enormous compensation to the Allies as a result of losing WWI
  • had to adhere to the Treaty of Versailles, whereby they could no longer have a large army and had to give up land
  • experienced severe inflation and economic instability
  • experienced great unemployment

Hitler used the Jews as a scapegoat, blaming them for Germany's economic and social problems. The Nazi party promised to resolve these issues, and in 1932 won 37% of the vote.

The persecution of the Jews began systematically, shortly after Hitler came to power. The Nazis introduced anti-Jewish decrees, which gradually eliminated the rights of Jewish citizens. Jews were regularly persecuted and humiliated. Many members of the German public were bystanders and did nothing to condemn the Nazi racial policies. This may have been due to the fact that they were content with other Nazi policies, which appeared to improve the disastrous financial and economic conditions in Germany. People were also afraid to speak out, as they were terrified of the brutality of the Nazis.

All Jews and non-Aryans were excluded from Germany society. They could no longer hold government jobs, own property or run their own businesses. In 1935, when the government passed the Nuremberg Laws that declared that only Aryans could be German citizens. The Nazis believed that the 'pure-blooded' German was racially superior, and that a struggle for survival existed between the German race and those races considered to be inferior. They saw Jews, Roma and Sinti (Gypsies), black people and the disabled as a serious biological threat to the purity of the German-Aryan race, which they called the 'Master Race'. The Nazis idea of a perfect Aryan was someone with Nordic feature such as being tall or having blonde hair or blue-eyes.

The German Jewish community had contributed a great deal to German society culturally, economically and socially. Many Jews were patriotic Germans, and had sacrificed their lives for their country in WWI. For example, survivor Trude Levi's father fought for Germany during the 1914-1918 conflict and was granted medals for serving the country. In her oral testimony in Topic 1 she describes how her father was told to return his medals and that his Hungarian citizenship had been revoked.


The Great Depression

The Great Depression was a worldwide economic drop that lasted from 1929 to 1939. It was both the longest and most severe depression to be experienced in the Western world. Although the Depression first started in America, it spread to other country in the globe and resulted in a decline in net output, a severe unemployment rate, and a deflation in almost every country of the globe. But this didn’t just affect the economy of the world but it also affected the social and cultural aspects of the country


Central Powers Surrender

The Treaty of Brest Litovsk freed Germany to concentrate its forces on the western front. By late July 1918, they had advanced to within 50 miles of Paris, leading Kaiser (Emperor) Wilhelm II to assure the German people that victory was in their grasp. In August, however, Allied forces, now reinforced with two million American troops, halted the German offensive and began steadily pushing back the German lines in what would become known as the "Hundred Days' Offensive."

The Central Powers began to surrender, beginning with Bulgaria and the Ottoman Empire, in September and October 1918, respectively. On November 3, Austro-Hungarian forces signed a truce near Padua, Italy. At the end of September, Germany’s military leaders advised the Kaiser that the war was lost and Germany should seek an armistice. On October 4, the German Chancellor telegraphed U.S. President Woodrow Wilson a request to negotiate peace with the Allies. On November 8, the German government sent a delegation led by Catholic Center Party (Zentrum) representative Matthias Erzberger to France to receive and accept the Allies’ terms for ending the war.


War Refugee Board

President Roosevelt also found himself under pressure from another source. Treasury Department officials, working on projects to provide aid to European Jews, discovered that their colleagues in the State Department were actually undermining rescue efforts. They brought their concerns to Secretary of the Treasury Henry Morgenthau, Jr., who was Jewish and a long-time supporter of Roosevelt. Under Morgenthau’s direction, Treasury officials prepared a “Report to the Secretary on the Acquiescence of This Government in the Murder of the Jews.” Morgenthau presented the report to Roosevelt and requested that he establish a rescue agency. Finally, on January 22, 1944, the president issued Executive Order 9417, creating the War Refugee Board (WRB). John Pehle of the Treasury Department served as the board’s first executive director.