Eric Garner muere en el estrangulamiento de la policía de Nueva York

Eric Garner muere en el estrangulamiento de la policía de Nueva York

El 17 de julio de 2014, dos oficiales del Departamento de Policía de Nueva York confrontan a Eric Garner, un afroamericano de 43 años y padre de seis hijos, por vender cigarrillos ilegalmente. Garner muere después de perder el conocimiento cuando un oficial de policía lo encierra en un estrangulamiento ilegal y, en cuestión de horas, un video del incidente comienza a provocar indignación en todo el país.

Garner era conocido como un "pacificador del vecindario" en su comunidad de Staten Island, y también era conocido por la policía por vender cigarrillos ilegalmente cerca de la terminal del ferry en Staten Island.

Los oficiales Daniel Pantaleo y Justin D'Amico, llamados a la escena debido a una pelea que Garner supuestamente rompió, intercambiaron palabras con Garner sobre sus cigarrillos antes de que Pantaleo alcanzara alrededor del cuello de Garner y lo estrangulara, a pesar de que tal maniobra fue contra el Departamento de Policía de Nueva York. normas.

Clavado al suelo por los oficiales, Garner les dijo repetidamente: "No puedo respirar". Finalmente, perdió el conocimiento. Fue declarado muerto en un hospital aproximadamente una hora después, y el médico forense dictaminó que su muerte fue un homicidio por asfixia.

Las imágenes del incidente se volvieron virales rápidamente. Hubo protestas en los días posteriores a la muerte de Garner, pero fue la decisión de un gran jurado de no acusar a Pantaleo el 3 de diciembre lo que provocó grandes manifestaciones en la ciudad de Nueva York y en otras partes del país.

Las últimas palabras de Garner, "No puedo respirar", se convirtieron en un grito de guerra para el movimiento Black Lives Matter. El oficial de policía cuyo estrangulamiento condujo a la muerte de Garner en 2014 fue despedido del Departamento de Policía en 2019 y despojado de sus beneficios de pensión.

Al año siguiente, cuando el estado de Nueva York derogó su prohibición de publicar registros disciplinarios policiales, se reveló que Pantaleo había sido investigado por mala conducta siete veces en los cinco años anteriores a la muerte de Garner.


Eric Garner (1970-2014)

La muerte por asfixia de Eric Garner en video en 2014 ayudó a llevar el debate sobre las interacciones entre policías blancos y afroamericanos desarmados a la vanguardia nacional. Eric Garner nació el 15 de septiembre de 1970 en la ciudad de Nueva York, Nueva York. Garner, cuya madre era operadora del metro, llegó a medir 6 pies y 3 pulgadas de alto y pesaba 350 libras. Trabajó como mecánico y luego en el departamento de horticultura de la ciudad durante varios años antes de que problemas de salud, como asma, apnea del sueño y complicaciones de la diabetes, lo obligaran a dejar de fumar. Tuvo seis hijos, de edades comprendidas entre los dieciocho años y los tres meses, y estuvo con su esposa Esaw durante más de veinte años. Aunque Garner era conocido en su comunidad como un "gigante gentil", fue arrestado más de treinta veces en su vida, principalmente por delitos menores, como vender cigarrillos libres de impuestos, conducir sin licencia y posesión de marihuana.

El 17 de julio de 2014, según los informes, Garner rompió una pelea en una calle muy transitada en el vecindario de Tompkinsville en Staten Island. Al llegar a la escena, los oficiales del Departamento de Policía de Nueva York se enfrentaron a Garner y lo acusaron de vender ilegalmente cigarrillos individuales o & # 8220 loosies & # 8221. , "Estoy cansado de eso. Esto se detiene hoy ". Varios oficiales rodearon ahora a Garner desarmado y uno de ellos, Daniel Pantaleo, que era blanco, colocó a Garner en un estrangulamiento y lo tiró al suelo. Con el brazo de Pantaleo alrededor de su cuello, se podía escuchar a Garner jadeando repetidamente sus últimas palabras: "No puedo respirar".

Poco tiempo después, Eric Garner, de cuarenta y tres años, fue declarado muerto en el Hospital de la Universidad de Richmond. Aunque la policía argumentó que Garner se resistía al arresto, el estrangulador utilizado por el oficial Pantaleo había sido citado como una & # 8220 maniobra peligrosa & # 8221 por la policía de Nueva York y oficialmente prohibido en 1993. El 1 de agosto de 2014, el médico forense de la ciudad clasificó la muerte de Garner como un homicidio. , y se convocó a un gran jurado el 19 de agosto para escuchar posibles cargos contra los oficiales involucrados. El 23 de agosto, más de mil manifestantes se manifestaron pacíficamente cerca del lugar donde murió Garner.

Cuando noviembre de 2014 llegó a su fin, era inminente una decisión del gran jurado en el caso Garner. Mientras tanto, otro hombre negro desarmado, Akai Gurley, de veintiocho años, había sido asesinado a tiros por error por un oficial de la policía de Nueva York el 20 de noviembre en la oscura escalera de un proyecto de viviendas de Brooklyn, y los funcionarios en Ferguson, Missouri, se negaron a acusar a un policía. oficial allí en la muerte a tiros de otro afroamericano desarmado, Michael Brown, de dieciocho años. En respuesta, miles de manifestantes se manifestaron en la ciudad de Nueva York el 25 de noviembre, bloqueando el tráfico en calles concurridas, puentes y túneles. El 3 de diciembre, el gran jurado se negó a presentar cargos penales contra el oficial Pantaleo.

A raíz de la muerte de Eric Garner y la decisión del gran jurado, "No puedo respirar" se convirtió en un tema masivo en las redes sociales y una convocatoria entre los manifestantes de todo el país. Durante los calentamientos antes del partido de la NBA del 8 de diciembre de 2015 en Brooklyn entre los Brooklyn Nets y los Cleveland (Ohio) Cavaliers, los jugadores de ambos equipos, incluida la superestrella de Cleveland, LeBron James, usaron camisetas con el mensaje "No puedo respirar". Otras estrellas de la NBA como Derrick Rose de los Bulls de Chicago (Illinois) y Kobe Bryant de los Lakers de Los Ángeles (California) también vistieron la camiseta. Estas manifestaciones de alto perfil fueron respaldadas públicamente por el presidente Barack Obama posteriormente. En julio de 2015, se pagó un acuerdo de $ 5,9 millones a la familia Garner, y la ciudad de Nueva York no admitió ninguna responsabilidad.


Blog de noticias de historia de EE. UU.

En julio de 2014, un hombre llamado Eric Garner murió después de que el oficial Daniel Pantaleo lo estrangulara. Garner fue detenido por sospecha de vender cigarrillos sueltos. Después de meses de investigación, el gran jurado decidió no acusar al oficial Pantaleo. Muchos ciudadanos de Nueva York y de todo el país están indignados por la decisión del jurado debido a la gran cantidad de pruebas. Un teléfono celular capturó un video de todo el conflicto y puedes escuchar a Garner decir repetidamente: "No puedo respirar". Además, el Departamento de Policía de Nueva York dice que los agentes no pueden usar presas de estrangulamiento, lo que demuestra que el agente había hecho algo mal. Además de la evidencia, un médico forense había dictaminado que la muerte de Eric fue un homicidio. Muchas personas están molestas porque sienten que esto es discriminación, ya que también recientemente tuvimos indignación por el caso de Michael Brown. ¿Qué piensan ustedes? ¿Sigue habiendo desigualdad en nuestra sociedad que se está volviendo más frecuente? ¿O cree que estuvo bien no acusar al oficial?

7 comentarios:

¿Qué hizo que el oficial estrangulara a Eric Garner? Según su resumen del crimen, parece que el oficial está equivocado, pero Eric Garner debe haber intentado luchar contra el oficial. Creo que es correcto no acusar al oficial porque estaba usando defensa propia. Otra pregunta que tengo es, ¿se siente esto como una discriminación porque un hombre blanco es asesinado por un hombre negro? ¿Cómo reaccionaría la sociedad si un hombre blanco fuera asesinado por un hombre negro?

Creo que puede ser peligroso ver cosas como la brutalidad policial de manera objetiva en lugar de subjetiva; debemos analizar todos los hechos del caso específico antes de llegar a una conclusión sobre la policía en su conjunto. Sin embargo, en este caso creo que el oficial tuvo la culpa, porque usó fuerza letal cuando no era necesaria. El tema de la raza también juega en este argumento, aunque creo que sería difícil probar algo acerca de que el oficial es racista.

Me gustaría entender más detalles sobre por qué Eric Garner fue sometido a estrangulamiento, sin embargo, no creo que fuera correcto llevarlo tan lejos. Este es definitivamente un claro ejemplo de brutalidad policial, y es extremadamente injusto que la policía no esté recibiendo ningún castigo. Incluso si Garner estaba desobedeciendo al oficial de policía, es cruel e injusto que el oficial ponga en riesgo la vida de Garner. Todo lo que debería haber hecho fue calmar a Garner y luego ponerlo bajo arresto, sin embargo, lo llevó al siguiente nivel y mató a Garner incluso después de que Garner pidió clemencia.

Dejando a un lado la raza, lo que hizo el oficial no fue ético. Es un abuso total de poder y está fuera de las limitaciones de lo que pueden hacer los agentes de policía. Añadiendo la raza nuevamente a la imagen, no se ve demasiado bien para el oficial en términos de la pregunta de si estaba actuando con una intención racista o no. Usar una fuerza tan brutal era completamente innecesario, especialmente porque Garner no se hacía pasar por una amenaza o un peligro. Necesitaríamos más información para determinar verdaderamente si el oficial fue racista o no.

No creo que fuera correcto no acusar al oficial, especialmente considerando que usó una táctica que no está permitida por los oficiales de la policía de Nueva York. El castigo por vender cigarrillos sueltos no es la muerte, y este oficial no debería haber usado la fuerza letal que hizo, a pesar de que Garner tenía un & quot; antecedentes penales prolijos & quot.

Creo que estos "encargados de hacer cumplir la ley" deben aclarar sus cosas y dejar de matar a personas que "podrían" estar haciendo algo mal. ¿Qué pasó con la ley y el procedimiento? ¿Qué pasó con arrestar a la persona, interrogarla, tener un juicio y ENTONCES decidir qué debería sucederle a la persona? ¿Quiénes se creen que son para tratar así a los ciudadanos? Ciudadanos que después de una mirada más cercana, terminaron siendo inocentes. Se debe hacer algo con respecto a estos policías corruptos e injustos que están envenenando nuestra sociedad después de haber jurado hacer todo lo contrario.

La falta de formación del policía en la situación era mortal y debía ser sancionada. Debería haber sabido que estaba poniendo a Garner en peligro físico en lugar de simplemente hacer su trabajo cuando Garner gritó repetidamente "No puedo respirar". Todos estos casos son atroces y el hecho de que todos salgan sin ningún castigo a los agentes es injusto y muestra un claro abuso de poder. Creo que estos problemas seguirán apareciendo hasta que se den las consecuencias adecuadas. El trabajo de un oficial es prevenir delitos, no cometerlos.


Un oficial de policía de la ciudad de Nueva York no enfrentará cargos federales por la muerte de Eric Garner, el hombre negro desarmado al que se escuchó repetidamente en un video que decía "No puedo respirar" después de haber sido sometido a un aparente estrangulamiento, según una persona familiarizada con el caso.

El Departamento de Justicia concluyó el martes su investigación de cinco años y no presentará cargos penales ni de derechos civiles contra el oficial de policía de Nueva York Daniel Pantaleo, quien fue visto en el video con su brazo alrededor del cuello de Garner.

Según un alto funcionario del Departamento de Justicia, el fiscal general William Barr tomó la decisión final de no acusar a Pantaleo y decidió seguir las recomendaciones de los fiscales de Brooklyn.

Sin embargo, los abogados de la División de Derechos Civiles pensaron que se podrían haber presentado cargos, según dos funcionarios del Departamento de Justicia.

La decisión de no presentar cargos se produce un día antes del quinto aniversario de la muerte de Garner, que también era la fecha límite para presentar los cargos.

Garner, de 43 años, que era asmático, estaba siendo arrestado por supuestamente vender cigarrillos sueltos libres de impuestos. Su muerte el 17 de julio de 2014 provocó indignación y protestas nacionales. La frase "no puedo respirar", que dijo 11 veces durante su arresto, se convirtió en un grito de guerra a favor de la reforma policial.

Un médico forense dictaminó que la muerte de Garner fue un homicidio y dijo que el estrangulamiento fue la causa. Los estranguladores están prohibidos por el Departamento de Policía de Nueva York. Pantaleo ha dicho que realizó un movimiento legal llamado "cinturón de seguridad" en Garner.

El abogado de Pantaleo, Stuart London, dijo que la decisión de no presentar cargos confirma que el oficial no violó los derechos civiles de Garner.

“Siempre es una tragedia cuando hay una pérdida de vidas”, dijo en un comunicado. “El oficial Pantaleo utilizó técnicas aprobadas por la policía de Nueva York para realizar el arresto en este caso. El oficial Pantaleo está complacido de que el Departamento de Justicia se haya tomado el tiempo de revisar cuidadosamente la evidencia real en este caso en lugar de las mentiras e inexactitudes que han seguido a este caso desde su inicio ".

Un gran jurado en Staten Island se negó a acusar a Pantaleo por la muerte de Garner, pero el oficial fue objeto de un juicio departamental a principios de este año. Un juez administrativo aún no ha presentado sus hallazgos al comisionado de policía James O'Neill, quien finalmente decide si Pantaleo mantendrá su trabajo.

Richard P. Donoghue, el fiscal federal para el distrito este de Nueva York, dijo en una conferencia de prensa el martes después de la decisión, que no había pruebas suficientes para acusar a Pantaleo, ni a ninguno de los otros oficiales involucrados en el arresto de Garner.

"No hay pruebas suficientes para probar más allá de toda duda razonable que los oficiales de policía que arrestaron a Eric Garner. Actuaron en violación de la ley federal de derechos civiles criminales", dijo, y calificó la muerte como "una terrible tragedia".

La policía de Nueva York dijo en un tuit el martes que el caso disciplinario contra Pantaleo está en curso y no se verá afectado por el anuncio del Departamento de Justicia.

"Todos están de acuerdo en que el incidente no debería haber terminado con la muerte de Garner", dijo el alto funcionario del Departamento de Justicia a NBC News, y agregó que la ley requiere pruebas de que Pantaleo actuó "deliberadamente" durante el arresto de Garner.

“Enjuiciamos a las personas por lo que hacen a propósito. Tendríamos que demostrar que en esa lucha, una situación dinámica, que el oficial decidió que luego iba a aplicar esa suspensión, que no fue solo un error ”, dijo el funcionario.

El anuncio del Departamento de Justicia provocó críticas inmediatas. La hija de Garner, Emerald, dijo que estaba "muy enojada" por la decisión y pidió que Pantaleo fuera despedido.

"Cinco años después, y todavía no hay justicia", dijo en una conferencia de prensa después de que se anunció la decisión. "No me disculpes, despide al oficial".

Gwen Carr, la madre de Garner, dijo que el Departamento de Justicia "nos ha fallado".

"Mi hijo dijo 'No puedo respirar' 11 veces y hoy no podemos respirar porque nos han defraudado", dijo. "Le pedimos al comisionado que tome la decisión correcta. El oficial Pantaleo y todos los oficiales involucrados en la muerte de mi hijo ese día deben estar fuera de la fuerza".

El presidente del consejo de la ciudad de Nueva York, Corey Johnson, condenó la decisión como "inexplicable y errónea".

"El Departamento de Justicia tardó cinco años en negarle justicia a Gwen Carr, cuando se necesitan cinco segundos para ver que Eric Garner murió estrangulado sin motivo alguno", dijo en un comunicado. "Si bien no me sorprende la decisión imprudente y equivocada del 'Departamento de Justicia' de Trump de darle un pase al oficial Pantaleo, de todos modos estoy indignado".

La procuradora general del estado, Letitia James, dijo en un comunicado: “El mundo entero vio el mismo video devastador hace cinco años, y nuestros ojos no mintieron. La inacción de hoy refleja un Departamento de Justicia que le ha dado la espalda a su misión fundamental: buscar y servir a la justicia ".

Pete Williams es un corresponsal de NBC News que cubre el Departamento de Justicia y la Corte Suprema, con sede en Washington.


Hombre de Staten Island muere después de que agentes de policía de Nueva York lo estrangularan

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, y el comisionado de policía, Bill Bratton, prometieron el viernes una investigación "completa y exhaustiva" sobre un incidente, capturado en video, en el que un hombre desarmado de 43 años murió luego de ser estrangulado por un neoyorquino. Oficial de policía.

El jueves por la tarde, Eric Garner de Staten Island sufrió un paro cardíaco después de que los agentes intentaran detenerlo por vender cigarrillos ilegales. Fue declarado muerto en el hospital aproximadamente una hora después.

Un video publicado por el New York Daily News aparentemente captura los momentos finales de Garner.

En el video, un oficial vestido de civil le dice a Garner que lo vio vender cigarrillos. Garner lo niega, diciendo: "No vendí nada".

"Cada vez que me ve, quiere acosarme, quiere detenerme", le dice Garner al oficial.

Garner y el oficial continúan peleando, y luego el oficial toma las manos de Garner en un intento de ponerlo esposado. Garner se resiste, y se puede ver a otro oficial poniendo su brazo alrededor del cuello de Garner y tirándolo al suelo.

En el video, Garner repite: "No puedo respirar, no puedo respirar", mientras más oficiales lo rodean y lo mantienen inmovilizado contra el suelo.

De Blasio dijo que vio el video y que estaba muy preocupado por lo que vio, pero pidió paciencia durante la investigación de la oficina de asuntos internos de la policía de Nueva York y la oficina del fiscal de distrito de Staten Island.

"Es demasiado pronto para sacar conclusiones precipitadas sobre este caso", dijo De Blasio.

Bratton dijo que llamaron a una ambulancia y que llevaron a Garner al Centro Médico de la Universidad de Richmond, donde lo declararon muerto. Bratton dijo que Garner aparentemente había sufrido un paro cardíaco de camino al hospital.

Bratton dijo que la policía de Nueva York prohíbe el uso de llaves de estrangulamiento debido a la preocupación de que puedan causar lesiones graves o la muerte.

"Esto parecería haber sido un estrangulamiento", dijo Bratton. "Pero la investigación tanto de la oficina del fiscal de distrito como de nuestros asuntos internos buscará tomar esa determinación final".

Bratton dijo que ha dirigido una revisión de la política de la policía de Nueva York sobre el uso de estranguladores.

El año pasado, la Junta de Revisión de Quejas Civiles, una junta independiente que investiga supuestas faltas de conducta por parte de la policía de Nueva York, recibió 233 denuncias de incidentes relacionados con estrangulamientos, según sus datos de quejas de 2013.

De esos, solo dos casos fueron fundamentados, y para la gran mayoría, más del 60% de las acusaciones de ese año, no hubo evidencia suficiente para determinar lo que sucedió.

Bratton dijo que dos oficiales involucrados en el incidente han sido asignados a tareas de escritorio hasta que se complete la investigación.


Demanda que busca expedientes disciplinarios del policía que puso a Eric Garner en un estrangulamiento fatal arrojado

El tribunal más alto del estado rechazó una demanda que exigía los registros disciplinarios del oficial de policía que sometió a Eric Garner a un estrangulamiento prohibido momentos antes de que el hombre de Staten Island dijera que no podía respirar y murió.

La demanda de Legal Aid buscó el historial disciplinario del oficial Daniel Pantaleo. Pantaleo usó el estrangulamiento para someter a Garner el 17 de julio de 2014, mientras lo arrestaba por supuestamente vender cigarrillos sueltos. La Junta de Revisión de Quejas Civiles también fue nombrada en la queja.

Garner, de 43 años, murió después de repetir "No puedo respirar". Su muerte ayudó a desencadenar el movimiento nacional Black Lives Matter.

"Esta decisión es lamentable, pero no una sorpresa dada la filtración del historial de CCRB del oficial Daniel Pantaleo a principios de este año", dijo Cynthia Conti-Cook, abogada de la unidad de litigio especial penal de Legal Aid.

"Tenemos varios otros casos fuertes '50 -a 'filtrando y creemos que el Tribunal de Apelaciones, en un caso u otro, fallará aclarando la interpretación demasiado amplia de la ley por parte de la Ciudad", dijo Conti-Cook.

El sitio web ThinkProgress publicó partes del historial de quejas civiles de Pantaleo en marzo, mostrando que tenía siete quejas anteriores con 14 denuncias individuales.


Eric Garner & # x27chokehold & # x27 muerte: la historia se repite cuando otro gran jurado decide no acusar al oficial de policía involucrado en el asesinato de un hombre negro desarmado

En julio, Eric Garner murió en Nueva York luego de que un oficial de policía lo detuviera con un estrangulamiento. Todo el incidente fue filmado. Pero, como en el caso similar en Ferguson, Missouri, el oficial no será acusado

Artículo marcado como favorito

Encuentra tus marcadores en tu sección Premium Independiente, debajo de mi perfil

Estados Unidos sufre de déjà vu: un hombre negro desarmado es asesinado por un policía blanco y un gran jurado, reunido en secreto, decide no presentar cargos. Apenas nueve días después de la decisión de no acusar a Darren Wilson en el tiroteo fatal de Michael Brown en Ferguson, Missouri, un gran jurado de Nueva York se ha negado a acusar a otro oficial que fue filmado asfixiando a un hombre negro desarmado hasta la muerte.

Eric Garner, que tenía 43 años, murió el 17 de julio durante un intento de arresto en una acera de Staten Island, luego de que el oficial de policía de Nueva York Daniel Pantaleo lo estrangulara, una medida prohibida por la policía de Nueva York. Miles de personas tomaron las calles de Nueva York y varias otras ciudades de Estados Unidos el miércoles por la noche para protestar por la decisión de no presentar cargos contra el oficial.

El veredicto llega menos de quince días desde que un gran jurado en St. Louis anunció que no acusaría al oficial Darren Wilson por el asesinato el 9 de agosto de Brown, que tenía 18 años. Desencadenó protestas en todo Estados Unidos y avivó la ira pública generalizada por la victimización. de hombres negros por la policía.

Los detalles precisos de la muerte del Sr. Brown siguen sin estar claros, debido a los testimonios contradictorios de los testigos y las pruebas forenses no concluyentes. Sin embargo, el incidente en Staten Island fue grabado en video. El Sr. Garner, que tenía seis hijos, fue confrontado por agentes vestidos de civil y acusado de vender cigarrillos ilegalmente. Negó la acusación, se quejó del hostigamiento repetido por parte de la policía y se resistió a los intentos de los agentes de ponerle las manos a la espalda.

Aunque el Sr. Garner estaba desarmado y no atacó, el oficial Pantaleo testificó ante el gran jurado que puso un brazo alrededor de su cuello en un "movimiento de lucha libre", diseñado para desequilibrar y someter al Sr. Garner, que medía 6 pies 3 pulgadas y pesaba 350 libras (159 kg). ). La policía de Nueva York prohibió el uso de llaves de estrangulamiento por parte de sus oficiales en 1993, después de que se culpara a la táctica de la muerte de múltiples sospechosos. El señor Garner, que era asmático, se quejó varias veces de que no podía respirar durante la lucha, que fue registrada por su amigo, Ramsey Orta. Murió una hora después.

En agosto, el médico forense de la ciudad de Nueva York dictaminó que su muerte fue un homicidio, causado por "compresión del cuello (estrangulamiento), compresión del pecho y posición boca abajo durante la restricción física por parte de la policía". Sin embargo, el gran jurado de 23 personas no estuvo de acuerdo por una mayoría no revelada, y decidió que no había pruebas suficientes para presentar cargos.

& # x27Los manos arriba se retiran & # x27 Las protestas se extienden por todo Estados Unidos

1/10 & # x27Hands Up Walk Out & # x27 Protestas repartidas por América

& # x27Los manos arriba se retiran & # x27 Las protestas se extienden por todo Estados Unidos

& # x27 Manos arriba y # x27 Protestas

& # x27Las manos arriba se van & # x27 Protestas se extienden por todo Estados Unidos

& # x27 Manos arriba y # x27 Protestas

& # x27Los manos arriba se retiran & # x27 Las protestas se extienden por todo Estados Unidos

& # x27 Manos arriba y # x27 Protestas

& # x27Los manos arriba se retiran & # x27 Las protestas se extienden por todo Estados Unidos

& # x27 Manos arriba y # x27 Protestas

& # x27Los manos arriba se retiran & # x27 Las protestas se extienden por todo Estados Unidos

& # x27 Manos arriba y # x27 Protestas

& # x27Los manos arriba se retiran & # x27 Las protestas se extienden por todo Estados Unidos

& # x27 Manos arriba y # x27 Protestas

& # x27Los manos arriba se retiran & # x27 Las protestas se extienden por todo Estados Unidos

& # x27 Manos arriba y # x27 Protestas

& # x27Las manos arriba se van & # x27 Protestas se extienden por todo Estados Unidos

& # x27 Manos arriba y # x27 Protestas

& # x27Los manos arriba se retiran & # x27 Las protestas se extienden por todo Estados Unidos

& # x27 Manos arriba y # x27 Protestas

& # x27Los manos arriba se retiran & # x27 Las protestas se extienden por todo Estados Unidos

& # x27 Manos arriba y # x27 Protestas

El oficial Pantaleo, de 29 años, permanece suspendido a la espera de una investigación interna del incidente, y no está claro si regresará al servicio. Después de la muerte del Sr. Garner, se supo que el oficial Pantaleo también había sido objeto de dos juicios previos de derechos civiles por arrestos falsos, uno de los cuales terminó con un acuerdo de las autoridades de $ 30,000 (£ 19,000) para el demandante.

En un comunicado, el oficial Pantaleo dijo: “Me convertí en oficial de policía para ayudar a las personas y proteger a quienes no pueden protegerse a sí mismos. Nunca es mi intención dañar a nadie y me siento muy mal por la muerte del Sr. Garner. Mi familia y yo lo incluimos a él ya su familia en nuestras oraciones y espero que acepten mis condolencias personales por su pérdida ”.

La viuda de Garner, Esaw Garner, respondió diciéndole a NBC: “El momento del remordimiento era cuando mi esposo gritaba para respirar. Ese habría sido el momento para que él mostrara algún remordimiento o algún tipo de cuidado por la vida de otro ser humano ".

Eric Holder, el fiscal general saliente de los Estados Unidos, anunció el miércoles que el Departamento de Justicia, que ya está investigando el tiroteo de Ferguson, también estaba llevando a cabo una investigación federal sobre la muerte de Garner para determinar si se habían violado sus derechos civiles. El presidente Barack Obama dijo que él y Holder estaban liderando un esfuerzo para mejorar las relaciones entre la comunidad negra y los agentes del orden, incluida una mejor capacitación para la policía.

“Este es un problema estadounidense y no solo un problema negro o un problema marrón”, dijo Obama. "Cuando alguien en este país no está siendo tratado por igual bajo la ley, eso es un problema y es mi trabajo como presidente ayudar a resolverlo".

El comisionado de la policía de Nueva York, Bill Bratton, prometió que sus oficiales serían reentrenados en el uso de la fuerza luego de la muerte de Garner. Hablando después de la decisión del gran jurado el miércoles, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, dijo que había advertido a su propio hijo adolescente, que es negro, sobre tratar con la policía. “Debido a una historia que aún se cierne sobre nosotros, los peligros que puede enfrentar, hemos tenido que entrenarlo literalmente, como lo han hecho las familias en toda esta ciudad durante décadas, sobre cómo tener especial cuidado en cualquier encuentro que tenga con la policía. oficiales que están allí para protegerlo ”, dijo.

Las protestas en su mayoría pacíficas por la muerte de Garner el miércoles y jueves fueron una continuación de las que estallaron a raíz de la decisión del gran jurado de la semana pasada en Ferguson, que provocó dos noches de disturbios en el agitado suburbio de St. Louis. Los manifestantes prometieron una nueva ronda de manifestaciones en Nueva York, y los líderes nacionales de derechos civiles se comprometieron a publicar un "plan de acción de 2015" para abordar la responsabilidad policial.

Mientras tanto, el oficial de policía que mató a tiros a Tamir Rice, de 12 años, en un parque de Ohio el 22 de noviembre, también enfrentará una investigación del gran jurado. Timothy Loehmann y otro oficial respondieron a una llamada al 911 que informaba que "un tipo" apuntaba con un arma "probablemente falsa". El "tipo" era Rice, que era negro y tenía una pistola de perdigones.


Médico forense de Nueva York testifica que el estrangulamiento provocó la muerte de Eric Garner

NUEVA YORK (Reuters) - El médico forense de la ciudad de Nueva York que realizó una autopsia a un hombre negro desarmado que murió durante un arresto en 2014 dijo en una audiencia el miércoles que el estrangulamiento de un oficial de policía desencadenó una `` cascada letal '' de eventos que terminaron en la muerte del hombre.

Los videos de teléfonos celulares tomados por transeúntes muestran al oficial Daniel Pantaleo poniendo su brazo alrededor del cuello de Eric Garner para someterlo y arrestarlo bajo sospecha de vender cigarrillos sueltos en una acera del distrito de Staten Island de la ciudad.

El Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) está llevando a cabo un juicio disciplinario para Pantaleo que podría conducir a su despido, casi cinco años después de la muerte de Garner. El departamento ha prohibido a los agentes usar llaves de estrangulamiento durante décadas, diciendo que la maniobra es demasiado arriesgada.

"En mi opinión, eso es un estrangulamiento", dijo la Dra. Floriana Persechino, forense, después de que se pusiera en pausa el video del arresto durante la audiencia. Ella dijo que el estrangulamiento habría sido doloroso y constreñido las vías respiratorias de Garner, desencadenando una cascada de eventos letales que lo llevaron a la muerte.

El video del arresto provocó una protesta nacional por las tácticas policiales utilizadas contra los hombres negros. El último estribillo de Garner de "¡No puedo" respirar! "Se convirtió en un grito de guerra en los primeros días del movimiento Black Lives Matter.

Usando un puntero láser verde, Persechino explicó que las fotografías de la autopsia mostraban una banda de vasos sanguíneos rotos en los músculos de la parte frontal del cuello de Garner, y dijo que fueron causados ​​por la presión del antebrazo de Pantaleo.

En las audiencias de esta semana en la sede de la policía de Nueva York en Manhattan, los fiscales de la Junta de Revisión de Quejas Civiles, una agencia municipal independiente con poderes de supervisión sobre la policía de Nueva York, han dicho que Pantaleo debería ser despedido.

CHOKEHOLD Y & quot CONDICIONES DE CONTRIBUCIÓN & quot

Los abogados de Pantaleo han argumentado que no usó un estrangulamiento, sino que usó una sujeción autorizada del cinturón de seguridad que se deslizó mientras Garner luchaba y dijeron que el oficial no causó la muerte de Garner.

Persechino estuvo de acuerdo con uno de los abogados de Pantaleo, Stuart London, en que el estrangulamiento no fue la única causa de muerte.

Un resumen de sus hallazgos compartido con los periodistas en 2014 y repetido en la audiencia del miércoles dictaminó que la causa de la muerte fue: "Compresión del cuello (estrangulamiento), compresión del pecho y posición boca abajo durante la restricción física por parte de la policía".

También dijo que el asma, la obesidad y la presión arterial alta de Garner eran "condiciones que contribuían". Garner tenía 43 años cuando murió.

London, el abogado de Pantaleo, rompió una copia de ese informe en una audiencia anterior, diciendo que estaba mal y que Garner causó su propia muerte en parte al resistirse al arresto a pesar de tener mala salud.

London buscó socavar el fallo del médico forense el miércoles al señalar que Persechino no encontró abrasiones externas en el cuello de Garner y que los huesos pequeños y el cartílago de su cuello no estaban fracturados.

Persechino dijo que los antebrazos, al ser suaves y anchos, a menudo no dejan marcas externas en un estrangulamiento, y que vio fracturas de huesos o cartílagos del cuello solo en una minoría de casos de asfixia y estrangulamiento.

En las audiencias de esta semana, varios de los colegas de Pantaleo, incluidos investigadores de la Oficina de Asuntos Internos del departamento de policía y un oficial que supervisa el entrenamiento de cadetes, dicen que los videos muestran que Pantaleo usó un estrangulamiento.

Pantaleo, quien ha sido asignado a un trabajo de escritorio desde la muerte de Garner, se ha sentado en silencio junto a sus abogados durante las audiencias, vestido con un traje oscuro.

Un juez de la policía de Nueva York que supervisa la audiencia tomará una decisión al final del juicio, pero la decisión final sobre el destino de Pantaleo la tomará el comisionado de policía James O'Neill.

(Reporte de Jonathan Allen en Nueva York Editado por Frank McGurty, Bill Berkrot y Leslie Adler)


La muerte de un hombre después de un estrangulamiento plantea un viejo problema para la policía

El hombre de 350 libras, a punto de ser arrestado acusado de vender cigarrillos ilegalmente, estaba discutiendo con la policía. Cuando un oficial trató de esposarlo, el hombre se soltó. El oficial inmediatamente pasó su brazo alrededor del cuello del hombre y lo tiró al suelo, sujetándolo en lo que parece, en un video, ser un estrangulamiento. Se puede escuchar al hombre diciendo "No puedo respirar" una y otra vez mientras otros oficiales pululan.

Ahora, la muerte del hombre, Eric Garner, de 43 años, poco después del enfrentamiento del jueves en Staten Island, está siendo investigada por la policía y los fiscales. En el centro de la investigación está el uso de un estrangulamiento por parte del oficial, una maniobra peligrosa que fue prohibida por el Departamento de Policía de Nueva York hace más de 20 años, pero de la que el departamento parece no poder deshacerse.

"Como se define en la guía de patrulla del departamento, esto parecería haber sido un estrangulamiento", dijo el comisionado de policía, William J. Bratton, en una conferencia de prensa en el Ayuntamiento el viernes por la tarde.

He referred to police rules that forbid chokeholds and define them as including “any pressure to the throat or windpipe, which may prevent or hinder breathing or reduce intake of air.”

The Civilian Complaint Review Board, an independent city agency that investigates allegations of police abuse, logged 233 allegations involving chokeholds in 2013, making up 4.4 percent of the excessive-force complaints it received. Although only a tiny fraction of the chokehold complaints that the agency receives are ever substantiated, the number of complaints has generally been rising.

A decade ago, when the review board was receiving a comparable number of force complaints, chokehold allegations were less frequent. They made up 2.3 percent of the excessive-force complaints in 2003, and no more than 2.7 percent in 2004.

“My throat was on his forearm,” one man who was arrested in Queens testified in April in an internal police disciplinary proceeding, describing how he “could barely breathe” after an officer allegedly placed him in a chokehold.

Image

It is unclear if the chokehold contributed to the death on Thursday afternoon of Mr. Garner, who was at least 6 feet 3 inches tall and who, friends said, had several health issues: diabetes, sleep apnea, and asthma so severe that he had to quit his job as a horticulturist for the city’s parks department. He wheezed when he talked and could not walk a block without resting, they said.

Nonetheless, the use of a chokehold in subduing a large but unarmed man during a low-level arrest raises for Mr. Bratton the same questions about police training and tactics that he faced 20 years ago, in his first stint as New York City’s police commissioner.

In 1994, the year after the Police Department banned chokeholds, a man named Anthony Baez died in the Bronx after a police officer put him in a chokehold during a dispute over a touch football game.

At City Hall on Friday, Mr. Bratton said he did not believe that the use of chokeholds by police officers in New York City was a widespread problem, saying this was his “first exposure” to the issue since returning as police commissioner in January.

Mayor Bill de Blasio, standing next to Mr. Bratton, said, “Like so many New Yorkers I was very troubled by the video,” referring to a bystander’s recording of the incident, which was posted on the website of The New York Daily News. The two police officers who initially confronted Mr. Garner have been temporarily taken off patrol duty. The police declined to name the officers but said one of them had been on the force for eight years and the other for four years.

Late Friday, the mayor’s office announced that Mr. de Blasio was postponing his family’s departure on a planned vacation to Italy from Friday evening until Saturday. The postponement was to allow Mr. de Blasio to spend more time making calls to elected officials, community leaders and members of the clergy, and talking to the police, about Mr. Garner’s death, the mayor’s press secretary, Phil Walzak, said.

The encounter between Mr. Garner and plainclothes officers, from the 120th Precinct, began after the officers accused Mr. Garner of illegally selling cigarettes, an accusation he was familiar with. He had been arrested more than 30 times, often accused of selling loose cigarettes bought outside the state, a common hustle designed to avoid state and city tobacco taxes. In March and again in May, he was arrested on charges of illegally selling cigarettes on the sidewalk.

For years, Mr. Garner chafed at the scrutiny by the police, which he considered harassment. In 2007, he filed a handwritten complaint in federal court accusing a police officer of conducting a cavity search of him on the street, “digging his fingers in my rectum in the middle of the street” while people passed by.

More recently, Mr. Garner told lawyers at Legal Aid that he intended to take all the cases against him to trial. “He was adamant he wouldn’t plead guilty to anything,” said Christopher Pisciotta, the lawyer in charge of the Staten Island office of Legal Aid.

Despite all the scrutiny from the police, most days Mr. Garner, a father of six, would stand on Bay Street, in the Tompkinsville neighborhood, his ankles visibly swollen, hawking loose Lucky cigarettes for 50 cents each.

On Thursday, when officers confronted him nearby and accused him of selling tobacco to a man in a red shirt, Mr. Garner reacted with exasperation, suggesting he was not going to cooperate. “I’m tired of it,” he said. “This stops today.”

“I didn’t do nothing,” Mr. Garner tells an officer. “Every time you see me, you want to harass me, you want to stop me.”

At one point he has his hands on his hips at other points he is gesturing energetically. “Please just leave me alone,” he says. In the video, Mr. Garner can be seen crawling forward on the ground as an officer hangs on with his arm around Mr. Garner’s neck. Other officers surround Mr. Garner.

Soon, the officer releases his grip around Mr. Garner’s neck and, kneeling, presses Mr. Garner’s head into the sidewalk.

Mr. Garner was pronounced dead a short time later at Richmond University Medical Center.

Mr. Pisciotta, the Legal Aid lawyer who knew Mr. Garner as a frequent client, said he was struck by how quickly the officers resorted to putting “him into a chokehold,” perhaps in reaction to Mr. Garner’s formidable size.

Mr. Pisciotta said that Mr. Garner, however imposing his appearance, was “a gentle giant,” who was known for breaking up fights.

“To me it looks like they saw a mountain of a man and they decided to take him down using immediate and significant force,” Mr. Pisciotta said.

On Friday, a woman at Mr. Garner’s home, who identified herself as a cousin named Stephanie, said: “The family is very, very sad. We’re in shock. Why did they have to grab him like that?”


Where Eric Garner died, changes in NYPD policing win little applause

NEW YORK (AP) — A police cruiser constantly sits a few feet from a small floral memorial to Eric Garner on the Staten Island sidewalk where he spent his dying moments five years ago.

Tompkinsville Park, which police were targeting for patrols when they encountered Garner selling loose, untaxed cigarettes, remains a gathering place for desperate people.

Expletives flew on a recent hot afternoon as park regulars discussed everything from drugs and mental illness to jail conditions and the bail paid so they could sit on a park bench.

It was the day after Police Commissioner James O’Neill announced his decision to fire the white officer who put Garner in a chokehold, hastening his death and making the man’s dying words, “I can’t breathe,” a rallying cry for the Black Lives Matter movement.

On Wednesday, the police department said it had resolved a disciplinary case against a supervisor who responded to the chaotic scene.

“If the police are here, they just move to the other side of the park and do their business there,” said longtime resident Lisa Soto, taking a long drag from a cigarette. “They sell everything here. Nothing has changed.”

That may be, some residents say, because police officers are now much more careful about how they interact with people — more cautious when dealing with suspects and less likely to bother with the kind of nuisance enforcement that was a priority five years ago.

“When you give a lot of leeway like that, the place becomes lawless,” said resident Doug Brinson. “It’s been lawless for five years. Five years people do what they want to do on this block. Five years straight.”

Bert Bernan, a former construction worker on disability, said respect for the police has plummeted and he sees crime as having risen in the neighborhood where he grew up in the 1960s.

“I remember, me and my friends, if we were goofing off on the corner and the cop waved a nightstick at you, you knew, get the hell off the corner and don’t give him any lip,” Bernan said. “Back then, you didn’t have hoodlums hanging out on street corners what we have here is a disgrace.”

Police statistics show crime is down in the precinct where the neighborhood is located. Through second week of August last year, for example, there were 186 reported robberies or burglaries and 199 felony assaults. This year there have been 97 robberies or burglaries and 178 assaults.

Garner’s death five summers ago was an inflection point for the New York Police Department. Caught on video, the fatal encounter between Garner, a black man, and Officer Daniel Pantaleo led the nation’s largest police force to train officers to de-escalate confrontations and to reassess how they interact with the public.

A bystander’s cellphone video showed Pantaleo wrapping his arm around Garner’s neck and taking him to the ground with a banned chokehold near where the Staten Island Ferry takes commuters and tourists to and from Manhattan.

After Garner’s death, the police department required all 36,000 officers to undergo three days of training, including classes focused on de-escalation. Last year, it began training officers on fair and impartial policing, teaching them to recognize biases and rely on facts, not racial stereotypes.

In March, it finished outfitting all patrol officers with body cameras. And the department now requires officers to detail the actions they took each time they used force — not just when they fired their gun.

Following a court ruling and a policy shift, the city dramatically reduced officers’ use of stop and frisk, a practice in which officers stop people on the streets and search them for weapons. In 2011, the NYPD reported 685,724 such stops. Last year, there were about 11,000.

“That has led to hundreds of thousands of fewer police-civilian encounters, each of which has the potential to escalate into something like what happened to Eric Garner,” said Christopher Dunn, a lawyer with the New York Civil Liberties Union.

Mayor Bill de Blasio said his priority for the department is to ensure something like Garner’s death never happens again.

“The NYPD of today is a different institution than it was just a few years ago,” de Blasio said Monday after the department fired Pantaleo.

“I know the NYPD has changed profoundly. I know that members of the NYPD learned the lessons of this tragedy. They acted on it, they did something about it. It is a beginning, but we have a lot more to do, and the change has to get deeper and deeper. And that is not a top-down enterprise — that is for all of us to do.”

In his reaction to Pantaleo’s firing, the head of the city’s main police union noted a retreat some Staten Island residents say they’re already seeing.

“Right now, nothing’s really getting enforced,” said Pat Lynch, the head of the Police Benevolent Association. “What’s happening is, the public calls 911 and we respond. Quality-of-life issues are not being enforced. If it is enforced, the district attorneys’ offices are throwing them out and downgrading them. The message is clear: Don’t go out and do your job.”

In the years since Garner’s death, use-of-force complaints against the NYPD have fallen sharply, according to data compiled by the city’s Civilian Complaint Review Board. In 2014, there were 2,412. In 2018, there were 1,752, marking a 27% drop.

A study released in February showed the NYPD had been sued for misconduct 10,656 times in the last five years and paid $361.5 million in settlements. The city paid Garner’s family $5.9 million in 2015 to settle a wrongful death claim.

O’Neill, who ascended to the post in 2016, led the department’s shift from the “broken windows” theory of policing, embraced by his predecessor Bill Bratton, that viewed low-level offenses such as selling loose cigarettes and jumping subway turnstiles as a gateway to bigger crimes.

O’Neill, who was the department’s chief of patrol at the time of Garner’s death, implemented a neighborhood policing model as commissioner that is designed to give patrol officers more time to walk around and interact with people in the communities they police rather than staying in their cars and responding only to 911 calls.

But critics say that “broken windows” theory hasn’t gone away, and that officers are finding new low-level targets, such as immigrant delivery people who get around on electric bikes. And while the use of stop and frisk has dropped significantly, statistics show the same racial disparities exist.

Since Garner’s death, the police department has also gotten cagier about officer discipline and hasn’t always provided the public with the names of officers involved in shootings, critics say.

“They’ve gone backward, and we would argue that in some cases especially around police transparency they’ve gone backward by decades,” said Joo-Hyun Kang, the director of Communities United for Police Reform.

The NYPD has retreated in recent years from disclosing punishment details in most disciplinary cases, citing a state law that keeps personnel records secret. O’Neill has said he supports changing the law. The union opposes changes.

Associated Press video journalist David R. Martin contributed to this report.

Left: NYPD officers stand guard as people attend a press conference of Gwen Carr, mother of Eric Garner outside Police Headquarters in New York, on August 19, 2019. Photo by Eduardo Munoz/Reuters